Conéctate a nuestras redes
VUUR VUUR

En Vivo

VUUR y Delain: Reinventando la misma rueda

Publicado

en

Es extraño que se hable siempre majaderamente de cómo el rock pierde terreno ante otros estilos, principalmente por dos motivos. El primero es que en los números no hay grandes pérdidas y público sigue existiendo. El segundo es que, en lo creativo, no hay grandes estancamientos en la visión más general, algo marcado por la existencia de cada vez más (y mejores) mujeres dentro de las posibilidades creativas, algo que hemos dicho muchas veces, por ejemplo, cuando Courtney Barnett vino el 1 de marzo pasado, sin ir más lejos. Por eso la velada del 19 de mayo en el Teatro Cariola no sólo tenía mucho de interesante por la calidad, sino también por las visiones sobre el rock que se ponían en escena, con Delain volviendo luego de apenas siete meses y VUUR luego de quince.

Pese a la prontitud de estos retornos, la gente llegó desde temprano, en una jornada que sería abierta por el crédito nacional Caterina Nix, quien con su banda entregó su ya acostumbrada solvencia y buena voz, junto a canciones bien tocadas que, sin embargo, dentro del contexto de la noche, quizás sería lo más clásico que veríamos en escena, no por ello siendo menos excelente.

El dueto de Caterina con Karin de Slaverty como invitada fue una muestra maestra de cómo se opera en el rock sinfónico. Igualmente fue una buena chance de ver cómo se vienen las novedades con la artista, que hace poco lanzó “Furyborn”, primer sencillo con su banda Chaos Magic, cuyos músicos la acompañaron en escena en media hora precisa para entregar calidad de entrada a los centenares que llegaron temprano.

Delain

Veinticinco minutos después de finalizado lo de Caterina Nix, vino el turno de Delain, que, a menos de dos años desde su debut en Chile, retornaba con material nuevo, el EP “Hunter’s Moon” lanzado hace tres meses. Pero el show que mostraron en el Cariola distaba de enfocarse en novedades y fue más cercano a ese show del Club Subterráneo en 2017, recorriendo la historia de la banda, algo inteligente considerando que a esas alturas, además del público de la banda holandesa, también iba llegando la fanaticada de Anneke Van Giersbergen que más adelante tocaría con VUUR.

Delain es una banda inteligente, de esas que entiende cómo se debe evolucionar, y es excelente la vuelta de tuerca que logra porque hace que un sonido, que pareciera estar estacionado en convencionalismos, logre llegar a un estado mucho más ligado a sonidos populares. Esto puede ser complejo para públicos más tradicionales, pero en una noche como esta calza perfecto, dados los cánones desafiados en la jornada.

Desde el comienzo con “Go Away” y la muy bien recibida por la gente, “Suckerpunch”, que se notó que el nivel de sonido del micrófono estaba muy bajo, algo extraño dada la profundidad de la voz de Charlotte Wessels. Mucho más adelante, ella se disculparía porque no podía dar el cien por ciento al estar muy resfriada, algo que tampoco se notó mucho porque la vocalista saltó y se movió como si estuviera mejor que nunca, y números exigentes con su voz, como “Get The Devil Out Of Me”, funcionaban bien, mientras el resto de la banda se lucía también.

Es interesante cómo es que Delain se mueve en materia estilística, con un look cercano al metal sinfónico, pero que en sus composiciones llevan más hacia el pop, e incluso con citas al famoso millennial woop y líneas más parecidas a lo que haría un Paramore que un Within Temptation o un Nightwish. He ahí también la mirada más interesante que provocan, porque no se trata de un rock sólo muy bien hecho, sino también de una evolución que puede llegar a más oídos, sin duda alguna. Por ejemplo, “Hunter’s Moon”, lo más nuevo de la banda, muestra el camino que pueden seguir, más ligado a la faceta pop que al rock, lo cual es interesante porque hoy no existe verdadero metal pop.

Entre jams de Timo Somers y Joey de Boer, e interludios programados, la banda iba marcando distintos momentos en el show, aunque sin propósitos narrativos o expresivos claros, lo que hacía lucir al concierto como algo más extenso de lo que fue. Ello no afectó mayormente el desarrollo de un espectáculo cuya mayor dificultad seguiría siendo el micrófono no en el nivel óptimo para destacar la voz de Charlotte, quedando sumergida en los instrumentos en canciones como “Mother Machine” o “We Are The Others”, y sería también algo que afectaría a la propia Anneke, por lo que no se ve como tema sólo de Delain, quienes, eficazmente en 70 minutos, configuraron un show a su medida, con un cierre de antología y muy adecuado con la canción “The Gathering”, buscando comunión y entregando otro camino para reinventar esta rueda que sigue girando como es la del rock.

VUUR

Una figura que sabe bien toda la extensión de ese concepto es Anneke Van Giersbergen, artista que se ha movido por todo el espectro, desde lo más sinfónico y suave a lo más crudo. Precisamente en esta última parte del abanico de posibilidades es con lo que volvía, en este caso a dar un show más extenso que su debut con VUUR en Chile en el Teatro Caupolicán abriendo para Epica, y en este caso cerrando la jornada. Aunque Anneke es conocida por lo melódico y lo sinfónico al servicio de sus canciones, ella sentía que tenía que mostrar su lado más heavy metal, y con VUUR lo hace de gran forma. Si Caterina Nix trabaja desde la excelencia y Delain desde la vuelta más pop, Anneke con VUUR busca el retorno a lo básico, y eso se agradece porque muestra que, aunque los riffs sean más duros, la voz de Anneke evoca la misma sensación épica y calidez adecuadas a las canciones, obviamente.

Tres minutos antes de las 22:00 hrs., tiempo convenido para el inicio del show, la banda salió al escenario y de inmediato con “Time – Rotterdam” quedó claro que, lejos de las aventuras melódicas en las que se había metido Anneke, lo de VUUR es orgánico y directo. Lograr canciones interesantes es el reto inicial, pero superado eso, lo que brilla es el complemento de su voz con instrumentos más rockeros que nunca en la carrera de una artista que hace lo que quiere y le sale bien.

A veces da la impresión de que las canciones que conforman el disco debut de VUUR, “In This Moment We Are Free – Cities” (2017), están sobre desarrolladas; de hecho, durando un poco más de lo que deberían, quitándole fuerza al material. Pero esa fuerza logra estar equilibrada en vivo, haciendo que canciones un poco lánguidas en estudio, como “Days Go By – London” o “The Martyr And The Saint – Beirut” logren tomar real vuelo. Parte del atractivo, claramente, radica en el lenguaje corporal de Anneke y los músicos, todos quienes están disfrutando mucho lo que hacen, y eso que parece un premio de consuelo para muchos, en realidad también se traspasa a la manera de interpretar las composiciones.

Igualmente, queda muy claro que a VUUR le queda camino cuando –fuera de excepciones como “Freedom – Rio” o la muy especial “Sail Away – Santiago”, que sólo apareció en el setlist del show en Chile en esta pasada por Sudamérica– los momentos más intensos fueron con canciones de The Gathering, como “On Most Surfaces (Inuït)” o la versión gigantesca de “The Storm” del proyecto The Gentle Storm. La gente hace sentir eso, aunque en verdad el show tiene un gran equilibrio y muestra cómo Anneke cree en lo que está haciendo, y eso le da un peso y una gravedad específicas al proyecto.

El cierre con “Strange Machines” de The Gathering, luego de bromear con que sólo quedaba una canción porque “tenemos que ir a ver la repetición del capítulo de “Game Of Thrones”, dejó en claro de que Anneke no olvida los puntos de partida, pero que no por ello va a mirar sólo hacia atrás. Es en la nueva vida que toman canciones antiguas donde se nota el valor real de VUUR, un proyecto que propone desde lo básico una manera más fresca de vivir cierto tipo de composiciones más rockeras, proponiendo un cierre preciso para una noche de intérpretes femeninas que muestran el camino, sin copiarse ni siquiera a ellas mismas.

Tras hora y cuarto de VUUR, los aplausos llenaban el Teatro Cariola y, así como llega, se va nuevamente la sonrisa de una Anneke que sabe bien lo que hace, y que logra convencer a todo el mundo de eso, con un goce único en el proceso.

Setlist Delain

  1. Go Away
  2. Suckerpunch
  3. The Glory And The Scum
  4. Get The Devil Out Of Me
  5. Hands Of Gold
  6. Sing To Me
  7. Timo & Joey Jam
  8. Pristine
  9. Mother Machine
  10. Don’t Let Go
  11. We Are The Others
  12. Hunter’s Moon
  13. The Gathering

Setlist VUUR

  1. Time – Rotterdam
  2. On Most Surfaces (Inuït) (original de The Gathering)
  3. My Champion – Berlin
  4. The Storm (original de The Gentle Storm)
  5. Days Go By – London
  6. The Martyr And The Saint – Beirut
  7. Freedom – Rio
  8. Fallout (original de Devin Townsend Project)
  9. Your Glorious Light Will Shine – Helsinki
  10. Reunite! – Paris
  11. Sail Away – Santiago
  12. Strange Machines (original de The Gathering)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Lacuna Coil: Sin miedo a nada

Publicado

en

El acto de sacar la voz se ha convertido en un método de supervivencia para las mentes de chilenas y chilenos después del 18 de octubre. La lucha transcurre en las calles, en las redes sociales, en el espacio público, e incluso en los conciertos. Ya es parte de la “nueva normalidad” que la gente haga hora gritando “el que no salta es paco” y “Piñera culiao”, entonces existe un uso de la voz que no sólo valoriza lo que se dice, sino que el acto mismo de decir y enunciar, que no es más que lanzarse a las profundidades de la incomodidad de dejar de disfrutar el silencio. Eso también es lo que hacen las bandas musicales, lanzarse al sonido, y cuando el tiempo pasa, también es trascendente cómo la voz sigue existiendo, sin doblegarse, tal como ha pasado con Lacuna Coil, agrupación italiana que ya tiene más de dos décadas de historia, en las que obviamente han enfrentado dificultades, y siguen ahí, generando canciones que son puntos de encuentro, pero sin dejar de lado cómo la lucha continúa.

El retorno de los italianos tampoco se hizo esperar tanto, sumando casi tres años de ausencia, pero sí había una deuda que saldar con el público chileno que no vio la gira de celebración de los 20 años de la agrupación, y aquello sería el ingrediente más trascendente de lo que ocurriría más adelante. Antes, la jornada iniciaría con BlackFlow en el escenario de Club Blondie, que mostró por qué fue un nombre destacado en varias publicaciones con su EP “Confusion & Time” de 2018, y más material, aunque el público recién empezaría a repletar el tradicional recinto cuando ya estaba en el escenario la banda que acompañó a Lacuna Coil en su gira sudamericana y también lo hará en la parte asiática de ese periplo, los estadounidenses Uncured.

Es entretenido ver cuando se nota que los músicos en el escenario tienen un carisma contagioso y muestran una verdadera hambre juvenil, algo que es extraño porque en general los grupos de metal llegan a nuestro país lo hacen con mucho recorrido, entonces esas prácticas salen más pauteadas. En cambio, lo de Uncured en su debut en Chile fue explosivo, divertido, potente y con ganas de éxito, y eso incluso se notó en lo rápido que se armó todo para que tocaran: si BlackFlow terminó a las 19:30 hrs., ya a las 19:44 hrs. el cuarteto de New Jersey estaba comenzando con lo suyo, un minuto antes incluso de lo que indicaba el itinerario. Canciones como “Sacrifice”, “Myopic” o “Desecration” mostraban lo frenético del espectáculo, con una ejecución precisa por parte de los líderes del proyecto, los hermanos Zak y Rex Cox, que eran la voz y las guitarras dinámicas de un proyecto que en 45 minutos dejó una gran impresión, incluso estrenando una canción inédita y haciendo un cover de “Roots Bloody Roots” de Sepultura, ganándose a la gente, muchos de los cuales tendrán un nuevo nombre a poner en las playlists.

Pero el evento principal de la noche aún no se asomaba y ya la gente se agolpaba más adelante para ver más de cerca a Cristina Scabbia, Andrea Ferro y el resto de Lacuna Coil, banda que puntual a las 21:00 hrs. inició su show, que tendría casi dos mitades exactas, en la primera con un set basado principalmente en material más nuevo, tanto de “Black Anima”, disco editado en octubre pasado, apenas una semana antes del estallido social en nuestro país, como de “Delirium” (2016).

Reckless”, “Downfall”, “Layers Of Time” o “Save Me” eran tracks elegidos para mostrar la potencia de la propuesta de Lacuna Coil, sin perder urgencia ni voz propia, teniendo su fortaleza en su maquinaria simple pero efectiva. Los timbres de Cristina y Andrea son muy diferentes, pero las canciones les entregan momentos perfectos para lucirse en su extremo a cada uno, sea en canciones más rítmicas como “Blood, Tears, Dust” o en costados más emotivos como la ya mencionada “Save Me”.

Pero la noche no sólo era de canciones y virtuosismo instrumental, sino también de compartir lo que se siente, y por ello es que tras “My Demons” Cristina tomó el micrófono para decir que la banda no es ciega y que han visto las noticias y lo difícil que está todo en el país, así que por ello valoraban aún más la intención de estar ahí, en ese espacio, luchando. La banda sabe qué es luchar y sabe qué es tener que hacer sin mirar atrás, porque en su tiempo, cuando aparecieron en escena, eran algo distinto, no la típica fórmula de una vocalista femenina que flotara sobre la potencia del metal, sino que con diálogo, y potencia por parte de la propia intérprete. “Enjoy The Silence”, el cover de Depeche Mode que pasa ese test de que la versión logre identidad propia, resuena con fuerza y aroma a final del show, con todo el mundo cantando, sacando la voz, unidos ahí.

Pero Lacuna Coil sí salió del escenario, tras la 11ª canción, entonces las caras de sorpresa irrumpían en la Blondie, mientras otras calmaban la cosa diciendo que era la primera mitad del show. Tenían razón en esa aseveración, porque a los cinco minutos el quinteto volvió, con diferente vestuario, y dispuestos a saldar esa deuda con la celebración de las dos décadas de historia con la gente. Canciones antiguas como “A Current Obsession”, “Soul Into Hades” o “Tight Rope” eran coreadas por todo el mundo, y pese a que muchos se nota que vieron el setlist de los shows en Brasil y Buenos Aires, de todas formas había esa sensación de ver algo único, siendo ejecutado con maestría.

Parece ser algo obvio a estas alturas, pero no se debe dejar de mencionar cómo la voz de Cristina Scabbia es implacable, perfecta, lozana y -lo más importante- capaz de arrasar con todo a su paso. Es ese carisma que le han dado los años, además, el que hace que se vea como dominadora de todo lo que pasa, incluso cuando se debe improvisar, como cuando en medio de “1.19” decidió salir del escenario para asistir a una fan que se desmayó en las cercanías de la reja, sin dejar de cantar. Son esos detalles los que muestran parte de la receta para que Lacuna Coil dure tanto tiempo, y es que la fluidez y naturalidad son clave, y por ello cuando Andrea o Cristina dicen que la gente “se mantenga con fuerza” o invitan a corear “We fear nothing” (no le tenemos miedo a nada) sea algo de corazón.

También era divertido cómo la banda no se hizo de rogar para tocar un tema fuera de lo convenido en su setlist a pedido de la gente. El coro popular decía con coordinación impactante “Senzafine”, y quizás la idea le gustó mucho a Lacuna Coil porque la tocaron segundos después, de forma magistral, igual que “Veneficium” y el gran final con “Nothing Stands In Our Way”, donde la banda invitó a la gente a seguir adelante, a que nada se interponga en el camino, y que todos estamos juntos en esto porque lo importante es mejorar lo que se tiene, para todas y todos, y luego de una hora y 52 minutos de alto nivel musical y canciones llenas de emociones, sin duda que son momentos como los entregados por Lacuna Coil los que permiten sacar la voz, incluso lejos de las calles, liberando las vallas papales en las calles de la propia consciencia.

Setlist

  1. Blood, Tears, Dust
  2. Our Truth
  3. Reckless
  4. My Demons
  5. Layers Of Time
  6. Downfall
  7. The House Of Shame
  8. Sword Of Anger
  9. Heaven’s A Lie
  10. Save Me
  11. Enjoy The Silence (original de Depeche Mode)
  12. A Current Obsession
  13. 1.19
  14. When A Dead Man Walks
  15. Soul Into Hades
  16. Tight Rope
  17. Comalies
  18. Senzafine
  19. Veneficium
  20. Nothing Stands In Our Way

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Hotspot Hotspot
DiscosHace 4 días

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 2 semanas

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 3 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 4 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Publicidad
Publicidad

Más vistas