Contáctanos

Artículos

Blind Melon: Las dos caras de la moneda

Publicado

en

Blind Melon es una de esas bandas que generalmente no recibe todo el crédito que merece por su aporte a la escena rock de la década del noventa, por el contrario, son comúnmente vapuleados por una mal entendida relación con la corriente grunge. Al margen de todas las críticas de que son objeto, que pudiesen o no estar fundamentadas, es imposible obviar la calidad de sus primeros dos álbumes de estudio, “Blind Melon” (1992) y “Soup” (1995), donde destacan verdaderas gemas sonoras como lo son: “Tones Of Home”, “Galaxie” y la conocida “No Rain”.

BLIND MELON 01Tras su primera visita en 2011, los nativos de Los Angeles vuelven a Chile para presentarse en el selecto escenario de RockOut Fest, donde sin duda harán un repaso por lo más nutrido de su discografía. Cuando hacemos un viaje por la trayectoria de Blind Melon, podemos diferenciar claramente dos etapas bien marcadas: el período de consolidación, de la mano del talento inigualable de Shannon Hoon, y un renacer artístico con Travis Warren al mando de las voces, etapas que desmembraremos a través de las siguientes líneas con el quid de conocer un poco más de esta icónica agrupación.

Cuando se pierde la esencia

Cuando se habla de Blind Melon, resulta inevitable no dedicar algunas palabras a Shannon Hoon, su excéntrico y recordado frontman, quien fuese uno de los grandes responsables de la popularidad que alcanzó la banda a principios de los noventa, esto debido a su cercanía con Axl Rose, vocalista de Guns ‘N Roses, amistad que lo llevó a colaborar en el proceso de grabación de los álbumes “Use Your Illusion I” y “Use Your Illusion II” (1991). Hoon, como tantos otros músicos, encontraría su punto débil en la adicción a las drogas, principalmente en la cocaína que consumía de manera habitual. Después de la publicación de su segundo álbum de estudio, “Soup” (1995), el vocalista se internó en un centro de rehabilitación para tratar de superar su adicción, sin embargo, el sello discográfico lo presionó para que saliera de gira de promoción de la placa, contratando un tutor y un guardaespaldas que, en teoría, lo mantendrían alejado de las drogas.

BLIND MELON 02Los esfuerzos de Capital Records por protegerlo fueron infructuosos, y es así cómo la mañana del 21 de octubre de 1995, sus compañeros encontraron en el interior del autobús de la banda el cuerpo sin vida de Hoon, según los médicos a causa de una sobredosis de cocaína. Shannon Hoon fue enterrado en Dayton, Indiana, y en su lápida se escribieron algunos fragmentos del primer tema que compuso (“Change”): “Sé que no podemos estar aquí para siempre / Por eso quiero escribir mis palabras de cara al presente / Y ellos lo pintarán”.

Un año después de su muerte, Blind Melon editó el álbum “Nico” (1996), nombrado así en honor a la hija del vocalista, que nació pocas semanas antes de la muerte de su padre. El dinero recaudado por la venta del álbum se destinó a la manutención de la niña y a fundaciones orientadas a tratar problemas de drogadicción. A pesar de la personalidad conflictiva de Hoon, no cabe ninguna duda que su figura y talento representaban la esencia de la banda, y es por esto que los esfuerzos del resto de los miembros por dar vuelta la página y encontrar un reemplazo no tuvieron resultados, llevando a la inevitable extinción de Blind Melon en marzo de 1996.

Un nuevo comienzo

En 2006, una década después de la disolución de Blind Melon, y cuando nadie pensaba en la posibilidad de una reunión, aparece la figura del vocalista Travis Warren, ex miembro de Rain Fur Rent que, según declaraciones del baterista Glenn Graham, se habría acercado a la banda para ofrecerles sus servicios, sorprendiendo de entrada por su atrevimiento y convicción de ser capaz de llenar el gran vacío que dejó la muerte del carismático Shannon Hoon. Tras una breve sesión de ensayo en Los Angeles, Warren convenció al resto de la agrupación de que era la persona indicada para inyectarles un segundo aire, además su habilidad como compositor les abría la puerta a la posibilidad de generar nuevo material tras una década de silencio discográfico.

BLIND MELON 03No pasó mucho tiempo para que esta nueva sociedad diera frutos, los temas “Make A Difference”, “For My Friends” y “Harmful Belly” vieron la luz a fines de 2006, y posteriormente la canción “Wishing Well” en agosto de 2007. En octubre de ese mismo año la banda vuelve a los escenarios, y con esto ya se hace inminente la edición del cuarto álbum de estudio de Blind Melon, hito que se materializa con el título de “For My Friends” (2008), trabajo publicado bajo el alero de Adrenaline Records. La relación entre Warren y los miembros originales no estaría exenta de conflictos, ya que sólo un par de meses después del lanzamiento del álbum se anunciaría la desvinculación del vocalista, aludiendo la poca preocupación de Travis con su voz. Del extenso comunicado publicado por la banda en MySpace, se puede extraer el siguiente texto: “Dios le metió un Stradivarius en la garganta, pero la realidad es que él lo trata como un violín roto de una casa de empeños. Es muy difícil mantener una rigurosa agenda de gira mientras fuma como una chimenea”.

A fines de 2010, Blind Melon y Travis Warren firman la paz y vuelven a juntarse para ofrecer una serie de presentaciones por Estados Unidos. Al año siguiente realizan su primera gira por Sudamérica, ocasión que los trae a Chile donde ofrecen dos shows de buena factura; uno en el Teatro Caupolicán y al día siguiente en la Sala Dos de Concepción. Y esta primera versión de RockOut Fest nos dará una nueva oportunidad de encontrarnos con una de las bandas insignes del rock alternativo de los noventa.

Por Gustavo Inzunza

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas