Contáctanos

En Vivo

The Rolling Stones: La leyenda vive

Publicado

en

Veintiún años tuvieron que pasar para que los legendarios The Rolling Stones regresara a nuestro país. Con el difuso recuerdo de aquel lejano debut el año 1995, este nuevo show de los británicos tenía un sabor a primera vez para los miles de fanáticos que se hicieron parte de uno de los actos más importantes de la historia del rock. Y es que a pesar de que mucho se ha criticado del presente de la banda, con eso de que se han transformado en una parodia de sí mismos, cualquier argumento en contra se va al carajo cuando el cuartero y sus espectaculares músicos de apoyo entran en escena y la magia de un legado que ya se erige por los 54 años de trayectoria, fluye maravillosamente en dos horas de actuación para atesorar para siempre en la memoria. Anoche en el Estadio Nacional, The Rolling Stones hizo historia con uno de los conciertos más memorables que hayamos visto por estos lares.

01 The Rolling Stones @ Estadio Nacional 2016Tal como debió haber ocurrido hace dos décadas, Los Tres, la emblemática banda nacional liderada por Álvaro Henríquez, fue la elegida para abrir el show de Mick Jagger y compañía. Recordemos que para el primer concierto del grupo británico en la capital, los chilenos debían oficiar de teloneros, pero rechazaron la invitación a causa de las malas condiciones que la producción les ofrecía, dejando el puesto a Los Barracos, agrupación liderada en ese tiempo por Pablo Ugarte, más conocido por ser el vocalista y bajista de UPA. En esta oportunidad todo parece haber ido sobre ruedas y Los Tres se presentaron ante un Nacional que ya albergaba a una buena parte de los asistentes, realizando una actuación donde abundaron las sandías caladas y que tuvo como peak la interpretación de “Amor Violento” junto a “El Macha”, vocalista de Chico Trujillo y La Floripondio, y el cierre con “La Espada y la Pared”. Los Tres cumplió mostrando lo más popular de su repertorio, calentando los motores para una velada espectacular.

Pasaban los minutos y el coliseo ñuñoíno ya tenía ocupada casi la totalidad de las localidades, y aunque un gran número de personas estaban ahí gracias a una invitación, no precisamente fanáticos de los ingleses –esto se notó demasiado en el sector donde se ubicó a la prensa–, el estadio lleno era la postal que se merecía un evento como el de anoche. De otra forma no hubiera hecho justicia a la leyenda. Un par de minutos después de la hora pactada, las luces se apagaron y una introducción en video repasó los hitos más  destacados de la carrera de la agrupación para desembocar en “Start Me Up”, momento en que Mick Jagger, Keith Richards, Charlie Watts y Ronnie Wood, hicieron su arribo al escenario para desatar la fiesta. Siguieron “It’s Only Rock ‘n’ Roll (But I Like It)” y “Let’s Spend The Night Together”, en minutos donde la euforia se apoderó del respetable y el mar de celulares trataba de registrar cada movimiento de sus ídolos, causando más de una molestia entre los que pretendían disfrutar del espectáculo con sus propios ojos.

02 The Rolling Stones @ Estadio Nacional 2016Este redactor piensa que lo anterior es una conducta reprochable, que atenta contra la experiencia de estar y ser parte de un concierto, pero con The Rolling Stones puede que exista una excepción. Me explico: los ingleses, más allá de su trabajo musical, son íconos de la cultura pop. Mick Jagger y Keith Richards, sobre el resto de sus compañeros, son los últimos estandartes de la desaparecida raza de los rock stars. Con ellos ocurre algo parecido al fenómeno producido por el fallecido Lemmy Kilmister: su imagen es tan grande que trasciende incluso a su música, y no hace falta haber escuchado su obra para saber quién es y admirarlo por eso. Anoche estuvimos ante la presencia de esos personajes que protagonizaron uno de los capítulos más recordados de Los Simpsons, escuchamos a los músicos que causaron controversia en su época por “simpatizar con el demonio”, fotografiamos el clásico logo de la boca sacando la lengua, observado en millones de poleras a lo largo de nuestras vidas, que ahora por fin se presentaba la oportunidad de verlo brillar en todo su esplendor junto a los hombres que le dan sentido y peso a su existencia. Anoche estábamos ante los mismísimos The Rolling Stones, y no quedaba otra que tratar de capturar la mayor cantidad de imágenes que pudiéramos. Es por eso que, sólo en está ocasión, el mar de celulares tenía una razón de ser en un recital.

03 The Rolling Stones @ Estadio Nacional 2016Superado el entusiasmo de los primeros minutos, entramos de lleno en la música. “Tumbling Dice”, “Out Of Control”, y la elegida por el público a través de la votación realizada en Facebook, “She’s A Rainbow”, maravillaban a una audiencia a la que le costó manifestarse, a pesar de que el frontman lanzó unas cuantas frases para el bronce, usando chilenismos y hablando de temas tan contingentes como el título ganado por la selección chilena de futbol en la Copa América, y otros más delicados como los crímenes que se realizaron luego del golpe de Estado en el mismo estadio donde estaban tocando. El hombre hizo la pega y esa conexión con el respetable se selló con su enérgica performance, donde sus frenéticos bailes se robaron la película. Qué pila tiene Jagger, cantando y moviéndose como un hombre de la mitad de su edad, demostrando que simplemente no hay excusas para detenerse. El resto de sus compañeros brillaron cada uno en sus puestos, siendo el más discreto Charlie Watts, quien sólo se dedicaba a cumplir su tarea en los tarros.

Paint It Black”, una de las más esperadas de la noche, antecedida por “Wild Horses”, sonó catártica en el cierre de la primera parte del show. “Honky Tonk Women” vino acompañada de la presentación del grupo y su banda de apoyo por parte del cantante, quien más tarde dejaría el proscenio para entregar la batuta a Keith Richards, el otro gran ídolo de la jornada, quien se hizo cargo de las voces en “You Got The Silver” y “Happy”, llevándose la ovación de todo el recinto. “Midnight Rambler” trajo de vuelta al esbelto vocalista al escenario, en la que fue su interpretación más entregada en todo el set. De verdad, para sacarse el sombrero. Cumpliéndose la hora de show, la segunda mitad se pasó volando. “Miss You” puso al Nacional en onda disco, mientras que “Gimme Shelter” elevaba las voces de los fanáticos y de su corista, quien daba su primer show junto al grupo,  y tuvo la difícil misión de liderar una sección del tema, con algo de timidez en un principio pero con la garra suficiente para dejar boquiabierto a todo el coliseo.

04 The Rolling Stones @ Estadio Nacional 2016Jumpin’ Jack Flash” nos llevó al primer encore de la noche, momento en que la gran estructura instalada sobre la cancha del estadio se iluminó de rojo diabólico, señal inequívoca de que “Sympathy For The Devil” era el siguiente hit de la noche. Con pirotecnia y la señal de los cuernos en el aire, el rock continuó de la mano de “Brown Sugar”, dando pie a la segunda salida de los músicos. Un par de luces cenitales iluminaron a dos grupos de coristas, quienes cantaron la intro de “You Can’t Always Get What You Want” en el pasaje más inspirado de la presentación, donde finalmente todo el público, fanático o no, se hizo parte del concierto. Ya no había espacio para las fotos y los celulares, sólo para disfrutar y unirse al coro. Sin pausa alguna, Richards lanzó el riff que todas las almas esperaban a esas alturas. “(I Can’t Get No) Satisfaction” puso fin a la fiesta con pirotecnia y el rock como bandera de batalla de una banda que no conoce límites.

05 The Rolling Stones @ Estadio Nacional 2016La batería sobrecargada de The Rolling Stones, su entrega en el escenario y un perfecto sentido del espectáculo, les hace acreedores de todos los elogios que puedan existir. Anoche nos regalaron uno de esos conciertos en los que de verdad vale la pena pagar una entrada, sea del precio que sea. Por shows como el de ayer es que nos dedicamos a hacer este trabajo –o por lo menos así lo mira este redactor–. Durante esta noche de miércoles fuimos testigos de un concierto que quedará para la posteridad. Tranquilos, señores y señoras, porque, si tenían alguna duda, la leyenda de The Rolling Stones está más viva que nunca.

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Jaime Valenzuela de DG Medios

Setlist

  1. Start Me Up
  2. It’s Only Rock ‘n’ Roll (But I Like It)
  3. Let’s Spend The Night Together
  4. Tumbling Dice
  5. Out Of Control
  6. She’s A Rainbow
  7. Wild Horses
  8. Paint It Black
  9. Honky Tonk Women
  10. You Got The Silver
  11. Happy
  12. Midnight Rambler
  13. Miss You
  14. Gimme Shelter
  15. Jumpin’ Jack Flash
  16. Sympathy For Fhe Devil
  17. Brown Sugar
  18. You Can’t Always Get What You Want
  19. (I Can’t Get No) Satisfaction

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas