Conéctate a nuestras redes
Vicentico Vicentico

En Vivo

Vicentico: El hombre en el espejo

Publicado

en

Así como Raphael de España y el cancelado Michael Jackson, muchos artistas a lo largo de la historia han sentido la necesidad de observar la relación entre el ser y su reflejo, entre lo que existe y su imagen. Dependiendo de la forma de configurarlo, esto deriva en catarsis de acción o de palabra, siempre con un correlato en la canción. Este es un ejercicio que involucra mirar y sentir, y es aquello lo que con maestría logran los artistas al avanzar en sus trayectorias, no sólo con el ego de su parte, sino con el desdoblamiento de este.

Ese grado de reflexión es el que pudimos observar la noche del 27 de marzo en el Teatro Teletón, en el sideshow de Vicentico antes de su participación en la primera jornada de la novena edición de Lollapalooza Chile, ante una audiencia que copaba las filas y columnas de sillas dispuestas en el recinto capitalino. Vicentico es ese narrador, y es también el sujeto narrado, en un recorrido por el lado más melancólico, maduro y romántico de un tipo que fue conocido como el líder de una agrupación como Los Fabulosos Cadillacs, llenos de energía y arrojo. En esta faceta, Vicentico elige ser más vulnerable, y también ser un elemento de mineral decantado por los ríos de influencias del pop italiano setentero y el romanticismo de antaño, algo que se notó desde el mero inicio con la potente “Ya No Te Quiero”, que fue la primera estación de casi dos horas de show.

Con una banda robusta, con al menos dos guitarras siempre a disposición y una batería con los niveles muy altos, al comienzo la amplificación se resintió un poco, algo que ya en la tercera canción, “Viento”, funcionaba mucho mejor, permitiendo captar las muchas sutilezas que eran necesarias para la conformación de un show como este. Canciones más nostálgicas como la mencionada “Viento” o “Luca” dejaban en claro que el taciturno Vicentico, que recién saludaría al en ese momento quieto público en el octavo tema, no estaba para generar una fiesta, sino que para compartir lo que siente y cómo se ve a sí mismo. Con su voz característica siendo manejada con maestría, “La Carta” o “Bajando La Calle” se asomaban como testimonios del camino recorrido por un artista cuyo poco ortodoxo estilo le generó incluso burlas en el pasado.

En canciones como “El Otro” o “Las Estrellas” la atención se volcaba al segundo micrófono, uno con cable, que estaba conectado a una máquina de loops, algo muy interesante, donde parecía que Vicentico se sentía más concentrado que en cualquier otro volátil momento. Los loops entregan una brecha en medio de canciones muy instaladas en el pop. No se trata de trazos experimentales, sino que de exploraciones intertextuales en la propia historia y obra de Vicentico, que entendió cómo estos cruces ayudan a darle más vueltas a un repertorio que en manos de cualquier otro, tal vez, sería demasiado sencillo para enganchar a gente más allá de los fanáticos. Vicentico consigue no sólo ser intrigante, sino que jamás perder ese limbo entre lo parco y lo comunicativo, dotándolo de magnetismo único.

Obviamente que la gente iba a reaccionar mucho más con la interacción más clásica, el acto de hablar, de conversar extrañamente con una voz versus centenares, y los temas más conocidos. Cuando Vicentico se quedó casi solo en el escenario, bromeó con el ritmo que le marcaba su baterista, y comenzó a esbozar los versos de “Cuando Pase El Temblor” de Soda Stereo antes de despacharse una desgarradora versión de “Los Caminos De La Vida”, que mezcló cerca del final con “Río Manzanares”, esa canción clásica del folklore latinoamericano compuesta por José Antonio López y que en Chile popularizara Isabel Parra. Son intertextos que se van repitiendo, como “Chalinet”, que se mete al final de “Las Estrellas”, o “Radio Kriminal” de los Cadillacs ya en el encore en “Las Manos”. Hay una narrativa concreta, enmarañada y real. El camino no es lineal, y el “Paisaje” no es algo mimético, sino que se pinta por partes, a lo Van Gogh, con “No Te Apartes De Mí” o “Siguiendo La Luna” siendo mucho más solemnes que en sus versiones a banda completa, o con “Morir A Tu Lado” y su letra de amores en extremo encapsulada en una melodía pegajosa que logró despegar a la gente de sus asientos, justo antes del final del set principal.

En casi dos horas, Vicentico aprovechó la intimidad de un espacio acotado como el Teatro Teletón para mirarse en un espejo oscuro y mucho más experimental de lo que se podría pensar, desnudando sus vulnerabilidades y exponiendo sus fortalezas, todo nutrido de ese juego de mostrar y esconder, que genera intriga y algo mucho más interesante que lo que se pudiera anticipar. Cuando el eterno outro de “Solo Un Momento” culmina y Vicentico se queda con su hijo Florián, se le dibuja una clara sonrisa al cantante y por fin disfruta. Despacha “Vasos Vacíos” en el tono más melancólico del mundo, abraza a su hijo y agradece una noche más de música, y esta vez, al parecer, también esa chance inmejorable de poder entregarla con la completa sencillez de la transparencia, con esa honestidad que tienen las miradas a los ojos propios tras un largo día, en el espejo, comprendiendo el ser y el sentir, por fin.

Setlist

  1. Ya No Te Quiero
  2. Bajando La Calle
  3. Viento
  4. Luca
  5. El Rey del Rock And Roll
  6. El Otro
  7. La Carta
  8. Los Caminos de la Vida
  9. No Te Apartes de Mi
  10. Siguiendo La Luna (original de Los Fabulosos Cadillacs)
  11. Algo Contigo (original de Chico Novarro)
  12. Paisaje (original de Franco Simone)
  13. Las Estrellas
  14. Creo Que Me Enamoré
  15. Morir A Tu Lado
  16. Las Manos
  17. Basta de llamarme así (original de Los Fabulosos Cadillacs)
  18. Solo Un Momento
  19. Vasos Vacíos (original de Los Fabulosos Cadillacs)

Fotos por Carlos Müller para Lotus Producciones

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Living Colour: Vibrando en colores

Publicado

en

Living Colour

El pronto retorno del cuarteto estadounidense a la capital se enmarcó bajo la gira de celebración de los treinta años del lanzamiento de “Vivid” (1988), disco debut de Living Colour, producido por Ed Stasium y el legendario Mick Jagger, que contiene grandes éxitos del conjunto tales como “Cult Of Personality” y “Open Letter (To A Landlord)”. Anoche en Club Chocolate pudimos disfrutar de la interpretación íntegra de la placa, de la mano de una performance increíble por parte de una banda que en el escenario lo da todo, siendo, en la opinión de este redactor, una de las mejores agrupaciones que se pueden disfrutar en vivo actualmente.

El local estaba casi repleto de fanáticos ansiosos por reencontrarse con sus ídolos, quienes salieron a escena calentando motores con el cover de Robert Johnson, “Preachin’ Blues”, para luego seguir con “Come On” y “Who Shot Ya?”, tema original del fallecido rapero The Notorious B.I.G. El ambiente estaba listo para comenzar a cumplir la promesa de este show y fue “Cult Of Personality” la primera gran descarga de la noche. La fiesta era total y, en el mismo orden en que fue concebido, “Vivid” brilló en su versión en vivo. “I Want To Know” y “Middle Man” mantuvieron los ánimos en alto, justo cuando el sonido lograba llegar al equilibrio óptimo, permitiéndonos deleitarnos en plenitud con la magia del cuarteto.

La ya mencionada “Open Letter (To A Landlord)”, junto a “Funny Vibe” y el extrañísimo cover a “Memories Can’t Wait” de The Talking Heads, se enmarcaron como los pasajes más notables de la velada, mostrando la versatilidad del conjunto, que se paseó por una diversidad de estilos, cada uno ejecutado a la perfección y con la energía de una banda que, a sus treinta años y poco más de historia, sigue sonando como en su mejor época. Sus integrantes están en mejor forma que nunca y, lo más importante de todo, se ve que disfrutan lo que hacen. Esas buenas vibras eran transmitidas para todas las personas del recinto, llevándonos a vibrar en una gran gama de colores, donde hubo espacio para bailar y también para moshear. La conexión con el público era absoluta, lo que terminó por formar un cuadro perfecto en una noche plagada de buenos momentos.

El público apoyando en las segundas voces de la divertida “Glamour Boys”, el gran cierre del set principal con “Which Way To America?”, o el solo de batería y sintetizadores de Will Calhoun que sirvió como entrada para el bis, fueron sólo algunos de los hitos que merecen ser recordados. El gran final, compuesto por “Love Rears Its Ugly Head” y otro cover de un clásico, esta vez con “Should I Stay Or Should I Go” de The Clash, en una versión totalmente hiperventilada, bajaron la cortina de este retorno de los norteamericanos a nuestras tierras, donde se dedicaron a tributar una de sus creaciones más memorables en un show impecable.

Tal como señalamos al inicio de este comentario, Living Colour se trae entre manos uno de los mejores shows en vivo que puede ofrecer una banda en la actualidad. Prolijos, enérgicos y vigorosos, el cuarteto no se guarda nada en escena y hace valer cada peso que cuesta la entrada. Ya existen especulaciones de que pueden volver el próximo año, y ojalá que así sea porque, si cada vez que nos visiten nos van a entregar noches como la de este martes, que vengan todas las veces que quieran.

Setlist

  1. Preachin’ Blues (original de Robert Johnson)
  2. Come On
  3. Who Shot Ya? (original de The Notorious B.I.G.)
  4. Cult Of Personality
  5. I Want To Know
  6. Middle Man
  7. Desperate People
  8. Open Letter (To A Landlord)
  9. Funny Vibe
  10. Memories Can’t Wait (original de Talking Heads)
  11. Broken Hearts
  12. Glamour Boys
  13. What’s Your Favorite Color? (Theme Song)
  14. Which Way To America?
  15. Love Rears Its Ugly Head
  16. Should I Stay Or Should I Go (original de The Clash)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Corazones Corazones
DiscosHace 4 semanas

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 1 mes

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 2 meses

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 2 meses

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 2 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 3 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 3 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 6 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 año

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Publicidad
Publicidad

Más vistas