Contáctanos

Artículos

Black Sabbath: La inminente cita con la oscuridad

Publicado

en

El próximo viernes 4 de octubre, el público chileno será testigo de un evento trascendental, el que ha sido esperado por los fanáticos durante más de cuatro décadas, cuando los ingleses de Black Sabbath se presenten técnicamente por segunda vez en nuestro país, teniendo como atractivo adicional una formación casi totalmente original, donde sólo se prescindió de la presencia del baterista Bill Ward, además de la presentación de “13”, su decimonoveno álbum de estudio, el que marcó una vuelta a las pistas tras 18 años de silencio discográfico. Calentando los motores para lo que será este memorable show, en HumoNegro los dejamos con algunos interesantes datos y anécdotas de los liderados por el sempiterno Ozzy Osbourne.

El origen del nombre

Contrario a lo que se podría suponer, los primeros pasos sonoros de Black Sabbath no fueron cercanos al heavy metal, ya que en sus comienzos, bajo el nombre de The Polka Tulk Blues Company, incursionó en el blues rock, estilo popularizado en la década del sesenta por grandes exponentes, tales como: The Doors, The Jimi Hendrix Experience y Cream. Posteriormente, la banda cambiaría su nombre a Earth, para más tarde reinventar su propuesta estética y musical, asumiendo el nombre que a la postre los haría famosos en todo el mundo.

¿De dónde proviene el nombre Black Sabbath? En 1969, frente al recinto que albergaba los ensayos de la banda existía un cine que tenía en cartelera la película de terror italiana titulada “I Tre Volti Della Paura”, dirigida por el maestro Mario Bava y protagonizada por Boris Karloff. El título para Reino Unido fue traducido como “Black Sabbath”, lo que motivó al bajista Geezer Butler a tomar el nombre para usarlo en una canción, cuya oscura letra estaba inspirada en el trabajo del escritor inglés Dennis Wheatley, la que tendría tan buena aceptación al interior de la agrupación, que sería utilizada como el nombre definitivo de los nativos de Birmingham.

Existen versiones alternativas respecto a la génesis del nombre, como por ejemplo que la palabra “Sabbath” habría sido utilizada como sinónimo de “Aquelarre”, reunión de brujas y hechiceros en honor a Satanás, el cual es representado en la figura de un macho cabrío, dando entender que la traducción del nombre sería “Aquelarre Negro”, como una forma de celebrar la cercanía de la banda con las ciencias ocultas.

El accidente que cambió la historia del heavy metal

Tony Iommi, guitarrista de Black Sabbath y uno de los músicos más influyentes en la historia del heavy metal, estuvo muy cerca de ver truncada prematuramente su carrera, a raíz de un trágico accidente TONY IOMMIque sufrió cuando se desempeñaba como obrero en una fábrica metalúrgica de Birmingham, Inglaterra. El trabajo del guitarrista consistía en pasar planchas metálicas al operador de la perfiladora de metales, quien se encargaba de moldear las placas mediante un sistema de golpes, sin embargo, en una ocasión tuvo que reemplazar a su compañero en la manipulación de esta máquina que, en un lamentable descuido, le cercenó la primera falange de los dedos mayor y anular de la mano derecha. A pesar que Iommi recuperó los pedazos cortados y acudió rápidamente al hospital, los médicos no pudieron salvar las extremidades.

El músico cayó en una profunda depresión al pensar que sus días como guitarrista se habían extinguido, hasta que, inspirado en la historia de Django Reinhardt, guitarrista francés que a pesar de perder totalmente la movilidad de dos de sus dedos durante un incendio se convirtió en uno de los grandes exponentes del género, decidió retomar su afición por las cuerdas, para lo que utilizó unas prótesis de goma que reemplazaban la punta de sus dedos. Este episodio marcó un importante punto de inflexión en la carrera de Iommi, ya que tuvo que cambiar su forma de tocar, afinando la guitarra tres semitonos más bajo para reducir tensión en las cuerdas y poder estirarlas con mayor facilidad. Estos elementos hicieron que desarrollara un estilo y sonoridad únicos, ubicándolo como uno de los guitarristas más importantes en la historia del rock.

Las primeras semanas pensé que nunca llegaría a tocar bien la guitarra, pero en el hospital pudieron acoplarme durante un tiempo unas prótesis de plástico, de forma que pude seguir tocando. Fue muy duro, tuve que trabajar muchísimo y practicar seguramente más de lo que cualquier otro guitarrista ha practicado”.

(Declaraciones de Tony Iommi respecto al accidente)

Una inocente broma

BILL WARDTony Iommi y el baterista Bill Ward han sido muy buenos amigos desde antes que se engendrara Black Sabbath, ya que anteriormente habían compartido créditos en la banda Mythology, agrupación nativa de Carlisle con una muy acotada vida. A raíz de esta misma relación de confianza y amistad, es que constantemente se estaban realizando bromas, las que en algunas ocasiones superaban los límites de la normalidad, siendo una de las más graves la que se vivió durante las sesiones de grabación del tema “Heaven & Hell” (1980), cuando el guitarrista roció la gasolina de su encendedor sobre Ward, para posteriormente prenderle fuego. La ropa del percusionista se prendió rápidamente y los calcetines de nylon se pegaron a su pie. A raíz de esta inocente broma, Ward tuvo que ser hospitalizado con quemaduras de tercer grado, principalmente en piernas y brazos, mientras que Iommi se llevó una furibunda reprimenda telefónica por parte de la madre del baterista.

Yo le hacía cosas terribles, un día llegué a prenderle fuego”.

(Iommi en entrevista para la revista Guitar World, hablando de su relación con Ward)

Son con anécdotas como esta que se forja la historia y la mística de las grandes agrupaciones de la historia del rock, y en particular de estos monstruos del heavy metal, que tras 45 años de trayectoria siguen pisando fuerte, y demoliendo escenarios en base a un estilo único y una energía inagotable. La reunión será en el Estadio Monumental, en donde el público nacional se encontraré frente a frente a su esperada cita con la oscuridad.

Por Gustavo Inzunza

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Pedro

    04-Oct-2013 en 4:10 pm

    Disculpen que no tenga nada que ver…..pero alguien sabe algo de Maquinaria?

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 1 día

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 2 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: