Contáctanos

Especiales

MGMT: El sonido psicodélico de una nueva generación

Publicado

en

MGMT es una banda estadounidense formada en 2002 por Andrew VanWyngarden (guitarra y voz principal) y Ben Goldwasser (teclado y segunda voz), quienes se conocieron mientras estudiaban música en la Universidad de Wesleyan (renombrado centro de artes liberales de Connecticut) En sus inicios experimentaron con múltiples sonidos para encontrar una fórmula que los identificara,  una receta que consta de un poco de psicodelia, algunos toques de punk y algunas influencias del rock clásico (más tarde, su estilo musical sería etiquetado como pop psicodélico por parte de David Marchese, crítico de la revista Spin, quien llegó a esta conclusión al escuchar su primer sencillo “Time To Pretend” y definirlo como “un ritmo bailable, jocoso y pegadizo, cargado de sintetizadores y una atmósfera seudoespacial que se mezcla con una letra que parece un himno al hedonismo rockero”) Bajo el nombre de “The Management” editan su primera placa, “Climbing To New Lows” (2005), álbum experimental que tuvo poca repercusión, pero que sirvió para establecer un punto de partida del sonido que estaban predicando.

Al graduarse en 2005, deciden cambiar su nombre a MGMT (siglas de “Management”) y graban un EP bajo el nombre de “Time To Pretend”. En 2006, Steve Lillywhite, reconocido productor de grandes bandas, tales como U2, Rolling Stones, Peter Gabriel, The Smiths, entre muchas otras y entonces vicepresidente de A&R de Columbia Records, decide ofrecerles un contrato discográfico para grabar cuatro álbumes. El primero de ellos es “Oracular Spectacular” (2008), que fue producido por Dave Fridmann (quien también ha trabajado con Weezer, The Flaming Lips y Café Tacuba), y que tuvo el reconocimiento de la crítica especializada como uno de los mejores discos del año, lo que les abrió las puertas para actuar en múltiples festivales internacionales (Glastonbury, Coachella, Lollapalooza, T in the Park, etc.) y en los shows televisivos de mayor renombre en Estados Unidos, como “The Late Show” con David Letterman, por ejemplo.

En su segunda placa, “Congratulations” (2010), la banda da un giro en su estilo, con canciones no tan pegajosas y bailables como en su disco debut, y que apuntan a una obra más conceptual, tanto en lo musical, como en el contenido de sus letras. Según declaraciones del propio Andrew VanWyngarden, el álbum es una consecuencia a la fama y al éxito que consiguieron con su primer trabajo, ya que se dieron cuenta que estaban escribiendo canciones asociadas a un estado anímico en particular, que es el de estar de gira por un año y medio, con todo el caos y desgaste que eso conlleva. Este disco es mucho más psicodélico que su predecesor (para algunos quizás puede parecer una exageración), y busca no resaltar en demasía ninguno de sus cortes, por el contrario, el objetivo fundamental es que sea un álbum que permita escucharse de principio a fin, y en donde todas las canciones se encuentren a un mismo nivel.

El hecho de que en la actualidad podamos hablar de MGMT, tiene que ver básicamente con dos factores, por un lado esta la suerte y por el otro, la necesidad que tienen los sellos discográficos de encontrar al próximo artista revelación, lo que los lleva a realizar apuestas bastante arriesgadas. Cuando Andrew y Ben tocaban en la Universidad, lo hacían sobre pistas pregrabadas y sin ninguna preparación, ya que lo veían sólo como pasatiempo; en ningún momento se les habría pasado por la mente vivir de la música. A finales de 2006, cuando llegó la oferta de Columbia Records, habían pasado seis meses en los que ni siquiera se hablaban, ya que habían decidido seguir caminos separados (Ben tenía pensado dedicarse a las Ciencias Sociales y Andrew no sabia hacía donde orientar sus pasos) La propuesta los pilló por sorpresa, pero era demasiado tentadora para dejarla escapar, por un lado no tendrían que preocuparse por desarrollar un trabajo común y corriente y, además, dar sus primeros pasos teniendo a una multinacional como respaldo, les permitía soñar con una carrera exitosa.

Al igual que otras bandas de la última década, como por ejemplo, Scissors Sisters, MGMT ha tenido mucho más éxito en Inglaterra que en Estados Unidos y este fenómeno se puede atribuir al tipo de público que existe en cada país. En el caso del país norteamericano la gente es algo más cínica, cuando aparece una banda o estilo nuevo, su reacción primaria es pensar que seguramente no serán tan buenos como todos dicen, y por el contrario, los ingleses se entusiasman ante la posibilidad de degustar nuevos estilos y se predisponen a disfrutarlos. Una de las mayores críticas que ha recibido la agrupación en su corta trayectoria, es que durante sus presentaciones en vivo existe poca interacción con el público, y a pesar que la consideran una crítica válida y que la han ido puliendo con cada uno de sus shows, se defienden indicando que no soportan a esos grupos que se pasan más de media hora conversando con el público, que ellos prefieren que cada minuto del concierto sea llenado con música y energía. Por suerte para el público chileno, pronto podremos opinar respecto a la calidad de MGMT, cuando el próximo domingo 1 de abril, se presenten en Santiago, en el marco del festival Lollapalooza Chile 2012.

Para preparar el ambiente a tan esperado evento, acá un video con la presentación de MGMT en la edición 2008 del Festival Glastonbury, interpretando su primer éxito “Time To Pretend”:

Gustavo Inzunza Rojas

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

Lollapalooza Chicago 2012: The Afghan Whigs

Publicado

en

Una de las bandas más reconocidas del rock alternativo durante la década de los noventa, vive su retorno a los grandes escenarios, y de entre una serie de presentaciones agendadas por Norteamérica y Europa, el escenario del Lollapalooza en Chicago se erige como una de las paradas más importantes del grupo liderado por Greg Dulli.

El sol arremete sobre el Grant Park, cuando Dulli y compañía se alista sobre el escenario. Un “¿Qué tal?” y “Uptown Again”, da el comienzo a un set acotado, pero lo suficientemente certero como para comprobar que el regreso de los norteamericanos, además de sonar fresco y potente, ahora se enriquece por la madurez de sus integrantes. La solidez y actitud de Dulli, se mantiene intacta, y el resto de la banda se mantiene en forma y brilla en escena, con un grupo de coristas, teclado, y a Rick Nelson en el violín. Se ve a un grupo de músicos que disfruta lo que hace. No hay momento para pausas, y el rock continúa su marcha con “I’m Her Slave” y “What Jail Is Like”, donde se puede comprobar que los años sólo pasan en vano para aquellos que no saben aprovecharlos.

¡Es hora de bailar!, afirma el vocalista, cuando la batería, el contrabajo y el bajo de John Curley marcan el ritmo de “Fountain And Fairfax”, que entusiasmó a un sector del público, mientras el resto observa con respeto, quizás conteniendo las energías para un número más “grande”. El grupo de coristas canta a dúo con Dulli en “66”, quien se quita sus gafas de sol para ver más claramente a los miles de asistentes que a esa hora, llenan el Red Bull Soundstage.

En “Gentlemen”, Dulli sacaba el micrófono de su atril para recorrer el escenario, antes de volver a su puesto para seguir arremetiendo con la guitarra. Con una descoordinación al principio del tema, que sacó risas de la banda y los asistentes, “Somethin’ Hot”, destacó por la fuerza de la voz de la corista, que en el estribillo llenaba el lugar.

El grupo de coristas se retira del escenario para dejar a la banda en plenitud, e interpretar “Crazy”, con un dueto final de guitarras de Rick McCollum y Dave Rosser, que siguieron haciendo de las suyas con un par de punteos, en “My Enemy”.

El primer cover de la jornada llegaba con “See And Don’t See”, original de Marie “Queenie” Lyons, marcando un momento íntimo, con Dulli bajando del escenario, para posarse sobre los amplificadores enfrente del público, en una interpretación que se transformó en uno de los puntos álgidos de la presentación. “Love Crime”, de Frank Ocean, fue el segundo cover interpretado por la banda, y donde Dulli volvió a robarse la película, esta vez tocando el teclado.

El coro volvía, y también el rock, con la intensa ejecución de “Going To Town”, donde todos los músicos formaron el momento más entrañable del recital. Potencia y sentimiento en estado puro. Un agradecimiento por parte del líder de la banda, antes de presentar el último tema de The Afghan Whigs en Lollapalooza. “Miles Iz Ded” del disco “Congregation” (1992), puso la nota final para una remarcable presentación, de unos clásicos que han trascendido a su propia historia.

Con una hora de show, The Afghan Whigs dejaba el Red Bull Soundstage como uno de los números más sólidos en lo que va de la jornada. Cuando el paso de los años no es excusa para el rock. Ojalá, y en un futuro cercano, podamos disfrutarlos en nuestras tierras.

Setlist

  1. Uptown Again
  2. I’m Her Slave
  3. What Jail is Like
  4. Fountain and Fairfax
  5. 66
  6. Gentlemen
  7. Somethin’ Hot
  8. Crazy
  9. My Enemy
  10. See and Don’t See (cover de Marie “Queenie” Lyons)
  11. Love Crime(cover de Frank Ocean)
  12. Going to Town
  13. Miles Iz Ded

Por Sebastián Zumelzu

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Colossus Colossus
DiscosHace 22 horas

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

Publicidad

Más vistas