Contáctanos

En Vivo

Thurston Moore y Kurt Vile: Más allá del ruido

Publicado

en

El año 2009, Thurston Moore y su proyecto más importante, Sonic Youth, aterrizaban por primera vez en nuestras tierras, para presentarse en un memorable concierto, en una semana que estuvo cargada de grandes recitales. Un sueño hecho realidad para un gran número de fanáticos, quienes se pudieron repetir el plato en Maquinaria Festival 2011, y ahora, podían darse el lujo de presenciar un show en solitario del legendario guitarrista, cuyo nombre es sinónimo de ruido y actitud.

Dueño de una sólida carrera solista, con más de una decena de producciones lanzadas a lo largo de dos décadas, Thurston Moore llegaba al Teatro Oriente para ofrecer un espectáculo que, a pesar de perfilarse como íntimo y contemplativo, estuvo cargado de energía y noise.

Unos minutos antes de las 21:10, una alarma llamaba a alistarse a los asistentes que repletaron las butacas del recinto. El primer número de la noche era el norteamericano Kurt Vile, junto a su banda soporte “The Violators”, quienes han estado de gira junto a Moore, entregando un set de canciones que mezclan el folk rock, con la suciedad de las guitarras punk. Promocionando su más reciente disco “Smoke Ring For My Halo” (2011), Vile y compañía, demostraron en un poco más de una hora, porqué deben ser considerados como uno de los grandes exponentes del género en estos días.

El delgado guitarrista sale a escena junto a su banda, para recorrer lo más destacado de su discografía. “Jesus Fever”, extraída de “Smoke Ring For My Halo”, gozó de un sonido notable, muy sucio, pero claro y potente. Vile deja de lado su guitarra eléctrica para tomar una acústica, dando los primeros rasgueos de “On Tour”, también de su último álbum.

El telón de fondo y las luces del teatro daban un toque casi onírico a la presentación, sumado a la puesta en escena de los músicos, quienes se mostraban muy concentrados en su interpretación, sólo tomándose un tiempo entre tema y tema, para afinar sus instrumentos y dedicar un par de escuetas palabras de agradecimiento, entre ellas, una confesión de haber perdido su “virginidad musical” al tocar por primera vez en estas tierras.

Temas como “Ghost Town”, la frenética “Freak Train” o la emocionante interpretación de “Peeping Tomboy”, hicieron del show de Vile, una antesala más que plausible, y dejo el ambiente preparado para el plato fuerte.

Cuando faltaban veinte minutos para las 23 horas, Thurston Moore subía al escenario, junto a su banda. Ante los gritos del público, Moore se mueve con tranquilidad sobre el escenario, incluso lanzando su chaqueta a la batería, y bromeando mientras esperan el arribo de su guitarrista. El concierto comienza con “Blood Never Lies”, cuarto tema de “Demolished Thoughts” (2011), un composición tranquila, donde se pudo apreciar nuevamente un sonido a la altura, con un perfecto balance entre riffs de guitarras y melodías del violín. La serenidad se mantuvo con “In Silver Rain With A Paper Key”. El sonido de la guitarra de Moore es inconfundible, los rasgueos y melodías llevan el sello de un sonido que prácticamente él inventó, y ha dado sus mayores resultados en el trabajo que ha realizado junto a Sonic Youth. Escucharlo en solitario, en un concierto de estas características, era un regalo para todo fanático de su legado. El espacio y la cercanía, daban cabida para que el norteamericano se explayara, e incluso se diera el tiempo para conversar con el público y contar algunas anécdotas sobre las canciones que estaba tocando. Como una de esas historias de amor, que nunca resultan, era presentada “Never Day”.

Uno de los momentos que despertó las pasiones de los presentes, fue cuando el guitarrista dedicó “Fri/end” del disco “Trees Outside The Academy” (2007), a Felipe Orrego, miembro de la banda nacional Los Blops, quien tocó junto Kim Gordon en los setenta. Moore afirma que si Kim no hubiese tocado con Felipe, quizás parte del sonido de Sonic Youth, no hubiese existido, concluyendo con la frase “podríamos decir que Sonic Youth, es una extensión de la música sicodélica chilena”. Los aplausos y gritos del público fueron inmediatos.

Antes de presentar “Orchard Street”, Moore se excusa por los problemas en su voz, debido a un resfrío provocado por los constantes viajes en avión. A decir verdad, su voz nunca se vio mermada por la enfermedad y se mantuvo clara durante toda la presentación, que continuó con un tema nuevo, sobre dos hippies, llamado “Groovie & Linda”. En “It’s Only Rock ‘n’ Roll (But I Like It)” –cover de los Rolling Stones–, el guitarrista se lanza hacia las primeras filas, momentos que unos cuantos aprovecharon para lanzarse sobre él y tocar la guitarra. La seguridad hacía lo que podía para detener a los fanáticos que se agolpaban a la orilla del escenario, mientras Moore yacía en el piso con su guitarra. Minutos de efervescencia que dejaron en el suelo a atriles y pedestales.

Mientras los técnicos ponían las cosas en su lugar, la banda se despachaba una impresionante improvisación, donde brillaron los acoples y los efectos de las pedaleras, demostrando que por muy íntimo y contemplativo que fuera el show, era Thruston Moore quien estaba sobre el escenario. Con las cosas de vuelta a la normalidad comenzó “Ono Soul”, para luego presentar a la banda y comentar la curiosidad que le causaba saber si la lluvia estaba al tanto de cuando era noche o de día, ya que siempre se pone a llover cuando es de noche. Confesándose fascinado por este fenómeno anuncia la llegada de “See-Through Playmate”.

Las melodías de su último disco vuelven a sonar con la hermosa “Mina Loy” y el sencillo “Circulation”, que culminó con otro momento de noise puro. Los músicos salen del escenario, para retornar unos momentos después e interpretar “Pretty Bad” y “Staring Statues”, para finalizar con “Psychic Hearts”, tema del disco homónimo del año 1995, que no había sido tocado en toda la gira, y según Moore, ya era tiempo de hacerlo.

De esta manera, a las 00:15, Thurston Moore y los suyos, dejaban el escenario en una noche que significó un regalo para los seguidores de la rama más ruidosa del rock. En un show intimo e intenso, el estadounidense dejo su nombre en lo más alto, demostrándonos que lo suyo, va más allá del ruido.

Setlist Kurt Vile & The Violators

  1. For Awhile (cover de Feelies)
  2. Jesus Fever
  3. On Tour
  4. Freeway
  5. Ghost Town
  6. Heart Attack
  7. Downbound Train (cover de Bruce Springsteen)
  8. Hunchback
  9. Peeping Tomboy
  10. Breathin’ Out
  11. Freak Train
  12. He’s Alright
  13. Baby’s Arms

Setlist Thurston Moore

  1. Blood Never Lies
  2. In Silver Rain With A Paper Key
  3. Never Day
  4. Fri/end
  5. Orchard Street
  6. Groovie & Linda
  7. It’s Only Rock ‘n’ Roll (But I Like It)
  8. Ono Soul
  9. See-Through Playmate
  10. Mina Loy
  11. Circulation
  12. Pretty Bad
  13. Staring Statues
  14. Psychic Hearts

 Por Sebastián Zumelzu

 Fotos por Sebastián Rojas

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. joe

    16-Abr-2012 en 9:46 pm

    Notable!

  2. Pancito

    26-Abr-2012 en 5:20 pm

    Un Dato: Felipe Orrego jamás tocó en Los Blops, tocó con Kim Gordon en una banda antes de Sonic Youth, él sólo les mostró a Los Blops.

Responder

En Vivo

P.O.D. + Alien Ant Farm: Poderosa nostalgia

Publicado

en

P.O.D. y Alien Ant Farm en Chile 2017

El nombre del evento dejaba bastante claras las intenciones de este show doble. “Back To School” reunió en Club Blondie a dos bandas norteamericanas que vivieron su época de gloria a principios de este milenio, agrupaciones que, a pesar de seguir lanzando material nuevo hasta nuestros días, son sinónimo de un sonido que pertenece al pasado, a los recuerdos de una generación que ya se acerca –o derechamente ya se encuentra– en la treintena de sus vidas. Porque, a diferencia de grandes del estilo tales como Linkin Park, System Of A Down, Korn o Deftones, P.O.D. y Alien Ant Farm siempre fueron nombres de segunda fila, logrando altos puestos en los rankings con sus sencillos más populares, pero sin poder consolidarse o trascender en el tiempo para salir del lote y transformarse en números que pudieran valerse por sí mismos sin tener que relacionarlos a un género y a una época en particular, en este caso el nü metal, estilo que hace rato dejó de ser el sonido predominante en el rock mundial.

Teniendo en cuenta lo anterior, esta velada se transformó en un verdadero viaje al pasado, lleno de energía y pasajes entrañables, pero, sobre todo, nostalgia por los tiempos que ya no están. Si fueron mejores o no que el presente, eso ya es tema de cada persona que se hizo presente en el concierto de anoche, pero lo cierto es que todos los que estuvimos saltando entre la multitud que se congregó en la Blondie regresamos al colegio.

El cuarteto de California, Alien Ant Farm, abrió los fuegos con un espectáculo impecable, cuyas mayores virtudes fueron un sonido sólido y un set breve que reunió las canciones más conocidas de su repertorio, dando pie a una presentación que mantuvo la vara alta en todo momento y cumpliendo con aquellos que compraron su entrada para ver exclusivamente a los estadounidenses. “Courage”, “Forgive & Forget” y “Movies” formaron la triada inicial en el setlist, provocando los primeros saltos y cánticos desde la pista de baile.

Dryden Mitchell, frontman de la agrupación, animaba al respetable en un español bastante básico, pero haciéndose entender lo suficiente como para que su esfuerzo fuera valorado por la fanaticada, que lo secundó en cada una de sus intervenciones, donde hubo más alusiones al pasado, rememorando los años en que MTV transmitía videos musicales y su participación en la banda sonora de la serie de videojuegos “Tony Hawk Pro Skater”. El resto de sus compañeros estuvieron precisos en su performance y temas como “These Days”, “Tia Lupe” o la agresiva “Wish” –provocando el primer gran mosh pit en la Blondie– lucieron poderosas versiones en vivo.

Otro gran momento de la actuación de Alien Ant Farm fue la interpretación de “Attitude”, canción que Mitchell dedicó a su madre y que, en su sección final, incluyó la melodía en guitarra de “In The End” de Linkin Park, en lo que fue un pequeño pero noble gesto en memoria del fallecido vocalista Chester Bennington. Para cerrar su actuación, “Smooth Criminal”, el cover de Michael Jackson que hizo famosa a la banda alrededor del mundo, puso a bailar y cantar a todo el lugar en los últimos minutos de los norteamericanos en Chile, finiquitando un espectáculo preciso, que dejó contentos a todos los asistentes, quienes quedaron con los ánimos a tope para recibir al segundo plato fuerte de la noche.

En su retorno a la capital, P.O.D. trajo un repertorio lleno de éxitos, elaborado con pinzas para satisfacer a sus fanáticos más veteranos. Abriendo su presentación con dos clásicos de antaño como “The Messenjah” y “Rock The Party (Off The Hook)”, el cuarteto de San Diego dejó en claro que iban a tirar toda la carne a la parrilla en su hora y algo más de show. Incluso si el sonido no los acompañó durante los primeros minutos de recital, con una guitarra a la que le costó agarrar presencia dentro de la mezcla, el público se plegó a la banda e hizo de cada corte una instancia para combatir sin piedad al centro de la pista. Siendo “Satellite” (2001) su disco más exitoso, P.O.D. puso énfasis en su cuarto larga duración y complementó el resto de la función con las canciones más destacadas de su discografía, donde pudimos escuchar algo de reggae, como ocurrió en “Ridiculous”, o pasar drásticamente al punk-hardcore durante el caos que armó “Revolucion”, una de las dos canciones más recientes en el catálogo del grupo que fueron presentadas anoche.

La fiesta se mantuvo en alto con hits como “Boom”, “Youth Of The Nation” –que contó con la colaboración de Dryden Mitchell en los coros– o la violenta “Southtown”, esta última siendo el pasaje más álgido de la jornada, con una pista atestada de cuerpos danzando y empujándose de un lado para otro. La postal era aún más asombrosa al notar que entre los contendores no había ninguna cara adolescente, sino que abundaban rostros de jóvenes-adultos, algunos conservando las pintas de quinceañeros, pero cuyas miradas denotaban el peso y el estrés de la “vida real”, lanzando puñetazos y cabeceando como si no existiera un mañana. Era real, estábamos de vuelta en el patio del colegio. “Alive” coronó el tramo final de la presentación, con una Blondie cantando a coro y un bis que remató la velada con “Satellite”, despidiendo definitivamente a Sonny Sandoval y compañía, bajando el telón del evento.

Finalizada la intensa jornada, camino a casa la sensación de estar regresando del colegio era inevitable. P.O.D y Alien Ant Farm forman parte de la banda sonora de las vidas de millones de personas alrededor del mundo. Independiente de que sus carreras no hayan alcanzado los estándares de referentes mayores del estilo, su legado está inmortalizado en los recuerdos de cada uno de los que anoche entonamos desde las entrañas clásicos como “Alive” o “Wish”. Este “Back To School” cumplió a rajatabla con sus intenciones y nos llevó a regocijarnos en la nostalgia, una nostalgia que no se siente kitsch o decadente, sino que, al contrario: más viva y poderosa que nunca.

Setlist Alien Ant Farm

  1. Courage
  2. Forgive & Forget
  3. Movies
  4. These Days
  5. Tia Lupe
  6. Attitude
  7. Glow
  8. Wish
  9. Sticks And Stones
  10. Smooth Criminal (original de Michael Jackson)

Setlist P.O.D.

  1. The Messenjah
  2. Rock The Party (Off The Hook)
  3. Ridiculous
  4. Boom
  5. Murdered Love
  6. Soundboy Killa
  7. Set It Off
  8. Kaliforn-Eye-A
  9. Youth Of The Nation
  10. Lost In Forever
  11. Will You
  12. Strength Of My Life
  13. Beautiful
  14. Revolucion
  15. Southtown
  16. Alive
  17. On Fire
  18. This Goes Out To You
  19. Satellite

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 57 mins.

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 1 día

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 2 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: