Contáctanos

Artículos

Agnostic Front: Treinta años de Hardcore

Publicado

en

Pocas son las bandas que pueden jactarse de mantenerse vivas por más de tres décadas, más aún, aquellas que se han arraigado tan fervientemente a un estilo en particular, en un mundo donde la reinvención es una tarea fundamental, para continuar vigente en el medio. Los norteamericanos de Agnostic Front se han resistido a los cambios. Denominados como los “padrinos” del punk hardcore norteamericano, el grupo se encuentra en plena celebración de sus treinta años de carrera, conmemoración que los traerá por cuarta vez a nuestro país, show que se realizará este 11 de octubre en el Teatro Caupolicán, recinto que albergara esta cita obligada con el hardcore, y la historia. Como antesala de este esperado evento, en HumoNegro te traemos un repaso de los hitos que marcaron la trayectoria de Agnostic Front.

Fue a principio de los años ochenta cuando Vinnie Stigma, guitarrista que hasta el momento militaba en la banda The Eliminators, se vio involucrado en el mundo del punk underground, ambiente en el cual conocería a una serie de músicos con los que empezaría a dar forma a la primera encarnación de Agnostic Front. Roger Miret en las voces, Ray Barbieri (mejor conocido como Raybeez) en la batería, y a Adam Mucci en el bajo. Esta formación dio a luz al primer EP de la banda, el cual llevó por nombre “United Blood” (1983). El primer reconocimiento llegaría con “Victim In Pain” (1984), larga duración que se transformó en uno de los grandes estandartes del hardcore americano, con canciones como “Blind Justice”, “United And Strong”, “Power” y “Society Sucker”, Agnostic Front relataba la violencia que se vivía en las peligrosas calles de Nueva York, faceta que se contrapone a la fantasía que nos tratan de vender en comerciales y películas, y que se transformó en el grito de batalla de la banda.

Las acusaciones de la prensa y otros sectores de la sociedad, apuntando a la banda como un grupo de fascistas, ha sido una de las espinas que siempre ha molestado a Agnostic Front. Esta reputación era de alguna manera refutada por la misma banda, cuando fue elegida como portada para “Victim In Pain” la foto de un campo de concentración alemán, sumado al hecho de que sus integrantes eran skinheads. Sin embargo, los músicos siempre han negado su vínculo con cualquier grupo nazi, aunque se reconocen conservadores y nacionalistas.

La actitud prevalecía en discos como “Cause For Alarm” (1986), que agregó a la mezcla elementos del thrash metal, los cuales fueron el norte a seguir para su tercer LP, “Liberty And Justice For…” (1987), cuya promoción sirvió para grabar su primer disco en vivo, concierto realizado en el legendario local de la calle Bowery, que sirvió de refugio para todas las almas perdidas que encontraban su lugar en el punk y el new wave. “Live At CBGB” (1989) fue el nombre del registro en vivo que presentaba canciones de sus tres LP.

Con una constante rotación de músicos –más de una decena-, la banda realizó su primer tour europeo sin la presencia de Miret, quien se vio involucrado en un problema de drogas y pasó preso un tiempo. En cautiverio se dedico a escribir canciones para lo que sería “One Voice” (1992).

La llama del hardcore comenzaba a apagarse, y la banda decidió colgar los botines con el lanzamiento de “Last Warning” (1993), el cual contenía la grabación del último concierto del conjunto en las dependencias de CBGB, el día 20 de Diciembre de 1993. Este registro también sirvió para el re-lanzamiento del EP “United Blood”, en una versión remasterizada.

Stigma y Matt Henderson, quien se unió como guitarrista a la banda en el período de “Liberty And Justice For…”, se unirían con Freddy Cricien, hermano menor de Miret, para formar otra agrupación insigne de la escena: Madball. Más tarde, el propio Miret llegaría a la agrupación para encargarse de las cuatro cuerdas. En sus primeras presentaciones, Madball interpretaba canciones “desechadas” por Agnostic Front, hasta que comenzaron a avanzar con ribetes propios.

Los planes para resucitar a Agnostic Front se hacen realidad el año 1998 con el lanzamiento de “Something’s Gotta Give”, el cual trae de vuelta la agresión de los neoyorkinos, integrando al grupo a Jimmy Colletti en los tarros y a Rob Kabula, de Against The Grain, en el bajo. “Riot, Riot, Upstart” (1999) fue el siguiente lanzamiento, que les valió un premio MTV por el video de la canción que le otorga el nombre al disco. La banda continuó su trabajo con “Dead Yuppies “(2001), para cambiar de casa discográfica y lanzar “Another Voice” (2004), disco que recibió numerosas críticas, las cuales apuntaban al cambio de sonido que hacia a un lado al hardcore de la vieja escuela, para dejarse influenciar por propuestas modernas, como las de Hatebreed. En este período, la banda graba un nuevo disco en vivo para reunir fondos y salvar al legendario CBGB. “Live At CBGB – 25 Years Of Blood, Honor And Truth” (2006) es el titulo de la placa, que aún con lo recaudado, no logró detener el cierre del local.

En las filas de Nuclear Blast Records, Agnostic Front vuelve a la carga el año 2007 con “Warriors”, que retoma los sonidos clásicos que han conocido su última estocada con “My Life My Way” (2011). Treinta años de hardcore puro y agresivo es lo que ha predicado Agnostic Front a lo largo de su trayectoria. Los motivos para celebrar están más que claros, y sólo queda formar parte del mosh en la que será una cita con la historia. Agnostic Front llega a Chile por cuarta vez para demostrarnos que las buenas tradiciones nunca pasarán de moda.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas