Conéctate a nuestras redes

Artículos

Artista Lollapalooza 2014: Johnny Marr

Publicado

en

Hablar de John Martin Maher y de su historia es tan arduo como tratar de explicar en palabras la narrativa que consigue con sólo tomar la guitarra y hacerla sonar. Esto porque el nombre de Maher, más conocido como Johnny Marr, no sólo es enorme desde su irrupción en la escena musical con The Smiths, sino que también por lo que ha realizado después. En vez de quedarse con la nostalgia (que todos sabemos lo bien que paga) o con ser un ídolo en un olimpo para las nuevas generaciones, Johnny procuró trabajar con autores más jóvenes durante todos estos años, no robarse la primera línea y quedarse cómodamente en un segundo plano para crecer como músico, con el mismo ahínco de sus comienzos.

JOHNNY MARR 01Allí, en su trabajo con bandas como The Cribs, Modest Mouse o Electronic, descansa la raíz del éxito y reconocimiento que hoy tiene, por fin, Johnny Marr, a sus 50 años y en su mejor momento, con la madurez suficiente para enfrentar el hecho que diferenció su 2013 del resto de sus años: tomar de una sola vez a su nombre como marca de su trabajo. Claro, porque la tendencia de Marr era la de ser un ídolo que luciera lo justo y necesario, pero de ahí a ser el frontman había dos o tres metros, pero este era el recorrido más largo que hizo en su vida.

Recién a los 49 años, y luego de tres décadas de carrera, lanzó “The Messenger”, primer álbum firmado con su nombre, y la sorpresa era mayúscula porque, en vez de explotar lo que tocó todos estos años con sus otras bandas, se mandó un disco de guitarras, donde la propia guitarra fuera ama y señora, y probablemente esto ocurrió porque él, viejo zorro en esto de la música, identificó la carencia de discos que tengan a este instrumento como su leit motiv y como una declaración de principios. En tiempos donde la guitarra es más rítmica que filosa, y es más patrimonio del rock que de la música en general, la mejor manera de mirar hacia el futuro era trayendo de vuelta los principios y valores del pasado. Ni siquiera nos recuerda a The Smiths, ¿para qué, si es cosa de buscar en internet un poco para encontrar la discografía entera, rarezas y todo? Mejor era respetar al público, al antiguo y al nuevo, y entregarles algo fresco y lleno de dinámica.

JOHNNY MARR 02Si algo aprendió Marr, es que podía sacar ideas de los grupos donde estuvo para expandir sus horizontes. Escondidas entre las guitarras y la batería furiosa de “The Right Thing Right”, track que le da inicio a “The Messenger”, uno se encuentra con un colchón de teclados en tonos más agudos que recuerda inevitablemente a Electronic y esa fase donde Johnny compartió con New Order. O tomemos “New Town Velocity”, donde Marr agarra ese groove más folk de Modest Mouse para configurar la canción más Smiths del álbum.

Al final, Marr no se escapa de ninguno de sus pasos, sino que los mete en la licuadora para converger en el hombre y artista que es hoy, uno que no teme a tocar en sus presentaciones en vivo “The Messenger” completo, dejando un espacio mínimo para los recuerdos. Y pasa lo mismo que con Jorge González o Electrodomésticos acá en Chile: figuras estelares de sus respectivas esferas, que logran la trascendencia en este mundo hiperconectado y basado tanto en los looks como en el fondo de los mensajes (que se olvidan tan rápido como las conexiones a internet) por mirar hacia adelante, sin negar el pasado, pero sin colgarse de él tampoco.

En el track del mismo nombre del disco, Marr canta haciendo la interrogante en diferentes tonos: “¿Quién quiere ser el mensajero?”. Y es que en un mundo como el nuestro, donde los mensajes son menos importantes que quién los dice y donde la imagen se superpone a la palabra, simplemente JOHNNY MARR 03hacer canciones que apelen a diferentes épocas personales ya supone un ejercicio de auto-observación relevante, en especial cuando tu historia podría sugerir que puedes hacer nada nuevo ni desafiante y seguir siendo un ídolo de masas. Y es ese afán el que se agradece.

El último episodio, ocurrido hace unos días, en el que se informó que tras salir a correr Johnny se tropezó, cayó y dañó su mano, poniendo en riesgo los shows en Sudamérica, lo retrata de cuerpo entero. En vez de cancelar de inmediato y poner excusas infladas como hacen muchos, Marr indicó que “espero tocar en Leeds y luego las fechas que tengo en Sudamérica, mientras pueda tocar la guitarra cuando me saquen el yeso”. Esas ansias por tocar, incluso antes del alta médica, y cumplir con las fechas estipuladas, delata que Marr no sólo ama el escenario, sino que también mostrar su nuevo material, tan así que no se da maña ni siquiera para amagar una cancelación. El mensajero que con guitarra en mano quiere que su presente perdure y que sus pasos queden atrás, marcando el camino, porque su guitarra es lo último que se apagará.

Por Manuel Toledo-Campos

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. jason megatron

    18-Mar-2014 en 4:35 pm

    super tierna la nota y super tierno el blog y los tags mas tiernos todavia. keep dreaming guys, besos.

Responder

Artículos

Mogwai, Future Islands y Sun Kil Moon, las tres fuerzas del otoño

Publicado

en

Fauna Otoño 2018

Al ver el cartel del festival que se realizará en Espacio Riesco este 12 de mayo, queda claro que varios mundos podrán convivir en el mismo espacio de Fauna Otoño, algo importante en tiempos donde la tolerancia y el respeto son claves para la convivencia, también considerando que la disposición de escenarios permite escuchar la gran mayoría de las propuestas. Es en este ánimo que destacan tres propuestas difíciles de clasificar, pero al mismo tiempo que son sencillas de identificar, las que intentaremos disponer desde las sensaciones más allá de tecnicismos.

 

Mogwai: Calma en el caos

Cada vez que una canción de Mogwai explota, la sensación que queda es de una extraña calma. Como si el cosmos aplicará un mecanismo de relajación ante un trauma, o como si hubiera hipnosis en el momento exacto del apocalipsis. Lo que hacen los escoceses va más allá de lo que técnicamente consiguen, porque construir crescendos que redunden en una catarsis bella es algo que pueden hacer muchos, pero lo de Mogwai va más allá, a veces dejando a la deriva al oyente en una meseta polar para luego, desde esa incertidumbre, llegar con un sonido más grande que la vida.

Aunque la banda hace rato que no saca un disco que caiga en gracia a todo el espectro de sus fans, lo que ha hecho en los últimos años, más que inventar una rueda nueva, ha sido refrescar la forma en la que ruedan. Eso hace que, en vez de escuchar algo que parezca igual a lo anterior, se permita ver en la performance misma las ganas de crear de los escoceses, quienes también destacan como creadores de soundtracks para películas y series. Si Mogwai es capaz de crear un mundo para sí mismos, en estos casos también son hábiles para arropar mundos ajenos en la música. Al final, lo que es evidente es cómo pueden manejar los ánimos, los espacios y los tiempos, fundamental para un espectáculo que relaja y tensa a la vez, como los latidos del corazón.

Future Islands: Baila por tu vida

La sofisticada propuesta del trío norteamericano Future Islands no alcanza a esconder las ansias de conseguir algo fundamental para la vida: el movimiento. Todas las armonías, las melodías, las figuras de bajo, todo eso redunda en la provocación fundamental de mover el cuerpo, las ideas, las emociones, a través de una dirección muy particular por la voz de Samuel T. Herring, uno de los frontman más impredecibles y entregados en un escenario. Cuando vemos la forma en la que Samuel vive un concierto, queda claro que lo de Future Islands no es casual, y que él siente esa música tanto o más que los fans.

Pero la banda no es sólo lo que consigue Samuel, porque la dinámica entre sintetizadores y bajo es parte de lo que hace a la agrupación sobresalir. Gerrit Welmers y William Cashion dialogan a través de compases que se tejen de tal forma, que no se puede ignorar lo que hit tras hit consigue Future Islands. Al final, el imperativo es bailar y sorprenderse con la extravagancia de Herring, y es difícil que eso no pase donde sea que se presenten.

Sun Kil Moon: aislar y provocar

No necesariamente a todos les puede gustar todo el mundo. Bien lo sabe y entiende Mark Kozelek, quien, más que preocuparse de agradar, ha intentado contar historias y hacerse valer en el escenario. Legendaria es aquella ocasión donde puteó a The War On Drugs por sonar muy fuerte, lo que molestaba su espectáculo con una sola guitarra. Kozelek en el proyecto Sun Kil Moon narra y expresa emoción a un grado descriptivo enorme, basado en letras casi declamadas, que no escatiman tiempo ni esfuerzo en llegar a lo medular de las historias y mucho más.

Pero Kozelek también es parlanchín debajo del escenario, y no es extraño verlo como Morrissey, lanzando opiniones poco populares, difíciles de defender y que, en vez de acercar gente a su música, la alejan. Esto redunda en que Sun Kil Moon tal vez no es un nombre tan conocido porque Mark no está interesado en algo tan masivo, pero sí en la cantidad de respeto necesario para que sus creaciones sean respetadas y realmente escuchadas. Es probable que en vivo quede claro que tantos dimes y diretes sirven para, finalmente, encontrar la música en medio del camino.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 5 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 6 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 6 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 6 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 6 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 6 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 6 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 6 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 6 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 7 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: