Conéctate a nuestras redes
The Steve Rothery Band The Steve Rothery Band

En Vivo

The Steve Rothery Band: Cómo late un corazón

Publicado

en

A las 21:00 horas Steve Rothery se subió al escenario del Teatro Nescafé de las Artes, conocido por su trabajo como el sutil pero relevante guitarrista de Marillion, una banda muy querida en Chile. Sin mediar palabras, dispone junto a su banda un viaje compacto a través de su material solista, y en específico del coherente “The Ghosts Of Pripyat” (2014). Lo instrumental se mueve con soltura, sin que su rol como guitarrista se tome toda la atención en “Morpheus”, que partió todo. Tras el primer tema, el aplauso cae copioso, y ese concentrado intérprete vestido de intenso negro deja atrás su guitarra y se acerca al micrófono para agradecer y presentar un show que está dividido en dos partes: su trabajo solista instrumental primero y luego un set de temas favoritos de Marillion, que más adelante se vería que no sólo estaban ahí por casualidad, sino para generar una noche redonda.

Aunque no tocó “White Pass” como en Argentina, Rothery dejó en claro que su disco es de una densidad muy rica de escuchar, y que su estilo como guitarrista es clave en el desarrollo de una propuesta que construye mundos casi sin necesidad de forzarlos. El crescendo en “Old Man Of The Sea” es imparable, pero no se ve venir hasta que las explosiones sonoras ya están en el aire, y de pronto se está a la intemperie, recibiendo el rocío de los navíos que chocan con las olas, cerrando todo en una reflexiva y melancólica nota con “Summer’s End” que, totalizando cuatro canciones, deja en claro cómo Rothery construye sin apabullar, tal como un imperio conquistando oídos poco a poco. Y la concentración del público se nota como resultado de música tan bien hecha, una que por 36 minutos inundó el espacio.

Tras un receso de cinco minutos casi cronometrados, la banda volvió al escenario con Gabriel Agudo como adición. El vocalista argentino destilaba simpatía, aunque a veces pecaba de hiperquinético, no entendiendo al comienzo que la gente se había dejado llevar en un viaje potente, y él se instalaba como una arritmia en medio de latidos tranquilos. Una diástole un tanto violenta, pero que venía desde las buenas intenciones de un intérprete que, además, hizo todo el esfuerzo por evocar de forma efectiva a Fish y Steve Hogarth, a veces con más falsetes de los necesarios, pero sin duda poniéndose en esa titánica tarea que le pidió Steve Rothery de ser quien pusiera las palabras en este show.

Cuando Steve dijo que estos temas eran sus favoritos, quedaba claro que podía convertirse en un viaje al pasado, y así fue. “Cinderella Search”, “Chelsea Monday” o “White Russian” asomaban como rarezas, y la conexión y sentimiento de Rothery al tocar “Fugazi” –tema que él dijo “definió” su forma de enfrentarse a su instrumento– dejaban en claro que no era un set pensado para los fanáticos, y es esa distinción la que evita para un show como este el plantearlo como un tributo o un autotributo. Hay pasión por esas canciones, una forma de interpretarlas donde más allá de los tecladistas, como pasa en Marillion, el foco está en la guitarra, delicada, a veces no tan percibida, pero que desde su roce con los amplificadores ya deja huella. Por eso el público responde de forma potente.

Tras la segunda salida del escenario, la gente hizo el “olé, olé, olé” para que Steve volviera rápido, y él respondió con una triada mortal: “Kayleigh”, “Lavender” y “Heart Of Lothian” pegadas, en una verdadera suite con la gente ya desordenada frente al escenario, lejos de las butacas, quienes no podían creer la fluidez de estas canciones. Por eso, y pese a lo desiguales que parecían ser ambos shows, uno de tensión y precisión, y otro de fluidez, relajo y disfrute, no podían culminar tan fácilmente.

Sugar Mice” vino sin necesidad de que la banda saliera por completo el escenario, siendo un segundo encore falso, pero con las ansias de seguir tocando y la gente necesitando de antorchas inexistentes para seguir el ritmo. La fogata no se detendría, porque las más de dos horas de show serían cerradas por un cover muy competente a “Wish You Were Here” de Pink Floyd, siendo un cierre perfecto para un show que, aunque tuvo ciertos asaltos de relajo, no pecó de autoindulgente, sino que operó como una experiencia enriquecedora para Steve y su público, en una noche de esas donde nos acordamos de que el corazón existe, late, a veces más lento y a veces más rápido, pero siempre con sangre, esa que vive y deja vivir, y que permite que las experiencias no terminen, como la vida misma.

Setlist

  1. Morpheus
  2. Kendris
  3. Old Man Of The Sea
  4. Summer’s End
  5. Slàinte Mhath (original de Marillion)
  6. Cinderella Search (original de Marillion)
  7. Fugazi (original de Marillion)
  8. Incubus (original de Marillion)
  9. Chelsea Monday (original de Marillion)
  10. Afraid Of Sunlight (original de Marillion)
  11. White Russian (original de Marillion)
  12. Kayleigh (original de Marillion)
  13. Lavender (original de Marillion)
  14. Heart Of Lothian (original de Marillion)
  15. Sugar Mice (original de Marillion)
  16. Wish You Were Here (original de Pink Floyd)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Mayhem: Feliz día, Satanás

Publicado

en

Mayhem

La legendaria banda noruega no pudo elegir una fecha más curiosa para regresar a la capital. Como parte de la pequeña gira que realizarán a través de nuestro país, Mayhem se presentó en Santiago durante la celebración del “día del padre” para tocar íntegramente su disco más famoso, el esencial “De Mysteriis Dom Sathanas” (1994), en lo que fue un verdadero carnaval de oscuridad en conmemoración del padre de la maldad, el mismísimo Satanás.

El Club Blondie fue el lugar elegido para llevar a cabo el ritual que comenzó a las 20:00 hrs., antecedido por un mensaje de audio grabado por la banda, donde pedían a la audiencia que dejaran sus celulares en el bolsillo para mantener la atmósfera y disfrutar a concho del espectáculo. Y aunque la instrucción no fue obedecida por la totalidad del respetable, esta era primordial para vivir la espeluznante experiencia que Mayhem nos entregó con la interpretación en vivo de su disco debut.

“De Mysteriis Dom Sathanas” es un álbum que no sólo brilla por ser una piedra angular del black metal, sino que también por la nefasta historia que antecede su concepción. Desde el suicidio del vocalista original de la banda, pasando por el asesinato de su guitarrista, hasta los planes de detonar una iglesia el mismo día en que la placa saliera a la venta, son los hitos más importantes de una seguidilla de sucesos que hacen del debut de Mayhem un producto único en su especie. Es, ciertamente, el disco más importante del grupo y el que los ha elevado al estatus de leyenda, incluso si su carrera musical no ha sido de las más destacables y se encuentra estancada desde 2014, cuando lanzaron “Esoteric Warfare”, su último disco estudio. Es por eso que este show tenía un sabor especial y, gracias a su muy bien lograda puesta en escena y ejecución, se transformó en un concierto alucinante.

Siguiendo el mismo orden de tracklist original, “Funeral Fog” dio la entrada a los músicos, quienes salieron a escena entre la niebla vistiendo túnicas negras y con los rostros pintados. “Freezing Moon” sonaba por los parlantes y se vivía el primer momento épico de la jornada, con una de las canciones más emblemáticas del estilo. Caracterizados como acólitos del demonio, el encargado de llevar la batuta con su inquietante teatralidad fue el vocalista Attila Csihar, en una performance increíble que nos transportó al mismísimo infierno. Haciendo gala de una voz de ultratumba, el frontman encabezó el carnaval oscuro que continuó con sendas versiones de “Cursed In Eternity” y “Pagan Fears”.

Precedida de una introducción que dio paso a la segunda parte de la placa, con cambios de decoración incluidos, “Life Eternal” se enmarcó como uno de los cortes más violentos del recital, donde el mosh y los gritos de la fanaticada se unieron para crear una postal terrible. Siguieron “From The Dark Past”, “Buried By Time And Dust”, y la que cierra el LP, “De Mysteriis Dom Sathanas”, con Csihar vestido de sacerdote pagano, alzando un cráneo en el espectacular cierre del set principal. Sin duda alguna, un lujo para cualquier fanático del grupo, gracias a una puesta en escena notable y una interpretación que hizo justicia a las ocho canciones presentes en el emblemático disco. Pero todavía quedaba show.

Luego de empalar dos cabezas de chancho en los extremos del escenario, el ritual había terminado y ahora el espectáculo era puro black metal. La música continuó con la solicitada “Deathcrush”, “Anti” y “To Daimonion, Part I”, mostrando la faceta más dura y directa de los noruegos. Para finalizar la velada, “Carnage” y “Pure Fucking Armageddon”, fueron los últimos azotes que nos dejó el retorno de Mayhem a Santiago.

Las sensaciones de satisfacción fueron absolutas por parte de los fanáticos. La conmemoración del día del padre no pudo terminar de mejor manera, con un homenaje de estas magnitudes a la encarnación de todos los males e inspiración de muchas bandas del estilo. El regocijo fue de todos quienes rugimos entre las nieblas de la legendaria banda noruega. Feliz día, Satanás.

Setlist

  1. Funeral Fog
  2. Freezing Moon
  3. Cursed In Eternity
  4. Pagan Fears
  5. Life Eternal
  6. From The Dark Past
  7. Buried By Time And Dust
  8. De Mysteriis Dom Sathanas
  9. Deathcrush
  10. Anti
  11. To Daimonion, Part I
  12. Carnage
  13. Pure Fucking Armageddon

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 2 semanas

Hop Along – “Back Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 2 semanas

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 3 semanas

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 3 semanas

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 3 semanas

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 4 semanas

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 4 semanas

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 1 mes

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 1 mes

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 1 mes

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas