Contáctanos

Artículos

Aerosmith: La última visita de los chicos malos

Publicado

en

Sin el afán de menospreciar al resto de la banda, hablar de Aerosmith es hablar de sus dos pilares fundamentales: Steven Tyler y Joe Perry, personajes que encarnan a la perfección el estereotipo de rockstar, y cuyas símiles personalidades han sido desde un principio la génesis de los constantes roces y discusiones de estos dos músicos. Los primeros años de vida de Aerosmith fueron particularmente fructíferos y cimentaron un éxito casi instantáneo, que los llevó a ser aclamados por AEROSMITH 01los medios especializados y captar la atención de miles de fanáticos alrededor del mundo. Los álbumes “Aerosmith” (1973), “Get Your Wings” (1974), “Toys In The Attic” (1975) y “Rocks” (1976) establecieron las directrices sonoras que el quinteto buscaba transmitir, con una fórmula que fue ganando cada vez más popularidad, pero que rápidamente los haría presa de la vorágine de una industria que no está pensada para los débiles e inexpertos.

Como tantas otras veces el axioma se cumplió a la perfección, la fama trajo consigo los excesos y las adicciones, en donde el alcohol y las drogas pasaron a formar parte fundamental en la dieta de cada uno de los miembros de Aerosmith; en el caso del frontman y el guitarrista llevando a otro nivel el consumo de sustancias ilícitas, principalmente de cocaína, que inhalaban a vista y paciencia de todo el mundo y en cantidades indiscriminadas. La utilización de droga durante las presentaciones se hizo una constante, ya no esperaban a terminar el show para irse a “celebrar” al camarín, sino que en los cambios de guitarra entre canciones Perry se escabullía detrás del escenario para aspirar un poco de polvo que siempre guardaba en un vaso, mientras el propio Tyler se cubría con una toalla para tratar de disimular el TYLER Y PERRYadictivo ritual. Otro efecto colateral de la fama que rápidamente comenzó a hacerse evidente, fue la lucha de egos entre las dos mentes creativas de la banda, con Joe Perry rehusándose a perder protagonismo y quedar a la sombra de un carismático Steven Tyler, mientras el vocalista no perdía oportunidad para convertirse en el centro de atención. Los constantes y cada vez más recurrentes encontrones de estas dos figuras, desembocaron en la salida del guitarrista en medio de la grabación del álbum “Night In The Ruts” (1979), el que debió ser completado con el apoyo del músico Jimmy Crespo.

Tras el duro golpe que significó la salida de Perry, Aerosmith vio drásticamente disminuida su popularidad y tuvo un par de años bastante opacos y tambaleantes, lanzando su séptimo álbum de estudio, “Rock In A Hard Place” (1982), que comercialmente no tuvo mucho éxito, y con presentaciones en vivo que demostraban una baja en la energía e intensidad de la agrupación. Por suerte para sus fanáticos, en 1984 Steven Tyler y Joe Perry comprendieron que esto de la música se trataba más de un negocio que de una relación de amistad, y decidieron dejar de lado los temas personales y hacer una tregua para volver a trabajar en conjunto, dando comienzo a una de las etapas más exitosas de la carrera de la agrupación, teniendo su punto inicial en la versión de “Walk This Way” realizada por Run DMC, y posteriormente con los súper ventas “Permanent Vacation” (1987), “Pump” (1989) y, tras un breve descanso, “Get A Grip” (1993). La década del noventa estuvo marcada por el cambio de casa discográfica y por la participación en la banda sonora de la película “Armageddon” (1998), con el éxito “I Don’t Want To Miss A Thing”, tema con el cual obtuvieron una nominación a los premios Oscar como mejor canción original.

AEROSMITH 02El Siglo XXI comenzó de la mejor manera para los nativos de Boston, con el lanzamiento de su exitoso decimotercer álbum de estudio, “Just Push Play” (2001), y su inducción al Salón de la Fama del Rock & Roll. Posteriormente, Aerosmith se dio el gusto de volver a sus raíces y experimentar con los sonidos más cercanos al blues en la placa de versiones “Honkin’ On Bobo” (2004).

La última visita de Tyler y compañía a nuestro país se remonta a 2010, cuando en el marco de su gira “Cocked, Locked, Ready To Rock” se presentaron en la Elipse del Parque O’Higgins ante miles de eufóricos fanáticos que disfrutaron de principio a fin con un recorrido por los grandes éxitos de la banda. Han transcurrido más de seis años desde esa recordada presentación, y un nuevo álbum completa el catálogo de la agrupación, “Music From Another Dimension!” (2012), cuyos éxitos sin duda formarán parte del repertorio de Aerosmith cuando el próximo 2 de octubre retornen a nuestro territorio, para ofrecer en el Movistar Arena el que ha sido anunciado como su último show en Chile. En realidad no importa mucho cuál sea la excusa que se esgrima, ver a estas verdaderas leyendas del rock en vivo siempre será un panorama imperdible, y esta no será la excepción.

Por Gustavo Inzunza

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Especial En Órbita 2017: Cigarettes After Sex

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Un cenicero con los restos de cigarros recién apagados. Ventanas con las cortinas cerradas. Ropa interior en el suelo, en una silla, en medio de las sábanas o los cojines. ¿Solo o acompañado? ¿Luces prendidas o apagadas? ¿Imaginación, sueño o realidad palpable? Los ambientes que genera Cigarettes After Sex en sus canciones pintan imágenes complejas, ponen espejos al frente, y permiten la intermitencia entre brillantez y opacidad, porque el amor, el sexo, la soledad, y todo lo que esté entremedio, son puestos en la lupa sonora del cuarteto liderado por Greg Gonzalez.

Aunque con EP “I” (2012) habían tenido una notoriedad clara y su manera de ver al pop estaba de manifiesto, ciertamente había terminaciones que pulir y escenarios que iluminar más allá de lo teatral. En su álbum debut homónimo, salido en junio pasado, Cigarettes After Sex consigue salir de lo esquemático que podría ser su tipo de composición, y así las cosas fluyen. En vez de andar a tropiezos con las piezas de ropa que caen, todo puede ir un poco más lento, pero con más seguridad en los recursos y movidas a utilizar. En la habitación que se llena del sonido de los norteamericanos ya no es necesario tropezar al andar, porque cada movimiento tiene un impulso natural, entre un dreampop elegante y una manera oscura de plantar el ambient, entre una voz aterciopelada y bajos y ritmos profundos.

Quizás el rubro donde le falte cierta experiencia a la banda sea en las letras, que no consiguen la delicadeza que la interpretación en instrumentos y voz sugieren, pero también es parte del aprendizaje. Quizás son las palabras que se meten entre los cuerpos y que traban el correr de la sangre, que hielan las manos y convergen en la necesidad de seguir adelante, porque lo que consigue musicalmente Cigarettes After Sex no es sólo remitir a lo que ocurre en pareja, trío, o grupo de gente que se busca entre el amor, odio, lujuria y ausencia, sino que armar recuerdos que se puedan esconder en los beats de un bajo casi tan protagonista en la melodía como la voz de Greg, que entre tul y cuero sumerge las conciencias en historias sencillas, pero que conectan con el oyente.

Eso sí, lo concreto de las letras permite que haya un ancla en el mundo real. No se trata de un lugar de ensueño, donde el acto de tocar, besar, desear o amar quede restringido a acciones sin consecuencias. En las canciones de Cigarettes After Sex –y en especial en su LP homónimo– existen detalles concretos, corazones rotos (“Sweet”), ilusiones que se traducen en metáforas demasiado directas (“Opera House”) o la cotidianidad de una cama (“K”). No hay mucho que esconder cuando el olor a tabaco continúa en el dormitorio o cuando la brisa de la madrugada pega en los hombros, porque en medio de un ambiente idílico reside lo humano, a través del contacto físico y/o emocional.

A eso termina refiriendo la banda, entre un minimalismo elegante y sexy, a lo humano, a lo que puede errar, a lo que puede doler, y también a lo crudo e insensible (“Young & Dumb”), donde Gonzalez es capaz de culpar a su objeto de deseo de forma misógina por despecho, y aun así sonar como si pudiera convencer a cualquiera de seguirlo, a él y a sus palabras. El mundo de Cigarettes After Sex no es perfecto, se repleta de cenizas, ropa revuelta, olor a humo, a fluidos corporales, a alcohol, a ausencia, de dolores y palabras envueltas en rocas y cemento. El difícil terreno de lo carnal y lo ecléctico se funde en medio de imperfecciones que otorgan la calidez necesaria para que las canciones y los sonidos no se queden en axiomas vacíos, sino que realmente puedan generar una conexión significativa. Y en ese tipo de construcción narrativa y musical es que Cigarettes After Sex se ha vuelto una banda necesaria de escuchar y sentir. Bien adentro. Humanamente.

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas