Contáctanos

En Vivo

The Kooks: Con gusto a poco

Publicado

en

“Listen” (2014), cuarto álbum de estudio de los británicos de The Kooks, se convirtió en la excusa perfecta para tenerlos por tercera vez en nuestro territorio, ahora bajo condiciones diametralmente opuestas a sus anteriores presentaciones, en el Teatro Caupolicán y en el Club Chocolate, en 2009 y 2012, respectivamente. Un escenario al aire libre, de mucha mayor envergadura, y un público misceláneo no necesariamente conocedor de la propuesta sonora de los nativos de Brighton, obligaban a Luke Pritchard y compañía a subir la apuesta, y demostrar que más de una década de vida y cuatro larga duración bajo el brazo, eran credenciales más que suficientes para pararse en uno de los escenarios principales del Festival Lollapalooza.

THE KOOKS LOLLAPALOOZA CHILE 2015 03

El escenario VTR recibió a los cinco músicos ingleses en medio de un mar de aplausos y gritos de desahogo de las fanáticas más recalcitrantes, dando el primer golpe sonoro con el tema “Around Town”, segundo single de su más reciente producción, evidenciándose de inmediato un sonido muy bien logrado, con un público conectado y particularmente participativo. Pritchard se colgó la guitarra acústica y con los primeros acordes de “Ooh La” elevó de inmediato la energía del recinto, donde a pesar de presentar una melodía menos acelerada, saca buenos réditos de ser una de las canciones más conocidas por estas latitudes. La precisa percusión de Alexis Nuñez da la bienvenida al combo de “It Was London” y “Bad Habit”, ambos cortes de su cuarta placa, y la excelente instrumentación se complementa con las certeras secuencias de cuerdas de Harris y Denton, que logran contagiar de energía en base a repertorio relativamente nuevo, rehusándose a recorrer el camino fácil de llenar el set con éxitos ya probados.

THE KOOKS LOLLAPALOOZA CHILE 2015 01

The Kooks sabe perfectamente que una de las fórmulas que asegura una buena recepción de parte del público chileno es la identificación con la banda, y por lo mismo no resulta extraño que una bandera chilena adorne el bombo de la batería, lo que más adelante sería usado por el vocalista para bromear con la nacionalidad de Nuñez. Si existe una impronta que caracterice a Pritchard y compañía, son las melodías lúdicas y alegres, siendo “Down” un buen ejemplo de este fenómeno, puesta en escena que se integra con un desvergonzado baile del frontman, que los asistentes premian con un mar de palmas que resuenan con fuerza. Llega el turno de uno de los puntos altos de la presentación, un regalo para los fanáticos que siguen al cuarteto desde sus inicios, con tres canciones de su álbum debut, “Inside In/Inside Out” (2006), primero con el sonido acústico y reprimido de “Seaside”, para posteriormente arremeter con toda la fuerza y vitalidad de “She Moves In Her Own Way” y “Eddie’s Gun”, donde cientos de voces suenan al unísono en el Parque O’Higgins.

THE KOOKS LOLLAPALOOZA CHILE 2015 05

El dubitativo inicio de “Westside” hace pensar en un paso en falso, pero la percepción cambia radicalmente promediando la mitad del tema, donde la dinámica melodía inyecta una buena dosis de buenas vibras, que hacen aparecer las palmas en señal de aprobación. Las primeras notas de “Always Where I Need To Be” son suficientes para hacer saltar a toda la explanada, rindiéndose sin oponer resistencia a una canción que suena mucho más rockera y madura que en su versión original, en gran parte gracias a la solidez que aporta la guitarra de Hugh Harris.

THE KOOKS LOLLAPALOOZA CHILE 2015 04

Pritchard hace notar su frustración por no hablar español, y posteriormente toma su posición frente al teclado para dar un giro a la propuesta con “See Me Now”, matizando el ambiente con un sonido más controlado y sutil, cargado de sentimiento y profundidad, mostrando una faceta mucho más versátil que se escapa al molde preconcebido que teníamos de los oriundos de Brighton. El sonido del teclado se mantiene presente en “The Saboteur”, con cambios de ritmo muy bien logrados, que hacen oscilar las energías de manera exquisita y en la justa medida para mantener en alto las expectativas.

THE KOOKS LOLLAPALOOZA CHILE 2015 02

Continuando el repaso de “Listen”, hace su aparición “Forgive & Forget”, tema que mantiene la fórmula ganadora en base a un sonido ligero y de fácil digestión, pero que no logra convencer del todo. El éxito “Sofa Song” saca del letargo momentáneo a los fanáticos, quienes se mostraron muy compenetrados. Ya en el ocaso de la presentación comienza a sonar la alegre melodía de “Junk Of The Heart (Happy)”, canción que le da el nombre a su tercera placa, y que en base a su contagioso coro hace explotar miles de voces que se unen en un único canto. El cierre de un show que se pasó demasiado rápido corre por cuenta del éxito “Naïve”, canción que deja esa desagradable sensación de gusto a poco en un público que tenía ganas de sobra para seguir bailando y cantando, y que deberán esperar hasta el sideshow para degustar los otros grandes temas que se quedaron en el tintero.

THE KOOKS LOLLAPALOOZA CHILE 2015 06

The Kooks se paró sobre el difícil escenario de Lollapalooza y tomó el riesgo de estructurar la mayor parte de su presentación en base a canciones de su último trabajo, siendo la gran deuda pendiente un repaso más a fondo por “Konk” (2008), álbum que sólo aportó con una canción en todo el repertorio. Sin embargo, desde el primer minuto se evidenció una agrupación mucho más madura que en sus anteriores visitas, con una calidad de sonido muy por sobre el promedio de lo que habíamos visto en el Teatro Caupolicán y el Club Chocolate, dejando en claro que fuimos testigos del momento de la consagración de una las bandas más importantes de la nueva escena indie rock de Reino Unido. Una hora de show fue muy poco para hacerle justicia a un número que merecía mucho más, dejando con un gusto a poco que abre las puertas para tenerlos más seguido por nuestro territorio.

Setlist

  1. Around Town
  2. Ooh La
  3. It Was London
  4. Bad Habit
  5. Down
  6. Seaside
  7. She Moves In Her Own Way
  8. Eddie’s Gun
  9. Westside
  10. Always Where I Need To Be
  11. See Me Now
  12. The Saboteur
  13. Forgive & Forget
  14. Sofa Song
  15. Junk Of The Heart (Happy)
  16. Naïve

Por Gustavo Inzunza

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas