Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Video Games Live: Mission Accomplished

Publicado

en

Un autentico nerdgasm fue lo que vivieron los miles de asistentes que, durante casi tres horas, disfrutaron de la fiesta más grande que se ha desplegado en nuestro país, dedicada a la afición que une a millones de fanáticos alrededor del globo: los videojuegos. En formato de concierto sinfónico/rock, Video Games Live, comandado por el laureado compositor norteamericano, Tommy Tallarico, trasladaba lo mejor de las bandas sonoras de títulos como “Super Mario Bros.” o “God Of War” al escenario del Caupolicán, para ser interpretadas completamente en vivo, para el deleite de todos aquellos que se han pasado horas frente a una pantalla tratando de eliminar al jefe de turno o resolviendo el puzzle para pasar al siguiente nivel. Este evento, es el tributo definitivo a la industria de los videojuegos y, por sobre todo, un regalo para los jugadores de corazón.

Video Games Live es pura diversión de principio a fin. Faltando treinta minutos para el comienzo del show, las pantallas comenzaban a proyectar videos que parodiaban clásicos como “What A Wonderful World” de Louis Amstrong, adaptando la letra de la canción a la temática del juego “Super Mario World”, entre otros videos que sirvieron como antesala para el concurso de disfraces –o cosplay– sobre personajes de videojuegos, competición que ganó un chico disfrazado de “sim”, personaje del clásico simulador de vida que se caracteriza por llevar un “plumbob”, objeto parecido a una pirámide, sobre la cabeza. La simpleza fue premiada por el público y la previa llegaba a su fin para dar pie al gran espectáculo.

Las luces se apagan y en las pantallas se proyecta un poema, cuyo significado sólo podía ser entendido por esta clase de público, que replicó con una fuerte carcajada y estalló en palmas cuando se proyecto la celebre frase “All your base are belong to us”, del juego “Zero Wing”. Estábamos en familia. Comienza la épica introducción que da pie para que la orquesta ponga manos a la obra y Tommy Tallarico, en chaqueta de cuero y guitarra eléctrica en mano, diera el primer riff de lo que sería el primer medley de la noche, dedicado a lo más destacado de la clásica saga “Castlevania”.

El sonido se mantuvo algo bajo para la magnitud del recinto, pero dejando espacio para que cada instrumento pudiera escucharse con claridad. Tallarico ya nos había adelantado, en la entrevista que nos concedió hace unos días, que lo suyo era una show como ningún otro, mezclando la energía del rock, con la solidez de lo clásico y la parafernalia de la tecnología. Y sus palabras se cumplieron al pie de la letra, haciendo de Video Games Live una experiencia completamente audiovisual. La sincronía entre las imágenes y la música era perfecta y el show sobre el escenario era digno de cualquier otro de los tantos conciertos rockeros que ha conocido el recinto de San Diego.

Tallarico se toma unos minutos para conversar con la gente y profesar su amor por los videojuegos y el arte que los circunda, además de confirmar que esta será la primera de muchas visitas que realizará a nuestro país, en lo que pretende transformarse en una tradición anual. Presenta también al director de orquesta y colega de años, Emmanuel Fratanni, con quien comparte escenario para revivir un clásico de la vieja escuela: “Megaman”, que en su largo historial de bandas sonoras, tiene unas cuantas que son emblemáticas, destacando la que abre “Mega Man II” (1988), celebrada a más no poder por la hiperventilada audiencia. Una de las sagas insignes de Nintendo, “Metroid”, era la siguiente escalada, donde además de tocar las melodías más recordadas de los primeros juegos, se dio un repaso a la trilogía “Metroid Prime”, en la que “Tommy Tallarico Studios” se encargó de los efectos sonoros. Para cerrar la sección dedicada a “Metroid”, no podía faltar una seguidilla de imágenes de su heroína, Samus Aran, el sueño húmedo de todo gamer, perdonando el uso de la expresión.

Llegaba la hora de entrar a terrenos más contemporáneos, y si buscamos una saga que se ha establecido como uno de los iconos de nuestra época, esa no es otra que “God Of War”, score que marco la entrada del coro y de la solista Laura Intravia, en un conjunto de voces que desató la titánica furia de Kratos en las dependencias del Caupolicán.

Era momento de un nuevo video, el primero de una serie de hilarantes crossovers de franquicias, que sirvió como puente para el mensaje de Yūji Naka, creador de la legendaria mascota de Sega, Sonic, para invitarnos a escuchar lo mejor de su banda sonora. Sonic es un personaje que en los últimos años ha estado danto tumbos, sin lograr lanzar un título que se equipare a los clásicos de los noventas, sin embargo, su legado sigue teniendo un gran valor y escuchar un tema tan grandioso como “Green Hill Zone”, correspondiente al debut del erizo en la Mega Drive, lima cualquier aspereza que se pueda tener con el personaje. Fratanni toma la palabra para pedir un aplauso a la orquesta nacional que lo acompaña, destacando sus virtudes y profesionalismo –sólo ensayaron por un par de horas, antes de comenzar el show– y dando paso a otro de los momentos climáticos de la noche con la aparición en pantalla de Hideo Kojima, creador de la imprescindible saga de “Metal Gear Solid”, dando su beneplácito a la interpretación de los músicos. La tetralogía protagonizada por Snake, era tributada sobre el escenario poniendo énfasis en los arreglos electrónicos, mientras el mismísimo agente Snake hacía su entrada al escenario camuflado con la tradicional caja de cartón, en una intromisión que saco las carcajadas del respetable. El hombre debajo de la caja era, nada más y nada menos, que Tommy Tallarico, quien anuncia la primera sorpresa de la noche al realizar una world premiere preparada especialmente para el show en Chile. Laura Intravia vuelve a escena con una flauta electrónica para interpretar el medley correspondiente a otra de las sagas más queridas por los fanáticos de Nintendo: “Donkey Kong Country”. El favorito de este redactor, llegó con una serie de nuevos arreglos compuestos por la americana, y que sirvieron como un plus para uno de los pasajes más festivos de la noche.

Tallarico no sólo se dedica a interpretar lo más destacado del catálogo “videojueguil”, sino que también se da un espacio para mostrarnos una de sus más queridas composiciones. El bizarro “Earthworm Jim” es plasmado en las pantallas e interpretado por la filosa guitarra de Tallarico, impregnando de sabor “noventero” al surreal mundo del gusano aventurero. La fusión del universo de “Final Fantasy” y los personajes de la factoría Disney, se transformaron en protagonistas cuando tocó revisar la saga “Kingdom Hearts”, y luego Koji Kondo, legendario compositor japonés responsable de crear la banda sonora de los títulos más emblemáticos de Nintendo, intervenía para presentar el tema central de una de las sagas más importantes en la historia de los videojuegos: “The Legend Of Zelda”. Con una interpretación emotiva y perfecta, entrábamos al interludio.

Una barra de “loading” se llenaba en la pantalla principal, mientras un técnico calibraba la guitarra del “Guitar Hero”, que más tarde sería usada para una performance en vivo. Los ánimos no decaen y cuando la barra esta llena, los músicos hacen su entrada para continuar con la fiesta. Tallarico hace hincapié en el buen gusto de los chilenos, al haber elegido por votación popular el setlist y poner entre las canciones elegidas a una de las aventuras más grandes del último tiempo, y que se transformó en un clásico de culto para los poseedores de una PS2. “Shadow Of The Colossus” (2005), con sus enormes bestias y aventura épica se dejó contemplar con emoción.

Las sorpresas continuaban con el arribo de Russell Brower al escenario. El hombre que se ha dedicado a componer para Blizzard Entertaiment, llegaba para dirigir a la orquesta en “Invincible”, correspondiente a la banda sonora de “World Of Warcraft: The Wrath Of The Lich King” (2008). Más allá de la excelente interpretación de la orquesta en la composición basada en la caída y redención del príncipe Arthas, la participación de Russell será recordada por el sobrenombre que la galería le puso, “peluca”, a propósito de su frondosa cabellera.

Nuevo video, esta vez mofándose de los peores doblajes en la historia de los videojuegos, que sirvió de cortina para otra world premiere, que tuvo de invitado especial al chileno Cristián Escobar, quien fue contactado por Tallarico después de haber escuchado un remix que hizo de una de sus propias composiciones. El chileno salió con el apoyo de todo el público para tocar un medley de los clásicos de Arcade, entre los que aparecieron “Pac-Man” (1980) y “Space Invaders” (1978). Koji Kondo regresaba, esta vez para presentar el segmento esperado por muchos. “Super Mario Bros.”, la saga más famosa de la industria, tenía su merecido homenaje con los dos plomeros italianos más famosos del mundo como amos de la función.

Lleno de chascarro estuvo la participación del chico que ganó el concurso de “Guitar Hero” que se realizó antes del concierto. Una guitarra descalibrada opacó su interpretación de “The Pretender”, tema de Foo Fighters incluido en “Guitar Hero III: Legends Of Rock” (2007), fallando estrepitosamente en su primer intento, para luego reivindicarse en el segundo, aún así, sin lograr la puntuación perfecta que esperaba. Una mala pasada que fue mesurada por los vítores de la fanaticada.

Los clásicos regresaban con una de las franquicias de lucha más populares. “Street Fighter II” (1991), tuvo solos de guitarra y hadoukens por doquier. De la banda sonora de “Final Fantasy VII” (1997), estandarte de los RPG, era extraído el corte “One Winged Angel”, que tuvo como punto álgido el coro que clama el nombre del malvado Sephirot. La melodía adormecedora de Jigglypuff nos aproximaba a uno de los segmentos más nostálgicos del concierto, el que estuvo dedicado a “Pokémon”, tanto a la serie televisiva, como a la de videojuegos. Recuerdos de infancia que afloraron instantáneamente cuando tocó parafrasear el discurso de presentación del Equipo Rocket, eternos némesis de los protagonistas de la serie.

Bis, y es hora de llegar a uno de los clásicos obligados de Video Games Live. “Chrono Trigger” (1995) y su secuela “Chrono Cross” (1999), marcaron la última gran estocada del conjunto. El público pedía más y Tallarico, junto a Intravia, se despachan una coreada versión de “Still Alive”, tema que cierra la aventura laberíntica de “Portal” (2007), llena de cizaña e ironía, es el cierre perfecto para un show que, a pesar de su larga duración, se pasa volando.

Tallarico cumplió la misión, pasó de fase, salvó a la princesa, llámenlo como ustedes quieran. Lo cierto es que su Video Games Live es, efectivamente, la gran celebración de la industria del videojuego. Apelando a la nostalgia, a las emociones y a la magia que se encuentran detrás, de lo que para muchos no es más que un juego para niños. Tallarico prueba lo contrario, y lo hace a lo grande. Y lo mejor de todo es que, terminado el show, sólo quedan ganas de llegar a casa y echar mano a la consola más cercana. Eso en lenguaje gamer se llama “Mission Accomplished”.

Setlist

  1. Intro
  2. Castlevania
  3. Megaman
  4. Metroid
  5. God Of War
  6. Sonic The Hedgehog
  7. Metal Gear Solid
  8. Donkey Kong Country
  9. Earthworm Jim
  10. Kingdom Hearts
  11. The Legend Of Zelda
  12. Shadow of the Colossus
  13. Invincible (de la banda sonora de World Of Warcraft: The Wrath Of The Lich King)
  14. Medley Clásicos de Arcade
  15. Super Mario Bros.
  16. The Pretender (de Foo Fighters, extraída de Guitar Hero III: Legends Of Rock)
  17. Street Fighter II
  18. One Winged Angel (de la banda sonora de Final Fantasy VII)
  19. Chrono Trigger / Chrono Cross
  20. Still Alive (de la banda sonora de Portal)

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Sebastián Rojas

Publicidad
6 Comentarios

6 Comments

  1. Claudio

    11-Oct-2012 en 2:52 pm

    La presentación fue emocionante hasta las lagrimas, este review crea la misma sensación. Un show simplemente épico.

    • Marcelo Cabrera

      12-Oct-2012 en 3:33 pm

      Totalmente de acuerdo, este articulo refleja y revive fielmente lo que vivimos esa noche… Faltaron varios otros clasicos, pero se valora un show de 3 horas, los dialogos con el publico, las bromas, y las exclusivas.
      Sin lugar a dudas estaremos ahi presente el proximo año.
      (Y llevare mas baterias XD XD XD)

  2. Neocrack

    11-Oct-2012 en 8:59 pm

    Muy buen review lo lei completo muy emotivo

    el show fue demasiado bueno quede afonico de tanto gritar
    lo mejor hasta el momento en chile en el mundo gamers

  3. Chalo Baquetas

    11-Oct-2012 en 11:04 pm

    Un Show totalmente genial, increíble en cada momento, muchos momentos gratos y graciosos… ojalas el proximo año toquen con muchisimos más músicos y más canciones… 🙂

    • Marcelo Cabrera

      12-Oct-2012 en 3:35 pm

      Siiii, mas musicos… Y asientos mas comodos XD XD XD

      porque los asientos que nos tocaron eran un calvario para 3 horas

  4. Flaco

    12-Oct-2012 en 12:24 pm

    Siento no estar de acuerdo con Uds., pero mala escenografía, videos conocidos, incluso la seleccion de canciones no me pareció muchas veces, por ejemplo, Final Fantasy hay mucho para tocar y muy mala elección, lo mismo Chrono Trigger, tocaron la canción del mapa a parte de la de Frog.
    En mi opinión falto que por cada juego hiciesen una pasada por los temas mas icónicos, por ejemplo cuando se gana una batalla, boss, además de alguna clasica.
    Fue un buen momento, pero mal explotado, se perdio como media hora con el tipo de guitar hero por ejemplo.

Responder

En Vivo

The Offspring, Eterna Inocencia y BBS Paranoicos: Final de fiesta

Publicado

en

The Offspring

Es imposible no pensar en el contexto antes de plantearse cómo hablar de un show realizado en medio del avance del SARS-CoV-2, coronavirus que deriva en la enfermedad COVID-19, hoy una pandemia global. Es difícil no pensar en la ineptitud de las autoridades que, pese a la tardanza del virus en llegar a Chile, aún no toman las decisiones que podrían evitar un contagio a niveles terribles. Así, no es extraño que el show de The Offspring en nuestro país sí pudiera realizarse, aunque en la previa hubo múltiples cuestionamientos. La industria del entretenimiento está sufriendo en todo el mundo y, al final, este fue el último concierto quizás hasta cuánto tiempo más. Y eso está bien, y es lo correcto, por culpa de un virus que no ataca con fuerza a quienes van a eventos así, sino a los adultos mayores.

Sin embargo, este cierre de fiestas, pese a tener tanto en contra y tanto que analizar fuera del escenario, en el lugar donde la gente pone sus oídos, ojos, cuerpos y corazones, lo cierto es que presentó tres bandas que exploraron los lados más brillantes del punk, de todo lo que significa, ya sea el compromiso social –como hizo Eterna Inocencia–, con la rabia del pleno acto de vivir como hace BBS Paranoicos, o desde el lado de disfrutar el sonido como The Offspring. En una extraña burbuja con forma de cúpula como es el Movistar Arena, pudimos ver una comunidad unida, sin temores a una pandemia mundial. Y es que la fiesta fue completa para quienes asistieron, pese a la postal de personas con mascarillas (que se supone no sirven para enfrentar un posible contagio) o también las noticias que llegaban de la suspensión de múltiples eventos y actividades productivas del país, anticipándose a las autoridades, las grandes perdedoras de cualquier jornada en los últimos meses.

BBS Paranoicos abrió con puntualidad los sonidos a las 17:45 hrs., y lo hizo con “Sin Salida”, “Mis Demonios” y “La Rabia”, una triada que en poco más de cinco minutos dejó en claro el espíritu que inundaría la siguiente hora de música, que de forma exacta iba hilvanando canciones de furia, desesperanza o reafirmación del ser, como “Sanatorio”, “Mentira” o el hit “Ruidos”. En medio de eso, la gente saltaba al son de “el que no salta es paco” o de los gritos de “Piñera conchetumare, asesino, igual que Pinochet”. La banda respondía diciendo que era clave ir a votar, mientras lucían sus poleras negras con la leyenda “#APRUEBO” por delante, dejando su tradicional logo por la espalda.

Aunque el micrófono de Omar Acosta no tenía mucha claridad –algo que hacía que se perdieran parte de las letras–, la interpretación en todo sentido funcionaba perfecto. “Como Una Sombra” o “Calla y Espera” retumbaban mientras ya se pasaba de un millar a varios miles de personas en Movistar Arena. La parte de adelante fue siempre la más entusiasta y, aprovechando el espacio, incluso hubo un circle pit que probablemente contravino cualquier recomendación de distanciamiento social por el coronavirus, pero que a quienes estuvieron ahí no les importó. Igualmente, se hacía rara esa sensación de ver un show con tal nivel de compromiso social y, a la vez, notar que las ganas de formar parte del momento podían ser contraproducentes respecto a la salud pública. De todas formas, una hora después, tras el doblete entre “Irreparable” y “No Lo Veo Como Tú”, se cerró no sólo un show tremendo de BBS Paranoicos, sino también el inicio de esta extraña, pero potente jornada de punk.

La continuación no iba a ser menos fuerte con Eterna Inocencia. La banda argentina, que hace de la consigna social parte de las historias que cuentan, se atrasó cinco minutos de lo que supuestamente debía ser el inicio del show, aunque eso no mermó en la vibra de la gente o de los músicos. Nuevamente sería el micrófono del vocalista principal el que generaría problemas, esta vez dejando en un nivel más bajo del necesario a Guillermo Mármol, cuya labia es importantísima en cada track que se despachó, desde “Viejas Esperanzas” o desde “A Los Que Se Han Apagado…”. Lo más impactante de lo que hace el quinteto es cómo logran el sonido que tienen, que los acerca más a Bad Religion en la pulcritud que a conjuntos más desprolijos que ven en lo instrumental algo secundario. Sí, las letras y las convicciones de Eterna Inocencia son algo que los acerca al público y a una sociedad completa, con “La Risa De Los Necios” –dedicada al “cura obrero”, Mariano Puga– o “El Guardián” como ejemplos de ello. Pero también hay espacios como el instrumental después de “Le Pertenezco A Tus Ojos…” que dejan en claro cómo EI es muchísimo más en vivo que en estudio.

Episodio aparte fue el freno que la banda le dio al show por más de cinco minutos con el fin de que la gente amontonada dejara espacio para que atendieran a un chico que estaba con problemas de salud en la multitud. Cerrando con “Weichafe Catrileo”, canción inequívocamente destinada a la lucha en la que, pese al desvío lamentable que presenta la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, sin duda que continúa, y que tras más de una hora de fuerza escénica también se pudo compartir con las grandes letras e interpretación de una banda de punk que es mucho más que eso a estas alturas para sus fans en nuestro país.

Cuando el reloj marcaba las 21:00 horas en punto, el recinto bajaba sus luces y las trompetas características de “Pretty Fly (Reprise)” –canción que cierra el icónico “Americana” (1998)– daban inicio al número estelar de la jornada. Y es que, luego de la enérgica rendición de los clásicos “Americana”, “All I Want” y “Come Out And Play”, no cabía duda de que los fanáticos de The Offspring ansiaban un baño de nostalgia tras casi cuatro años de espera y del reagendamiento dado por la contingencia en el territorio nacional. El triplete, ovacionado y disfrutado por los presentes hasta con bengala incluida, dejó en evidencia el excelente estado de la banda gracias a una perfecta ecualización que reverberó sin problemas en el globo. Tras dicho inicio, Dexter bromeó que este sería “probablemente el último concierto en el hemisferio occidental” y que, a pesar de todo, no podían cancelar tan especial reencuentro. El vocalista finalizó su humorística intervención no sin antes recomendar evitar el contacto físico para prevenir cualquier contagio relacionado a la pandemia que acecha al mundo por estos días.

Pausando el repertorio típico por algunos momentos, el cuarteto estadounidense presentó “It Won’t Get Better”, una de sus más recientes creaciones, ante una respetuosa audiencia que apoyó con palmas cuando la canción y los músicos lo requirieron. Luego, volvieron al ruedo con “Want You Bad”, “Session”, “Original Prankster” y “Staring At The Sun”, hitazos que encendieron al público y lo llevaron a iniciar diversos –y poco recomendados– mosh pits a lo largo de la sección. La voz de Dexter merece mención aparte, pues, a pesar de los años, llega a los tonos requeridos por la selección y es capaz de interpretar con la fuerza que una agrupación de este estilo demanda. Al finalizar un diálogo que sólo The Offspring puede llevar a cabo a la perfección, haciendo chistes sobre cómo Dexter, aparte de ser el liricista principal de la banda, también tenía un doctorado en virología, llegando a la hora de los covers. Y es que, tal y como lo reconocieron en el escenario, no habría grupo sin Ramones o sin la influencia de los hermanos Young.

Una vez terminado el homenaje, los norteamericanos versionaron sus tradicionales “Bad Habit”, “Gotta Get Away” y una emotiva “Gone Away” en piano, la que demostró el correcto estado vocal de Holland y constituyó una mezcla perfecta entre aterciopelados tonos de sensibilidad y el estruendo característico de la banda hacia el ocaso del tema. Luego, los éxitos insignes de la banda “Why Don’t You Get A Job?”, que incluyó unas pelotas plásticas de colores para interactuar con los fans, “(Can’t Get My) Head Around You”, “Pretty Fly” y “The Kids Aren’t Alright” sentaron precedente de que la potencia del grupo sigue incólume tras 34 años de carrera. Hacia el epitafio del periplo, y a modo de encore luego de un par de minutos de reposo, retornaron al escenario para finalizar con dos clásicos y un inesperado tributo a Pennywise, quienes tuvieron que restarse del evento a última hora dada la alerta de salud mundial. Cerrando con “You’re Gonna Go Far, Kid”, “Bro Hymn” y “Self Esteem”, The Offspring le puso broche de oro a una icónica noche en Movistar Arena, lugar que marca un hito de masividad en la historia del grupo en cuanto a conciertos en nuestro país.

Tomando las palabras de Holland en los últimos minutos del show, es menester mencionar que este fue, probablemente, el bastión final en un largo tiempo de eventos masivos en la industria de la música en Chile y en occidente. Sin embargo, eso no fue impedimento para el disfrute de miles de asistentes que llegaron y lo dieron todo en un espectáculo que logró llevarse a cabo de manera perfecta, pese a todos los contratiempos y dificultades que surgieron. Ciertamente, resulta muy importante tomar las recomendaciones del vocalista antes de despedirse: “Cuídense, por favor. Hasta la próxima”. Un incierto cierre temporal para el showbiz musical que promete un “hasta luego”, pero que desconoce qué tan pronto se reactivará el flujo normal y necesario de adrenalina y fervor que solamente las melodías pueden proveer a los habitantes de esta tierra.

Setlist BBS Paranoicos

  1. Sin Salida
  2. Mis Demonios
  3. La Rabia
  4. No Siento Culpa
  5. Eterno Retorno
  6. Sanatorio
  7. Mentira
  8. Ruidos
  9. Corazón Al barro
  10. Tanto Insistir
  11. Daño Permanente
  12. Recuerdos
  13. Como Una Sombra
  14. Cristales
  15. Calla y Espera
  16. El Regreso
  17. Ausencia
  18. Irreparable
  19. No Lo Veo Como Tú

Setlist Eterna Inocencia

  1. Viejas Esperanzas
  2. Encuentro Mi Descanso Aquí, En Este Estuario
  3. A Los Que Se Han Apagado…
  4. Trizas De Vos
  5. Abrazo
  6. A Elsa y Juan
  7. La Risa De Los Necios
  8. El Guardián
  9. La Mentira Sin Fin
  10. Cuando Pasan Las Madrugadas…
  11. Hazlo Tú Mismo
  12. Cartago
  13. Sin Quererlo (Mi Alma Se Desangra)
  14. Cassiopeia
  15. Le Pertenezco A Tus Ojos…
  16. Puente De Piedra
  17. Nuestras Fronteras
  18. Weichafe Catrileo

Setlist The Offspring

  1. Americana
  2. All I Want
  3. Come Out and Play
  4. It Won’t Get Better
  5. Want You Bad
  6. Session
  7. Original Prankster
  8. Staring At The Sun
  9. Blitzkrieg Bop (original de The Ramones)
  10. Whole Lotta Rosie (original de AC/DC)
  11. Bad Habit
  12. Gotta Get Away
  13. Gone Away
  14. Why Don’t Get You Get A Job?
  15. (Can’t Get My) Head Around You
  16. Pretty Fly
  17. The Kids Aren’t Alright
  18. You’re Gonna Go Far, Kid
  19. Bro Hymn (original de Pennywise)
  20. Self Esteem

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Mukiltearth Mukiltearth
DiscosHace 2 días

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una...

Ohms Ohms
DiscosHace 5 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 6 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 1 semana

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 2 semanas

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 4 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: