Conéctate a nuestras redes
The Skatalites The Skatalites

En Vivo

The Skatalites: La pieza sustancial

Publicado

en

Si hablamos de ska o, más aún, si englobamos las distintas ramas de la música jamaicana, ¿existe acaso un nombre más contundente que The Skatalites? Absolutamente no. Puede sonar rotundo, pero no es una exageración: desde 1964 que The Skatalites es la responsable de proporcionar la base musical de un sinnúmero de canciones que dieron a conocer el ska a través del mundo, siendo verdaderos arquitectos del género desde sus inicios, moldeando también otros ritmos como el rocksteady, el reggae o el dub. Dicho esto, gozar con su repertorio en vivo es un verdadero privilegio; un acontecimiento muy valioso, ya que cada presentación podría ser la última.

Quizás de ahí venga el gran entusiasmo de su público, traducido en tres fechas en Chile: dos en la capital y una en Valparaíso. Luego de tocar el pasado jueves en Club Subterráneo, la noche del 8 de marzo en Club Chocolate fue la segunda cita enmarcada en la celebración del 55º aniversario de la banda. Más de medio siglo que se lleva con gracia y buena salud. Si bien, la rotativa de músicos ha sido constante, la agrupación sigue contando con piezas fundamentales. Así lo prueba el lento caminar del bajista Van Douglas, primero en salir a escena. Aunque le tomó un par de minutos llegar a su posición y disfrutar del concierto sentado, toda dificultad se borró una vez que se hizo cargo de su instrumento. Por otro lado, el gran ausente de la noche fue otro nombre importante: el trombonista Vin Gordon, quien sufrió una descompensación luego del show del jueves, y que fuera reemplazado en esta ocasión por Ignacio, un músico local.

Con la banda completa en escena, el tecladista Ken Stewart tomó la palabra para comenzar una cuenta regresiva que abrió los fuegos con “Freedom Sounds”, dando inicio a una jornada de baile que no se detuvo al menos durante el primer cuarto de la jornada, destacando la ejecución formidable en las percusiones Trevor Thompson, otro miembro longevo de la banda, dando muestra de una energía asombrosa y la precisión absoluta que otorga la experiencia. Canciones como “Garden Of Love”, “James Bond Theme” o “Latin Goes Ska” fueron coreadas por un público que siguió la melodía mientras no dejaba de bailar.

Luego de este intervalo instrumental, fue el turno de una de las figuras que se robó la noche. Y no fue para menos, tratándose de la “Reina del ska”, Doreen Shaffer, quién fue recibida con una larga ovación, la cual cerró con su saludo a las mujeres de todo el mundo, confesándose “muy feliz por estar acá”, mientras sostenía en sus manos una pañoleta verde, recibiendo el respeto de los asistentes, marcando así uno de los momentos más emocionantes y significativos de la jornada. El clásico “My Boy Lollipop” retomó el ska, luego, bajando en su intensidad, pasar paulatinamente al rocksteady con “Golden Love”, “Sugar, Sugar” y el cálido pulso de “When I Fall In Love”. El número de Shaffer finalizó con el clásico de The Wailers, “Simmer Down”, de aquellos años en que Bob Marley y compañía aún no se encontraban con el movimiento Rastafari.

La banda retomó su formación instrumental para acercarse al reggae. Ken Stewart se dirigió al público para notificar que actualmente el estado de Vin Gordon es estable e invitó al músico local Pablo Jara como segundo saxofonista para interpretar “Rock Fort Rock”. A modo de cierre, la banda interpretó la seguidilla de clásicos “Guns Of Navarone” y “Phoenix City”, esta última muy popular entre la cultura skinhead. El cierre momentáneo lo dio nuevamente un conteo que introdujo “Freedom Sounds” a modo de reprise. El público no dejó de corear el estribillo de “Phoenix City” hasta que los músicos volvieron a escena, nuevamente incluyendo a Doreen Shaffer y despidiéndose definitivamente con “You’re Wondering Now” y “Bridge View”; no sin antes recordar que este sábado los espera una fecha en Valparaíso, prometiendo un esperado retorno con un “hasta la próxima” en palabras de Ken Stewart.

Ser los embajadores del sonido de toda una isla es una responsabilidad importante, y The Skatalites sabe cómo llevarla con dignidad. Una verdadera institución musical que, a pesar de su longevidad, se mantiene fresca y enérgica. Sin lugar a dudas son los más indicados al momento de interpretar los estándares del sonido jamaicano, así lo avalaron sus participaciones de antaño junto a otras leyendas, como Bob Marley, Toots Hibbert o Prince Buster, sólo por nombrar algunos. Pero, más importante que eso, se respalda con la vitalidad y el legado de una banda que, con más de medio siglo de antigüedad, no baja los brazos.

Setlist

  1. Freedom Sounds
  2. Two For One
  3. Confucius
  4. Garden Of Love
  5. James Bond Theme (original de Monty Norman)
  6. Latin Goes Ska
  7. My Boy Lollipop (original de Millie Small)
  8. Nice Time (original de The Wailers)
  9. Golden Love
  10. When I Fall In Love
  11. Sugar, Sugar (original de The Archies)
  12. Simmer Down (original de The Wailers)
  13. Rock Fort Rock (original de Rafael Hernández)
  14. The Pussycat
  15. Guns Of Navarone
  16. Phoenix City (original de Roland Alphonso)
  17. Freedom Sounds (Reprise)
  18. You’re Wondering Now (original de Andy & Joey)
  19. Bridge View

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Mark Farner’s American Band: Hermano, estoy brillando

Publicado

en

Mark Farner

Es difícil lograr dar con la definición de un “sonido americano” en el sentido de lograr contener todas las manifestaciones en Estados Unidos, un territorio difícil de abarcar en su totalidad. Pero hay gente que lo intenta para no sólo lograr ese “sonido americano”, sino también para acentuar la identidad o impulsarla. Esto es lo que ha hecho en su carrera Mark Farner, quien, con Don Brewer y Mel Schacher, formara Grand Funk Railroad en 1969, una de las referencias obligadas en el rock norteamericano, que también diera forma al sonido de Detroit, algo más directo y listo para el buen rato, con una conciencia social asociada a la paz en contra de la guerra. Pero los problemas legales hicieron que, a comienzos de este año, Farner tuviera que luchar contra los otros miembros por el nombre de su banda, Mark Farner’s American Band, porque según Brewer y Schacher daba lugar a equívocos por el legado de Grand Funk. Una batalla legal que quedó en nada, y que por suerte fue así, ya que quizás no habría mejor nombre para la banda que trajo Mark a tocar a un Teatro Caupolicán con más de dos mil personas, las que jamás se sentaron durante todo el show.

Luego de un clip –sin mucha calidad técnica audiovisual– que destacaba la carrera en números de Mark Farner, en especial con Grand Funk, a las 20:58 horas comenzó la música, como una bofetada para las personas que se atrasaron, porque esto fue un par de minutos antes de la hora en la que supuestamente todo iniciaba. Una lección para esas personas que no respetan los horarios establecidos y un premio para quienes madrugaron para ver desde el inicio las aptitudes y carisma de Farner, figura que a sus 70 años todavía mantiene las energías y la capacidad de llamar a la gente a volverse loca.

En vez de hacer lo mismo que en otras fechas en Sudamérica e iniciar con “Are You Ready?”, de inmediato comenzó todo con “We’re An American Band”. Y es que Mark Farner es reconocido como el “patriota rockero” o el “patriota del rock”, instalando siempre la dinámica de ser hijo de Estados Unidos, tanto por el lado de quienes luchan por lo que es hoy (es hijo de un condecorado militar que batallara en la Segunda Guerra Mundial), como también por lo que es su espíritu primitivo (su madre es de herencia Cherokee). En su música esto se traspasa en letras llenas de ese confort, de ser parte de algo, de llamar a ser parte de un todo y también con la visión de que es necesario ser bueno con todas y todos, “hermanas y hermanos”, como llamaría Mark a la audiencia varias veces en la noche. Mientras, se sucedían clásicos como “Rock & Roll Soul” o “Footstompin’ Music”, donde él se fue a un teclado al centro del escenario a tocar mientras el público cantaba, y se veía gente en otro mundo, en otra esfera. Ojalá todo el público que va a shows musicales viviera el espectáculo como lo hacían personas de 60 o 70 años viendo a Mark Farner, agitándose y cantando todo, con devoción conmovedora.

Fuera de ciertas excepciones, todo lo que tocaron era parte de las canciones que Farner escribió para Grand Funk Railroad, tal como llamara Homero Simpson en la referencia de cultura pop más grande a la agrupación, “las salvajes y descamisadas letras de Mark Farner”, que se condecían con las poleras agitadas al viento en varios tramos de un show con grandes momentos, como “People Let’s Stop The War” o “Shinin’ On”, mientras la banda sonaba precisa, con los vacíos necesarios para sentir que los efectos o las voces completan el todo, sin sobrecargar jamás la vibra del espacio.

Esto permitió que todo el tiempo el sonido estuviera con claridad suficiente para escuchar la voz de quien cantara, fuera Mark o alguno de sus músicos. Un teclado, una guitarra, un bajo y una batería. Nada más ni nada menos era lo que había en el escenario, y con ello bastaba para generar momentos gigantes, como en “Heartbreaker”, donde el sonido era menos festivo, pero sí mucho más emotivo, siendo un punto alto de un show de gran calidad.

Extractos de otras canciones, como “Gotta Get Out Of This Place”, sonaron antes de que Mark volviera al teclado para hacer “Mean Mistreater”, otra gran canción, para luego de “Bad Time” y “Sin’s A Good Man’s Brother” llegaran las únicas dos que no vienen de la pluma de Farner. La fantástica versión de “The Loco-Motion”, originalmente de Carole King, y Some Kind Of Wonderful, popularizada por Soul Brothers Six, fueron momentos de diversión que dejaban en claro cómo es que ese “sonido americano” podía ser dúctil y, a la vez, notarse con mucha claridad.

Y, como era de esperar, el capitán en este navío sonoro, Mark Farner, elige cerrar el show con una vibrante versión de “I’m Your Captain”, con solos, extensión y mucho más, dejando a la gente muy prendida y brillante, como en un estado lisérgico, digno de los 60, digno de tardes en el pasto transportando ganas, amor y angustias acalladas gracias a canciones llenas de buenas vibraciones.

El público, como pocas veces, exigió ensordecedoramente un encore, el que llegó con “Inside Looking Out” en una versión de diez minutos, la que fue coreada de forma aplastante por la gente terminando a las 22:43 horas, luego de una hora 45 minutos de un show perfecto para los fans de Grand Funk y también para quienes gustan de ese sonido americano. Hermanas, hermanos, ese fue el sonido del rock de Detroit, en una noche fría de mayo en Santiago de Chile, y qué bueno que fue.

Setlist

  1. We’re An American Band (original de Grand Funk Railroad)
  2. Rock & Roll Soul (original de Grand Funk Railroad)
  3. Footstompin’ Music (original de Grand Funk Railroad)
  4. Aimless Lady (original de Grand Funk Railroad)
  5. Paranoid (original de Grand Funk Railroad)
  6. People Let’s Stop the War (original de Grand Funk Railroad)
  7. Shinin’ On (original de Grand Funk Railroad)
  8. Heartbreaker (original de Grand Funk Railroad)
  9. Gotta Get Out Of This Place (original de Grand Funk Railroad)
  10. Mean Mistreater (original de Grand Funk Railroad)
  11. Bad Time (original de Grand Funk Railroad)
  12. Sin’s A Good Man’s Brother (original de Grand Funk Railroad)
  13. The Loco-Motion (original de Carole King)
  14. Some Kind Of Wonderful (original de Soul Brothers Six)
  15. I’m Your Captain (original de Grand Funk Railroad)
  16. Inside Looking Out (original de Grand Funk Railroad)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Corazones Corazones
DiscosHace 6 días

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 3 semanas

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 1 mes

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 2 meses

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 2 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 2 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 3 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 5 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 12 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Publicidad
Publicidad

Más vistas