Conéctate a nuestras redes

Artículos

Artista Lollapalooza 2014: Vampire Weekend

Publicado

en

El rock-pop casi siempre ha ido de la mano de la contingencia de cada época y país, en donde van paralelamente como un canto de la gente hacia el empoderamiento y las injusticias, convirtiéndose en los interlocutores de la juventud y, a veces, de movimientos urbanos gigantescos que tengan algo que decir.

VAMPIRE WEEKEND 02Aún así, también han existido épocas en la música donde sus autores no han sido precisamente profundos, privilegiando la instrumentalización por sobre las letras, lo que de igual forma les ha valido fama y seguidores, aunque con la mirada desconfiada de quienes critican la falta de contenido, lo que siempre será un valorado. Quizás por lo mismo es que en la segunda mitad de la década pasada comenzaron a aparecer decenas de bandas que sólo querían hacer bailar a la gente, sin necesariamente ser una banda del pop más comercial, como pasó con Franz Ferdinand y su bullada declaración de principios, donde pedía que aceptaran el hecho de que sólo querían que “las chicas se divirtieran bailando”, cosa que pudo haber sido de doble filo para toda esta camada de músicos indie –con todas las subdivisiones de géneros posibles-, donde varios vieron a estos veinteañeros sólo como una mala etapa para la música de corte más alternativo.

Y de esta historia también es parte Vampire Weekend, que en 2008 salieron a la luz pública con uno de los discos más bailables y politimbrísticos a la vez, con un frontman como Ezra Koenig, que hace gala de ese estilo casi afroamericano para impostar su voz, y con una banda tras él que demuestra una y otra vez que con acelerados ritmos también se puede hacer música seria, donde las letras hablan de historias mundanas, amor y vivencias algo adolescentes, que hicieron de aquel debut homónimo uno de los discos favoritos de 2008 para cualquier fiesta y para la crítica, y que nos dejaron escuchando a cada rato “A-Punk”.

Vampire WeekendSin embargo, lo que venía era más difícil aún, ya que una banda como Vampire Weekend es como la rubia tonta de la clase que debe demostrar que no es sólo una cara bonita, y de esto se hizo cargo el impulsivo Rostam Batmanglij, tecladista de la agrupación que desde un comienzo se ha hecho cargo de la producción de la música de la banda, y que de a poco se ha convertido en uno de los hombres importantes de la escena indie de Estados Unidos. Batmanglij ha usado sus dotes de multiintrumentista para crear un sonido alegre, con distintos matices y siempre sacando el mejor provecho de los sintetizadores, añadiendo distintos adornos, y que también se le ha adjudicado más del 50 por ciento de la composición de la música de su agrupación, donde ha logrado una más que decente evolución de su sonido.

Si bien la dupla creativa es Koenig-Batmanglij, la producción de los dos primeros discos de la banda descansa sólo en los hombros del segundo. Rostam y sus habilidades en la producción hicieron llevar el sonido de Vampire Weekend siempre arriba en cuanto a críticas, partiendo desde lo acelerado del indie más cercano a un sonido new wave con tintes de world music, pasando por sonidos ska polirítmicos, y llegando hasta la conjunción de “Modern Vampire Of The City”, donde Batmanglij decidió esta vez compartir los créditos junto a Ariel Rechtshaid, famoso ingeniero y productor que trabajó con nombres tan distintos a Vampire Weekend como Justin Bieber o Usher, y otros un poco mas cercanos como Haim, Cass McComb o We Are Scientist.

VAMPIRE WEEKEND 03Con Rechtshaid lograron llevar el sonido a un sitial donde se obtiene perfecta armonía entre una banda electro acústica y los sampleos de Batmanglij que, a cada disco que pasa, parecieran estar más arriba, pero siempre en paralelo con las guitarras y agregados como el piano y los arreglos de cuerdas de “Hanna Hunt” o “Everlasting Arms”, lo que logró que finalmente pudieran sacar lo mejor de los dos álbumes anteriores (“Vampire Weekend” de 2008 y “Contra” de 2010), y coronarlo con letras más profundas y sonidos más oscuros, lo que llevaron a “Modern Vampire Of The City” a convertirse en uno de los discos más importantes de 2013, obteniendo el N°1 en Pitchfork y en Rolling Stone, el Grammy a Mejor Disco Alternativo, y el quinto en nuestro recuento de Mejores Discos 2013.

Vampire Weekend llega a Chile como unas de las bandas del momento, y aunque esto se lo han ganando íntegramente por su sonido en el estudio, queda mucho por ver en vivo de esta trilogía de discos donde Ezra Koenig ha reconocido que se trata de una unidad sonora, y aunque así lo sea, creemos que la perspectiva de los años le dará un valor agregado a la trilogía, aunque hoy por hoy es más que suficiente para decir y reconocer que Vampire Weekend es más que la niña bonita de la clase.

Por Pamela Cortés

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos

Mogwai, Future Islands y Sun Kil Moon, las tres fuerzas del otoño

Publicado

en

Fauna Otoño 2018

Al ver el cartel del festival que se realizará en Espacio Riesco este 12 de mayo, queda claro que varios mundos podrán convivir en el mismo espacio de Fauna Otoño, algo importante en tiempos donde la tolerancia y el respeto son claves para la convivencia, también considerando que la disposición de escenarios permite escuchar la gran mayoría de las propuestas. Es en este ánimo que destacan tres propuestas difíciles de clasificar, pero al mismo tiempo que son sencillas de identificar, las que intentaremos disponer desde las sensaciones más allá de tecnicismos.

 

Mogwai: Calma en el caos

Cada vez que una canción de Mogwai explota, la sensación que queda es de una extraña calma. Como si el cosmos aplicará un mecanismo de relajación ante un trauma, o como si hubiera hipnosis en el momento exacto del apocalipsis. Lo que hacen los escoceses va más allá de lo que técnicamente consiguen, porque construir crescendos que redunden en una catarsis bella es algo que pueden hacer muchos, pero lo de Mogwai va más allá, a veces dejando a la deriva al oyente en una meseta polar para luego, desde esa incertidumbre, llegar con un sonido más grande que la vida.

Aunque la banda hace rato que no saca un disco que caiga en gracia a todo el espectro de sus fans, lo que ha hecho en los últimos años, más que inventar una rueda nueva, ha sido refrescar la forma en la que ruedan. Eso hace que, en vez de escuchar algo que parezca igual a lo anterior, se permita ver en la performance misma las ganas de crear de los escoceses, quienes también destacan como creadores de soundtracks para películas y series. Si Mogwai es capaz de crear un mundo para sí mismos, en estos casos también son hábiles para arropar mundos ajenos en la música. Al final, lo que es evidente es cómo pueden manejar los ánimos, los espacios y los tiempos, fundamental para un espectáculo que relaja y tensa a la vez, como los latidos del corazón.

Future Islands: Baila por tu vida

La sofisticada propuesta del trío norteamericano Future Islands no alcanza a esconder las ansias de conseguir algo fundamental para la vida: el movimiento. Todas las armonías, las melodías, las figuras de bajo, todo eso redunda en la provocación fundamental de mover el cuerpo, las ideas, las emociones, a través de una dirección muy particular por la voz de Samuel T. Herring, uno de los frontman más impredecibles y entregados en un escenario. Cuando vemos la forma en la que Samuel vive un concierto, queda claro que lo de Future Islands no es casual, y que él siente esa música tanto o más que los fans.

Pero la banda no es sólo lo que consigue Samuel, porque la dinámica entre sintetizadores y bajo es parte de lo que hace a la agrupación sobresalir. Gerrit Welmers y William Cashion dialogan a través de compases que se tejen de tal forma, que no se puede ignorar lo que hit tras hit consigue Future Islands. Al final, el imperativo es bailar y sorprenderse con la extravagancia de Herring, y es difícil que eso no pase donde sea que se presenten.

Sun Kil Moon: aislar y provocar

No necesariamente a todos les puede gustar todo el mundo. Bien lo sabe y entiende Mark Kozelek, quien, más que preocuparse de agradar, ha intentado contar historias y hacerse valer en el escenario. Legendaria es aquella ocasión donde puteó a The War On Drugs por sonar muy fuerte, lo que molestaba su espectáculo con una sola guitarra. Kozelek en el proyecto Sun Kil Moon narra y expresa emoción a un grado descriptivo enorme, basado en letras casi declamadas, que no escatiman tiempo ni esfuerzo en llegar a lo medular de las historias y mucho más.

Pero Kozelek también es parlanchín debajo del escenario, y no es extraño verlo como Morrissey, lanzando opiniones poco populares, difíciles de defender y que, en vez de acercar gente a su música, la alejan. Esto redunda en que Sun Kil Moon tal vez no es un nombre tan conocido porque Mark no está interesado en algo tan masivo, pero sí en la cantidad de respeto necesario para que sus creaciones sean respetadas y realmente escuchadas. Es probable que en vivo quede claro que tantos dimes y diretes sirven para, finalmente, encontrar la música en medio del camino.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 4 días

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 5 días

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 2 semanas

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 3 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 3 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 1 mes

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 1 mes

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 meses

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Publicidad
Publicidad

Más vistas