Contáctanos

Artículos

Bad Religion: Persistiendo en el tiempo

Publicado

en

Este año, la versión criolla del festival creado por Perry Farrell se ha hecho de un cartel donde predominan los números más pop y urbanos, lugar en el que el rock más pesado tiene menos protagonismo, a pesar de contar con algunos nombres imperdibles del estilo. Es aquí donde destacan los legendarios Bad Religion, quienes regresan al país a dos años de su último –y épico– concierto en el Teatro Caupolicán, para transformar al Parque O’Higgins en un gran circle pit durante el show que brindarán el próximo domingo 20 de marzo en la sexta edición de Lollapalooza Chile.

BAD RELIGION 02Los californianos siguen promocionando “True North” (2013), su más reciente producción de estudio, la que se llevó muy buenos comentarios en su momento, mientras seguimos esperando nueva música que, se supone, debería ser lanzada a fines de 2016. Es por lo mismo que podemos esperar que su nueva visita sea una presentación repleta de clásicos, donde seguramente se dejarán caer los sencillos “Infected” y “You”, esta última muy conocida gracias a su aparición en el soundtrack de culto del videojuego “Tony Hawk’s Pro Skater 2”. Y es que Bad Religion es la voz de una generación que creció junto al hardcore norteamericano en su mejor época, persistiendo en el tiempo, transformándose en uno de los exponentes más veteranos del estilo, demostrando a todo el mundo que para rockear no existe límite etario.

Sin embargo, no todo ha sido fácil para la agrupación, que en 2014 perdió definitivamente a Greg Hetson (guitarrista que ingresó a la banda el año 1984), alegando problemas personales, sobre los que incluso se habló de violencia intrafamiliar con su ex esposa; el músico decidió abandonar su puesto y dejar al conjunto sin uno de sus miembros más emblemáticos. Así y todo, el quinteto no da pie atrás y sigue adelante cumpliendo 36 años de carrera casi ininterrumpida este 2016, donde el hardcore siempre ha sido su estandarte de guerra, a pesar de que existieron períodos donde intentaron hacer algo nuevo sin lograr buenos resultados. Como por ejemplo el álbum “Into The Unknown” (1983), que siguió al rabioso debut bautizado como “How Could Hell Be Any Worse?” (1982), para adentrarse en terrenos del rock progresivo, muy alejados del punk. La jugada se tradujo en un fracaso comercial y en el primer quiebre de la banda, que años después regresó al sendero del hardcore con “Suffer” (1988), larga duración que dio el empujón que el grupo necesitaba para labrar su camino hacia el éxito.

BAD RELIGION 01La dupla conformada por Greg Graffin y Brett Gurewitz se dedicó a sacar lo mejor del conjunto en los años que siguieron, marcando el punto de inflexión con el lanzamiento de “Recipe For Hate” (1993), que vino de la mano de la firma con el sello Atlantic Records, pasándose al lado del mainstream, haciendo abandono del trabajo independiente y ganándose el odio de los punkies más extremos. La fama mundial llegó, pero la adicción a la heroína y discrepancias con sus compañeros llevaron a Gurewitz a desligarse del grupo, acusándolos de vendidos. Años después, rehabilitado, regresaría a Bad Religion, principalmente como compositor.

Para gran parte de los fanáticos, “No Control” (1989) es y será por siempre el mejor álbum de los estadounidenses, y por acá también esperamos escuchar mucho de esa placa, aunque con 16 discos a cuestas –sin contar los EP– lo que sea que quieran tocar será bienvenido. El próximo domingo 20 de marzo concretaremos otra cita con los padres del hardcore, para celebrar su historia y llevarnos un par de combos en el proceso.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 1 día

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 2 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas