Contáctanos

En Vivo

The Prodigy: Penumbras y decibeles

Publicado

en

(Aclaramos que no tenemos fotos, al igual que muchos otros medios, porque según Transistor, productora a cargo del evento, la banda sólo permitía un reducido número de gráficos, sin siquiera permitir que se pudieran tomar fotos desde el espacio común del público. También se informó que fue la banda la que seleccionó a los medios, pero no se aclaró cuál fue la metodología para hacerlo. Si fue al azar, tuvimos mala suerte)

Ciertamente las comparaciones son odiosas, pero luego del show de cierre de Maquinaria 2012 acargo de los británicos The Prodigy, más de alguna de estas saltó a la vista. Primero, fue el hecho que el cierre del día anterior probablemente sea uno de los shows más grandilocuentes en las ligas del rock. Maquillaje, pomposos atuendos, luces del tipo Las Vegas, estruendosos fuegos artificiales, interpretación perfecta y miles de personas cantando con Kiss. Por ese lado, The Prodigy salió perdiendo. Un show muy de nicho, con un público que se iba reduciendo más y más mientras avanzaba el reloj, a horas de cerrar la edición 2012 del festival.

Como segunda cosa, es comparar las últimas dos presentaciones de la banda en el país, y aunque ambas probablemente fueron para un  número de audiencias bastante similares, las diferencias saltan a la vista (y al oído). El enclaustramiento de la visita anterior tuvo mucho que ver con las sensaciones intensas que se puede vivir en un concierto de The Prodigy. Aún así, presentando la misma escenografía de luces estroboscópicas y un escenario algo lúgubre, la fiesta comenzó pasadas las 22 horas, cuando miles de espectadores del show de Calle 13, ya iban a pasos agigantados hacia la salida de Las Vizcachas.

El inicio se dio con la potentísima “World’s On Fire”, de su último disco de 2009, Invaders Must Die”, que ha sido el responsable de la gira de estos últimos tres años. Entre la penumbra y los shocks producidos por las estroboscópicas, aparecería primero Maxim Reality sucedido por Liam Howlett y Keith Flint. Desde un comienzo fue fácil apreciar que el nivel de los altavoces era probablemente el más alto de Maquinaria, emanando  explosivamente cada una de las secuencias de Howlett, y si a eso le sumamos la banda de apoyo formada por una batería que se paseaba entre el metal y el drum and bass, y una guitarra que en todo momento se mantuvo pululando en riffs extremos, el resultado era un sonido ensordecedor que en primeras filas llegaba a sentirse levemente saturado, como en “Omen”, donde el eurobeat más reciente envolvió a la audiencia a altos decibeles.

Apenas comenzando el show, y con Reality manteniéndose como el principal MC del trío de Essex –quinteto en vivo-, saltó el primero de los grandes éxitos precedido por una multi timbrística introducción. “Breathe” de “Fat Of The Land” (1997), uno de los discos más importantes de música electrónica de la década de los 90’s, encendió hasta los más curiosos. Muchos “talibanes” de la línea de Maquinaria, criticaron en un momento el hecho de que una banda electrónica –por abreviar el estilo- cerrara el que se ha convertido en el festival de rock por excelencia. Pero The Prodigy es la veta más dura de la música electrónica, pudiéndose acercar del mismo modo al rave, como sucedió con “Voodoo People”, hasta llegar al duro sonido del hard metal con “Spitfire/Spitfast”.

La agrupación, a pesar de estar por años en la post promoción de “Invaders Must Die” (2009), ha estado trabajando en su sexto disco, que tentativamente lleva por nombre “How To Steal A Jet Fighter”, del cual presentaron algunas canciones nuevas. Tal fue el caso de “Jetfighter”, que trae consigo un sonido más oscuro y de altas revoluciones, y aunque por segundos se cortó el sonido y sólo se podía escuchar el monitoreo de escenario saliendo al público, una vez de vuelta, logró el efecto indoor que consigue Prodigy, ese que hace que las bajas frecuencias resuenen por todo el cuerpo. También tuvieron su debut en el país “Dogbite” y una guitarra cercana al hardcore con Flint y Reality enfrascados en una bailable pelea en el escenario. Y con “AWOL” se presenta es su estado más puro la música electrónica industrial, esa que ha hecho de The Prodigy su principal gestor.

Decir que una banda como The Prodigy es sólo de música electrónica, es un pecado casi tan grande como decir que Calle 13 es una banda de reggaeton. Las distintas aristas que ha sabido cubrir Liam Howlett, el gran cerebro de la agrupación, pasan por canciones como “Poison” y  sonidos que topan el ragga en las rimas, en paralelo con la música de corte más metal. El contraste se logra con el grime y hip hop de “Diesel Power”.

Y aunque el público comenzaba a escasear, y el que quedaba en latitudes lejanas al escenario no prendía mucho (un cuento repetido en escenarios chilenos), en las primeras filas la fiesta era imparable. Sobre el escenario, Keith Flint y Maxim Reality tienen dos labores totalmente concordantes, pero aún así distintas. Mientras Reality oficia de MC, rapea y habla con el público –cosas absolutamente intrascendentes-, Flint es el encargado de los pasos más eufóricos, las líneas melódicas más rudas y una provocación constante a los presentes, con gestos que se podrían tomar como seudo amenazas. Y aunque la mayor parte del show Flint tiene un papel secundario, es en “Firestarter”, el primer single de “The Fat Of The Land”, donde no sólo pasa a ser el centro de atención, sino que logra con uno de los hits de la velada encender a todos en medio del frío de Las Vizcachas.

La noche seguiría con un viaje hasta “Invaders Must Die” de 2009, junto a “Run With The Wolves” con el break beat y el hardcore, una versión “puente” de “Omen (Reprise)” para llegar a la canción homónima del álbum, con computarizadas voces programadas y acordes dance entre tanto sonido metálico. El cierre de la primera parte sería con “Smack My Bitch Up”, que al momento de sonar nos lleva a todos a ese andrógino video que sería prohibido en tantos países. Voces arábigas y una fiesta que levantaba polvo en las primeras filas. La vuelta y cierre sería con “Take Me To The Hospital” y lo más complejo del llamado oldschool jungle, para dar paso a la antes mencionada “AWOL”. El fin de la fiesta sería con “Their Law” en extenso, para acallar finalmente y ponerle candado a esta edición de Maquinaria 2012.

Siguiendo con el inicio de las comparaciones, The Prodigy no es por ningún lado una banda de espectáculo rimbombante que lleve consigo un show de colores, explosiones y artilugios. The Prodigy va por la oscuridad y la intención de sus ya mentadas luces; es juntamente el hacer un dúo perfecto con las frecuencias más duras. Esas que resuenan en el cuello, en el estómago, en nuestra cabeza. Pero el nivel de emanación sonora, es fiel a cualquier cierre de cualquier festival de rock. Sí, está bien, para los más cercanos al término The Prodigy no posee mucha electroacústica propiamente tal como para ser un ejemplo de rock, pero Howlett se ha encargado, en cuanto a producción, de unir los elementos más variados desde el dance, eurobeat, rave, etcétera, hasta dar con el hardcore, el agro, metal e industrial. El problema es que, basados en las ya reincidentes comparaciones de este artículo, los ingleses aunque se vieron de buena forma, usaron la misma lúgubre escena de hace tres años, lo que generó que el público no sintiera esa conexión visual que es tan importante debido al área del lugar, muy distinto a uno cerrado, lo que no debe ser determinante para un buen show, y menos para una banda que se ha presentado en todos lados y distintos espacios. Y más aún, el no estar en una hervidora como fue el Teatro Caupolicán en 2009, nos privó de esa sensación casi orgásmica, por lo que es extraño saber y entender que fue un buen show, que técnicamente fue impecable, pero que algo faltó. La sensación indoor, o el últimamente esquivo calor de las masas. Quién sabe.

Setlist

  1. World’s On Fire
  2. Breathe
  3. Jetfighter
  4. Omen
  5. Poison
  6. Dogbite
  7. Voodoo People
  8. Firestarter
  9. Run With The Wolves
  10. Spitfire/Spitfast
  11. Omen Reprise
  12. Invaders Must Die
  13. Diesel Power
  14. Smack My Btich Up
  15. Take Me To The Hospital
  16. AWOL
  17. Their Law

Por Pamela Cortés

Publicidad
8 Comentarios

8 Comments

  1. Marcela

    16-Nov-2012 en 8:37 pm

    Claramente las comparaciones son odiosas, y creo que en este caso, no hay por donde, no se puede comparar a Kiss y The Prodigy, así de simple, tienen un tipo de público y años que difieren bastante. Si la cantidad de público disminuyó, creo, hay que tener en cuenta también otros factores, como la mala locomoción que hubo el día sábado, que al otro día teníai que levantarte a estudiar o trabajar a primera hora, y que muchos asistentes iban a ver a Deftones o Slash principalmente. En fin, yo quedé felíz.

  2. Leo

    16-Nov-2012 en 8:40 pm

    Dicrepo con lo de la “sensacion indoor”, es simplemente un tema de la cantidad y grado de fanatismo de publico esperando al grupo a esa hora ( y mas encima despues de calle 13). Obviamente que el de 3 años atras fue mejor en la sensacion de buen espectáculo, por que la gente fue exclusivamente a verlos a ellos.

  3. felipe

    16-Nov-2012 en 8:42 pm

    si no pudieron tomar fotos, cuando menos podrian haber sido humildes y tratar de pedir una o 2 fotos a otros medios ,aunque tuvieran que dar agradecimientos/Creditos. nunca esta de más decir que se intentó.

    con respecto al review, bastante debil en comparación al resto (valga la redundancia), porque son puras comparaciones y la verdad dice muy poco del show en si, a diferencia del resto. y claro… muchos factores incidieron en el 2do día del maquinaria no fuese tan masivo al final como el día sabado, que si no mal recordarán, el año pasado fue exactamente igual.

    • Claudio Tapia

      16-Nov-2012 en 8:47 pm

      Para aclarar respecto a las fotos: Según la productora, la banda tampoco permitió que los medios escogidos para tomar fotos, las “prestaran” a otros medios. No tenemos ningún problema en “ser humildes” y pedir material a otros medios, no obstante, en este caso no hubiese servido de nada por lo anteriormente mencionado. Saludos.

  4. Pablo

    16-Nov-2012 en 9:13 pm

    me sumo a lo de marcela, y creo que el lugar fue un punto en contra, ya que fue demasiado lejos, para gente que somos de regiones, también es complicado. ese día hubieran adelantado el horario tipo 12:00 a 13:00 hrs para salir antes y la gente no se fuera con antelacion, aparte con los descuentos a ultima hora en las entradas se dá también para que la gente vaya “solo” por su banda favorita. y pa que comentar la tierra, horrible… pintaron el evento con fotos de puro pasto y nunca hubo… pero los hows estuvieron la raja!! y Prodigy puro power!!!!! salté como mono todo el show!

  5. cristian herrera

    16-Nov-2012 en 9:17 pm

    esta claro que la calidad de espectáculo no es la la misma que la de hace 3 años por que ese fue un show exclusivo de ellos y no en el marco de un festival… y compararlos con kiss… dices “Ciertamente las comparaciones son odiosas” pero haces la comparación igual… déjame decirte que creo que kiss son un grupo de viejo con disfraces de halloween que la única gracia que tiene es que un tipo se caso con una mina que le mire las tetas como loco cuando pendejo… jajajajajaj si crees que las comparaciones son odiosas simplemente no las hagas.

  6. alex

    16-Nov-2012 en 9:34 pm

    concuerdo plenamente con el primer comentario del post..la locomocion es mala y dia domingo es peor…ademas uno ya a esa altura del dia esta pensando en el dia de mañana,logicamente muchos estudian y otros trabajamos!!! yo los vi el año 98 en el teatro monumental y ahora esta vez….por repertorio me quedo con esta vez..quizas tengan razon en que el lugar es primordial a la hora de ver a prodigy!!

  7. pato

    17-Nov-2012 en 10:59 am

    fui el 2009 al caupolican y obviamente la cercanía e intensidad fue OTRA cosa por ser presentación exclusiva. eché demenos 3o4 canciones y los noté menos “extrovertidos” que en su visita anterior, pero igual fue un buen show.

    lo del poco público y falta de ambiente el domingo se explica simplemente por mala elección y/o acondicionamiento del lugar y poca capacidad para configurar un lineup más potente y homogéneo, lo que invita a solo ir a ver 1 o 2 bandas y adoptar actitud contemplativa el resto de las presentaciones.
    pregunta abierta… fui el único que encontró que 4 escenarios fue musssho? creo que en varias situaciones se evidenció que se trató de abarcar mucho, pero se apretó poco.

Responder

En Vivo

Septicflesh + Fleshgod Apocalypse: Colosales

Publicado

en

Septicflesh

En todas las ocasiones en que la sangre ha reemplazado a la tinta y ha teñido las páginas de HumoNegro con el propósito de hablar acerca del death metal, ha sido un deber el reconocimiento de la trascendencia del género en la historia de la música extrema y de cómo su proliferación ha sido capaz de revitalizar de forma constante a gran parte del espectro. Tal vorágine se ha gestado durante más de tres décadas, período donde ha experimentado la manera en que, desde sus entrañas, la esencia indómita y vehemente que caracteriza al estilo ha mutado a través del tiempo, incorporando elementos y sobre todo nuevas perspectivas creativas, asesinas del letargo. En ese sentido, Septicflesh y Fleshgod Apocalypse, protagonistas de la velada en Club Blondie y debutantes en Chile, ostentan un prestigio que los ubica en la vanguardia del contexto, gracias propuestas cuyo hilo conductor no sólo se basa en perpetuar la escuela del “metal muerte”, sino también en la complejidad de la música clásica y sus arreglos.

En este lado del mundo ambas agrupaciones gozan de bastante de popularidad, y así quedó demostrado ayer con el contingente que desde temprano llenó las dependencias del recinto de calle Alameda, incluso al momento de Homicide, el acto soporte nacional, quienes en esta oportunidad, acorde al tenor de la jornada, exhibieron con mucho ímpetu y rigor parte de su último trabajo, “The Sosh Guar”, del año pasado, en treinta minutos que a grandes rasgos no tuvieron inconvenientes en la ecualización, y donde fueron bien recibidos por la concurrencia.

Puntuales a las 20:00 horas, los italianos de Fleshgod Apocalypse dieron inicio a sesenta minutos de actuación que rozaron la perfección, evidenciando desde “In Aeternum” –el primer tema como tal tras la introducción instrumental– la razones que los han llevado en apenas diez años de carrera a ser considerados un acto imprescindible en la escena actual, y uno de los más extremos y técnicos en los anales del death metal. La puesta en escena de la concepción híbrida del arte que practica la banda cautivó a la audiencia de inmediato, varios mostrándose atónitos e incrédulos ante la ejecución casi “robótica” (en el buen sentido de la palabra) de “Healing Through War” o “Cold As Perfection”, que, junto a la anterior, forman parte de su último disco, “King” (2016), dueño de la venia de la crítica y del público, y que compone mayoritariamente el repertorio del grupo en esta gira.

The Violation” sonó insana; el corte promocional de “Agony” (2011) es una de sus canciones más conocidas, y así lo demostró la gente que vibró con la velocidad sobrehumana que predomina no solo en esta composición, sino en el alma de Fleshgod Apocalypse. Durante todo el concierto fue posible oír con claridad los arreglos orquestales y también el acompañamiento de la soprano, como ocurrió en “Epilogue”, única pista extraída de “Labyrinth” (2013), donde se muestran sobresalientes, mientras que “Gravity” se acerca más a lo convencional propio del estilo, aunque sus detalles mantienen el entramado y su sofisticación.

Para cerrar su estreno en territorio nacional, “The Fool”, single de “King”, desplegó todas sus armas para convencer a los seguidores de su poder y para confirmar las alabanzas que el disco ha cosechado en el planeta. “The Egoism” y luego “Syphilis”, también de “King”, bajaron el telón ante una ovación que conmovió a los europeos, quienes prometieron volver al país y así impresionar una vez más a los seguidores, hasta el punto de dejarlos atónitos, tal como aconteció ayer.

Con la portada de su flamante “Codex Omega” (2017) de fondo, más algo de parafernalia alrededor del mismo álbum, Septicflesh ocupó sus posiciones y, tras saludar efusivamente a los presentes, se despacharon “War In Heaven”, canción que abre la genialidad del registro  “Titan” del año 2014 y que, junto a “Communion” (2008), “The Great Mass” y su disco más reciente, forman parte del renacer del conjunto griego que en el año 2003 se separó por casi un lustro, hasta que con aires renovados y maestría retomaron una carrera que, desde entonces, sólo ha conocido de halagos.

Se entiende, entonces, que el primer tercio de su presentación incluyera una pieza de cada ciclo de esta nueva etapa; “Communion” es una demostración de la máxima ferocidad que han alcanzado, mientras que “Pyramid God” y “Martyr” cuentan con una mayor cantidad de matices y texturas, sobre todo del metal más contemporáneo, que en la sumatoria han refrescado el espíritu de la banda, además de acercarlos a un público más joven.

Cabe recordar que Christos Antoniou, guitarrista y compositor de Septicflesh, tiene un postgrado en música clásica obtenido en la Escuela de Música de Londres, hecho que le ha permitido incorporar en la grabación de los discos tanto a la Orquesta Filarmónica de Praga como a su coro de niños, ampliando de forma exponencial el impacto de los arreglos orquestales compuestos por él en la música de los helénicos, algo que es sin dudas su principal fortaleza, de la mano con la ejecución meticulosa por parte de todos los integrantes, destacando a su baterista Kerim “Krimh” Lechner (ex Decapitated), quien se ubica con facilidad en el círculo de los mejores en su puesto, porque sus habilidades y su presencia en la mezcla en vivo son superlativas. Es así como el equilibrio entre la belleza de la música docta y la naturaleza violenta de la agrupación dan origen a un ser único en su especie, que en “Prototype” y “The Vampire From Nazareth” hizo gala de tales características y cautivó a los presentes, quienes desde Fleshgod Apocalypse ya se encontraban en trance, totalmente conectados con los artistas.

La canción más antigua tocada por Septicflesh anoche fue “Unbeliever”, proveniente de “Sumerian Demons” (2003) y fue la antesala a un remate a cargo de “Persepolis” y, la más coreada de la noche, “Anubis”, ambas del aclamado “Communion”, por lo tanto, es posible aseverar que aquel momento la gente se mostró aún más efusiva, provocando uno de los mosh pit más grande la tarde.

La historia griega de la deidad benefactora y creadora de la humanidad es aludida en “Prometheus”, corte que concluyó la presentación con los ánimos muy encendidos y con mucha euforia por parte todos los asistentes, satisfechos y conformes tras ser testigos de una jornada atípica, dadas las personalidades exóticas y, sobre todo, técnicas tanto de Septicflesh como de Fleshgod Apocalypse. Ambos prometieron volver al país y es de esperar que así sea, porque lo presenciado anoche fue sublime y ratificó la vigencia del metal extremo en estos días, en su vertiente más innovadora.

Setlist Fleshgod Apocalypse

  1. Marche Royale
  2. In Aeternum
  3. Healing Through War
  4. Cold As Perfection
  5. The Violation
  6. Prologue
  7. Epilogue
  8. Gravity
  9. The Fool
  10. The Egoism
  11. Syphilis

Setlist Septicflesh

  1. Dogma Of Prometheus Orchestral
  2. War In Heaven
  3. Communion
  4. Pyramid God
  5. Martyr
  6. Prototype
  7. The Vampire From Nazareth
  8. Portrait Of A Headless Man
  9. Unbeliever
  10. Persepolis
  11. Anubis
  12. Prometheus

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Colossus Colossus
DiscosHace 17 horas

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: