Conéctate a nuestras redes

Entrevistas

Anton Reisenegger: “El regreso de Pentagram, es el inicio de una nueva etapa”

Publicado

en

En abril se nos viene The Metal Fest y el regreso por partida doble de una de las figuras más remarcables del metal en nuestro país. Anton Reisenegger, líder de Criminal, retorna para revivir el legado de Pentagram, la legendaria banda nacional de thrash metal que lanza su primer LP, el que lleva por nombre “Malefice”, el cual presentará nuevas composiciones y regrabaciones de los clásicos de la banda, marcando un hito en la trayectoria de los chilenos, que se presentarán en la previa del festival. A su vez, el chileno realizará su primer concierto en Chile junto a Lock Up, como uno de los números más atractivos de la parrilla de The Metal Fest, desatando el caos de la mano de la brutalidad y rapidez del grindcore. Para profundizar en estos temas, Anton conversó con HumoNegro, revelando detalles del presente y futuro de Pentagram, y sus expectativas sobre el debut de Lock Up en Chile.

Empecemos hablando del regreso de Pentagram, uno de los grandes acontecimientos del metal a nivel nacional. Me gustaría saber si el retorno está motivado por razones netamente nostálgicas, quizás para cerrar un ciclo, o para empezar una nueva etapa, tomando en cuenta que “Malefice” contará con una serie de temas inéditos.

Yo creo que más bien lo último, es el inicio de una nueva etapa. Esto se gestó en el año 2008, cuando firmamos con un sello alemán con el que sacamos un compilado de nuestros demos, videos –algunos de muy mala calidad-, en fin, todo lo que fuera del grupo para que todo fan de Pentagram pudiera tener acceso a ese material. Al igual que el año 2001, cuando realizamos otra recopilación, la gente comenzó a hablar de la banda, por lo que comenzamos a ver la posibilidad de volver a tocar. Fue ahí cuando nos llamaron para tocar en el Wacken y otros festivales europeos donde fuimos cabeza de cartel. En un comienzo no teníamos mayores pretensiones, pero sobre la marcha nos dimos cuenta que la banda estaba sonando muy bien y la gente se interesaba en ella, tanto así, que en un festival alemán, había personas con poleras “hechizas” de Pentagram, hechas por ellos mismos, era algo muy freak. Por lo demás, la química entre nosotros estaba muy buena, y dijimos “¿por qué no hacemos un disco?”. Ese fue el punto de partida. Hubo un par de traspiés, por eso es que ha demorado tanto, cambio de baterista incluido, pero ya lo estamos terminando y preparando una gira por los festivales europeos. Ahora estamos concentrados en que todo salga bien, de eso depende el futuro de Pentagram.

¿Cuál crees que es el espacio que ocupa Pentagram en la historia del metal chileno y sudamericano?

Creo que no soy yo quien debe responder esa pregunta, pero te puedo decir que el hecho de ir a tocar a Europa o a Estados Unidos, al festival Sonar Maryland, y que la gente se acercara y te diga que estuvieron esperando más de 25 años para vernos, que no pueden esperar para vernos de nuevo y que sigamos adelante, eso para nosotros es muy importante. La que importa es la opinión de los fans del metal y su llamado suficientemente potente como para seguir haciendo esto.

Tomando en cuenta que gran parte de las canciones presentes en “Malefice” fueron compuestas hace más de veinte años, ¿cómo crees que se han mantenido estos temas a lo largo de los años? ¿Realizaron nuevos arreglos a los clásicos, o se han abocado exclusivamente al material original?

Bueno, el disco en su primera edición será doble. Un disco con temas nuevos y el segundo con las regrabaciones de los temas antiguos. Con los temas antiguos, tratamos de mantenernos lo más fieles posibles a las versiones originales, con la salvedad de detalles que hemos agregado de las presentaciones en vivo. Mantuvimos incluso los tempos, tratando de mantenernos lo más fieles posibles al material original. Hay ciertas cosas, claro. Mi voz ya no es la misma que cuando tenía 18 (risas), pero la intención es lo que vale. Hay gente cercana al grupo que ya escuchó las grabaciones; ellos estaban escépticos sobre el resultado, pero después de escucharlo dijeron que sonaba todo muy bien. En cuanto a la primera parte de tu pregunta, creo que los temas se han mantenido bien, están más vigentes que nunca. En Europa hay toda una onda retro, bandas de pendejos que quieren sonar a lo que hacíamos nosotros. Sin querer tirarnos muchas flores, nosotros fuimos parte de la oleada original junto a otros muchos grupos, de muchos países, por lo que tener estos temas ahora es algo que nos merecíamos nosotros, pero también, el mundo (risas).

¿Una deuda saldada con los fans también?

Para serte absolutamente honesto, en primer lugar, es una deuda saldada con nosotros mismos, porque cuando nos disolvimos quedamos con las ganas de lanzar un disco. Hubo planes que nunca se concretaron, luego cada uno siguió por su lado, yo comencé con Criminal y me fue muy bien, pero quedo eso pendiente. Ahora que tenemos la posibilidad y madurez, sin tratar de responder a la calentura del momento, o ambicionar fama o dinero, porque la verdad es que con esto no se gana prácticamente nada, tenemos las ganas de hacerlas cosas bien y eso, por extensión, creo que le gustará a la gente también.

Para la grabación del disco contaron con varias colaboraciones de músicos de la escena chilena, sobre todo en el bajo, donde participó desde “Pera” Cuadra hasta Mauricio Peña de Kingdom Of Hate. ¿Cómo fue trabajar con estos músicos durante el proceso de grabación del disco? ¿Cómo ha influenciado a las canciones el estilo de cada uno?

Creo que las diferencias entre cada bajista invitado son muy sutiles. El estilo de Pentagram no admite demasiadas licencias, el bajo va haciendo lo que hace la guitarra, por lo que no hay mucho espacio para lucirse. Sí hay diferentes colores, porque el sonido de cada bajista es distinto; algunos tocan con dedos, como Mauricio que toca con tres dedos, otros con uñeta. Para nosotros, más que una cuestión musical, fue algo más emotivo. El “Pera” grabó una risa en uno de los temas antiguos y la volvió a grabar para este registro. En el caso de Mauricio, obviamente el hecho de que su hermano haya sido el fallecido bajista original de Pentagram, hizo que fuera una reunión súper emotiva.

Supongo que para la previa de The Metal Fest estarán presentado el disco con todo. ¿Tienen pensado realizar algo especial esa noche?

Dependemos del calendario que preparemos con el sello. Si el disco sale antes de esa fechas, sería bueno presentar hartos temas nuevos. Pero yo sé –sobre todo en Chile- que la gente identifica a Pentagram con los temas antiguos, por eso el set estará basado en los clásicos, agregando unos cuantos temas nuevos. ¿Sorpresas? Yo creo que no, no hay cabida para sorpresas, haremos lo nuestro. No puedo prometer nada estrafalario, antes tocábamos covers de bandas como Exodus, Venom o Metallica, pero eso ya no lo vamos a hacer porque tenemos material de sobra para presentar un setlist completo.

Ahora, entrando de lleno a The Metal Fest, te estarás presentando con Lock Up por primera vez en Chile. ¿Cómo crees que responderá el público chileno a la propuesta de Lock Up, tomando en cuenta que son uno de los números más extremos del cartel y no son uno de los estilos preferidos por el público, como pueden ser el heavy o thrash metal?

Yo creo que bien, lo veo como una oportunidad. Creo que hay mucha gente que dijo: “No, grindcore, no me gusta porque es muy extremo”, pero lo cierto es que Lock Up, siendo lo extremo que es, también tiene muchos elementos de thrash, de death metal y de todas nuestras bandas favoritas. La prensa en Europa dice que la banda suena muy bien en vivo, que a pesar de la brutalidad y la rapidez, siempre se entiende lo que está pasando. Creo que más allá de quienes componen la banda, la gente se va a sorprender por el cómo suena, y el poder ir a Chile y presentarlo en vivo, es una gran oportunidad.

Cuando entraste a la banda, ocupaste el puesto del fallecido Jesse Pintado. ¿Cómo ha sido tu proceso de adaptación dentro de la banda? Porque sé que también participaste en la composición de gran parte de los temas de “Necropolis Transparent” (2011), en un proceso bastante complicado, teniendo en cuenta que todos los integrantes viven en lugares distintos.

¿Proceso de adaptación? No hubo tal, ellos me aceptaron desde el primer momento como un integrante más, así también en la parte creativa. La mitad de los riffs de “Necropolis Transparent” son míos; sin querer dármelas de nada, yo hice la mitad de la música del disco. Obviamente, al acercarse a un grupo donde lideran Shane Embury y Nicholas Barker, que son amigos desde la prehistoria, uno entra a una dinámica que no conoce, por lo que opte por contenerme un poquito, ver cómo funcionaban, y meter la cuchara cuando fuera prudente, sin imponer ninguna opinión. Por ese lado me mantuve en un segundo plano, aportando cuando se podía aportar.

¿Cuál es la principal diferencia en cuanto a escribir para una banda como Pentagram, que tiene un sonido más apegado al thrash tradicional, y escribir para una banda de grindcore como lo es Lock Up? ¿Hay un estilo que te acomode más o te mueves con fluidez en ambos?

Yo no veo una gran diferencia. Pentagram tiene unas reglas bien claras, y si te sales de eso, ya no es Pentagram (risas). En el caso de Lock Up, quizás eso se puede expandir un poco, porque mezclamos diversas influencias, pero siempre dentro de una cosa bastante acotada, porque sabemos que la brutalidad y la intensidad es lo primero. Además que son temas más cortos, así que tienes que ir directamente al grano, te caben a lo más 5 o 6 riffs por tema, no es rock progresivo (risas). Mi estilo de componer da como para que un riff que usé en Lock Up, pueda perfectamente calzar en un tema de Pentagram y viceversa. La clave de Lock Up es la velocidad, en Pentagram es una cosa hipnótica, más repetitiva, puedes tener un ritmo lento durante mucho rato y no pasa nada, en Lock Up eso está absolutamente prohibido (risas).

Te has transformado en una especie de prócer del metal nacional, pero para lograr el éxito que has tenido con tus bandas, tuviste que abandonar el país. Con todos tus años de trayectoria musical, ¿qué crees que falta en Chile para que las numerosas bandas metaleras –y de rock en general- puedan alcanzar el éxito de grupos como Criminal o Sepultura, por poner dos ejemplos sudamericanos?

Esa es una pregunta súper difícil, porque cuando yo forjé mi camino, las condiciones eran distintas, el mundo era distinto. Como te mencioné antes, nosotros estábamos generando algo totalmente nuevo. Siento que ahora las bandas toman elementos que ya existen para hacer algo nuevo, y que al final no es tan nuevo. Pero la parte más dificultosa es hacer que una banda surja. Yo admiro la tenacidad y el empeño de muchas de las bandas hoy en día, porque todo es más difícil. Antes, si tenías un par de buenas ideas, grababas un demo, lo mandabas a tus contactos, y si era lo suficientemente bueno, comenzaba a circular. Así fue como, a lo largo de tres décadas, se hizo el nombre de Pentagram. Hoy hay muchas bandas y el período de atención de la gente es muy corto. Escuchas una banda, pero después vienen mil grupos más, y te olvidaste del primero. Ahora las bandas deben hacer de todo, ser expertos en marketing, programadores, diseñadores, etcétera. Yo lo encuentro sumamente difícil y no sabría qué consejo dar realmente, sólo decir que hay que ser perseverante, creer en lo que uno hace, pero ver si lo que se está haciendo está bien, porque a lo mejor estás puro hueveando y a nadie le interesa escucharte (risas). Para eso dedícate a tocar en tu casa (risas).

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Entrevistas

Daniel Cavanagh: “Hacer algo por mi cuenta y no debatirlo con nadie fue algo nuevo”

Publicado

en

Daniel Cavanagh

La necesidad de avanzar, dejar el pasado atrás y enfrentar de alguna forma los tiempos difíciles, es una característica vital a la hora de pasar por un proceso de sanación. De entre todas las formas para conseguirlo, probablemente no exista mejor método que la música, ya que con su profundidad e intensidad puede hacer que los momentos más oscuros posibles se transforme en arte. Daniel Cavanagh, hombre de las guitarras en Anathema, bien sabe de eso gracias al hecho de que su álbum, “Monochrome” (2017), refleja la manera en que el músico enfrenta sus fantasmas del pasado, despertando un instinto creativo que lo llevó a sacar un álbum sólo meses después de haber lanzado “The Optimist” (2017) junto a la banda mencionada anteriormente.

Ahora Cavanagh regresará a nuestro país para presentarse por primera vez en formato solista, trayendo su gira el próximo 10 de mayo en el Teatro Nescafé de las Artes. Como antesala a ese concierto, conversamos con Daniel sobre su disco, sus planes a futuro como solista, su show en Santiago, entre otras cosas, en una entrevista que te dejamos a continuación.

Primero, felicitaciones por “Monochrome”, es un álbum muy bueno, muy introspectivo y quizás hasta un poco oscuro. ¿De dónde vinieron las letras?

Diría que desde el mismo lugar de siempre, vienen del corazón, ya sabes. Si me preguntas sobre asuntos personales, es una situación más compleja; estuve reflexionando sobre algunos momentos duros, malos recuerdos, tristeza. Cualquier situación que me haya marcado será algo de lo que compondré una canción. Diría que mis canciones siempre son personales, de una manera verdadera y honesta, así es como debe ser la música.

¿Crees que la música sea un método de sanación para superar el pasado?

No lo sé. Siempre hago música, por lo que no sé cómo sería recurrir a ella en esa manera, no sé si me entiendes. Creo que es una buena forma de avanzar, de ayudarte a superar las cosas, de ser creativo y lograr nuevas cosas. Sobre qué tanto cura el pasado, no estoy muy seguro de eso. Es una buena teoría lo que me dices, creo que debe ser algo muy terapéutico, pero no sé qué tanto pueda sanar porque aún estoy muy jodido (risas).

Este álbum fue lanzado sólo tres meses después del último disco de Anathema. Teniendo tan buena recepción con la banda, ¿por qué quisiste hacer un disco por tu cuenta casi inmediatamente después?

Bueno, lo hice antes de que compusiéramos “The Optimist”, pero me gusta estar ocupado, además de que tenía algunas canciones que Anathema probablemente no haría, y no tendríamos mucho espacio para incluir en un disco todas esas canciones que compuse. La opción fue grabar esas canciones y guardarlas en mi computador, así nadie las escucharía. Básicamente, tomé una decisión bien simple: mantenerme ocupado y grabar las canciones que la banda no quería tocar, eso es todo, fue tan simple como eso. No había un gran plan o la necesidad de desmarcarme de la banda, todo lo contrario, fue muy bueno grabar solo y hacer las cosas más fáciles porque no tenías que generar debate con nadie en torno a las decisiones. No había necesidad de alejarme, sólo que las canciones estaban en el computador y seguirían ahí a menos de que las grabara, tan sencillo como eso.

¿Cuál fue la diferencia entre el trabajo detrás de este disco en comparación a cuando grabas junto a Anathema?

La principal diferencia es que canto las canciones que escribo, eso es lo primero, porque en Anathema son Lee Douglas y mi hermano Vincent quienes cantan la mayoría del material, pero a mí me gusta cantar mi propio material, así que eso hice. Lo otro es lo que comenté antes, que no tengo que debatir cada 10 minutos por cada decisión musical que se quiera hacer: si quiero algo, lo hago y ya, si me arrepiento, lo vuelvo a su forma original sin tener que dar explicaciones a nadie, es mucho más simple. Pero también disfruto la vida de grupo, se pasa muy bien, especialmente con John Douglas (baterista de Anathema), es muy divertido trabajar con él y me gusta también la química que se produce, a pesar de que algunas veces el llevar una banda se puede transformar en un dolor de cabeza, igualmente me gusta hacerlo, todavía lo disfruto. La experiencia de hacer algo por mi cuenta y no debatir nada con nadie fue algo nuevo, aunque no es necesariamente el futuro para mí, me gustan los dos caminos: la banda y mi carrera solista.

Hablando de la banda, ¿cómo crees que han logrado mantenerse juntos después de más de 25 años tocando?

Creo que es el no desmotivarse, es una forma de vida para nosotros, es lo que escogimos para ganarnos la vida. Si fuésemos multimillonarios, quizás hubiésemos tenido la oportunidad de hacer algo diferente, pero en nuestro caso no tuvimos mucha opción de ser algo “normal”. Todo se disfruta mucho, es algo que extrañaríamos si no lo hacemos. Si Anathema no existiera, estoy seguro de que todos lo extrañaríamos, pero hay muchas cosas positivas, es nuestro destino y nuestra manera de vivir la vida, una expresión artística con mis amigos, y eso me gusta mucho.

Quiero que hablemos de las colaboradoras de este álbum: Anneke Van Giersbergen y Anna Phoebe. ¿Por qué quisiste trabajar con ellas?

Anneke es una elección obvia, somos amigos desde hace muchos años e hicimos muchas giras juntos, además del álbum en vivo, por lo que obviamente la escogería. Necesitaba una voz femenina en el álbum y ella era la más indicada para preguntarle, felizmente aceptó y lo hizo muy bien, como es costumbre. En cuanto a Anna Phoebe, es alguien a quien conocí en la última gira acústica de Anathema, en 2015, un poco antes de grabar mi álbum solista. Me alegro de haber trabajado con ella, es una muy buena violinista, se le da muy bien la improvisación, tiene un buen oído y puede dominar muy bien las texturas en sus notas, me gusta la forma en que toca y fue una buena opción, realmente marca la diferencia. Estoy muy feliz de haberla conocido y que pudiera tocar en el álbum porque sonó increíble.

Estuve escuchando tu álbum “Memory And Meaning” (2015), donde versionaste una selección de canciones de distintos artistas. ¿Fueron composiciones importantes para ti o más bien tenías el deseo de tocarlas?

Sí, hay canciones que son importantes, pero también hay otras que están porque soy capaz de cantarlas. Hay muchas canciones que amo, pero que no puedo interpretarlas, no tengo un rango vocal muy amplio, es más bien un tono medio, quizás algo de tenor, pero básicamente son canciones que me gustan, otras que toco en vivo o que aprendí cuando era joven, artistas que respeto y admiro. Fue algo muy sencillo de hacer y terminó dándose muy bien, me gusta mucho ese álbum.

Pasemos al show en Santiago. ¿Qué veremos durante tu presentación?

Todo es alrededor de la guitarra. Tengo una guitarra que puede sonar como muchas guitarras, también puede sonar como una batería, un bajo o un teclado, ya que hago todos esos efectos con un pedal de loops y mi ingenio al tocar. Se ve como un hombre con una guitarra, pero puede ser mucho más que eso, puedo sonar como un montón de cosas diferentes, pero soy sólo yo. Tocaré canciones de Anathema, de mi álbum “Monochrome” y mi carrera solista, además de algunos covers, lo mezclo todo en mi setlist. De hecho, siempre comienzo con “Springfield”, donde hago que se sientan muchas guitarras sonando. Estoy seguro de que lo disfrutarán, me gusta el hecho de que la gente se pueda sentar y disfrutar la música, las melodías, todo eso.

Anathema es obviamente una banda eléctrica, mientras que tu material solista va por la vereda acústica. ¿Hay algo que quizás te gustaría probar a futuro? ¿Un álbum de metal más extremo u orientado al rock más clásico, tal vez?

Yo creo que es más bien lo que a ti te gustaría que yo hiciera (risas).

Oh, de acuerdo, esa es una pregunta compleja.

Si me preguntas por géneros en específico, es porque estás deseando que yo toque algo así. Es una pregunta honesta, qué es lo que te gustaría.

No lo había pensado de esa manera, estoy sorprendido por eso (risas).

Es curioso, porque la manera en que me lo preguntas significa que algo en ti desea ese material de mi parte.

Para serte honesto, me gustaría escuchar un disco orientado al black metal, eso se te daría bien.

¿Anathema tocando black metal? (risas)

No Anathema, me refiero a ti como solista. Escucharte haciendo ese sonido oscuro y más crudo del black metal sería interesante.

Creo que pensaré en eso (risas).

Muy bien, espero que lo consideres. Continuando con la entrevista, Anathema es una banda muy querida en Santiago, por lo que quisiera saber cómo describirías el apoyo que el público chileno le ha entregado a la banda.

Obviamente son geniales. He tocado con Anneke y con Anathema, y siempre es una gran audiencia, ruidosa y muy apasionada, espero que sea lo mismo de nuevo. La verdad es que no sé cómo será esta vez porque voy como solista, será mi primera vez de esa forma. No sé cuanta gente irá, espero que salga todo bien, además de que soy muy divertido en mis monólogos, creo que se reirán mucho (risas).

Para terminar, ¿te gustaría decirle algo a tus fans en Santiago?

Si, espero que la gente esté motivada para ir al show. La verdad es que no sé cuanta gente podría ir, pero espero verlos ahí. Se divertirán mucho y no los decepcionaré. Crearemos una atmósfera honesta de entretención en torno a la música, ¡así que nos vemos en el show!

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 1 día

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 semana

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 semanas

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 3 semanas

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Choosing Mental Illness As A Virtue Choosing Mental Illness As A Virtue
DiscosHace 3 semanas

Philip H. Anselmo & The Illegals – “Choosing Mental Illness As A Virtue”

Conocemos bien a Phil Anselmo. El personaje se desenvuelve de manera segura para provocar con la ferocidad de una pantera...

Firepower Firepower
DiscosHace 4 semanas

Judas Priest – “Firepower”

Aunque el Parkinson le haya cortado las alas del destino a Glenn Tipton, este no se va sin gritar venganza,...

Freedom’s Goblin Freedom’s Goblin
DiscosHace 4 semanas

Ty Segall – “Freedom’s Goblin”

Ni glam, ni folk, ni garage ni psicodélico. En esta oportunidad, el inquieto y prolífico cantautor de California decidió echar...

Legend Of The Seagullmen Legend Of The Seagullmen
DiscosHace 4 semanas

Legend Of The Seagullmen – “Legend Of The Seagullmen”

El viaje de Legend Of The Seagullmen comenzó varios años atrás, gracias a un encuentro en el que Jimmy Hayward,...

Beloved Antichrist Beloved Antichrist
DiscosHace 1 mes

Therion – “Beloved Antichrist”

Si se ha leído “Los Hermanos Karamazov” de Dostoyevski, entonces uno puede hacerse una idea –mediante su personaje Aliosha– de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas