Conéctate a nuestras redes

En Vivo

The Sea and Cake: La perfección de la sutileza

Publicado

en

Extraño es hablar aún sobre The Sea and Cake como la banda paralela de cada uno de sus integrantes. Extraño es asimilarla como proyecto alternativo cuando llegas a entender la calidad musical, la exquisita composición, o cuando recuerdas que llevan 20 años juntos y nueve discos al hombro.

Cada uno de sus proyectos solistas o en conjunto, han tendido en cierto modo (o mejor dicho, al ojo crítico) a eclipsar la rica y variada discografía de estos músicos de Chicago. Bandas paralelas, como es el caso de John McEntire y Tortoise, en donde cumple un rol multifuncional a diferencia de lo que hace en The Sea And Cake, cumpliendo sólo en batería. O la de Archer Prewitt y su nutrida carrera como solista además de su participación con The Cocktails. O también sobre los trabajos solistas de Sam Prekop y Eric Claridge, los cuales provienen de Shrimp Boat. Finalmente decantan en un proyecto “paralelo” en donde hacen gala de una exquisita y delicada discografía, y que, a punta de post-rock, bossa y principalmente pop, son capaces de llevarnos a momentos sublimes como fue el caso de este domingo en el Centro Cultural Amanda.

Esto comienza con la bonita introducción nacional por parte de Astro, quienes tuvieron que salir un poco más tarde de lo acordado, debido a esta mala costumbre que se está dando en Chile sobre llegar tarde a las tocatas-fiestas. Sonido sicodélico y cumplidor en su rol de introducción a los de Chicago. Luego vendría la super banda independiente chilena de “Caravana”, que de a poco nos sumergieron en un ambiente que venía con sonidos más suaves y melódicos.

Luego vendría el turno de Prewitt, Prekop, McEntire y Claridge que, distribuidos en ese orden, se disponían a entregarnos unos de los mejores y más completos conciertos del año, por decir lo menos.

Todo comienza a teatro lleno con la delicada guitarra de “Weekend”, en donde los sintetizadores que acompañan el tema de estudio sobraban mientras entremezclaban la precisa voz de Sam Prekop, con los delicados acordes de Prewitt. Luego seguimos con la alegre “Windows Sills” y “The Staircase”, del aplaudido “Car Alarm” (2008), en donde ya inmersos en el trance hipnótico de esas dulces y bellas melodías, sólo bastaba con dejarse llevar.

Luego vendría el primer guiño al último disco (“The Moonlight Butterfly”, 2011) y una de las razones de su visita a Chile, tocan “Up on the North Shore”, con la cual, entre quiebres rítmicos y morisquetas que nos entregaba McEntire, simplemente no podías dejar de bailar, y sonreír.

Así pasamos a los temas del disco “Everybody” (2007): “Middlenight”, “Crossing Line” y “Exact To Me”, un poco menos dulzonas, pero precisas para subir el movimiento y el ritmo; aquí nos dan muestra de las infinitas capacidades técnicas que quizás, entre tanta melodía deliciosa e hipnótica, por ahí alguien puede olvidar. Así seguimos en la misma línea con “Scort” y “An Assassin”, el show no baja ni un segundo la atmósfera, acompañada de delicados fondos de colores con fotografías, que solo ayudaban a darle más intimidad al momento.

Con “Midtown” dan una merecida pasada a esos característicos rasgueos bossa que mezclan de manera magistral con los bajos de Claridge y los cantos -en esos momentos casi susurros- de Prekop.

Continuaban con “The Argument”, del disco “The Fawn” (1997), uno de los momentos más altos de la noche, con el ritmo de John McEntire casi marcando el pulso de los oyentes; las guitarras de Prewitt y el bajo de Claridge, rompiendo una y otra vez con los ritmos, subiendo y bajando, nos tenían a todos entregados a esa bella suerte.

Cierran con “Coconout”, pero, al recibir el ensordecedor griterío y aplauso de los espectadores, vuelven inmediatamente con “Lyric” de su último disco, para luego terminar la hermosa noche con el broche de oro de “Parasol”, segunda canción del disco “Nasaau” (1995)

La agrupación nos entregó una pasada por casi toda su nutrida discografía, llevándonos de un lado a otro desde el post rock hacia el bossa, de un lado a otro con una armonía tal, que no permitía siquiera sentir cada uno de los cambios.

Lo más bello de The Sea and Cake es definitivamente la sutileza, lo delicado, lo discreto, la perfección de lo preciso; un trabajo de cirujanos, como una ecuación química perfecta y armónica en busca del equilibrio. Temas mágicos y sin pretensiones, salvo disfrutar. Algo de lo cual, quienes participamos en esta bella noche en Amanda, pudimos disfrutar y seguir recordando como uno de las grandes tocatas del año, aquí en Santiago.

Por Pablo Ruiz
Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. karlakaka

    21-Oct-2011 en 9:58 pm

    Pucha que queria ir u.u… Mejor no leo ninguna reseña pq me da la pena infinita y amargura para con el mundo y lo vacio de mi bolsillo

    oh no!! Demaciado tarde T.T

Responder

En Vivo

Alcest: El territorio de lo imaginario

Publicado

en

Alcest

En un cotidiano tan moldeado por lo concreto, encontrarse con experiencias que dialogan con lo imaginario resulta un acontecimiento casi surreal. Bajo esa óptica, el concepto artístico de los franceses Alcest va en estrecha relación con aquellos episodios inusuales que retoman la fantasía. A cuatro años de su debut, la presentación del disco “Kodama” (2016) fue la coyuntura para esta segunda cita en Club Blondie, una velada etérea, que invitó a viajar a través de mundos que trascienden lo cotidiano.

Como antesala para este segundo encuentro, Bauda tomó la responsabilidad de abrir la jornada. Seleccionados por los mismos anfitriones, los teloneros contaron con una cantidad de público satisfactoriamente alta, quienes incluso participaron activamente en algunas canciones, como el caso de “Tectonic Cells”, mientras sonaban sus primeros arpegios. Las capas sonoras reverberantes proporcionadas por los locales permitieron crear una atmósfera familiarizada al sonido de los franceses, entregando una primera invitación a visitar los estados imaginarios que se profundizaron con los anfitriones.

Ya que el contexto de esta segunda visita se enmarca en la gira de “Kodama”, la presentación de los franceses se dividió en dos partes, dedicando la primera a interpretar íntegramente este trabajo, el cual carga con una importante inspiración de la cultura japonesa y, principalmente, en la obra de Hayao Miyazaki. Siguiendo el mismo orden que su versión de estudio, “Kodama” y “Eclosion” situaron a los presentes en este mundo donde la naturaleza cobra espiritualidad y se enfrenta a la inclemencia de la tecnología. Luego de estas dos canciones, Neige se tomó el tiempo para saludar al público, o más bien recibir los aplausos apabullantes en agradecimiento por una jornada que recién estaba comenzando. Luego de la evidente muestra de afecto, el alma creadora de Alcest se limitó a agradecer y continuar la carga.

La música de Alcest despierta emociones intensas. Los distintos matices por los que atraviesan las canciones entregan un ir y venir de contrapuntos sonoros, haciendo de cada canción un pequeño viaje en sí mismo, donde incluso el silencio es parte de la experiencia. Canciones como “Je Suis D’Ailleurs” pusieron a prueba la euforia del fanático en favor de disfrutar cada elemento de la canción. Por otro lado, “Untouched” y “Oiseaux De Proie” presentaron esta energía vertiginosa y emotiva que también es parte de la identidad del proyecto, la cuál mezcla de un modo sutil y equilibrado sonoridades tan disímiles como el black metal con el shoegaze. Ya presentada la obra en su totalidad, la banda visitó sus primeras composiciones con “Souvenirs D’Un Autre Monde”, trasladando el imaginario con influencia oriental a este otro terreno fantástico. Lamentablemente, parte de este ensueño fue interrumpido por una falla técnica que se extendió por más de lo esperado. Luego que Neige ofreciera las disculpas pertinentes, la banda interpretó “Percées De Lumière” y “Autre Temps”, recogidos de su segunda y tercera placa, respectivamente, generando en esta última un coro espontáneo del público.

Uno de los momentos más potentes de la noche estuvo marcado al cierre con la interpretación de “Sur L’Océam Couleur De Fer”, donde la quietud de la pieza mantuvo absorto a todo el Club Blondie en un instante legítimamente hermoso. Luego de que la banda se retirara tras interpretar “Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles”, el público no se movió en absoluto esperando su retorno. En una tónica netamente reverberante, “Délivrance” marcó un cierre sutil, mientras cada miembro de la banda se retiraba y dejaba a Neige solo, envuelto en estas capas atmosféricas, retornando con el mismo temple que caracteriza tanto a la obra como al autor.

Hacer lo que logra Alcest no es un ejercicio fácil. Si bien los franceses son  influencia del metal contemporáneo que busca explorar horizontes sonoros, no hay duda que son pocas las bandas que logran hacerlo con tanta naturalidad como ellos. El aura que rodea las canciones detrás del genio de Neige funciona como un intermediario entre lo mundano y lo ilusorio, que rara vez se logra traspasar a lo concreto. En tiempos tan privados de sentimientos, presenciar un show como Alcest otorga la escasa oportunidad de visitar estos territorios de fantasía que alguna vez solimos recorrer durante la infancia.

Setlist

  1. Kodama
  2. Eclosion
  3. Je Suis D’Ailleurs
  4. Untouched
  5. Oiseaux De Proie
  6. Onyx
  7. Souvenirs D’Un Autre Monde
  8. Percées De Lumière
  9. Autre Temps
  10. Sur L’Océan Couleur De Fer
  11. Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles
  12. Delivrance

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 2 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 2 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 3 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 3 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 3 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 3 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 3 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 3 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 3 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 3 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: