Conéctate a nuestras redes
Therion Therion

En Vivo

Therion: Hilvanando narrativas

Publicado

en

A Short Tale Of The Antichrist” del filósofo ruso Vladimir Solovyov es un cuento editado en 1900, donde el también teólogo buscaba darle una vuelta positiva a la posible llegada del Anticristo y así desmitificar la figura de este como un ente de destrucción y final, y ponerlo como alguien que podría generar una mejora y un renacer de la humanidad. Esto lo ponía en un plano futurista con la gente reuniéndose en el siglo XXI, y hoy resulta que este cuento es uno de los favoritos de Vladimir Putin, quien justamente vende la idea de renaceres y encuentros mirando al futuro. Otro a quien la idea de Solovyov le pegó duro es a Christofer Johnsson, el guitarrista de Therion, que pasó por tiempos oscuros y problemas de salud que incluso amenazaron su capacidad de pararse en un escenario de nuevo.

Johnsson necesitaba un renacer, y en la figura de este buen Anticristo pudo anclar su largo anhelo de generar una ópera rock metal que finalmente fue “Beloved Antichrist”, el abrumador disco que lanzaron en febrero pasado, superando su período más extenso sin novedades y que fue la excusa para el retorno de la banda sueca a nuestro país, ante un Club Blondie casi llena, donde se vio la potencia de esta propuesta y, más importante, cómo es relevante el armado coherente de un espectáculo que no desconoce la variedad de narrativas que se ponen en línea, y así no perder lo esencial que mueve a la banda hoy, que en definitiva parece ser la reconstrucción de Therion como un todo que es capaz de reunir sus 30 años de carrera, en un show compacto y sin desperdicios.

La extensa jornada hizo difícil poder seguir todo. Al comienzo se presentaron Lapsus Dei y Caterina Nix, dos créditos nacionales que hemos destacado mucho, pero que saliendo a escena a las 19:00 horas no pueden hacer mucho contra la falta de gente en un día de semana como un martes, quitando parte del impacto de tener una plataforma para realmente mostrar su música, que es algo importante, en especial cuando muchas veces ha quedado clara la valía de una propuesta como la de Lapsus Dei o la muy buena voz y carisma que tiene Caterina, quien además denota una producción muy cuidada para trabajar con estándares internacionales.

A las 21:05 horas se subieron al escenario con máscaras brillantes, mezcla entre “Eyes Wide Shut” y “Mr. Robot” los integrantes de la banda inglesa The Devil, quienes mantienen en secreto sus identidades, y aun así tienen personalidades visiblemente diferentes en el escenario. Su show destila coherencia y teatralidad, sin decir una sola palabra ni agradecimiento. A lo largo de 45 minutos se sucedieron riffs, imágenes de múltiples conspiraciones y también muchos discursos o noticias antiguas, donde se sucedían ex presidentes estadounidenses, símbolos illuminati y mucho más. Dentro de lo simplona que puede ser esta narrativa, la forma en la que esta era llevada a cabo sería el sueño de gente obsesiva con estos temas, como Matt Bellamy de Muse, y la ejecución fue con un arrojo impecable para una banda que sólo cuenta con un disco, homónimo, salido en 2012. Sólido espectáculo, preciso en la consistencia para lo que vendría después.

Therion volvía a Chile por novena vez para su décimo concierto, así que para nadie fue un misterio cómo sonaría la banda, ni su conexión con sus fans, sin embargo, sí era importante ver cómo las canciones de una ópera rock podían inmiscuirse en un show que también reuniría la nostalgia de la gente ante temas con más de veinte años de existencia. Y a los pocos compases de “Theme Of Antichrist” quedaba en claro cómo todo podría fluir, y aunque la actual configuración de vocalistas de la banda a ratos hacía extrañar a la versátil Lori Lewis, lo cierto es que Thomas Vikström, Linnéa Vikström y Chiara Malvestiti lograron el cometido de no sólo generar una dinámica y química entre ellos para transmitir más emociones, sino que también se adueñaron de las canciones lo suficiente como para generar la efervescencia de un público que ya conoce a la banda y, por lo tanto, también puede ser muy exigente con lo que se espera de una agrupación que ha tenido en el cambio a una constante fundamental.

Aunque “Din” o “The Blood Of Kingu” fueron recibidas con grandes aplausos, fueron las dos del disco “The Secret Of The Runes” (“Ginnungagap” y “Nifelheim”) las que más causaron que se movieran las entrañas y también se dispusiera la fuerza de la gente. También, los vocalistas se pudieron lucir, y en especial Linnéa pudo dejar en claro que tiene mucho para entregar y tal vez el público la juzgó mucho por los problemas que tuvo su micrófono al comienzo del show. Pese a ello, el entusiasmo no decaía, aunque hubo temas más nuevos, como “Temple Of New Jerusalem”, que no tenían tanta respuesta de la gente.

An Arrow From The Sun” mostró la calidad de Chiara, que con su registro soprano era impecable y daba aires más etéreos a la crudeza que a veces se nota con canciones como “Wine Of Aluqah” o “Cults Of The Shadow”. En general, el que quedaba un poco atrás en sus manifestaciones era Christofer, quizás cuidándose, pero muy preciso. Sólo cerca del final del show él habló y comentó pidiendo que la gente presentara en el encoreTo Mega Therion”, el que siempre es el gran final, pero antes le dejaba el espacio al resto de los integrantes de la banda, en un gesto también que engrandece al compositor y fundador de Therion. Eso muestra cómo el hombre entiende que el espectáculo es más grande que cualquier ego, y es muy refrescante ver eso en la música.

Aunque supuestamente existía un encore, este se mimetizó con el resto del show porque la banda nunca bajó del escenario y simplemente esperaron a que “The Rise Of Sodom And Gomorrah” comenzara para que explotara el público, en ese combo 1-2 tan bien dado con “To Mega Therion”. Sin embargo, la gente no se calmó y pidió más, ante lo cual salió Christian Vidal, el guitarrista argentino de la banda que, en el tono más estereotípicamente argentino, agradeció, tiró bromas y luego llamó a la banda para tocar una más. “Quetzalcoatl” cerró definitivamente un show de casi dos horas de duración y que, pese a no ser el más brillante de los suecos en nuestro país, sin duda que, a punta de tejer bien entre las historias y los momentos de la banda, pudo conformar un todo coherente que sin duda satisfizo a los fanáticos, quienes ahora pueden esperar en paz la venida del Anticristo procurada por Therion.

Setlist

  1. Theme Of Antichrist
  2. The Blood Of Kingu
  3. Din
  4. Bring Her Home
  5. Night Reborn
  6. Nifelheim
  7. Ginnungagap
  8. Typhon
  9. Temple Of New Jerusalem
  10. An Arrow From The Sun
  11. Wine Of Aluqah
  12. Lemuria
  13. Cults Of The Shadow
  14. The Khlysti Evangelist
  15. My Voyage Carries On
  16. The Invincible
  17. Der Mitternachtslöwe
  18. Son Of The Staves Of Time
  19. The Rise Of Sodom And Gomorrah
  20. To Mega Therion
  21. Quetzalcoatl

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Behemoth: La estética de lo profano

Publicado

en

Behemoth

Como suele ocurrir últimamente, se hace difícil asimilar los espectáculos fuera del álgido contexto social que se desarrolla en el país. El cuestionamiento a las figuras de poder es un fenómeno profundo y transversal, así lo demuestran los múltiples ataques a símbolos religiosos como consecuencias de la deslegitimación de la Iglesia Católica. En este punto, Behemoth se relaciona con la contingencia. La iconografía del sacrilegio forma parte elemental de la propuesta de los polacos, quienes provocan continuamente a los elementos de la cultura cristiana en sus composiciones. A cinco años de su último show en Santiago, el conjunto liderado Nergal se reafirma como uno de los proyectos de metal más completos del panorama actual, mediados por una rigurosa estética de lo profano.

Enmarcados en la gira sudamericana que presenta su último álbum, “I Loved You At Your Darkest” (2018), Coliseo Santiago contenía a una multitud de fanáticos que vitoreaban impacientes una nueva visita de la banda. Cubiertos por un telón negro, “Solve” introdujo a los asistentes al imaginario de demonios y herejías dibujado por Behemoth. “Wolves Ov Siberia” puso al descubierto a la banda, mientras el ritmo incesante de Inferno comenzaba a mover a los fanáticos. Los primeros aplausos se apagaron de súbito con “Daimonos”, continuando una carga incesante.

Cabe destacar los detalles de escenografía e iluminación, que, si bien no son demasiado ambiciosos, sí aportan a generar una mayor puesta en escena y crear un ambiente ritualístico propio de bandas afines al black metal. La fuerza de “Ora Pro Nobis Lucifer” contribuyó a este escenario ocultista con una interpretación impecable, mientras que “Bartzabel” presentaba a Nergal portando una mitra en evidente declaración de desacato. Fue en esta ocasión cuando Behemoth mostró con fuerza las razones que los posicionan como una banda de categoría del circuito metalero, denotando preocupación por el aspecto visual y la versatilidad en los pasajes menos intensos, características que no son tan fáciles de encontrar dentro del nicho al cual pertenecen.

El ímpetu de “Ov Fire And The Void” retomó el camino por los territorios más brutales de la banda. Luego de un coro eclesiástico, Nergal se dirigía por primera vez al público, agradeciendo la entrega con un show despampanante e intenso. Luego de unas breves palabras, el conjunto continuó con su repertorio más reciente interpretando “God = Dog” y avivando los ánimos de los fanáticos. A medio tramo de la jornada, “Conquer All” y “Sabath Matter” aportaron en crear una ornamentación oscura, ejecutando un sonido impecable y extremo.

La agrupación polaca aprovechó la energía para continuar con uno de sus temas más reconocidos. “Blow Your Trumpets Gabriel” hizo cantar a los fanáticos que observaban con atención cada pasaje de la canción que vaticina un escenario apocalíptico. Con la energía a tope, “Slave Shall Serve” avivaba el mosh, mientras que “Chant For Eschaton 2000” despedía a la banda del escenario, no sin que antes Nergal disparara una alabanza a satanás.

Como era de esperarse, la última parte del repertorio se cargó a la teatralidad con la oda infernal de “Lucifer”, la caótica “We Are The Next 1000 Years” y el cierre definitivo marcado por “Coagvla”, que fue interpretado por percusiones a banda completa, despidiéndose así de manera definitiva de una fanaticada que aún estaba en condiciones de escuchar más.

Pese a que Behemoth es un proyecto que remite sus bases a elementos del black metal, es valorable el modo en que se las ha ingeniado para crear un sonido más depurado. Sin perder cuotas de agresividad, gana en sofisticación, versatilidad y una propuesta estética que también muestra preocupación por lo visual. Con la ausencia de este elemento iconográfico, es imposible asimilar el concepto del conjunto polaco en su totalidad. El buen estado creativo de Behemoth da buenos auspicios para un metal que no teme en ser pretencioso y mostrarse como una expresión legítima de arte a lo oscuro.

Setlist

  1. Solve
  2. Wolves Ov Siberia
  3. Daimonos
  4. Ora Pro Nobis Lucifer
  5. Bartzabel
  6. Ov Fire And The Void
  7. God=Dog
  8. Conquer All
  9. Sabbath Mater
  10. Decade Ov Therion
  11. Blow Your Trumpets Gabriel
  12. Slaves Shall Serve
  13. Chant For Eschaton 2000
  14. Lucifer
  15. We Are The Next 1000 Years
  16. Coagvla

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 5 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 5 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas