Contáctanos

En Vivo

Theatre of Tragedy: El Teletón se tornó en tragedia

Publicado

en

Agridulce. Solo eso se puede inferir, en resumidas cuentas, de la presentación de Theatre of Tragedy en Chile. Si bien fue una excelente ocasión para saciar las ansias de muchos por ver a los noruegos en nuestro país. No sé si estaré en lo correcto, pero es injusto perder el auge, o divisarlo a la distancia, de bandas tan importantes. Tal como lo ha sido Theatre of Tragedy para el género gótico e industrial, por ejemplo.

Suena igualmente injusto pensar que sólo para su gira de despedida y luego de 17 años,  esta banda pisara Chile por primera vez.  Pero por otro lado, ¡qué privilegio!, es el haberlos tenido en frente. Es probable que así lo piensen, los más de 500 asistentes que no alcanzaron ni para dar el lleno de un tercio del teatro.

A las 20:00 hrs., tras una inusitada aparición de una banda telonera, la escuetísima audiencia que comenzaba a llenar el Teletón reaccionó. Muy poco fue anunciado y solo los más cercanos a la producción sabían de esta participación.

Sacramento se adueñó rápidamente del escenario y con un oficio respetable para la novicia banda, se llevó el respeto de muchos, como la indiferencia de otros, y repudio de algunos cuantos. Inexplicable, puesto que si bien sus integrantes tiene experiencia en otras bandas (UDK), y lo que entregaron fue digno de elogio. La risa burlesca de algunos no tenía lógicamente cabida. En fin, cabe destacar el buen sonido, y un fiato en buenas vías de desarrollo.

Por otro lado, es también importante recalcar, sin intención de atacar a las productoras. Pero por favor, “Más trabajo en la ecualización previa”, las bandas chilenas merecen más que solo las amplifiquen, necesitan sonar mejor. Y no hay grandes excusas, sino ¿Cómo se explica la diferencia estratosférica entre el sonido de la batería de Sacramento y la de Hein Frode Hansen?.

Tras treinta correctísimos minutos de presentación, la banda se bajó del escenario, y dio paso a otros treinta minutos de espera y por consiguiente un show lleno de emociones encontradas, pero sobre todo melancolía.

Si bien hubo puntuales fallas en el sonido, el espectáculo ofrecido por Nell y Ray no fue opacado, es más, el dramatismo y la teatralidad que con tan sutiles gestos añadieron a cada canción del show, hizo de este una experiencia notable. Un repaso por lo más destacado de su repertorio fue parte de la avasalladora presentación del septeto noruego en el Teatro Teletón.

El ambiente familiar, de cercanía, y acogedor, se sentía. Quizás lo único positivo de tan baja concurrencia era, ese sentimiento de exclusividad y personalización que la banda tuvo con los presentes. No pararon durante todo el concierto con las frases y los elogios para Chile y sus fanáticos. Cuestión que debería haber sido diametralmente opuesta.

Con una formación de lujo y siete integrantes sobre el escenario, conformados por el dúo vocal de Raymond J. Rohonyi y Nell Sigland, la pareja de guitarras por el oxigenado Vegar T. Thorsen, y un casi estático Frank Claussen. Para finalizar con el emblemático Lorentz Aspen en teclados, y los no menos importantes Hein Frode Hansen en batería, y Erik Torp (Deathfare, Lowdown), en bajo. Este último incluido especialmente para esta gira.

Los fuegos comenzaron a encenderse con los primeros acordes de ‘Hide and seek’, para continuar sin pausa alguna con ‘Bring forth ye shadow’, de su segunda opus, “Velvet darkness they fear” (1996). También tocarían después ‘Der tanz der schatten’, de ese mismo álbum. La presentación incluyó además, clásicos como ‘Lorelei’, ‘Venus’ y ‘Cassandra’ de su placa de 1998, “Aégis”.

Entre otras, interpretaron pinceladas de su última placa “Forever is the world”, con ‘Frozen’, ‘Hollow’ y la canción que lleva como título, el mismo del disco. Dijeron presente ‘Ashes and dreams’, ‘Fade’ y ‘Storm’, de su disco “Storm” (2006), en el que sería el otrora debut de Nell en la banda. Por cierto, Liv Kristine dejaría bien alta la vara. Y cuestión que tras la brillante participación de la soprano en los últimos cuatro años, surgió un duelo de fanáticos de ambas vocalistas. ‘Fragment’ e ‘Image’ de parte del “Musique” (2000)

Lo de Theatre of Tragedy, y en especial la reacción de la fanaticada chilena fue sumamente idéntico a lo sucedido con Cristina Scabbia (Lacuna Coil) y con anterioridad Simone Simmons (Epica). Más de algún piropo generalizado, uno que otro fanático más atento que aprovechó momentos de silencio para lanzar divertidas proposiciones amorosas a la frontwoman de la banda, que no pasaron desapercibidas, y más de alguna risa arrancó. Sobre todo el escueto pero directo “I love you” que alguien le dedicara a Nell, tras una espléndida interpretación de ‘Cassandra’.

Más allá del tremendo setlist, y una entrega total de la banda, que de alguna manera pagó el fervor, el fanatismo, la entrega y la espera de la fanaticada chilena que presenció su performance. El show fue emotivo, simple, directo y sin excusas. Hacia adelante y de hecho desde el frente era el lugar perfecto para presenciar lo entregado por los siete músicos escandinavos.

La carga emotiva que se generaba entre el dúo vocal visual y sonoramente, sumado al juego de iluminación, con una cuota de humo bien sincronizado y el oficio incólume de los restantes integrantes. Generaron a ratos, un ambiente y un clima incandescente y armónico para la vista y oídos de los presentes. La puesta en escena con tan poco, incluso llegó a ser muy plástica y sobre todo pictórica. Es una lástima que el show se acabe para tan tremenda agrupación.

“A Hamlet for a Slothful Vassal” de su disco debut, sumó otro episodio en la noche. Lorentz quien fuera uno de los precursores de la idea de “cerrar el Teatro, definitivamente”, no pudo contenerse y abandonó su puesto habitual, para acercarse al público. Pareciera que tras el final de la historia, está recuperando la motivación y la entretención de tocar en vivo. Yo me pregunto, será muy egocéntrico pensar que si la gira de los noruegos venía antes, la historia ¿sería diferente?.

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Ray

    02-Ago-2010 en 11:20 am

    Notable concierto, pero pq no han puesto los últimos!!!

  2. elroco

    14-Oct-2010 en 12:59 am

    Nunca supe que vinieron, cuando fue eso?

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: