Contáctanos

Artículos

Artista Lollapalooza 2014: Vampire Weekend

Publicado

en

El rock-pop casi siempre ha ido de la mano de la contingencia de cada época y país, en donde van paralelamente como un canto de la gente hacia el empoderamiento y las injusticias, convirtiéndose en los interlocutores de la juventud y, a veces, de movimientos urbanos gigantescos que tengan algo que decir.

VAMPIRE WEEKEND 02Aún así, también han existido épocas en la música donde sus autores no han sido precisamente profundos, privilegiando la instrumentalización por sobre las letras, lo que de igual forma les ha valido fama y seguidores, aunque con la mirada desconfiada de quienes critican la falta de contenido, lo que siempre será un valorado. Quizás por lo mismo es que en la segunda mitad de la década pasada comenzaron a aparecer decenas de bandas que sólo querían hacer bailar a la gente, sin necesariamente ser una banda del pop más comercial, como pasó con Franz Ferdinand y su bullada declaración de principios, donde pedía que aceptaran el hecho de que sólo querían que “las chicas se divirtieran bailando”, cosa que pudo haber sido de doble filo para toda esta camada de músicos indie –con todas las subdivisiones de géneros posibles-, donde varios vieron a estos veinteañeros sólo como una mala etapa para la música de corte más alternativo.

Y de esta historia también es parte Vampire Weekend, que en 2008 salieron a la luz pública con uno de los discos más bailables y politimbrísticos a la vez, con un frontman como Ezra Koenig, que hace gala de ese estilo casi afroamericano para impostar su voz, y con una banda tras él que demuestra una y otra vez que con acelerados ritmos también se puede hacer música seria, donde las letras hablan de historias mundanas, amor y vivencias algo adolescentes, que hicieron de aquel debut homónimo uno de los discos favoritos de 2008 para cualquier fiesta y para la crítica, y que nos dejaron escuchando a cada rato “A-Punk”.

Vampire WeekendSin embargo, lo que venía era más difícil aún, ya que una banda como Vampire Weekend es como la rubia tonta de la clase que debe demostrar que no es sólo una cara bonita, y de esto se hizo cargo el impulsivo Rostam Batmanglij, tecladista de la agrupación que desde un comienzo se ha hecho cargo de la producción de la música de la banda, y que de a poco se ha convertido en uno de los hombres importantes de la escena indie de Estados Unidos. Batmanglij ha usado sus dotes de multiintrumentista para crear un sonido alegre, con distintos matices y siempre sacando el mejor provecho de los sintetizadores, añadiendo distintos adornos, y que también se le ha adjudicado más del 50 por ciento de la composición de la música de su agrupación, donde ha logrado una más que decente evolución de su sonido.

Si bien la dupla creativa es Koenig-Batmanglij, la producción de los dos primeros discos de la banda descansa sólo en los hombros del segundo. Rostam y sus habilidades en la producción hicieron llevar el sonido de Vampire Weekend siempre arriba en cuanto a críticas, partiendo desde lo acelerado del indie más cercano a un sonido new wave con tintes de world music, pasando por sonidos ska polirítmicos, y llegando hasta la conjunción de “Modern Vampire Of The City”, donde Batmanglij decidió esta vez compartir los créditos junto a Ariel Rechtshaid, famoso ingeniero y productor que trabajó con nombres tan distintos a Vampire Weekend como Justin Bieber o Usher, y otros un poco mas cercanos como Haim, Cass McComb o We Are Scientist.

VAMPIRE WEEKEND 03Con Rechtshaid lograron llevar el sonido a un sitial donde se obtiene perfecta armonía entre una banda electro acústica y los sampleos de Batmanglij que, a cada disco que pasa, parecieran estar más arriba, pero siempre en paralelo con las guitarras y agregados como el piano y los arreglos de cuerdas de “Hanna Hunt” o “Everlasting Arms”, lo que logró que finalmente pudieran sacar lo mejor de los dos álbumes anteriores (“Vampire Weekend” de 2008 y “Contra” de 2010), y coronarlo con letras más profundas y sonidos más oscuros, lo que llevaron a “Modern Vampire Of The City” a convertirse en uno de los discos más importantes de 2013, obteniendo el N°1 en Pitchfork y en Rolling Stone, el Grammy a Mejor Disco Alternativo, y el quinto en nuestro recuento de Mejores Discos 2013.

Vampire Weekend llega a Chile como unas de las bandas del momento, y aunque esto se lo han ganando íntegramente por su sonido en el estudio, queda mucho por ver en vivo de esta trilogía de discos donde Ezra Koenig ha reconocido que se trata de una unidad sonora, y aunque así lo sea, creemos que la perspectiva de los años le dará un valor agregado a la trilogía, aunque hoy por hoy es más que suficiente para decir y reconocer que Vampire Weekend es más que la niña bonita de la clase.

Por Pamela Cortés

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas