Conéctate a nuestras redes
Therion Therion

En Vivo

Therion: Hilvanando narrativas

Publicado

en

A Short Tale Of The Antichrist” del filósofo ruso Vladimir Solovyov es un cuento editado en 1900, donde el también teólogo buscaba darle una vuelta positiva a la posible llegada del Anticristo y así desmitificar la figura de este como un ente de destrucción y final, y ponerlo como alguien que podría generar una mejora y un renacer de la humanidad. Esto lo ponía en un plano futurista con la gente reuniéndose en el siglo XXI, y hoy resulta que este cuento es uno de los favoritos de Vladimir Putin, quien justamente vende la idea de renaceres y encuentros mirando al futuro. Otro a quien la idea de Solovyov le pegó duro es a Christofer Johnsson, el guitarrista de Therion, que pasó por tiempos oscuros y problemas de salud que incluso amenazaron su capacidad de pararse en un escenario de nuevo.

Johnsson necesitaba un renacer, y en la figura de este buen Anticristo pudo anclar su largo anhelo de generar una ópera rock metal que finalmente fue “Beloved Antichrist”, el abrumador disco que lanzaron en febrero pasado, superando su período más extenso sin novedades y que fue la excusa para el retorno de la banda sueca a nuestro país, ante un Club Blondie casi llena, donde se vio la potencia de esta propuesta y, más importante, cómo es relevante el armado coherente de un espectáculo que no desconoce la variedad de narrativas que se ponen en línea, y así no perder lo esencial que mueve a la banda hoy, que en definitiva parece ser la reconstrucción de Therion como un todo que es capaz de reunir sus 30 años de carrera, en un show compacto y sin desperdicios.

La extensa jornada hizo difícil poder seguir todo. Al comienzo se presentaron Lapsus Dei y Caterina Nix, dos créditos nacionales que hemos destacado mucho, pero que saliendo a escena a las 19:00 horas no pueden hacer mucho contra la falta de gente en un día de semana como un martes, quitando parte del impacto de tener una plataforma para realmente mostrar su música, que es algo importante, en especial cuando muchas veces ha quedado clara la valía de una propuesta como la de Lapsus Dei o la muy buena voz y carisma que tiene Caterina, quien además denota una producción muy cuidada para trabajar con estándares internacionales.

A las 21:05 horas se subieron al escenario con máscaras brillantes, mezcla entre “Eyes Wide Shut” y “Mr. Robot” los integrantes de la banda inglesa The Devil, quienes mantienen en secreto sus identidades, y aun así tienen personalidades visiblemente diferentes en el escenario. Su show destila coherencia y teatralidad, sin decir una sola palabra ni agradecimiento. A lo largo de 45 minutos se sucedieron riffs, imágenes de múltiples conspiraciones y también muchos discursos o noticias antiguas, donde se sucedían ex presidentes estadounidenses, símbolos illuminati y mucho más. Dentro de lo simplona que puede ser esta narrativa, la forma en la que esta era llevada a cabo sería el sueño de gente obsesiva con estos temas, como Matt Bellamy de Muse, y la ejecución fue con un arrojo impecable para una banda que sólo cuenta con un disco, homónimo, salido en 2012. Sólido espectáculo, preciso en la consistencia para lo que vendría después.

Therion volvía a Chile por novena vez para su décimo concierto, así que para nadie fue un misterio cómo sonaría la banda, ni su conexión con sus fans, sin embargo, sí era importante ver cómo las canciones de una ópera rock podían inmiscuirse en un show que también reuniría la nostalgia de la gente ante temas con más de veinte años de existencia. Y a los pocos compases de “Theme Of Antichrist” quedaba en claro cómo todo podría fluir, y aunque la actual configuración de vocalistas de la banda a ratos hacía extrañar a la versátil Lori Lewis, lo cierto es que Thomas Vikström, Linnéa Vikström y Chiara Malvestiti lograron el cometido de no sólo generar una dinámica y química entre ellos para transmitir más emociones, sino que también se adueñaron de las canciones lo suficiente como para generar la efervescencia de un público que ya conoce a la banda y, por lo tanto, también puede ser muy exigente con lo que se espera de una agrupación que ha tenido en el cambio a una constante fundamental.

Aunque “Din” o “The Blood Of Kingu” fueron recibidas con grandes aplausos, fueron las dos del disco “The Secret Of The Runes” (“Ginnungagap” y “Nifelheim”) las que más causaron que se movieran las entrañas y también se dispusiera la fuerza de la gente. También, los vocalistas se pudieron lucir, y en especial Linnéa pudo dejar en claro que tiene mucho para entregar y tal vez el público la juzgó mucho por los problemas que tuvo su micrófono al comienzo del show. Pese a ello, el entusiasmo no decaía, aunque hubo temas más nuevos, como “Temple Of New Jerusalem”, que no tenían tanta respuesta de la gente.

An Arrow From The Sun” mostró la calidad de Chiara, que con su registro soprano era impecable y daba aires más etéreos a la crudeza que a veces se nota con canciones como “Wine Of Aluqah” o “Cults Of The Shadow”. En general, el que quedaba un poco atrás en sus manifestaciones era Christofer, quizás cuidándose, pero muy preciso. Sólo cerca del final del show él habló y comentó pidiendo que la gente presentara en el encoreTo Mega Therion”, el que siempre es el gran final, pero antes le dejaba el espacio al resto de los integrantes de la banda, en un gesto también que engrandece al compositor y fundador de Therion. Eso muestra cómo el hombre entiende que el espectáculo es más grande que cualquier ego, y es muy refrescante ver eso en la música.

Aunque supuestamente existía un encore, este se mimetizó con el resto del show porque la banda nunca bajó del escenario y simplemente esperaron a que “The Rise Of Sodom And Gomorrah” comenzara para que explotara el público, en ese combo 1-2 tan bien dado con “To Mega Therion”. Sin embargo, la gente no se calmó y pidió más, ante lo cual salió Christian Vidal, el guitarrista argentino de la banda que, en el tono más estereotípicamente argentino, agradeció, tiró bromas y luego llamó a la banda para tocar una más. “Quetzalcoatl” cerró definitivamente un show de casi dos horas de duración y que, pese a no ser el más brillante de los suecos en nuestro país, sin duda que, a punta de tejer bien entre las historias y los momentos de la banda, pudo conformar un todo coherente que sin duda satisfizo a los fanáticos, quienes ahora pueden esperar en paz la venida del Anticristo procurada por Therion.

Setlist

  1. Theme Of Antichrist
  2. The Blood Of Kingu
  3. Din
  4. Bring Her Home
  5. Night Reborn
  6. Nifelheim
  7. Ginnungagap
  8. Typhon
  9. Temple Of New Jerusalem
  10. An Arrow From The Sun
  11. Wine Of Aluqah
  12. Lemuria
  13. Cults Of The Shadow
  14. The Khlysti Evangelist
  15. My Voyage Carries On
  16. The Invincible
  17. Der Mitternachtslöwe
  18. Son Of The Staves Of Time
  19. The Rise Of Sodom And Gomorrah
  20. To Mega Therion
  21. Quetzalcoatl

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Corrosion Of Conformity: Los astros alineados

Publicado

en

Corrosion Of Conformity

Fue hace cinco años, dentro del contexto de The Metal Fest, la última ocasión en que Corrosion Of Conformity se presentaba en Santiago. Para esa oportunidad las circunstancias eran diferentes: el conjunto se articulaba en formato de power trio, en el que anecdóticamente presentó un par de temas junto a uno de sus miembros más célebres; Pepper Keenan, incansable guitarrista de la escena metal de ritmo espeso y colaborador de otro importante proyecto afín, Down. Lo que en ese entonces sólo fue una pizca, ayer se presentó como un plato completo. Es por lo mismo que ver a la banda en su formación más sólida –en términos de trabajos de estudio– resultaba tan atractivo. Si bien, la gira se enmarca bajo la presentación de “No Cross No Crown” (2018), urgía la necesidad de sacarle provecho a la coyuntura, desempolvar lo mejor de su repertorio y entregar un show marcado por la consistencia arrolladora que ofrecen como cuarteto.

Como precalentamiento para la velada, el Club Blondie recibió a un número indiscutido de la escena stoner local. Yajaira subía al escenario de la mano del mítico “Comegato” Montenegro, entusiasmado por estar “nuevamente representando al rock pesado que se hace por estos lados”. Luego de un agradecimiento al público, la banda presentó durante un poco más de 45 minutos una potente carga de riffs y frecuencias bajas que hicieron vibrar cada rincón del subterráneo, despidiéndose con el respeto y cariño por tantos años de trabajo con un amplio aplauso.

Entre el ruido del murmullo, los anfitriones abrieron su show mediante un breve solo del bajista Mike Dean, el cual se anexó con gracia y apoyo del público al riff repetitivo de “Bottom Feeder (El Que Come Abajo)”, para esta ocasión a un ritmo ralentizado que acentuaba una atmósfera cargada al doom. Fue cosa que sonaran las primeras notas para que los fanáticos siguieran a coro la melodía instrumental. Ya introducidos en este imaginario denso y sicodélico, la muestra de lo más nuevo no se dejó esperar con “The Luddite”, que curiosamente fue lo único del repertorio reciente junto a “Wolf Named Crow”, quizás debido a una decisión a conciencia por aprovechar la ocasión y ponderar los clásicos por sobre lo nuevo. Y así fue con creces.

La dupleta “Broken Man” y “Señor Limpio” introdujo a lo que sería una seguidilla de clásicos de sus años dorados, repasando en reiteradas ocasiones el álbum “Deliverance” (1994). Luego de “Long Whip/Big America”, la banda recibió una ovación, y aprovechando el impulso, Pepper Keenan agradeció al público, confesando el agrado que significa realizar giras por Sudamérica. El júbilo se inmortalizó cuando Keenan no aguantó su ansiedad e hizo subir al escenario a un fotógrafo para registrar la emoción del momento.

Concentrados en retomar la marcha, el potente riff de “Seven Days” se encaminó nuevamente hacia un repertorio clásico. El ritmo espeso de la canción se conjugó con la enérgica abertura de “Paranoid Opioid”, retornando a las melodías hipnóticas en la porción final y ofreciendo un quiebre fresco. El altibajo de emociones concluyó de manera sublime con la exquisita aura sicodélica de “13 Angels”, en lo que fue uno de los pasajes más implacables de la jornada.

Demostrado ya el grueso calibre de Corrosion Of Conformity, no quedó más que rectificar su categoría con la pesada pieza “Vote With A Bullet” y la envolvente frecuencia de “Albatross”, todo con el cierre magistral de “Clean My Wounds” luego del encore, otra infaltable de la banda que se extendió en un colaborativo jamming, dándole un cierre redondo a una jornada ejecutada con precisión y consistencia.

Dos elementos estaban claros al evaluar la coyuntura de este show: podríamos escuchar parte del material de “No Cross No Crown”, como es lógico, junto con la nostalgia de revisitar composiciones de la formación que convocaba. Sorpresivamente, la banda se fue en contra de la obviedad, cargando la balanza casi en su totalidad hacia lo clásico, ofreciendo un show que no sólo dejó en claro el valor de su repertorio más conocido, sino también demostró la solidez que tiene la banda en vivo, entregando un catálogo que le concedió un cariño a los fanáticos. Una oportunidad diferente a la anterior, donde los astros que giran alrededor de esta banda volvieron a reunirse en un desplante arrollador que jugó a desempolvar clásicos.

Setlist

  1. Bottom Feeder (El Que Come Abajo)
  2. The Luddite
  3. Broken Man
  4. Señor Limpio
  5. Long Whip/Big America
  6. Wiseblood
  7. Who’s Got The Fire
  8. Seven Days
  9. Paranoid Opioid
  10. 13 Angels
  11. Vote With A Bullet
  12. Wolf Named Crow
  13. Albatross
  14. Clean My Wounds

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 15 horas

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 1 semana

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 4 semanas

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 1 mes

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 2 meses

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Publicidad
Publicidad

Más vistas