Conéctate a nuestras redes
Vicentico Vicentico

En Vivo

Vicentico: El hombre en el espejo

Publicado

en

Así como Raphael de España y el cancelado Michael Jackson, muchos artistas a lo largo de la historia han sentido la necesidad de observar la relación entre el ser y su reflejo, entre lo que existe y su imagen. Dependiendo de la forma de configurarlo, esto deriva en catarsis de acción o de palabra, siempre con un correlato en la canción. Este es un ejercicio que involucra mirar y sentir, y es aquello lo que con maestría logran los artistas al avanzar en sus trayectorias, no sólo con el ego de su parte, sino con el desdoblamiento de este.

Ese grado de reflexión es el que pudimos observar la noche del 27 de marzo en el Teatro Teletón, en el sideshow de Vicentico antes de su participación en la primera jornada de la novena edición de Lollapalooza Chile, ante una audiencia que copaba las filas y columnas de sillas dispuestas en el recinto capitalino. Vicentico es ese narrador, y es también el sujeto narrado, en un recorrido por el lado más melancólico, maduro y romántico de un tipo que fue conocido como el líder de una agrupación como Los Fabulosos Cadillacs, llenos de energía y arrojo. En esta faceta, Vicentico elige ser más vulnerable, y también ser un elemento de mineral decantado por los ríos de influencias del pop italiano setentero y el romanticismo de antaño, algo que se notó desde el mero inicio con la potente “Ya No Te Quiero”, que fue la primera estación de casi dos horas de show.

Con una banda robusta, con al menos dos guitarras siempre a disposición y una batería con los niveles muy altos, al comienzo la amplificación se resintió un poco, algo que ya en la tercera canción, “Viento”, funcionaba mucho mejor, permitiendo captar las muchas sutilezas que eran necesarias para la conformación de un show como este. Canciones más nostálgicas como la mencionada “Viento” o “Luca” dejaban en claro que el taciturno Vicentico, que recién saludaría al en ese momento quieto público en el octavo tema, no estaba para generar una fiesta, sino que para compartir lo que siente y cómo se ve a sí mismo. Con su voz característica siendo manejada con maestría, “La Carta” o “Bajando La Calle” se asomaban como testimonios del camino recorrido por un artista cuyo poco ortodoxo estilo le generó incluso burlas en el pasado.

En canciones como “El Otro” o “Las Estrellas” la atención se volcaba al segundo micrófono, uno con cable, que estaba conectado a una máquina de loops, algo muy interesante, donde parecía que Vicentico se sentía más concentrado que en cualquier otro volátil momento. Los loops entregan una brecha en medio de canciones muy instaladas en el pop. No se trata de trazos experimentales, sino que de exploraciones intertextuales en la propia historia y obra de Vicentico, que entendió cómo estos cruces ayudan a darle más vueltas a un repertorio que en manos de cualquier otro, tal vez, sería demasiado sencillo para enganchar a gente más allá de los fanáticos. Vicentico consigue no sólo ser intrigante, sino que jamás perder ese limbo entre lo parco y lo comunicativo, dotándolo de magnetismo único.

Obviamente que la gente iba a reaccionar mucho más con la interacción más clásica, el acto de hablar, de conversar extrañamente con una voz versus centenares, y los temas más conocidos. Cuando Vicentico se quedó casi solo en el escenario, bromeó con el ritmo que le marcaba su baterista, y comenzó a esbozar los versos de “Cuando Pase El Temblor” de Soda Stereo antes de despacharse una desgarradora versión de “Los Caminos De La Vida”, que mezcló cerca del final con “Río Manzanares”, esa canción clásica del folklore latinoamericano compuesta por José Antonio López y que en Chile popularizara Isabel Parra. Son intertextos que se van repitiendo, como “Chalinet”, que se mete al final de “Las Estrellas”, o “Radio Kriminal” de los Cadillacs ya en el encore en “Las Manos”. Hay una narrativa concreta, enmarañada y real. El camino no es lineal, y el “Paisaje” no es algo mimético, sino que se pinta por partes, a lo Van Gogh, con “No Te Apartes De Mí” o “Siguiendo La Luna” siendo mucho más solemnes que en sus versiones a banda completa, o con “Morir A Tu Lado” y su letra de amores en extremo encapsulada en una melodía pegajosa que logró despegar a la gente de sus asientos, justo antes del final del set principal.

En casi dos horas, Vicentico aprovechó la intimidad de un espacio acotado como el Teatro Teletón para mirarse en un espejo oscuro y mucho más experimental de lo que se podría pensar, desnudando sus vulnerabilidades y exponiendo sus fortalezas, todo nutrido de ese juego de mostrar y esconder, que genera intriga y algo mucho más interesante que lo que se pudiera anticipar. Cuando el eterno outro de “Solo Un Momento” culmina y Vicentico se queda con su hijo Florián, se le dibuja una clara sonrisa al cantante y por fin disfruta. Despacha “Vasos Vacíos” en el tono más melancólico del mundo, abraza a su hijo y agradece una noche más de música, y esta vez, al parecer, también esa chance inmejorable de poder entregarla con la completa sencillez de la transparencia, con esa honestidad que tienen las miradas a los ojos propios tras un largo día, en el espejo, comprendiendo el ser y el sentir, por fin.

Setlist

  1. Ya No Te Quiero
  2. Bajando La Calle
  3. Viento
  4. Luca
  5. El Rey del Rock And Roll
  6. El Otro
  7. La Carta
  8. Los Caminos de la Vida
  9. No Te Apartes de Mi
  10. Siguiendo La Luna (original de Los Fabulosos Cadillacs)
  11. Algo Contigo (original de Chico Novarro)
  12. Paisaje (original de Franco Simone)
  13. Las Estrellas
  14. Creo Que Me Enamoré
  15. Morir A Tu Lado
  16. Las Manos
  17. Basta de llamarme así (original de Los Fabulosos Cadillacs)
  18. Solo Un Momento
  19. Vasos Vacíos (original de Los Fabulosos Cadillacs)

Fotos por Carlos Müller para Lotus Producciones

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Cómo Asesinar A Felipes: Operación en tres pasos

Publicado

en

Cómo Asesinar A Felipes

En tiempos de streaming y de la fugacidad máxima en la atención a la escucha de la música, no apostar por los singles es una derrota segura en los papeles para muchos, pero cuando se conocen las capacidades, esto no importa. Estamos en un año bisagra, de final de década, y luego de ver el lanzamiento de “Naturaleza Muerta”, el séptimo capítulo discográfico de Cómo Asesinar A Felipes, se puede observar cómo es que, en el balance, CAF es probablemente la mejor banda chilena de la década. La capacidad de evolucionar, de sobreponerse a la adversidad, de seguir adelante, aunque la música no tenga vocación de masividad porque el arte no se corrompe para llegar a más gente. Tienen una de las trayectorias más potentes en la música chilena como un todo, más allá de cuánta gente llevan a los conciertos o de cuánto se hable de ellos. Lo indefinible de su propuesta es una bendición y una maldición a la vez, pero nada de eso afecta a cómo su discografía y arrojo en vivo se hace más y más fuerte.

Sala Metrónomo recibió a cientos de personas que esperaban a CAF mientras colgaban las palabras “Cómo Asesinar A Felipes”, dándole un marco gigante a todo, mientras un espacio similar a una mesa de sonido estaba cubierto en el medio de la cancha. A las 22:40 hrs. la acción inició con bailarines casi a oscuras, mientras bases (que perfectamente podrían ser demos de CAF) sonaban para marcar los espacios de iluminación, manejada como un misterio, mientras la operación se ponía en marcha, en tres actos claros y llenos de significancia para comprender todos los momentos en los que la banda está a la vez.

Minutos después, DJ Spacio, SebaBala, Metraca y Cristián Gallardo iban a ese espacio cubierto que escondía la propuesta “CAF Entre Máquinas”, que, con sintetizadores, tornamesa y un controlador MIDI, podía armar el sonido CAF mientras Koala Contreras comenzaba con las líricas de “Formo Parte De Un Engaño”. Aunque CAF tiene una raíz orgánica, con su sonido teniendo como piedra angular la desafiante base rítmica que ponen Felipe Salas y Sebastián Muñoz, las máquinas le sientan bien al conjunto y extiende la profundidad sonora en tracks que en su mayoría vienen de los primeros discos, como “Ya Llegó” o “Alerta Roja”. Koala Contreras rapea a la distancia, mientras la gente se concentra –a lo Boiler Room– en lo que hace el cuarteto en el medio de todo, con todo el mundo disfrutando en este primer acto que incluso tuvo la dificultad de ciertos contratiempos en el Macbook usado por DJ Spacio, pero que no representó una amenaza inmovilizadora para el conjunto. Koala Contreras apareció en momentos esporádicos para acercarse piola a sus compañeros, mientras sonreía al ver la escena, al convertirse en narrador omnisciente y observar al público maravillado.

Tras el cierre de este acto, bailarines estuvieron entre la gente, siendo una transición precisa para lo que sería la aparición en el escenario de CAF, que, luego de la intro de “Naturaleza Muerta”, “La Verdad Fundamental”, tocarían “Días Oscuros” acompañados al igual que en el disco por Camila Moreno y Raimundo Santander. Esta canción tiene la misma sensación que en el álbum, donde primero su dinámica desconcierta, pero luego es el fraseo de Camila el que hace que todo aterrice, entre trazos de trip hop y jazz, mientras la flauta de Cristián y la guitarra de Raimundo operan como mecanismos de ternura en medio de atmósferas cargadas, y así es cómo se desarrolla el disco completo en este segundo acto. Adaptarse, cambiar o desaparecer. Lo dice claramente el intermedio del mismo nombre que suena antes de “Disparan (Fill The Skies)”, donde una voz grabada de Chino Moreno golpea duro, mientras Koala Contreras mira al lado como si el fantasma del vocalista de Deftones estuviera ahí, sonando como si la física no existiera y la teletransportación fuera posible.

Luego de “Los Misterios De La Naturaleza”, un cello y un violín se introducen mediante el talento de dos músicos mujeres que suman épica a “Busca La Paz”, mientras que, luego de “Nada Existe Aisladamente”, el grupo Avalancha y David Añiñir, poeta mapurbe, se hacen presentes en el cierre del segundo capítulo de esta noche con “Ha Vuelto A Pasar”. La intensidad de esta canción se acrecienta con los versos urgentes del poeta, con su entrega nerviosa, enfática y compleja, buscando los recovecos del ritmo para no conflictuar a la canción, y así enriquecerla. Luego toma la trutruka para formar parte del sonido, porque sí, nada existe aisladamente y el mensaje de Añiñir es uno en el que la conexión entre la gente es fundamental, algo que CAF aplicó con maestría en una noche de lanzamiento llena de generosidad.

Parecía que luego de esto el show se acabaría o contaría con un encore simple, pero con la sucesión de las canciones se vería que este era un tercer acto donde la banda quería dar una pincelada a través de su catálogo, desde “Pájaros En Contra” en adelante. This is not about an álbum. Y es cierto, se trata de una carrera, coronada por un disco que referencia a la naturaleza humana, a la naturaleza muerta, y también a la naturaleza de las máquinas disponibles. “Ya Perdimos La Paciencia” dice que “tenemos un propósito en común: aprender a crecer”, y esta canción es premonitoria de lo que sería CAF. Eso se nota con la composición inmediatamente consecutiva, “Exterior (Parte I)”, de “Elipse” (2017), disco sin canciones, sino que con movimientos y partes, desde la obsesión con el número 3 que quizás un show en tres actos sigue recogiendo, con maestría, por “la necesidad de compartir un mensaje” que todavía tiene mucho por resonar.

Síguela” y “III” prendiendo la mecha cerrarían un show implacable en sus ambiciones y sus posibilidades, valorando cada remoto rincón de esa exploración que, como pocos, logra Cómo Asesinar A Felipes. “Nada Más, Nada Menos” sería el verdadero encore para cerrar con broche de oro, como se merece esta trayectoria como pocas. “Lengua de doble filo en contra rebota, te habla el corazón y te quema la boca”, dice otra gran composición de CAF, y es que es difícil mantener este nivel y hacer lucir como si fuera fácil.

Podría parecer que los parabienes hacia Cómo Asesinar A Felipes son repetidos y casi por añadidura, pero lo cierto es que, como pocos, el quinteto consigue mantenerse en alza, en una operación compleja aunque exitosa en cada paso que dan, y tras la hora y cuarenta y cinco minutos de experiencia en Sala Metrónomo, lo cierto es que, si ellos son como tú, el peor ejemplo, entonces que así sea, tal como dice la banda chilena de la década.

Setlist 

  1. Formo Parte De Un Engaño
  2. Ya Llegó
  3. Caen
  4. Alerta Roja
  5. Influencia
  6. La Verdad Fundamental
  7. Días Oscuros
  8. Adaptarse, Cambiar O Desaparecer
  9. Disparan (Fill The Skies)
  10. Los Misterios De La Naturaleza
  11. Busca La Paz
  12. Nada Existe Aisladamente
  13. Ha Vuelto A Pasar
  14. Pájaros En Contra
  15. Ya Perdimos La Paciencia
  16. Exterior (Parte I)
  17. Síguela
  18. III
  19. Nada Más, Nada Menos

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Gold & Grey Gold & Grey
DiscosHace 1 día

Baroness – “Gold & Grey”

Durante la segunda mitad de la década pasada, Baroness sonaba como una de las agrupaciones responsables de llevar el relevo...

Western Stars Western Stars
DiscosHace 6 días

Bruce Springsteen – “Western Stars”

Dicen que la sabiduría popular prueba ser más cierta que cualquier ciencia exacta. Hay gente que sostiene firmemente que el...

Let’s Rock Let’s Rock
DiscosHace 1 semana

The Black Keys – “Let’s Rock”

Después de cinco años fuera del radar, el dúo de Ohio vuelve a la carretera con un nuevo disco de...

Designer Designer
DiscosHace 1 semana

Aldous Harding – “Designer”

La escena del indie actual no es la misma que aquella en la que Aldous Harding debutó con su LP...

Help Us Stranger Help Us Stranger
DiscosHace 2 semanas

The Raconteurs – “Help Us Stranger”

Un intermedio de once años entre un álbum y otro parece un tiempo muy largo, pero para The Raconteurs fue...

It Won/t Be Like This All the Time It Won/t Be Like This All the Time
DiscosHace 2 semanas

The Twilight Sad – “It Won/t Be Like This All The Time”

Pareciera ser que la discografía de The Twilight Sad es más extensa de lo que parece, pero con cinco títulos...

Anima Anima
DiscosHace 2 semanas

Thom Yorke – “Anima”

Si Thom Yorke ha sido capaz de entregar trabajos tan buenos con Radiohead y como solista, un nuevo álbum de...

Morbid Stuff Morbid Stuff
DiscosHace 3 semanas

PUP – “Morbid Stuff”

En tiempos donde las bandas underground tienen un espacio mucho más amplio, gracias a distintas plataformas digitales que se convierten...

Fishing For Fishies Fishing For Fishies
DiscosHace 3 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Fishing For Fishies”

Nueve años de carrera y 14 discos de estudio. Ese es el saldo de la discografía de los australianos, quienes,...

Corazones Corazones
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas