Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Thurston Moore y Kurt Vile: Más allá del ruido

Publicado

en

El año 2009, Thurston Moore y su proyecto más importante, Sonic Youth, aterrizaban por primera vez en nuestras tierras, para presentarse en un memorable concierto, en una semana que estuvo cargada de grandes recitales. Un sueño hecho realidad para un gran número de fanáticos, quienes se pudieron repetir el plato en Maquinaria Festival 2011, y ahora, podían darse el lujo de presenciar un show en solitario del legendario guitarrista, cuyo nombre es sinónimo de ruido y actitud.

Dueño de una sólida carrera solista, con más de una decena de producciones lanzadas a lo largo de dos décadas, Thurston Moore llegaba al Teatro Oriente para ofrecer un espectáculo que, a pesar de perfilarse como íntimo y contemplativo, estuvo cargado de energía y noise.

Unos minutos antes de las 21:10, una alarma llamaba a alistarse a los asistentes que repletaron las butacas del recinto. El primer número de la noche era el norteamericano Kurt Vile, junto a su banda soporte “The Violators”, quienes han estado de gira junto a Moore, entregando un set de canciones que mezclan el folk rock, con la suciedad de las guitarras punk. Promocionando su más reciente disco “Smoke Ring For My Halo” (2011), Vile y compañía, demostraron en un poco más de una hora, porqué deben ser considerados como uno de los grandes exponentes del género en estos días.

El delgado guitarrista sale a escena junto a su banda, para recorrer lo más destacado de su discografía. “Jesus Fever”, extraída de “Smoke Ring For My Halo”, gozó de un sonido notable, muy sucio, pero claro y potente. Vile deja de lado su guitarra eléctrica para tomar una acústica, dando los primeros rasgueos de “On Tour”, también de su último álbum.

El telón de fondo y las luces del teatro daban un toque casi onírico a la presentación, sumado a la puesta en escena de los músicos, quienes se mostraban muy concentrados en su interpretación, sólo tomándose un tiempo entre tema y tema, para afinar sus instrumentos y dedicar un par de escuetas palabras de agradecimiento, entre ellas, una confesión de haber perdido su “virginidad musical” al tocar por primera vez en estas tierras.

Temas como “Ghost Town”, la frenética “Freak Train” o la emocionante interpretación de “Peeping Tomboy”, hicieron del show de Vile, una antesala más que plausible, y dejo el ambiente preparado para el plato fuerte.

Cuando faltaban veinte minutos para las 23 horas, Thurston Moore subía al escenario, junto a su banda. Ante los gritos del público, Moore se mueve con tranquilidad sobre el escenario, incluso lanzando su chaqueta a la batería, y bromeando mientras esperan el arribo de su guitarrista. El concierto comienza con “Blood Never Lies”, cuarto tema de “Demolished Thoughts” (2011), un composición tranquila, donde se pudo apreciar nuevamente un sonido a la altura, con un perfecto balance entre riffs de guitarras y melodías del violín. La serenidad se mantuvo con “In Silver Rain With A Paper Key”. El sonido de la guitarra de Moore es inconfundible, los rasgueos y melodías llevan el sello de un sonido que prácticamente él inventó, y ha dado sus mayores resultados en el trabajo que ha realizado junto a Sonic Youth. Escucharlo en solitario, en un concierto de estas características, era un regalo para todo fanático de su legado. El espacio y la cercanía, daban cabida para que el norteamericano se explayara, e incluso se diera el tiempo para conversar con el público y contar algunas anécdotas sobre las canciones que estaba tocando. Como una de esas historias de amor, que nunca resultan, era presentada “Never Day”.

Uno de los momentos que despertó las pasiones de los presentes, fue cuando el guitarrista dedicó “Fri/end” del disco “Trees Outside The Academy” (2007), a Felipe Orrego, miembro de la banda nacional Los Blops, quien tocó junto Kim Gordon en los setenta. Moore afirma que si Kim no hubiese tocado con Felipe, quizás parte del sonido de Sonic Youth, no hubiese existido, concluyendo con la frase “podríamos decir que Sonic Youth, es una extensión de la música sicodélica chilena”. Los aplausos y gritos del público fueron inmediatos.

Antes de presentar “Orchard Street”, Moore se excusa por los problemas en su voz, debido a un resfrío provocado por los constantes viajes en avión. A decir verdad, su voz nunca se vio mermada por la enfermedad y se mantuvo clara durante toda la presentación, que continuó con un tema nuevo, sobre dos hippies, llamado “Groovie & Linda”. En “It’s Only Rock ‘n’ Roll (But I Like It)” –cover de los Rolling Stones–, el guitarrista se lanza hacia las primeras filas, momentos que unos cuantos aprovecharon para lanzarse sobre él y tocar la guitarra. La seguridad hacía lo que podía para detener a los fanáticos que se agolpaban a la orilla del escenario, mientras Moore yacía en el piso con su guitarra. Minutos de efervescencia que dejaron en el suelo a atriles y pedestales.

Mientras los técnicos ponían las cosas en su lugar, la banda se despachaba una impresionante improvisación, donde brillaron los acoples y los efectos de las pedaleras, demostrando que por muy íntimo y contemplativo que fuera el show, era Thruston Moore quien estaba sobre el escenario. Con las cosas de vuelta a la normalidad comenzó “Ono Soul”, para luego presentar a la banda y comentar la curiosidad que le causaba saber si la lluvia estaba al tanto de cuando era noche o de día, ya que siempre se pone a llover cuando es de noche. Confesándose fascinado por este fenómeno anuncia la llegada de “See-Through Playmate”.

Las melodías de su último disco vuelven a sonar con la hermosa “Mina Loy” y el sencillo “Circulation”, que culminó con otro momento de noise puro. Los músicos salen del escenario, para retornar unos momentos después e interpretar “Pretty Bad” y “Staring Statues”, para finalizar con “Psychic Hearts”, tema del disco homónimo del año 1995, que no había sido tocado en toda la gira, y según Moore, ya era tiempo de hacerlo.

De esta manera, a las 00:15, Thurston Moore y los suyos, dejaban el escenario en una noche que significó un regalo para los seguidores de la rama más ruidosa del rock. En un show intimo e intenso, el estadounidense dejo su nombre en lo más alto, demostrándonos que lo suyo, va más allá del ruido.

Setlist Kurt Vile & The Violators

  1. For Awhile (cover de Feelies)
  2. Jesus Fever
  3. On Tour
  4. Freeway
  5. Ghost Town
  6. Heart Attack
  7. Downbound Train (cover de Bruce Springsteen)
  8. Hunchback
  9. Peeping Tomboy
  10. Breathin’ Out
  11. Freak Train
  12. He’s Alright
  13. Baby’s Arms

Setlist Thurston Moore

  1. Blood Never Lies
  2. In Silver Rain With A Paper Key
  3. Never Day
  4. Fri/end
  5. Orchard Street
  6. Groovie & Linda
  7. It’s Only Rock ‘n’ Roll (But I Like It)
  8. Ono Soul
  9. See-Through Playmate
  10. Mina Loy
  11. Circulation
  12. Pretty Bad
  13. Staring Statues
  14. Psychic Hearts

 Por Sebastián Zumelzu

 Fotos por Sebastián Rojas

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. joe

    16-Abr-2012 en 9:46 pm

    Notable!

  2. Pancito

    26-Abr-2012 en 5:20 pm

    Un Dato: Felipe Orrego jamás tocó en Los Blops, tocó con Kim Gordon en una banda antes de Sonic Youth, él sólo les mostró a Los Blops.

Responder

En Vivo

Steve Harris British Lion: Contra todo pronóstico

Publicado

en

British Lion

En el año 2012, Steve Harris, el legendario bajista y fundador de Iron Maiden, anunció el lanzamiento del primer álbum de su nueva aventura musical bautizada como British Lion. El anunció tomó a los fanáticos de la doncella por sorpresa, ya que el veterano músico jamás había formado parte de otro proyecto aparte de su obra maestra del heavy metal, lo que despertó la curiosidad del respetable por saber con qué nos sorprendería el inglés. Retomando un proyecto que se disolvió en los años noventa, Harris se reunió con los sobrevivientes de British Lion, y conservando el nombre, apadrinó y se hizo parte de la alineación del quinteto, empresa que él mismo ha reconocido es “un proyecto paralelo y más pequeño”.

Durante ese mismo año, el disco homónimo del grupo salió a la venta y el resultado fue, por decirlo de manera amable, bastante discreto. Con el mismísimo Harris a cargo de las perillas, las diez canciones que componían el LP adolecieron de una pobre producción, con  un sonido que a ratos hacía dudar que se tratara de una banda profesional. Por lo demás, la voz del cantante, Richard Taylor, carecía de personalidad, presencia y garra en canciones que repetían los mismos clichés del rock ochentero y noventero, en un álbum que pasó sin pena ni gloria. Con estos antecedentes, se temía que el primer show de British Lion en nuestro país corriera un destino similar. Afortunadamente, y contra todo pronóstico, el debut de los ingleses fue una íntima fiesta de guitarras y cánticos rockeros.

Con alrededor de doscientas personas ocupando la planta baja del Teatro Caupolicán, la agrupación hizo su arribo al escenario de la mano de “This Is My God”, sencillo que inmediatamente convocó a los cantos de los fans, quienes, definitivamente, fueron también protagonistas de la noche, porque sin su energía y cariño mostrado hacia los músicos, el show no hubiese tenido ese toque mágico del que gozó durante la hora y veinte minutos de British Lion en vivo.

Fueron pocos los asistentes para el tamaño del recinto, algo no muy alarmante, ya que esta gira estaba pensada para locales pequeños, bares y sitios por el estilo, siendo quizás el teatro de la calle San Diego el recinto más grande en el que la banda se presentó en Sudamérica. Sin embargo, eso no fue impedimento para que la conexión se estableciera desde el primer momento y las energías se agruparan al centro de la cancha y frente al escenario, donde los devotos de Harris dieron el espaldarazo total al inglés y a sus colegas, cuyas reacciones sobre el escenario sólo dejaban ver la grata sorpresa que significó para ellos el caluroso recibimiento del público chileno.

Y los músicos no se quedaron atrás, dándolo todo en su performance como si estuvieran tocando en una gran arena repleta de personas. Es grato comprobar que en vivo British Lion es mucho más que en su versión en estudio, con guitarras poderosas y coros que convocan a seguirlos. Esa falta de alma y sensación de pastiche en las composiciones del disco se desvanece cuando el quinteto se pone sobre el escenario. Efectivamente, Richard Taylor no es un gran frontman, pero anoche su trabajo estuvo impecable y logró ganarse al público, además de mostrar lo mejor de sí en canciones como “Spitfire”, “Us Against The World” y “Judas”. Por su parte, Steve Harris interpreta con la misma vigorosidad que en Iron Maiden, corriendo por todo el escenario y cantando cada una de las letras, contagiando de energía a la audiencia y a sus compañeros, que, en conjunto, convencen como una banda sólida y no tan sólo como el affaire o capricho de un músico que ya lo ha hecho todo y armó una banda para pasarla bien. No, British Lion tiene vida propia y hambre para hacer mucho más.

Canciones que estarán presentes en su siguiente álbum, tales como “These Are The Hands” o “Bible Black”, destacaron en el set mostrando una veta bien a lo Iron Maiden, mezclando elementos del hard rock mostrados en la primera placa, con los elementos que hicieron de la doncella la institución que son hoy en día. Sin llegar a ser copias directas de lo creado por los autores de “The Number Of The Beast”, la adición de estos sonidos entrega versatilidad a la fórmula de British Lion, quienes dieron por cerrada la noche con “Eyes Of The Young”, y el coro de los fans que se hizo escuchar hasta minutos después de que los músicos abandonaran el escenario.

Contra todo pronóstico y destruyendo prejuicios, British Lion salió con los brazos en alto en una noche donde se regocijaron con el cariño de su público y viceversa. Su música no reinventará la rueda y tampoco será un referente del estilo, pero tampoco es un invento escapista o con fines netamente lucrativos. Es una banda pequeña comandada por un grande que, sin mayores pretensiones, entrega su música con el poder de un león. Una muy grata sorpresa.

Setlist

  1. This Is My God
  2. Lost Worlds
  3. Father Lucifer
  4. The Burning
  5. Spitfire
  6. The Chosen Ones
  7. These Are the Hands
  8. Bible Black
  9. Guineas And Crowns
  10. Last Chance
  11. Us Against The World
  12. Lightning
  13. Judas
  14. A World Without Heaven
  15. Eyes Of The Young

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 6 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 6 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 6 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 6 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 6 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 6 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 6 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 6 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 7 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 7 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: