Conéctate a nuestras redes

Artículos

Artista Lollapalooza 2014: Savages

Publicado

en

Es demasiado sencillo caer en el facilismo. Pensar que la vida es muy diferente a la muerte, o que la luz y la oscuridad no se pueden fundir en un abrazo furtivo que desafíe toda lógica. Y por supuesto, hay quienes creen que el silencio no es catalogable como música, pero ellos no entienden que detrás de cada sonido existe un silencio que permite su percepción óptima y que, cuando se trata de la música, el silencio no sólo deja de ser un antónimo, sino que se convierte en una condición fundamental para esta.

Muchas veces hemos comentado las “nuevas costumbres” del público en los shows, eso de que no importa el artista sino que el evento, o que tener un trago sea más importante que no perderte un SAVAGES 02éxito en vivo de la banda a la que, supuestamente, fuiste a ver. Esto, se complementa con esta era de las pantallas, donde los ojos y la experiencia tangible dejaron de ser (tan) importantes y la virtualidad puede corromper al aquí y ahora.

Es contra todo esto que se revela Savages, el cuarteto de post punk que dio que hablar muchísimo el año pasado gracias a “Silence Yourself” (2013), donde desde una portada de tonos severos, en blanco y negro, y con un sonido tendiente a la furia, la catarsis y la sofisticación minimalista, no sólo generó excelentes comentarios por el disco en sí, sino que también por sus presentaciones en vivo, donde la banda destacó por usar un mensaje a la entrada que dejaba en claro que sus declaraciones contra las nuevas malas costumbres no eran chiste:

“QUERIDA AUDIENCIA:

NUESTRA META ES SIEMPRE DESCUBRIR MEJORES MANERAS DE VIVIR Y EXPERIMENTAR LA MÚSICA. CREEMOS QUE TODAVÍA HAY NUEVAS FORMAS QUE ENCONTRAR. CREEMOS QUE EL USO DE TELÉFONOS PARA GRABAR Y TOMAR FOTOS DURANTE UN CONCIERTO NOS PRIVA DE INMERSARNOS POR COMPLETO EN NOSOTROS MISMOS. SÓLO CON LA EXPERIENCIA COMPLETA SERÁN CIERTAS LAS PALABRAS QUE DIGAMOS. HAGAMOS QUE LA NOCHE SEA ESPECIAL, SILENCIEN SUS TELÉFONOS”

Y es que Jehnny Beth, fundadora del sello Pop Noire y parte del dúo John & Jehn con su esposo Johnny Hostile, transmite una vibra que no niega el choque ni tampoco la transparencia de su fuerza en el escenario, en su interpretación y también en lo directas que resultan las líricas de Savages, más cercanas a un ejercicio poético de resistencia más que a las de una canción que cuente historias y sentimientos sencillos.

SAVAGES 03Nada mal lo hacen tampoco quienes tocan los instrumentos. Mientras Gemma Thompson hace sonar su guitarra como si fuera un ejército, Fay Milton le pega a su batería como si se acercara un tsunami, en tanto que Ayse Hassan logra incomodar y hacer vibrar con cada golpe a las cuerdas de su bajo. Y es que Savages tiene apenas dos años de vida, pero pareciera que estuvieran trabajando su propuesta por décadas. La química en el escenario, lo clara que tienen la película, la mística de banda de rock & roll que le pone Fay, la frialdad de Gemma o la bipolaridad de Ayse, apoyan a la generación de la figura de Jehnny Beth, cuyo nombre real es Camille Berthomier, es francesa y es más tímida de lo que parece en el escenario, y maneja la dicotomía de un look andrógino casi como una versión afrancesada de Ian Curtis de Joy Division, con quien más la comparan, pese a las pocas semejanzas entre las propuestas de uno y otro.

Con una identidad tan grande, no parece un ejercicio fútil que saquen manifiestos en su Sitio Web, simplemente porque se nota que el cuarteto se toma muy en serio su trabajo. Que su disco se llame “Silence Yourself” (“Silénciate a ti mismo”) se mueve en el terreno de su crítica permanente a la precaria atención que se le presta al arte hoy. Ellas demandan ser escuchadas, ser leídas, ser objeto del escrutinio de la audiencia, que exista un diálogo real. El manifiesto que se lee en la portada de su disco lo deja más que claro:

SAVAGES 01“El mundo solía ser silencioso. Ahora tiene demasiadas voces y el ruido es una distracción constante. Ellos multiplican, intensifican, ellos desviarán tu atención hacia aquello que es conveniente y olvidarán contarte acerca de ti mismo. Vivimos en una era de muchas estimulaciones. Si estás enfocado, eres más difícil de alcanzar. Si estás distraído, estás disponible. Estás distraído. Estás disponible. Quieres complementos. Siempre estamos buscando dónde encontrarla. Quieres tomar parte en todo y que todo sea parte de ti. Tu cabeza da vueltas rápido al final de tu espina hasta que no tienes cara en absoluto. Y todavía, si es que el mundo se callara incluso por un instante, tal vez, podríamos comenzar a escuchar el ritmo de un tono enojado y joven – y recomponernos. Tal vez, habiendo deconstruido todo, deberíamos estar pensando en poner todo junto otra vez. Silenciarte a ti mismo”

Al final, el ejercicio que pide Savages es mirar al escenario, escuchar los parlantes, tener conciencia de que estás en un lugar para escuchar grandes canciones, donde destaca lo épico de “Shut Up”, la catarsis de “I Am Here” o “She Will”, la certeza de “Marshal Dear” o la inclemencia de “Husbands”.

Cuando se trata de un mundo con tantas distracciones, Savages pide algo que suena muy sencillo, pero que resulta ser de una dificultad gigante: escuchar. En un mundo donde pareciera que estamos destinados a tratar de hacernos escuchar, nos convertimos en la interferencia que agrega ruido a cada interacción. En el afán de comunicarnos, tapamos los conductos de humanidad, los reemplazamos con la tecnología y allí es donde el arte busca los escondrijos y los pliegues de este velo para definirse, desde la simpleza del acto de escuchar, en una pequeña revolución que dura lo que dura un show. Y en este caso, vale la pena sacarse los tapones ante Savages, a ver si nos escuchamos un poco a nosotros mismos.

Por Manuel Toledo-Campos

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos

Mogwai, Future Islands y Sun Kil Moon, las tres fuerzas del otoño

Publicado

en

Fauna Otoño 2018

Al ver el cartel del festival que se realizará en Espacio Riesco este 12 de mayo, queda claro que varios mundos podrán convivir en el mismo espacio de Fauna Otoño, algo importante en tiempos donde la tolerancia y el respeto son claves para la convivencia, también considerando que la disposición de escenarios permite escuchar la gran mayoría de las propuestas. Es en este ánimo que destacan tres propuestas difíciles de clasificar, pero al mismo tiempo que son sencillas de identificar, las que intentaremos disponer desde las sensaciones más allá de tecnicismos.

 

Mogwai: Calma en el caos

Cada vez que una canción de Mogwai explota, la sensación que queda es de una extraña calma. Como si el cosmos aplicará un mecanismo de relajación ante un trauma, o como si hubiera hipnosis en el momento exacto del apocalipsis. Lo que hacen los escoceses va más allá de lo que técnicamente consiguen, porque construir crescendos que redunden en una catarsis bella es algo que pueden hacer muchos, pero lo de Mogwai va más allá, a veces dejando a la deriva al oyente en una meseta polar para luego, desde esa incertidumbre, llegar con un sonido más grande que la vida.

Aunque la banda hace rato que no saca un disco que caiga en gracia a todo el espectro de sus fans, lo que ha hecho en los últimos años, más que inventar una rueda nueva, ha sido refrescar la forma en la que ruedan. Eso hace que, en vez de escuchar algo que parezca igual a lo anterior, se permita ver en la performance misma las ganas de crear de los escoceses, quienes también destacan como creadores de soundtracks para películas y series. Si Mogwai es capaz de crear un mundo para sí mismos, en estos casos también son hábiles para arropar mundos ajenos en la música. Al final, lo que es evidente es cómo pueden manejar los ánimos, los espacios y los tiempos, fundamental para un espectáculo que relaja y tensa a la vez, como los latidos del corazón.

Future Islands: Baila por tu vida

La sofisticada propuesta del trío norteamericano Future Islands no alcanza a esconder las ansias de conseguir algo fundamental para la vida: el movimiento. Todas las armonías, las melodías, las figuras de bajo, todo eso redunda en la provocación fundamental de mover el cuerpo, las ideas, las emociones, a través de una dirección muy particular por la voz de Samuel T. Herring, uno de los frontman más impredecibles y entregados en un escenario. Cuando vemos la forma en la que Samuel vive un concierto, queda claro que lo de Future Islands no es casual, y que él siente esa música tanto o más que los fans.

Pero la banda no es sólo lo que consigue Samuel, porque la dinámica entre sintetizadores y bajo es parte de lo que hace a la agrupación sobresalir. Gerrit Welmers y William Cashion dialogan a través de compases que se tejen de tal forma, que no se puede ignorar lo que hit tras hit consigue Future Islands. Al final, el imperativo es bailar y sorprenderse con la extravagancia de Herring, y es difícil que eso no pase donde sea que se presenten.

Sun Kil Moon: aislar y provocar

No necesariamente a todos les puede gustar todo el mundo. Bien lo sabe y entiende Mark Kozelek, quien, más que preocuparse de agradar, ha intentado contar historias y hacerse valer en el escenario. Legendaria es aquella ocasión donde puteó a The War On Drugs por sonar muy fuerte, lo que molestaba su espectáculo con una sola guitarra. Kozelek en el proyecto Sun Kil Moon narra y expresa emoción a un grado descriptivo enorme, basado en letras casi declamadas, que no escatiman tiempo ni esfuerzo en llegar a lo medular de las historias y mucho más.

Pero Kozelek también es parlanchín debajo del escenario, y no es extraño verlo como Morrissey, lanzando opiniones poco populares, difíciles de defender y que, en vez de acercar gente a su música, la alejan. Esto redunda en que Sun Kil Moon tal vez no es un nombre tan conocido porque Mark no está interesado en algo tan masivo, pero sí en la cantidad de respeto necesario para que sus creaciones sean respetadas y realmente escuchadas. Es probable que en vivo quede claro que tantos dimes y diretes sirven para, finalmente, encontrar la música en medio del camino.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 5 días

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 6 días

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 2 semanas

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 3 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 3 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 1 mes

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 1 mes

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 meses

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Publicidad
Publicidad

Más vistas