Contáctanos

En Vivo

Unknown Mortal Orchestra: Bailando en la oscuridad

Publicado

en

Las canciones realizan recorridos enormes, traspasando las distancias terrenales, superando muchas veces la velocidad del sonido. Una canción se crea y pasa desde un estado primitivo casi invisible, como un átomo en medio de la inmensidad, hasta ser parte de los oídos de muchas personas. Es casi un proceso de mitosis en cómo la canción se multiplica, y ahí se convierte en múltiples vínculos, cada uno diferente y significativo. Más potente es este devenir de la creación cuando viene ataviada a sentimientos y hechos íntimos, tal como lo hace Ruban Nielson, quien comanda Unknown Mortal Orchestra de manera metódica y única, con tres discos editados en los últimos cinco años, que han expandido al neozelandés y sus compañeros norteamericanos más allá de lo esperado.

19 Unknown Mortal Orchestra @ Sala Omnium 2016

Lo interesante con UMO es lo íntimo que suenan en estudio y las sensaciones familiares que entregan, en especial porque las letras presentan sensaciones bastante claras. Ruban no se escuda en otros, y especialmente en “Multi-Love” (2015) expone sus trabas y las problemáticas que le aquejan. El amor está en entredicho, o al menos sus manifestaciones tradicionales. En medio del funk que tan fluidamente le sale a UMO, convergen líneas que hablan de amor, desamor, traición, dudas, muchas dudas, dudas que entierran en la oscuridad. Desde ahí, es fácil advertir que la fórmula que en un comienzo le resultó a Ruban con una distancia corta entre la creación y la grabación, casi como grabaciones caseras, tendría que crecer. En “Multi-Love” la producción es un elemento importantísimo, pero, tal como pudimos ver en el debut de UMO en Chile, la distancia que son capaces de recorrer las canciones, y lo lejos que quedan de ser invenciones intimistas en un cuarto solitario o de un estudio más pulcro, es enorme. Y ahí la fiesta se confunde con las sensaciones.

07 Unknown Mortal Orchestra @ Sala Omnium 2016

UMO llegó a cerrar abril, en una noche de situaciones especiales, con hinchas de la UC tocando bocinas hasta tarde con felicidad y desahogo, y que más tarde daría la sorpresa de dejar caer lluvia y granizos. Pero antes la cita era en la Sala Omnium, lugar muy poco usado para conciertos, siendo considerado un sitio para fiestas, subvalorando las capacidades de un recinto que cumple a cabalidad con varios aspectos, y en especial cuando hay pocos enclaves para 600 o 700 personas en una ciudad que poco a poco se va quedando con menos espacios para música en vivo. La Omnium ya tenía una fila de gente lista para ingresar más de una hora antes de UMO, y los madrugadores pudieron ver a Eggglub, músico electrónico chileno que hace rato viene haciendo desde el underground una gran labor con lo lo-fi y el hip-hop de forma análoga con su Roland SP, que le permite armar una fiesta con aparentemente pocos elementos, aunque en realidad pone muchos estilos a disposición, teniendo en la cadencia del soul y en los breaks del hip-hop los pilares de una propuesta que no por humilde es menos impactante. Media hora que ya ponía el ánimo bailable en medio de la oscura pero no por ello menos brillante pista de baile.

08 Unknown Mortal Orchestra @ Sala Omnium 2016

A las 22:38 partió el show. La pista estaba llena e incluso la gente se ponía en las escaleras y en el entrepiso de la Omnium para ver mejor hacia el escenario, mientras el cuarteto tocaba “From The Sun”, la canción que parte el disco “II” (2013), y Ruban se lucía hacia el final con un extenso solo de guitarra, sin escatimar recursos, con fluidez y potencia. La sala de estar, el estudio casero, quedan lejos, en Portland, y la crudeza delicada en vivo es lo que hacía que todo el mundo bailara y quedara pegado. Luego de “How Can You Luv Me”, el que dejó en claro cuánto pesa es Riley Geare, el baterista que no únicamente en ese solo iba a tener protagonismo. Geare es parte importante de la vitalidad que tuvo UMO en escena. En un espacio íntimo, la batería no es parte de la creación de forma tan estridente como sí ocurre en un escenario, como sí pasa en vivo, y como ocurre cuando la gente se involucra. Sacar afuera las emociones y preguntarse si es que alguien puede amarte es más difícil en vivo, y para eso ayuda mucho contar con una banda más que capaz, que sirva como apoyo. La gente saltó y se puso a la altura de lo que era necesario para completar un cuadro perfecto. Lo íntimo y a la vez compartido se convertía en fiesta con “The World Is Crowded” o con la excelente “Swim And Sleep (Like A Shark)”, que crecía –como todas las canciones en el proscenio– tanto en entrega como en extensión. Inolvidable el momento en que Ruban se va al público, micrófono en mano, y pide que lo lleven en andas, para luego quedarse cantando “Stage Or Screen” detrás de la reja, como si fuera parte del público. La gente se volvía loca, mientras Ruban no quería salir de ahí. Luego, en videos en Instagram se vería que estaba contento, feliz, que los detalles eran todo lo que debía ser en la oscuridad, tanto temática como lumínica, antes de saltar de vuelta al escenario.

12 Unknown Mortal Orchestra @ Sala Omnium 2016

Luego de “Stage Or Screen” vendría un extenso solo de teclado de Quincy McCrary, que parecía como la introducción de una sección dentro del show con, primero, la celebrada “Ffundy Ffrends”, track que abría el debut homónimo de UMO de 2011, y que generó más locura del público, para luego dar paso al karaoke colectivo de “Multi-Love”, éxito más grande a la fecha de UMO, siendo el cierre perfecto del main set tras 55 minutos de show, que se extenderían con el encore que ocurriría un par de minutos después con la reflexiva “Like Acid Rain”, para luego dar pie a extensas y movidas versiones de “Necessary Evil” y luego la impresionante rendición de “Can’t Keep Checking My Phone”, que era el cierre de la fiesta, el alma y la vida puestas ahí, en escenas futuristas mezcladas con la sensación de ansiedad de la espera.

14 Unknown Mortal Orchestra @ Sala Omnium 2016

Bailes ansiosos, saltos esperando algo, lecturas del universo, escenas de película, en una canción que desde ser una forma de lidiar con la distancia entre Ruban y Laura –la mujer que inspiró el disco junto con su esposa Jenny y la lógica poliamorosa que se formó ahí– pasó a ser un himno que cada cual interpreta a su modo, y que la mayoría prefiere transformar en baile y diversión. Esa dualidad magistral de UMO, una que en su debut santiaguino tuvo la gracia de generar múltiples imágenes y saltarse la distancia abismante entre lo lo-fi y lo que vimos en el escenario de la Sala Omnium. Desde las dudas y penas de Ruban, hasta la fiesta que logra armar con la fluidez impactante con la que crea melodías en clave funk y soul, generando una sonora que, con cuatro instrumentos, resuena en los tímpanos de su público, tan preocupado de pasarlo bien como de escuchar, y en 70 minutos prístinos UMO concretó un espectáculo completo, redondo y necesario de presenciar por quienes se lo perdieron, porque habrá que ver si se cumple lo que dijo Ruban y que “nos veamos en la próxima ocasión”.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Juan Pablo Maralla

Setlist

  1. From The Sun
  2. How Can You Luv Me
  3. Ur Life One Night
  4. Thought Ballune
  5. The World Is Crowded
  6. So Good at Being In Trouble
  7. Swim And Sleep (Like A Shark)
  8. Stage Or Screen
  9. Ffunny Ffrends
  10. Multi-Love
  11. Like Acid Rain
  12. Necessary Evil
  13. Can’t Keep Checking My Phone

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas