Conéctate a nuestras redes

Artículos

Agnostic Front: Treinta años de Hardcore

Publicado

en

Pocas son las bandas que pueden jactarse de mantenerse vivas por más de tres décadas, más aún, aquellas que se han arraigado tan fervientemente a un estilo en particular, en un mundo donde la reinvención es una tarea fundamental, para continuar vigente en el medio. Los norteamericanos de Agnostic Front se han resistido a los cambios. Denominados como los “padrinos” del punk hardcore norteamericano, el grupo se encuentra en plena celebración de sus treinta años de carrera, conmemoración que los traerá por cuarta vez a nuestro país, show que se realizará este 11 de octubre en el Teatro Caupolicán, recinto que albergara esta cita obligada con el hardcore, y la historia. Como antesala de este esperado evento, en HumoNegro te traemos un repaso de los hitos que marcaron la trayectoria de Agnostic Front.

Fue a principio de los años ochenta cuando Vinnie Stigma, guitarrista que hasta el momento militaba en la banda The Eliminators, se vio involucrado en el mundo del punk underground, ambiente en el cual conocería a una serie de músicos con los que empezaría a dar forma a la primera encarnación de Agnostic Front. Roger Miret en las voces, Ray Barbieri (mejor conocido como Raybeez) en la batería, y a Adam Mucci en el bajo. Esta formación dio a luz al primer EP de la banda, el cual llevó por nombre “United Blood” (1983). El primer reconocimiento llegaría con “Victim In Pain” (1984), larga duración que se transformó en uno de los grandes estandartes del hardcore americano, con canciones como “Blind Justice”, “United And Strong”, “Power” y “Society Sucker”, Agnostic Front relataba la violencia que se vivía en las peligrosas calles de Nueva York, faceta que se contrapone a la fantasía que nos tratan de vender en comerciales y películas, y que se transformó en el grito de batalla de la banda.

Las acusaciones de la prensa y otros sectores de la sociedad, apuntando a la banda como un grupo de fascistas, ha sido una de las espinas que siempre ha molestado a Agnostic Front. Esta reputación era de alguna manera refutada por la misma banda, cuando fue elegida como portada para “Victim In Pain” la foto de un campo de concentración alemán, sumado al hecho de que sus integrantes eran skinheads. Sin embargo, los músicos siempre han negado su vínculo con cualquier grupo nazi, aunque se reconocen conservadores y nacionalistas.

La actitud prevalecía en discos como “Cause For Alarm” (1986), que agregó a la mezcla elementos del thrash metal, los cuales fueron el norte a seguir para su tercer LP, “Liberty And Justice For…” (1987), cuya promoción sirvió para grabar su primer disco en vivo, concierto realizado en el legendario local de la calle Bowery, que sirvió de refugio para todas las almas perdidas que encontraban su lugar en el punk y el new wave. “Live At CBGB” (1989) fue el nombre del registro en vivo que presentaba canciones de sus tres LP.

Con una constante rotación de músicos –más de una decena-, la banda realizó su primer tour europeo sin la presencia de Miret, quien se vio involucrado en un problema de drogas y pasó preso un tiempo. En cautiverio se dedico a escribir canciones para lo que sería “One Voice” (1992).

La llama del hardcore comenzaba a apagarse, y la banda decidió colgar los botines con el lanzamiento de “Last Warning” (1993), el cual contenía la grabación del último concierto del conjunto en las dependencias de CBGB, el día 20 de Diciembre de 1993. Este registro también sirvió para el re-lanzamiento del EP “United Blood”, en una versión remasterizada.

Stigma y Matt Henderson, quien se unió como guitarrista a la banda en el período de “Liberty And Justice For…”, se unirían con Freddy Cricien, hermano menor de Miret, para formar otra agrupación insigne de la escena: Madball. Más tarde, el propio Miret llegaría a la agrupación para encargarse de las cuatro cuerdas. En sus primeras presentaciones, Madball interpretaba canciones “desechadas” por Agnostic Front, hasta que comenzaron a avanzar con ribetes propios.

Los planes para resucitar a Agnostic Front se hacen realidad el año 1998 con el lanzamiento de “Something’s Gotta Give”, el cual trae de vuelta la agresión de los neoyorkinos, integrando al grupo a Jimmy Colletti en los tarros y a Rob Kabula, de Against The Grain, en el bajo. “Riot, Riot, Upstart” (1999) fue el siguiente lanzamiento, que les valió un premio MTV por el video de la canción que le otorga el nombre al disco. La banda continuó su trabajo con “Dead Yuppies “(2001), para cambiar de casa discográfica y lanzar “Another Voice” (2004), disco que recibió numerosas críticas, las cuales apuntaban al cambio de sonido que hacia a un lado al hardcore de la vieja escuela, para dejarse influenciar por propuestas modernas, como las de Hatebreed. En este período, la banda graba un nuevo disco en vivo para reunir fondos y salvar al legendario CBGB. “Live At CBGB – 25 Years Of Blood, Honor And Truth” (2006) es el titulo de la placa, que aún con lo recaudado, no logró detener el cierre del local.

En las filas de Nuclear Blast Records, Agnostic Front vuelve a la carga el año 2007 con “Warriors”, que retoma los sonidos clásicos que han conocido su última estocada con “My Life My Way” (2011). Treinta años de hardcore puro y agresivo es lo que ha predicado Agnostic Front a lo largo de su trayectoria. Los motivos para celebrar están más que claros, y sólo queda formar parte del mosh en la que será una cita con la historia. Agnostic Front llega a Chile por cuarta vez para demostrarnos que las buenas tradiciones nunca pasarán de moda.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos

Mogwai, Future Islands y Sun Kil Moon, las tres fuerzas del otoño

Publicado

en

Fauna Otoño 2018

Al ver el cartel del festival que se realizará en Espacio Riesco este 12 de mayo, queda claro que varios mundos podrán convivir en el mismo espacio de Fauna Otoño, algo importante en tiempos donde la tolerancia y el respeto son claves para la convivencia, también considerando que la disposición de escenarios permite escuchar la gran mayoría de las propuestas. Es en este ánimo que destacan tres propuestas difíciles de clasificar, pero al mismo tiempo que son sencillas de identificar, las que intentaremos disponer desde las sensaciones más allá de tecnicismos.

 

Mogwai: Calma en el caos

Cada vez que una canción de Mogwai explota, la sensación que queda es de una extraña calma. Como si el cosmos aplicará un mecanismo de relajación ante un trauma, o como si hubiera hipnosis en el momento exacto del apocalipsis. Lo que hacen los escoceses va más allá de lo que técnicamente consiguen, porque construir crescendos que redunden en una catarsis bella es algo que pueden hacer muchos, pero lo de Mogwai va más allá, a veces dejando a la deriva al oyente en una meseta polar para luego, desde esa incertidumbre, llegar con un sonido más grande que la vida.

Aunque la banda hace rato que no saca un disco que caiga en gracia a todo el espectro de sus fans, lo que ha hecho en los últimos años, más que inventar una rueda nueva, ha sido refrescar la forma en la que ruedan. Eso hace que, en vez de escuchar algo que parezca igual a lo anterior, se permita ver en la performance misma las ganas de crear de los escoceses, quienes también destacan como creadores de soundtracks para películas y series. Si Mogwai es capaz de crear un mundo para sí mismos, en estos casos también son hábiles para arropar mundos ajenos en la música. Al final, lo que es evidente es cómo pueden manejar los ánimos, los espacios y los tiempos, fundamental para un espectáculo que relaja y tensa a la vez, como los latidos del corazón.

Future Islands: Baila por tu vida

La sofisticada propuesta del trío norteamericano Future Islands no alcanza a esconder las ansias de conseguir algo fundamental para la vida: el movimiento. Todas las armonías, las melodías, las figuras de bajo, todo eso redunda en la provocación fundamental de mover el cuerpo, las ideas, las emociones, a través de una dirección muy particular por la voz de Samuel T. Herring, uno de los frontman más impredecibles y entregados en un escenario. Cuando vemos la forma en la que Samuel vive un concierto, queda claro que lo de Future Islands no es casual, y que él siente esa música tanto o más que los fans.

Pero la banda no es sólo lo que consigue Samuel, porque la dinámica entre sintetizadores y bajo es parte de lo que hace a la agrupación sobresalir. Gerrit Welmers y William Cashion dialogan a través de compases que se tejen de tal forma, que no se puede ignorar lo que hit tras hit consigue Future Islands. Al final, el imperativo es bailar y sorprenderse con la extravagancia de Herring, y es difícil que eso no pase donde sea que se presenten.

Sun Kil Moon: aislar y provocar

No necesariamente a todos les puede gustar todo el mundo. Bien lo sabe y entiende Mark Kozelek, quien, más que preocuparse de agradar, ha intentado contar historias y hacerse valer en el escenario. Legendaria es aquella ocasión donde puteó a The War On Drugs por sonar muy fuerte, lo que molestaba su espectáculo con una sola guitarra. Kozelek en el proyecto Sun Kil Moon narra y expresa emoción a un grado descriptivo enorme, basado en letras casi declamadas, que no escatiman tiempo ni esfuerzo en llegar a lo medular de las historias y mucho más.

Pero Kozelek también es parlanchín debajo del escenario, y no es extraño verlo como Morrissey, lanzando opiniones poco populares, difíciles de defender y que, en vez de acercar gente a su música, la alejan. Esto redunda en que Sun Kil Moon tal vez no es un nombre tan conocido porque Mark no está interesado en algo tan masivo, pero sí en la cantidad de respeto necesario para que sus creaciones sean respetadas y realmente escuchadas. Es probable que en vivo quede claro que tantos dimes y diretes sirven para, finalmente, encontrar la música en medio del camino.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 mes

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 1 mes

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 2 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 2 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 2 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 2 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 2 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 2 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas