Conéctate a nuestras redes

En Vivo

The Metal Fest, Día 1

Publicado

en

Por fin, entre tanto festival que se ha celebrado en nuestro país durante los últimos años, llegaba uno dedicado al género que despierta las pasiones más extremas de la audiencia nacional, el metal.

Si bien Maquinaria ha dado énfasis al rock, y hasta hace unos años se realizaban los Mosters Of Rock, donde músicos de la talla de Ozzy Osbourne o Judas Priest, cerraban sendas noches de riffs y headbanging, todavía existía ese vació en el panorama musical, que hiciera justicia a los miles de fanáticos, que rinden pleitesía a la “música del demonio”.

The Metal Fest arribaba para llenar ese vacío, y de una vez por todas, dejar en claro que el metal es el género con mayor influencia -y devoción- entre los chilenos. Pero el camino no fue precisamente de rosas. Que primero se baja Motörhead, que después no es un “open air”, entre otros problemas logísticos, que llegaron a su cenit, cuando la mítica banda inglesa, Venom, anunciaba la cancelación de su show a una semana del evento, porque sus visas de trabajo fueron enviadas a África (¿?). Más encima, el Metal Open Air, un festival de similares características a celebrarse en Brasil, resultó ser un enorme fiasco, con cancelaciones de bandas, alegando incumplimientos de contrato y falta de pagos. Por otra parte, la producción fue paupérrima y la experiencia definitiva del metal, se transformó en un desastre de proporciones, que terminó con la cancelación del evento en su segunda noche. Parecía que alguien estaba conspirando contra el metal, y muchos comenzaron a cuestionarse sobre cómo sucederían las cosas en nuestro país.

Afortunadamente, la primera jornada del festival fue un éxito. Timing perfecto entre banda y banda –sólo las presentaciones de Annihilator y Anthrax sufrieron retrasos-, un sonido que destacó por su claridad y potencia, que a pesar de que en algunas presentaciones existieron pequeños detalles que arreglar, en general, el sonido se mantuvo a la altura. El Movistar Arena, recinto elegido para albergar al festival, en una decisión que fue muy criticada por todos aquellos que esperaban un “open air”, funcionó impecablemente, y al ser un recinto cerrado, hacía que cada show se sintiera como el último, gracias a unos espectaculares juegos de luces. Sumado al escenario exterior, donde se presentaban las bandas nacionales, y una serie de stands de venta –donde se podía encontrar desde motos Harley Davidson, hasta ropa metalera para guaguas-, hacían de The Metal Fest, una experiencia soñada para cualquier metalero.

Por último, y quizás lo más importante, fue el público. Definitivamente, el metalero chileno es el fanático más devoto de su música, y en esta ocasión, no paró de disfrutar a cada una de las bandas, repletando la platea baja y cancha, donde se formó un circle pit, que comenzó con Obituary y terminó con la última nota ejecutada por Anthrax. Y a pesar de que al final del día, muchos cedieron al cansancio, los más “aperrados”, aguantaron hasta el final. Simplemente notable.

Siete fueron las bandas internacionales que se presentaron durante este día sábado. Thrash, death, rock and roll, e industrial, fueron los estilos que llevaron la batuta, en la primera noche de The Metal Fest.

 

Obituary: Marcando la pauta

Los primeros en subir al escenario principal, fueron los norteamericanos de Obituary, quienes en 45 minutos, marcaron la pauta para lo que sería el resto del día. Agresivos circle pits, headbanging a destajo, y la sensación de estar al interior de un verdadero infierno.

Los músicos hacen su ingreso al escenario a las tres de la tarde en punto. Sin ninguna intro de fondo, aparecen con sus instrumentos para darles los últimos ajustes y comenzar con la instrumental “Redneck Stomp” del disco “Frozen In Time” (2005), que siguió siendo revisado, cuando John Tardy (vocalista), sale a escena y da el pie para “On The Floor”.

A pesar de ser el primer acto, los de Florida, congregaron a miles de asistentes, que a esa hora, ocupaban poco más de la mitad del recinto. De “Slowly We Rot” (1989), su álbum debut, llegaba “Internal Bleeding”, que fue sucedida por la celebrada “Chopped In Half”, donde brilló el doble bombo de Donald Tardy.

La comunicación con el público se limitaba a un par de frases por parte del cantante, y gestos varios realizados por el grupo para los fans. Lo principal se encontraba en la música, y con lo acotado del tiempo, casi no había pausas entre tema y tema. Así fueron cayendo canciones como “Turned Inside Out”, “Dying” –ambas del “Cause Of Death” (1990)-, o “Threatening Skies”, que mantuvieron la adrenalina al tope.

De la placa del año 1997, “Back From The Dead”, sonaba “By The Light”, para dar un pequeño respiro, antes de vivir los últimos minutos del concierto. Entre los cánticos del público, se daba inicio a “Find The Arise”, que reactivo el mosh. Tardy marcaba los redobles, para volver a “Slowly We Rot”, con “’Til Death”, para seguir con el único tema que se tocó del disco “Xecutioner’s Return” (2007), el sencillo “Evil Ways”. La presentación de Obituary llegó a su fin con “Slowly We Rot”, clásico que da nombre al disco homónimo y es el tiro de gracia en cada una de las presentaciones de los americanos.

La cuarta presentación de Obituary en Chile, gozó de un gran sonido y la respuesta entusiasta de la fanaticada. La apertura no pudo ser mejor, y quedó constatado que el resto del espectáculo se venía con todo.

 

U.D.O.: Victoria teutónica

Udo Dirkschneider, la legendaria voz de Accept, regresaba a nuestro país, a menos de un año de su última actuación. A pesar de que estas visitas se recuerdan como shows de culto, ninguna ha hecho justicia a la figura del alemán. Accept esta reformado con un nuevo vocalista, y Udo se ha dedicado a trabajar con su banda, tocando en lugares pequeños, alejado de la magnificencia a la que estaba acostumbrado con su banda madre. Esta era la oportunidad para realizar un show memorable, a la altura del hombre, cuya voz interpretó himnos como “Balls To The Wall”, en los mejores tiempos del heavy metal.

Apostados frente al escenario se encontraban fanáticos de todas las edades, algunos más canosos y maduros, gritando el nombre del teutón. Las luces se apagan, la banda salta a escena y empieza “Rev-Raptor”, del disco homónimo del año 2011. Udo avanza sobre el escenario y saluda a su público. Es impresionante que a su edad su voz se mantenga casi intacta, capaz de llegar a los agudos sin ningún problema, y conservando su característico timbre, que lo llevó a ser reconocido como una de las voces más importantes del heavy de los 80`s. “Thunderball”, recibía los elogios del respetable, demostrando que su carrera solista, ha cosechado buenos frutos, y siguió siendo revisada con “Leatherhead” y “Vendetta”.

El primer momento para el recuerdo, lo marcó “Princess Of The Dawn”, el primer cover de la noche, que prendió a todo el mundo, que cantó cada una de las letras, manifestando lo imperecedero del legado de Accept. Una última pasada por el material de su banda con “Man And Machine”, del álbum del mismo nombre, y llegábamos al emocionante tramo final.

En Chile, jamás tuvimos la oportunidad de disfrutar de un recital de Accept, cuando éstos se encontraban en la cresta de la ola. Gran parte de las glorias ochenteras, han llegado con casi veinte años de atraso. Por lo mismo, los tres últimos temas que nos entregó Udo, fueron lo más cercano a un show de Accept en sus mejores tiempos. “Metal Heart”, “Balls To The Wall” y “Fast As A Shark”, canciones fundamentales en la historia del metal, sonaron monumentales, gracias a la participación de los miles de fanáticos que premiaron a un músico, al que no se le ha valorado como se debe. Un merecido reconocimiento, y un momento inolvidable para una presentación breve, pero intensa. Muchos veían a U.D.O. como el número kitsch de la jornada. Como una grata sorpresa, se transformó en uno de los mejores shows de la tarde del sábado.

 

Fear Factory: Potencia mecanizada

El tercer concierto del cuarteto norteamericano, venía a poner la cuota de tecnicismo y modernidad, para un espectáculo que comenzó siendo observado con distancia por el respetable.

A sólo meses de lanzar su octava placa de estudio, “The Industrialist” (2012), Fear Factory salía de entre las penumbras, acompañados por una intro, para escuchar las primeras notas de “Mechanize”. El sonido comenzó saturado, con el bajo de Matt DeVries apenas distinguible debajo de la guitarra de Dino Cazares. La batería de Mike Heller, sonaba poderosa, y desde el primer tema, las habilidades del baterista dejaron boquiabiertos a la multitud. Para completar el cuarteto, estaba Burton C. Bell, dueño de un vozarrón que brilla en los guturales, pero en los pasajes melódicos, pierde bastante, incluso llegando a ser opacada por el resto de los instrumentos. Así pudimos comprobarlo en “Shock”, del disco “Obsolete” (1998), cuyo coro se perdía entre la música, para luego continuar con “Edgecrusher”, del mismo disco.

A diferencia de las dos bandas anteriores, Fear Factory se caracteriza por su tecnicismo. Una precisión en los tiempo y cortes, donde destaca la labor de Heller en los tarros, quien casi estático en su puesto, dirige la maquinaria como un reloj. Hasta el momento, el grueso de los asistentes, escuchaba con respeto, pero con cierta distancia. El mosh de los fanáticos de la banda, se desarrollaba con “normalidad”, pero costó que el resto de la audiencia entrara en el juego.

Como adelanto de su nuevo próximo disco, llegó “Recharger”, donde siguieron dándose cita lo mejor de su repertorio. “Powershifter”, “Fear Campaign”, “Christploitation”, sonaron potentes, pero algo repetitivas en su estructura, haciendo que el setlist se tornara un tanto monótono para los que no eran fanáticos de la banda, quienes dejaron todo en temas como “Martyr”, “Demanufacture” y “Self Bias Resistor”.

El final lo puso “Replica”, sellando una presentación correcta, algo monótona, pero satisfactoria para los fanáticos del industrial metal.

 

Volbeat: Cerrando bocas, conquistando oídos

Los daneses llegaban como el número menos cotizado de la noche. Una impresión que se ganó primero, por su corta carrera –sólo tienen cuatro lanzamientos discográficos-, y por el desconocimiento casi general de su trabajo en nuestro país. Más aún, formando parte de un certamen metalero, la fusión de rock and roll, heavy metal, punk y rockabilly, de los de Dinamarca, despertó el desprecio de muchos de los metaleros más rudos, que abundaban en el Parque O’Higgins. De hecho, minutos antes de su salida al escenario, el Movistar Arena, había perdido a lo menos la mitad de la gente que estaba para Fear Factory.

Aún así, el lugar albergaba a miles de personas, ente los que se encontraban fanáticos de la banda, y otros que estaban ahí para conocer al grupo. Después de la hora de actuación de Volbeat, los primeros salieron totalmente satisfechos, y los segundos absolutamente sorprendidos. El cuarteto se transformó en la revelación de la noche.

Todo comenzó con “A Warrior’s Call”, de su más reciente disco “Beyond Hell/Above Heaven” (2011), con un sonido impecable y una actitud rockera, que marcaría todo el espectáculo. “Guitar Gangsters & Cadillac Blood”, del disco homónimo, llegaba entre el clamor de los fans. Michael Poulsen (primera guitarra/vocalista), se paseaba por el escenario y cambiaba de micrófono, en un juego que permitía que la banda ocupará todo el espacio disponible, donde el que más destacó fue Michael Poulsen, el calvo bajista que no paraba de hacer gestos de aliento al público.

Caía la punketa “Radio Girl”, para luego dar paso a “The Human Instrument”, y a “Sad Man’s Tongue”, canción dedicada a la memoria de Johnny Cash. La banda sabe mezclar de una forma muy natural los sonidos del metal con los del punk y el rockabilly. Así lo dejaron saber canciones como “Hallelujah Goat”, y “Mr. & Mrs. Ness”, cuyo inició es casi calcado al de “Dead Skin Mask” de Slayer. “River Queen”, volvía a poner a saltar a todos, para después realizar un mini medley, donde sonó “The Ace Of Spades” de Motörhead, una parodia al sonido de Napalm Death, y el mismísimo inició de “Dead Skin Mask”, cuya influencia seguía resonando con “Who They Are”.

El público respondió a cabalidad en cada tema interpretado por la banda, gesto que los daneses no se cansaron de agradecer en cada uno de los temas. De verdad se les veía muy sorprendidos por el feedback de la gente. El vocalista presenta a Thomas Bredahl, guitarrista de Mercyful Fate, que los ha estado acompañando durante esta gira, encargándose de las secciones rítmicas. Llegaba el momento de interpretar algo más liviano, así sonó la radial “Fallen”, dejando patente el gran aspecto que Volbeat es capaz de manejar, en un tema que perfectamente podría ser de Green Day. Para poner las cosas en su lugar, llegaba “The Mirror And The Ripper”, de su última producción, provocando un gran circle pit en el centro de la cancha. “I Only Want To Be With You”, el rockero cover de Dusty Springfield, fue un punto a aparte. Muchas sonrisas de “placer culpable”, y rostros sonrojados, ya que el tema es conocido en nuestro país por haber sido reversionado por el cantante Luis Miguel, siendo más conocido como “Ahora Te Puedes Marchar”, en un momento donde muchos metaleros trataron de mantener la compostura, tratando de que no se les escapará el popular coro de la canción, todo esto obviamente, sin que la banda lo sospechara en lo más mínimo.

Llegábamos al final de la velada con “Pool Of Booze, Booze, Booza” y “Still Counting”, para rematar con un extracto de “Raining Blood” de Slayer, coronando un concierto que sorprendió a propios y a extraños, debido a su capacidad para conquistar al público y hacer de su presentación, una de las más valoradas de la jornada.

 

Testament: El peso de los clásicos

Con el recuerdo fresco de su última visita al Caupolicán, los estadounidenses de Testament, llegaban a The Metal Fest, con un setlist que se pasearía por las composiciones más importantes de su carrera, frente a un gran marco de público, en la que para un servidor, fue la mejor presentación de la noche.

Testament fueron los únicos en “adornar” el escenario. Los americanos transformaron el lugar en una especie de inmenso mausoleo, gracias al uso de telones en el fondo del escenario, y sobre los amplificadores, que inmediatamente sentaron una atmósfera especial, para un público que repletó la cancha y la platea baja.

El primer gran número de la noche hacía acto de presencia ante la ovación de miles, antecedidos por una épica introducción, para arremeter con “The Preacher”, del clásico álbum “The New Order” (1988), cuya melodía de guitarra fue coreada por todos. Del mismo disco llegó el tema que lleva su nombre, “The New Order”, confirmaba que este sería un recital lleno de himnos, pero también había lugar para el material más reciente. De su última producción “The Formation Of Damnation” (2008), sonaba la agresiva “The Persecuted Won’t Forget”, para regresar a los clásicos con “Practice What You Preach”, de la placa del mismo nombre, para bajar un poco las revoluciones y dejarse llevar por el headbanging.

Uno de los momentos de mayor fervor, llegó con la interpretación de “Over The Wall”, tema del primer disco de la banda –el imprescindible “The Legacy” (1987)-, donde se formó uno de los circle pit más violentos de la noche. La entrega de la banda era absoluta, además de las pericias demostradas con sus instrumentos (Alex Skolnick, se robó la película con sus solos de guitarra), el constante agradecimiento al público chileno, era manifestado con orgullo por parte de Chuck Billy, cuya voz sonó atronadora, a pesar de hacer uso de efectos como el delay, para ayudarse en los gritos más complicados.

La distorsión de bajo de Greg Christian, daba el vamos a “Souls Of Black”, para dar paso a otro momento peak, cuando tocó interpretar “Into The Pit”, re-desatando la locura en el Movistar Arena. “Alone In The Dark” puso a prueba la garganta de los presentes, para ser sucedida por la ochentera “Electric Crown”. “More Than Meets The Eye”, volvía a mostrar el material más reciente de la banda, por su parte, “D.N.R. (Do Not Resuscitate)” y “3 Days In Darkness”, mostraban la faceta más noventera, ambas del LP “The Gathering” (1999).

El gran final llegó con la implacable “Disciples Of The Watch”, para quemar los últimos cartuchos. Chuck Billy declaraba su amor por nuestro país, en una presentación que brilló por su comunión con el público y la entrega total de una banda que prometió volver pronto. Testament, literalmente, la hizo.

 

Annihilator: Debut descafeinado

Los canadienses fueron confirmados a última hora, debido a la cancelación de Venom. Un reemplazo que entusiasmó a miles, quienes soñaban con la oportunidad de ver a la banda por primera vez en Chile. Para quien firma, Annihilator se transformó en el único punto bajo de la noche. Sin saber muy bien cuáles fueron las razones, la conexión entre los músicos y el público, no terminó de cuajar, y sólo logró despertar a la multitud en su tramo final.

El concierto comenzó con un considerable retraso de unos quince minutos, cuando las luces se apagaron y Annihilator hacía su entrada al recinto, para abrir con “Ambush”, tema de su disco homónimo, lanzado en 2010, ante una respuesta casi nula por parte del público, quienes se limitaron a escuchar de pie la primera parte del show. Por su lado, la banda trataba de entablar diálogo con la gente. Jeff Waters (voz/guitarra), trataba de animar al público, que de no ser por los fanáticos más acérrimos, o los participantes del eterno circle pit, hubiera parecido un verdadero cementerio.

El show prosiguió con “King Of The Kill”, tema del disco del mismo nombre del año 1994, para continuar con la thrashera “Ultra-Motion”, y “Set The World On Fire”, que tuvo bandera chilena incluida en uno de los amplificadores. Recién con “W.T.Y.D.”, el público comenzó a participar de forma masiva, para seguir revisando su último disco con “The Trend”.

Los últimos cuatro temas, lograron levantar los ánimos con los clásicos “The Fun Palace”, “Phantasmagoria”, y “I Am In Command”, tripleta del disco “Never, Neverland” (1990), para cerrar a lo grande, con la única canción que fue capaz de mover a los miles de metaleros congregados a esa hora. “Alison Hell” cerró la breve presentación de los canadienses, en un show sólo para fanáticos, y que estuvo al borde de pasar sin pena ni gloria. Una lástima que la banda no haya podido conectar con el público, que hacia el final de la noche, no se dejó convencer por Annihilator.

 

Anthrax: Retorno a lo grande

Los encargados de cerrar la primera jornada de The Metal Fest, fueron los norteamericanos de Anthrax. Los célebres miembros del prestigioso grupo conocido como “The Big Four”, regresaban a Chile con nuevo disco bajo el brazo, “Worship Music” (2011), trabajo que los ha traído de vuelta al panorama metalero actual, y que ha cosechado muy buenas críticas, tanto como de la prensa especializada, como del público.

La última visita de los neoyorkinos, sigue siendo recordada como uno de los grandes shows de metal que se ha dado en nuestro país, tanto así, que el mismísimo Scott Ian (guitarrista) declaró en su cuenta de Twitter, que esa presentación ha sido una de las más impresionantes en la historia de la banda, usando como testimonio un par de videos que él mismo colgó en YouTube, elogiando el fervor de los chilenos.

Ahora, en un espacio muchos más grande, la expectativa era aun mayor para un show que tenía todo para superar al anterior. Lamentablemente, esto no ocurrió, aunque eso no significa que el show haya sido malo ni nada por el estilo, todo lo contrario, pero hay que decir que el público, se portó mejor hace dos años. La indiferencia que sufrió el show de Annihilator, parecía haberse instalado en el lugar, y durante los primeros temas del concierto, la mayor parte de la gente, escuchaba sin mayor interés. Esto en parte, debido a que están en una gira de promoción y los dos primeros temas -“Earth On Hell” y “Fight ‘Em Till You Can’t”-, pertenecen a “Worship Music”, y parecía justificable el hecho de que no fueran recibidos con el mismo entusiasmo de los clásicos de toda la vida. Así quedó patente cuando cayeron “Caught In A Mosh”, y el cover de Trust, “Antisocial”, donde por fin se pudieron escuchar los cánticos de la gente y el mosh tomaba proporciones astronómicas. Un tirón de orejas para los metaleros nacionales, que a pesar de ser muy fieles a sus bandas, no están haciendo bien la tarea dejando de escuchar sus nuevos discos, para abrazar el material de antaño.

Después de “I’m Alive”, llegaba “Indians”, donde el “war dance”, hizo estragos en el centro de la cancha, el único lugar donde parecía que sí se estaba viviendo un concierto de Anthrax. “In The End”, otra del último disco, volvía a ser recibida con frialdad, la cual se rompió con “Got The Time”, y un tema de “Fistful Of Metal” (1984), “Deathrider”, tema que nunca había sido interpretado en nuestro país y fue celebrado por los fanáticos.

“Medusa”, “Among The Living” y “Be All, End All”, ponían fin a al primera parte del show, que luego de un breve encore, continúo con “Madhouse” y “Metal Thrashing Mad”, momento que Scott Ian aprovechó para declarar que el mosh pit que se generó en medio de la cancha, era el mejor que había visto en toda su carrera, un merecido reconocimiento para los metaleros más “aperrados” que no dejaron de moverse durante todo el día. Un extracto de “I’m The Man”, parte de ese experimento que realizaron con Public Enemy, antecedió a “I Am The Law”, donde Belladonna y compañía dejaron todo, cerrando una jornada impecable. No llegó a las alturas de lo ocurrido en el Caupolicán, pero aun así, Anthrax logró echarse el público al bolsillo y retornó a lo grande.

La primera jornada de The Metal Fest, estuvo marcada por una gran afluencia de público, presentaciones memorables y la sensación de que las cosas salieron a la perfección. Esperamos que en el segundo día, y final, las cosas sigan marchando a sobre ruedas.

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Nicolás Cubillos

Publicidad
6 Comentarios

6 Comments

  1. Ignacio Correa

    30-Abr-2012 en 2:49 am

    Absolutamente en desacuerdo con lo que acabo de leer “Volbeat una de las más valoradas de la jornada”????? y Annihilator “al borde de pasar sin pena ni gloria” ??????????????
    Volbeat personalmente fue lo mas bajo de la noche, creo que no soy el único que piensa eso ya que son la única banda pifiada de ese día, muy bien al principio pero su vocalista no paraba de hablar! no todos sabemos ingles por la csm
    Annihilator, testament y Anthrax son los que dejaron al público más prendio, por algo sonó fuerte ese coro en el movistar que decía “Anihilator, Annihilator!”

  2. juanoo

    30-Abr-2012 en 2:29 pm

    lo escrito por Sebastián Zumelzu no le encuentro mucha razón sobre lo que escribió de volbeat y annihilator, se nota que no vio la reacción del publico en sus show, annihilator muchos lo esperaba por ser primera vez que venian y por sus clásicos es por eso que no devolvieron la entradas por la baja de venom,y en volbeat yo diría que paso sin pena ni gloria y que solo marco mas en lo ultimo tocando algo Raining Blood de Slayer pero eso nada mas y por eso mucho pensamos que era banda que no debía estar en este metalfest.

  3. gerardo tejada

    30-Abr-2012 en 9:27 pm

    Para Annihilator la gente estaba probablemente cansada (el cuerpo tiene un limite), no se puede seguir gritando al mismo volumen toda la noche.

  4. Claudia Toro

    30-Abr-2012 en 10:38 pm

    Sebastian Zumelzu….parece que no andabamos en el mismo Metal Fest….Volbeat no prendió a nadie, salvo uno que otro quinceañero, y Annihilator…POR FAVOR!!!…estuvo potentisimo, haciendo gala de un virtuosismo envidiable, como dicen por ahi, por algo todo el publico coreaba su nombre…..Ahora en mi retina quedará la frase acuñada por mi y muchos de mis amigos asistentes al evento… “más perdido que Volbeat en el Metal Fest”…. Bueno, de Testament y Anthrax ni decir, simplemente LO MAXIMO…

  5. MetalBere

    02-May-2012 en 3:39 pm

    Que onda???? Annihilator fue lo mejor!!! Super power y el publico estaba re prendido, en general estuvo la raja el Metal Fest, ojala el prox año lo hagan tambien!

  6. jose miguel

    09-May-2012 en 12:59 pm

    mmm, no se que wea vio el periodista, pero annihilator estuvo de pelos y fear factory fue una completa basofia, el vocalista es solo de estudio, en vivo simplemente no sirve

Responder

En Vivo

The Offspring, Eterna Inocencia y BBS Paranoicos: Final de fiesta

Publicado

en

The Offspring

Es imposible no pensar en el contexto antes de plantearse cómo hablar de un show realizado en medio del avance del SARS-CoV-2, coronavirus que deriva en la enfermedad COVID-19, hoy una pandemia global. Es difícil no pensar en la ineptitud de las autoridades que, pese a la tardanza del virus en llegar a Chile, aún no toman las decisiones que podrían evitar un contagio a niveles terribles. Así, no es extraño que el show de The Offspring en nuestro país sí pudiera realizarse, aunque en la previa hubo múltiples cuestionamientos. La industria del entretenimiento está sufriendo en todo el mundo y, al final, este fue el último concierto quizás hasta cuánto tiempo más. Y eso está bien, y es lo correcto, por culpa de un virus que no ataca con fuerza a quienes van a eventos así, sino a los adultos mayores.

Sin embargo, este cierre de fiestas, pese a tener tanto en contra y tanto que analizar fuera del escenario, en el lugar donde la gente pone sus oídos, ojos, cuerpos y corazones, lo cierto es que presentó tres bandas que exploraron los lados más brillantes del punk, de todo lo que significa, ya sea el compromiso social –como hizo Eterna Inocencia–, con la rabia del pleno acto de vivir como hace BBS Paranoicos, o desde el lado de disfrutar el sonido como The Offspring. En una extraña burbuja con forma de cúpula como es el Movistar Arena, pudimos ver una comunidad unida, sin temores a una pandemia mundial. Y es que la fiesta fue completa para quienes asistieron, pese a la postal de personas con mascarillas (que se supone no sirven para enfrentar un posible contagio) o también las noticias que llegaban de la suspensión de múltiples eventos y actividades productivas del país, anticipándose a las autoridades, las grandes perdedoras de cualquier jornada en los últimos meses.

BBS Paranoicos abrió con puntualidad los sonidos a las 17:45 hrs., y lo hizo con “Sin Salida”, “Mis Demonios” y “La Rabia”, una triada que en poco más de cinco minutos dejó en claro el espíritu que inundaría la siguiente hora de música, que de forma exacta iba hilvanando canciones de furia, desesperanza o reafirmación del ser, como “Sanatorio”, “Mentira” o el hit “Ruidos”. En medio de eso, la gente saltaba al son de “el que no salta es paco” o de los gritos de “Piñera conchetumare, asesino, igual que Pinochet”. La banda respondía diciendo que era clave ir a votar, mientras lucían sus poleras negras con la leyenda “#APRUEBO” por delante, dejando su tradicional logo por la espalda.

Aunque el micrófono de Omar Acosta no tenía mucha claridad –algo que hacía que se perdieran parte de las letras–, la interpretación en todo sentido funcionaba perfecto. “Como Una Sombra” o “Calla y Espera” retumbaban mientras ya se pasaba de un millar a varios miles de personas en Movistar Arena. La parte de adelante fue siempre la más entusiasta y, aprovechando el espacio, incluso hubo un circle pit que probablemente contravino cualquier recomendación de distanciamiento social por el coronavirus, pero que a quienes estuvieron ahí no les importó. Igualmente, se hacía rara esa sensación de ver un show con tal nivel de compromiso social y, a la vez, notar que las ganas de formar parte del momento podían ser contraproducentes respecto a la salud pública. De todas formas, una hora después, tras el doblete entre “Irreparable” y “No Lo Veo Como Tú”, se cerró no sólo un show tremendo de BBS Paranoicos, sino también el inicio de esta extraña, pero potente jornada de punk.

La continuación no iba a ser menos fuerte con Eterna Inocencia. La banda argentina, que hace de la consigna social parte de las historias que cuentan, se atrasó cinco minutos de lo que supuestamente debía ser el inicio del show, aunque eso no mermó en la vibra de la gente o de los músicos. Nuevamente sería el micrófono del vocalista principal el que generaría problemas, esta vez dejando en un nivel más bajo del necesario a Guillermo Mármol, cuya labia es importantísima en cada track que se despachó, desde “Viejas Esperanzas” o desde “A Los Que Se Han Apagado…”. Lo más impactante de lo que hace el quinteto es cómo logran el sonido que tienen, que los acerca más a Bad Religion en la pulcritud que a conjuntos más desprolijos que ven en lo instrumental algo secundario. Sí, las letras y las convicciones de Eterna Inocencia son algo que los acerca al público y a una sociedad completa, con “La Risa De Los Necios” –dedicada al “cura obrero”, Mariano Puga– o “El Guardián” como ejemplos de ello. Pero también hay espacios como el instrumental después de “Le Pertenezco A Tus Ojos…” que dejan en claro cómo EI es muchísimo más en vivo que en estudio.

Episodio aparte fue el freno que la banda le dio al show por más de cinco minutos con el fin de que la gente amontonada dejara espacio para que atendieran a un chico que estaba con problemas de salud en la multitud. Cerrando con “Weichafe Catrileo”, canción inequívocamente destinada a la lucha en la que, pese al desvío lamentable que presenta la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, sin duda que continúa, y que tras más de una hora de fuerza escénica también se pudo compartir con las grandes letras e interpretación de una banda de punk que es mucho más que eso a estas alturas para sus fans en nuestro país.

Cuando el reloj marcaba las 21:00 horas en punto, el recinto bajaba sus luces y las trompetas características de “Pretty Fly (Reprise)” –canción que cierra el icónico “Americana” (1998)– daban inicio al número estelar de la jornada. Y es que, luego de la enérgica rendición de los clásicos “Americana”, “All I Want” y “Come Out And Play”, no cabía duda de que los fanáticos de The Offspring ansiaban un baño de nostalgia tras casi cuatro años de espera y del reagendamiento dado por la contingencia en el territorio nacional. El triplete, ovacionado y disfrutado por los presentes hasta con bengala incluida, dejó en evidencia el excelente estado de la banda gracias a una perfecta ecualización que reverberó sin problemas en el globo. Tras dicho inicio, Dexter bromeó que este sería “probablemente el último concierto en el hemisferio occidental” y que, a pesar de todo, no podían cancelar tan especial reencuentro. El vocalista finalizó su humorística intervención no sin antes recomendar evitar el contacto físico para prevenir cualquier contagio relacionado a la pandemia que acecha al mundo por estos días.

Pausando el repertorio típico por algunos momentos, el cuarteto estadounidense presentó “It Won’t Get Better”, una de sus más recientes creaciones, ante una respetuosa audiencia que apoyó con palmas cuando la canción y los músicos lo requirieron. Luego, volvieron al ruedo con “Want You Bad”, “Session”, “Original Prankster” y “Staring At The Sun”, hitazos que encendieron al público y lo llevaron a iniciar diversos –y poco recomendados– mosh pits a lo largo de la sección. La voz de Dexter merece mención aparte, pues, a pesar de los años, llega a los tonos requeridos por la selección y es capaz de interpretar con la fuerza que una agrupación de este estilo demanda. Al finalizar un diálogo que sólo The Offspring puede llevar a cabo a la perfección, haciendo chistes sobre cómo Dexter, aparte de ser el liricista principal de la banda, también tenía un doctorado en virología, llegando a la hora de los covers. Y es que, tal y como lo reconocieron en el escenario, no habría grupo sin Ramones o sin la influencia de los hermanos Young.

Una vez terminado el homenaje, los norteamericanos versionaron sus tradicionales “Bad Habit”, “Gotta Get Away” y una emotiva “Gone Away” en piano, la que demostró el correcto estado vocal de Holland y constituyó una mezcla perfecta entre aterciopelados tonos de sensibilidad y el estruendo característico de la banda hacia el ocaso del tema. Luego, los éxitos insignes de la banda “Why Don’t You Get A Job?”, que incluyó unas pelotas plásticas de colores para interactuar con los fans, “(Can’t Get My) Head Around You”, “Pretty Fly” y “The Kids Aren’t Alright” sentaron precedente de que la potencia del grupo sigue incólume tras 34 años de carrera. Hacia el epitafio del periplo, y a modo de encore luego de un par de minutos de reposo, retornaron al escenario para finalizar con dos clásicos y un inesperado tributo a Pennywise, quienes tuvieron que restarse del evento a última hora dada la alerta de salud mundial. Cerrando con “You’re Gonna Go Far, Kid”, “Bro Hymn” y “Self Esteem”, The Offspring le puso broche de oro a una icónica noche en Movistar Arena, lugar que marca un hito de masividad en la historia del grupo en cuanto a conciertos en nuestro país.

Tomando las palabras de Holland en los últimos minutos del show, es menester mencionar que este fue, probablemente, el bastión final en un largo tiempo de eventos masivos en la industria de la música en Chile y en occidente. Sin embargo, eso no fue impedimento para el disfrute de miles de asistentes que llegaron y lo dieron todo en un espectáculo que logró llevarse a cabo de manera perfecta, pese a todos los contratiempos y dificultades que surgieron. Ciertamente, resulta muy importante tomar las recomendaciones del vocalista antes de despedirse: “Cuídense, por favor. Hasta la próxima”. Un incierto cierre temporal para el showbiz musical que promete un “hasta luego”, pero que desconoce qué tan pronto se reactivará el flujo normal y necesario de adrenalina y fervor que solamente las melodías pueden proveer a los habitantes de esta tierra.

Setlist BBS Paranoicos

  1. Sin Salida
  2. Mis Demonios
  3. La Rabia
  4. No Siento Culpa
  5. Eterno Retorno
  6. Sanatorio
  7. Mentira
  8. Ruidos
  9. Corazón Al barro
  10. Tanto Insistir
  11. Daño Permanente
  12. Recuerdos
  13. Como Una Sombra
  14. Cristales
  15. Calla y Espera
  16. El Regreso
  17. Ausencia
  18. Irreparable
  19. No Lo Veo Como Tú

Setlist Eterna Inocencia

  1. Viejas Esperanzas
  2. Encuentro Mi Descanso Aquí, En Este Estuario
  3. A Los Que Se Han Apagado…
  4. Trizas De Vos
  5. Abrazo
  6. A Elsa y Juan
  7. La Risa De Los Necios
  8. El Guardián
  9. La Mentira Sin Fin
  10. Cuando Pasan Las Madrugadas…
  11. Hazlo Tú Mismo
  12. Cartago
  13. Sin Quererlo (Mi Alma Se Desangra)
  14. Cassiopeia
  15. Le Pertenezco A Tus Ojos…
  16. Puente De Piedra
  17. Nuestras Fronteras
  18. Weichafe Catrileo

Setlist The Offspring

  1. Americana
  2. All I Want
  3. Come Out and Play
  4. It Won’t Get Better
  5. Want You Bad
  6. Session
  7. Original Prankster
  8. Staring At The Sun
  9. Blitzkrieg Bop (original de The Ramones)
  10. Whole Lotta Rosie (original de AC/DC)
  11. Bad Habit
  12. Gotta Get Away
  13. Gone Away
  14. Why Don’t Get You Get A Job?
  15. (Can’t Get My) Head Around You
  16. Pretty Fly
  17. The Kids Aren’t Alright
  18. You’re Gonna Go Far, Kid
  19. Bro Hymn (original de Pennywise)
  20. Self Esteem

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ohms Ohms
DiscosHace 2 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 3 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 6 días

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 7 días

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 1 semana

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 1 semana

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 4 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: