Conéctate a nuestras redes
Pennywise Pennywise

En Vivo

We Are One Tour 2018: La unión hace la fuerza

Publicado

en

La gran cumbre del punk y el hardcore del año se vivió anoche en Club Blondie, en la más reciente edición del festival “We Are One”, que en esta ocasión estuvo encabezada por la espectacular actuación de los veteranos de Pennywise, quienes, celebrando treinta años de historia, se mandaron un show inolvidable, respaldado por la entusiasta respuesta del público, que lo dio todo en una jornada maratónica. Desde la apertura de los chilenos de Valium, hasta el cierre con Pennywise, We Are One fue una experiencia llena de energía y pasión.

Valium

Los chilenos estuvieron 25 minutos sobre el escenario y los aprovecharon bien. Pese a que el inicio contó con varios problemas de sonido, los nacionales pudieron sacar adelante el show y repasar lo mejor de su álbum “Nuestro Lugar” (2015). Además, presentaron a su nuevo guitarrista, Ricardo Godoy, músico que logró convencer a la fanaticada, haciendo justicia a los más de diez años de carrera de Valium. Tuvieron que sortear algunos ripios durante su actuación, pero al final con “No Me Quiero Acostumbrar” la fiesta estaba más que armada y se mantuvo en lo más alto durante el resto de la noche.

Belvedere

El primer número canadiense de la jornada fue el cuarteto bautizado como Belvedere, quienes, de la mano del skate punk y el hardcore melódico, han sabido mantener una carrera de más de veinte años. Promocionando su más reciente disco, “The Revenge Of The Fifth” (2016), la banda encabezada por Steve Rawles se mandó un set de catorce veloces canciones, que fueron disfrutadas a concho por los fans que se tomaron la pista de baile para danzar entre combos y patadas.

Comenzando el show con “Shipwreck”, destacaron en el repertorio canciones como “Subhuman Nature”, “Repetition Rejection” y las que pusieron fin a la actuación de los canadienses, “Closed Doors” y “Brandy Wine”. La presentación fue breve, pero suficiente para dar un repaso a lo más destacado de la historia del conjunto y, de paso, dejar satisfechos a sus seguidores.

Comeback Kid

El regreso de la banda de Winnipeg se enmarcó como el acto más pesado de la noche. En promoción de su sexto álbum, “Outsider” (2017), el conjunto se tomó por asalto el recinto provocando los mosh pits más violentos de la velada. Desde la partida con “False Idols Fall” hasta el cierre con “Wake The Dead”, Comeback Kid fue una máquina que arrasó con todo.

Los problemas de sonido fueron la tónica durante los recitales de las primeras bandas, y en el caso de Comeback Kid la mezcla durante los primeros minutos era demasiado baja y daba poco énfasis a los instrumentos. Los gritos de Andrew Neufeld llenaban el recinto, pero no así la música de sus compañeros, lo que quitó potencia a cortes como “Do Yourself A Favor” y “G.M. Vincent & I”. Sin embargo, esto no fue impedimento para que la audiencia disfrutara del espectáculo, coreando y mosheando cada uno de los cortes.

Sin espacio para pausas, pero sí para reconocer que este había sido una de las mejores fechas del tour por parte de Andrew Neufeld, Comeback Kid cerró participación en el certamen con “Talk Is Cheap” y “Wake The Dead”, que mató los últimos cartuchos en un final tremendo. Más que satisfechos, todo estaba en su lugar para recibir al gran plato fuerte de la noche.

Pennywise

En su tercera vez en Santiago, Pennywise retornó para celebrar su aniversario número treinta, y qué manera de hacerlo. Si bien, “Never Gonna Die” (2018) es la última placa lanzada por el grupo, sólo una canción de esta, “Live While You Can”, fue presentada en el concierto de anoche, todo para dar espacio a los clásicos de su carrera y poner a cantar y a bailar a todo el público.

Todo comenzó con “Peaceful Day”, seguida de “Rules” y “Homesick”, en momentos donde, desde la mesa de sonido hacia adelante, no se podía estar de pie sin ser arrastrado por la masa de gente corriendo y empujándose sobre la pista. Era impresionante comprobar que ni siquiera refugiarse en los bordes del recinto era suficiente para escapar de la ola. Una verdadera locura se vivió durante todo el recital, la que sólo fue creciendo a medida que seguían cayendo los hits.

Society”, “Fuck Authority” y el cover de Bad Religion, “Do What You Want”, fueron algunos de los puntos álgidos de un show, el que siempre se mantuvo en lo más alto. El elogio a la fanaticada tampoco estuvo ausente, y fue Fletcher Dragge quien declaró que estaban viviendo el mejor show de la gira. Y es cierto, lo de anoche estaba ideal para ser capturado para un futuro lanzamiento en video o algo por el estilo. Sobre todo cuando la postal que marcó el epílogo, con los miembros de Belvedere y Comeback Kid cantando al unísono “Bro Hymn” junto a Pennywise en el escenario, mientras la muchedumbre no paraba de correr en el remolino, fue una de las grandes imágenes que nos dejó 2018 en el ámbito de los recitales en Chile.

Haciendo honor a su nombre, “We Are One” nos brindó una jornada llena de energía y pasión, donde quedó comprobado que la unión hace la fuerza y da como resultado shows inolvidables. Esperamos con ansias la edición del próximo, pero, por ahora, la vara quedó muy alta.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Cigarettes After Sex: Fragmentos de la intimidad

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Era un 16 de diciembre de 2017 y Santiago recibía por primera vez a Cigarettes After Sex, proyecto de El Paso, Texas, liderado por el músico Greg Gonzalez, que llegaba a consagrar una popularidad que comenzó a gestarse desde 2012 con el aclamado EP “I”, y que fue creciendo año a año hasta presentar un debut homónimo en 2017. Ahora, lejos del contexto festivalero y en pleno 2019, el anuncio del primer concierto en solitario del conjunto desató una calurosa respuesta de su fanaticada, agotando la totalidad del recinto original para luego moverse a uno de mayor capacidad. Cúpula Multiespacio, también agotado, sería el lugar donde artista y público se encontrarían una vez más y, a pesar de no haber tenido mucho material nuevo desde la última ocasión hasta ahora, el fervor era igual de potente, o incluso más que en la primera instancia de encuentro.

Pese a un ligero retraso en el inicio del concierto, principalmente debido a complicaciones por un inadvertido proceso de reubicación que atrasó el ingreso de los asistentes, a eso de las 22:18 horas apareció la banda en escena, siendo el frontman Greg Gonzalez el último en tomar posición ante una ovación general de la fanaticada que repletó Cúpula Multiespacio para la segunda vez en nuestro país del conjunto texano. Y casi en un contraste perfecto, esta nueva visita significó un opuesto absoluto de la anterior, primero por ser un show en solitario y no en el contexto de un festival, y segundo, por capturar la esencia misma de la instancia en un espacio más íntimo, y no bajo el manto de la noche como aquella jornada de diciembre en Planetario Santiago.

Al momento de debatir sobre la propuesta de Cigarettes After Sex, es innegable no reconocer ciertos puntos presentes en su obra, como por el ejemplo la cinematográfica transición que se genera con su música, cuyas armonías van estructurando una secuencia que absorbe elementos en el camino y los vuelve a reutilizar en distintos puntos como parte de un relato cíclico, propio de la poesía.

Desde el mismo comienzo con “Opera House” y “Sesame Syrup”, Gonzalez y los suyos adoptan ese papel de narradores, que los conlleva a comprometerse de una manera más íntima y directa con su audiencia, permitiendo que el trance que viven los integrantes interpretando las canciones sea transmitido hacia un público que echa su imaginación a volar al ritmo de los sonidos, con canciones que los transportan hasta la intimidad de su habitación o hacia el recuerdo de algún atesorado momento con alguien importante para ellos. Para eso y mucho más, Cigarettes After Sex ha servido como la banda sonora de fragmentos propios de la intimidad, facilitando el afloro de sentimientos felices y tristes, de alegría y melancolía, las cosas buenas y no tan buenas de una vida que, de una u otra manera, a todos nos golpea en algún momento.

Es claro que uno de los atributos principales de esta propuesta es el minimalismo, sobre todo cuando se pone en la balanza el exceso de producción que existe en mucha música de hoy en día, donde pareciera que entre más capas posibles de sonidos pueda tener, es mucho mejor para la audiencia. En ese contexto, Gonzalez opta por un minimalismo en todo aspecto de la palabra, desde el mismo arte de los discos, hasta las visuales de un concierto, donde imágenes cinematográficas sirven para situar el escenario en algún punto específico de una historia que es muy subjetiva, pero que a la vez permite generar un consenso que obtiene similitudes entre quienes lo presencian.

Tal como lo hacen canciones como “John Wayne”, “Affection” o el gran cover de REO SpeedwagonKeep On Loving You”, una cálida atmosfera se apoderó del lugar durante la totalidad de la presentación, con la gente escuchando atentamente y en silencio cómo una banda conectada a más no poder ejecutó a la perfección cada movimiento dentro de esta obra, que, si bien se mantuvo calma, igualmente generó las más alocadas reacciones cuando tocaron algunas de sus composiciones más aclamadas, como “K.”, “Nothing’s Gonna Hurt You Baby” o “Apocalypse”, que cerró el set principal ante un clamor general pidiendo más. Se había esperado mucho por esta noche y nadie quería que terminara tan rápido. Como pocas veces en esta gira, un bis llegó de la mano de “Young & Dumb” y, ahora sí, tras poco más de una hora sobre el escenario, Gonzalez y los suyos dijeron adiós.

Así como un concierto puede ser el momento perfecto para entrar en catarsis y liberar energías, también puede convertirse en una instancia absolutamente opuesta, donde la música nos invite a la reflexión y a poner en pausa el caótico ritmo de vida que no deja dormir a la ciudad durante la cotidianeidad. Aunque fuese por un tiempo cercano a los ochenta minutos, Cigarettes After Sex demostró que un pequeño rincón de la capital puede albergar muchas más emociones que una ciudad entera viviendo a paso acelerado allá afuera. No hay nada como una buena obra con tintes cinematográficos, que respete una estructura de desarrollo para llevarnos en un relato con distintos capítulos, escenas y momentos que queden impregnados en la memoria del espectador. Es posible que muchos de los asistentes hayan salido con una idea fija en su cabeza o que este fugaz momento haya marcado un antes y un después en sus vidas, pero lo cierto es que desde ahí proviene el poder de la música; te puede mover, hacer sentir, marcar y definir tu personalidad en base a una obra que, aunque muchas veces de carácter personal, siempre tendrá la esencia de ser algo netamente subjetivo al oyente.

Setlist

  1. Opera House
  2. Sesame Syrup
  3. Crush
  4. John Wayne
  5. Affection
  6. Keep On Loving You (original de REO Speedwagon)
  7. K.
  8. Sweet
  9. Sunsetz
  10. Nothing’s Gonna Hurt You Baby
  11. Each Time You Fall In Love
  12. Apocalypse
  13. Young & Dumb
  14. Dreaming Of You

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 3 días

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Duck Duck
DiscosHace 5 días

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 6 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 2 semanas

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 2 semanas

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 2 semanas

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 3 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 3 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 4 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Publicidad
Publicidad

Más vistas