Contáctanos

En Vivo

The Kills: Un chorro de sangre a la cabeza (y a presión)

Publicado

en

The Kills nació en 2002, un día de los enamorados. En realidad fue un poco antes, pero vio la luz en vivo un 14 de febrero de ese año, justo cuando un grupo iba a dar el salto al estrellato. Coldplay lanza ‘A Rush of Blood to the Head’ y vuelven a poner a las bandas al mando. Pero Alison Mosshart y Jamie Hince fueron contra la corriente cuando el único referente era White Stripes e hicieron un dúo. ¿Y qué diablos puede tener que ver Coldplay con The Kills? Sólo es que, tras ver a The Kills en un Teatro Oriente con unos 1500 asistentes, uno piensa que ese título de álbum le queda mucho mejor al dúo británico-estadounidense que a Chris Martin y los suyos.

Lo que pasó anoche fue un chorro de sangre directo al cerebro. Un show de esos donde no importa la cantidad, sino que la calidad, y a ratos The Kills sonó exacto a como lo hace en sus registros de estudio, pero algo cambia. Pese a que creamos que Alison es la extrovertida y que Jamie resulta ser más reflexivo, en vivo es al revés. Mosshart canta e interpreta para sí misma, de forma tímida, entreteniéndose, pero también escondiendo mucho. Alison es forma, pero en el fondo, es una tierna muchacha que se puso nerviosa cuando dos fanáticos se subieron al escenario y le besaron una mejilla. Mientras, Jamie sorprende por ser más cercano con la audiencia, divertirse con ellos y llevar esa actitud punk que tanto le gusta, tomando la guitarra como una pistola, golpeando las cuerdas estridentemente e incitando a la gente a batir las palmas.

Fue una suerte que no apareciera la puntualidad inglesa. La gente entró recién pasadas las 20.45 y el concierto partió con veinte minutos de retraso. Algo más que aceptable. De hecho, el público se acomodó bien en los asientos acolchados… Para pararse de inmediato cuando The Kills entró en escena.

Alison le daba carne a “No Wow”, canción del injustamente olvidado disco del mismo nombre. Sus bailes, movimientos de cabeza y esos quiebres que hace al moverse por el escenario vuelven loco al público, pero comenzamos a ver que le cuesta comunicarse con la gente. Ella no hace  más que dar las gracias. Jamie tomaría posteriormente el micrófono para reaccionar ante el público, diciendo que “esta es la razón por la que hicimos este tour. Gracias por dejárnoslo en claro”. Vinieron a presentar “Blood Pressures” (Domino, 2011) y eso se nota. No sólo viene una coreadísima y potente versión de “Future Starts Slow”, sino que además la tremenda “Heart Is A Beating Drum”. Las bases apoyan, dan las percusiones, un poco de ruido blanco también, pero es Jamie el motor musical con su guitarra llena de efectos. Mientras, Alison es magnética, al menos como los fanáticos perciben. De hecho, al final de “Heart Is…” bota un ventilador de una patada y se sube a disfrutar de su viento. Es que la guitarra de Jamie y el baile y los alaridos de Alison logran quitarle toda solemnidad a un escenario pulcro como es el Teatro Oriente. The Kills enturbia el ambiente, dejándolo más cercano a lo que esperan los fans. Los asientos numerados se difuman un poco porque en el aire ya está “Cheap and Cheerful” y los pasillos se llenan de gente que quiere capturar esa imagen de Mosshart meneando la cabeza o de Jamie apuntando con la guitarra.

Para “Kissy Kissy” la gente es capaz de digerir la complejidad de los arreglos de la canción, poco empáticos, pero lo suficientemente poderosos como para traspasar cualquier atisbo de cansancio. Lo mismo con la rítmica “U.R.A. Fever”, donde parten en una especie de diálogo que deriva en un gran momento con ambos cantando en el mismo micrófono.

La prueba de “DNA” sacó otro poco de sangre, con ese ritmo rico en quiebres y un coro donde el público participa gustoso.

A esas alturas se repetía un asunto que minaba la atención de varios asistentes: el audio. En algunos momentos las voces se perdían por la potencia de los instrumentos, es decir, de la base y la guitarra, y tampoco era tanta la amplificación. El Teatro Oriente tiene excelente acústica, pero resulta entretenido que una banda que utiliza bien los sonidos saturados no llegue a sonar lo suficientemente fuerte en su concierto. De todas formas, cada stroke de Jamie es potente, y en “Satellite”, no sólo es la gente sino que el mismo Hince quien se da cuenta de cómo prende la audiencia.

“Tape Song” es una pausa en medio de tanta potencia, en especial porque luego viene la canción que mejor refleja las posibilidades y matices cuya cima puede alcanzar un dúo, “Baby Says”, no sólo tiene nostalgia y un momentum exquisito, sino que también control respecto a la emoción. Un gran momento donde el público más que gritar, escuchó y atendió a la dirección de Alison y Jamie.

“Black Balloon” dio con la complicidad de las palmas en algún momento, pero luego el respetable prefirió que The Kills hiciera el show. Y así el in crescendo de esta canción va operando como parte de la triada que supuestamente cierra la presentación.

Entremedio hay un gran cover, “Pale Blue Eyes”, de The Velvet Underground, que en la versión The Kills mantiene la suciedad deliciosa del sonido de la guitarra y configura un momento único en el concierto, ya que no la tocaron ni en Perú, ni en Brasil.

“Last Day of Magic” y “Sour Cherry” aparecieron como grandes finales, tanto por el ritmo endemoniado que logran, como por la interpretación sentida de Jamie. Alison armó una conexión en ciertos momentos con la gente en la platea alta y lanzó un par de sonrisas cómplices. Todo esto para que los asistentes, tras una hora de concierto, quedaran pidiendo más. Y tras un alarido, ensordecedor a ratos, Mosshart y Hince regresaron al escenario. Allí nuevamente Jamie tomó la palabra para agradecer a los fans. “The Last Goodbye” logra configurar un momento mágico, donde sientes cada parte del teclado que toca Jamie en vez de la acostumbrada guitarra, o donde Alison se detiene en su bamboleo constante y desde un punto fijo se abre por fin a la gente.

El problema es que un par de fanáticos rompieron un poco esta magia subiendo al escenario y besando en la mejilla a la cantante, pero ella siguió como si (casi) nada hubiera pasado para armar el paisaje más bello del concierto, con el público ondeando sus brazos con el swing de vals de este último adiós.

Alison se puso a resguardo y, con un par de baquetas, ayudó a darle aún más sustancia a la ya rabiosa y divertida “Pots And Pans”, para luego dar pie al mejor riff de guitarra de la noche y freír cabezas con “Fried My Little Brains”, un cierre perfecto para una noche corta, precisa, pero de alto impacto, que la gente agradeció con su aplauso y también con la tranquilidad de que The Kills lo dio todo arriba del escenario, tal como prometieron.

Algunas conclusiones pueden ser que faltó un par de amplificadores que aumentaran el volumen de la performance. También que Jamie es más extrovertido en el fondo que la carismática pero realmente tímida Alison Mosshart. Y finalmente que, si bien son dos personas, en el escenario se hacen un solo montón de sangre que va por tus venas y que se convierte en un chorro directo a tu cabeza. Como Coldplay jamás imaginó que se podría hacer. Al estilo The Kills.

Por Manuel Toledo-Campos

Setlist:

  1. No Wow
  2. Future Starts Slow
  3. Heart Is A Beating Drum
  4. Cheap And Cheerful
  5. Kissy Kissy
  6. Ura Fever
  7. DNA
  8. Satellite
  9. Tape Song
  10. Baby Says
  11. Black Balloon
  12. Pale Blue Eyes (cover Velvet Underground)
  13. Last Day Of Magic
  14. Sour Cherry
    ——————————-
  15. The Last Goodbye
  16. Pots And Pans
  17. Fried My Little Brains

Publicidad
5 Comentarios

5 Comments

  1. nats

    03-Nov-2011 en 3:51 pm

    Tay boby que cuando dicen “Alison armó una conexión en ciertos momentos con la gente en la platea alta y lanzó un par de sonrisas cómplices” para LAST DAY OF MAGIC están hablando de mí 😉

  2. Nati

    03-Nov-2011 en 6:57 pm

    Faltó Pale Blue Eyes, casi nadie cachó el cover…

  3. Manuel Toledo-Campos

    03-Nov-2011 en 7:57 pm

    Nati, mandé esa corrección y todavía no me la suben, pero sí nos dimos cuenta 🙂
    Gracias por notarlo.

  4. Dani A.

    03-Nov-2011 en 11:05 pm

    Buen review, me gustó porque eso mismo me dio a sentir, empezó el show y para cuando terminó no sabes que te golpeó. Me encanta está banda hace muchos años y sabía que no me iban a defraudar cuando por fin los viera en vivo, amo como Jamie maneja su guitarra y la fuerza de Alison cuando interpreta. Toda la razón, The Last Goodbye es un momento solemne e íntimo del show y ese par de tarados casi lo arruinó, suerte Alison no pescó. Increíble.

  5. Rodrigo Rojas Casanov

    03-Nov-2011 en 11:29 pm

    que buen review…felicitaciones a Manuel, derrepente a la gente le da lata leer esto, pero por palabras asi uno lee a gusto. Una cosa, yo estaba en platea y el volumen era adecuado, incluso…no quede con el tipico pito en el oido, y eso se agradece bastante. Saludos

Responder

En Vivo

P.O.D. + Alien Ant Farm: Poderosa nostalgia

Publicado

en

P.O.D. y Alien Ant Farm en Chile 2017

El nombre del evento dejaba bastante claras las intenciones de este show doble. “Back To School” reunió en Club Blondie a dos bandas norteamericanas que vivieron su época de gloria a principios de este milenio, agrupaciones que, a pesar de seguir lanzando material nuevo hasta nuestros días, son sinónimo de un sonido que pertenece al pasado, a los recuerdos de una generación que ya se acerca –o derechamente ya se encuentra– en la treintena de sus vidas. Porque, a diferencia de grandes del estilo tales como Linkin Park, System Of A Down, Korn o Deftones, P.O.D. y Alien Ant Farm siempre fueron nombres de segunda fila, logrando altos puestos en los rankings con sus sencillos más populares, pero sin poder consolidarse o trascender en el tiempo para salir del lote y transformarse en números que pudieran valerse por sí mismos sin tener que relacionarlos a un género y a una época en particular, en este caso el nü metal, estilo que hace rato dejó de ser el sonido predominante en el rock mundial.

Teniendo en cuenta lo anterior, esta velada se transformó en un verdadero viaje al pasado, lleno de energía y pasajes entrañables, pero, sobre todo, nostalgia por los tiempos que ya no están. Si fueron mejores o no que el presente, eso ya es tema de cada persona que se hizo presente en el concierto de anoche, pero lo cierto es que todos los que estuvimos saltando entre la multitud que se congregó en la Blondie regresamos al colegio.

El cuarteto de California, Alien Ant Farm, abrió los fuegos con un espectáculo impecable, cuyas mayores virtudes fueron un sonido sólido y un set breve que reunió las canciones más conocidas de su repertorio, dando pie a una presentación que mantuvo la vara alta en todo momento y cumpliendo con aquellos que compraron su entrada para ver exclusivamente a los estadounidenses. “Courage”, “Forgive & Forget” y “Movies” formaron la triada inicial en el setlist, provocando los primeros saltos y cánticos desde la pista de baile.

Dryden Mitchell, frontman de la agrupación, animaba al respetable en un español bastante básico, pero haciéndose entender lo suficiente como para que su esfuerzo fuera valorado por la fanaticada, que lo secundó en cada una de sus intervenciones, donde hubo más alusiones al pasado, rememorando los años en que MTV transmitía videos musicales y su participación en la banda sonora de la serie de videojuegos “Tony Hawk Pro Skater”. El resto de sus compañeros estuvieron precisos en su performance y temas como “These Days”, “Tia Lupe” o la agresiva “Wish” –provocando el primer gran mosh pit en la Blondie– lucieron poderosas versiones en vivo.

Otro gran momento de la actuación de Alien Ant Farm fue la interpretación de “Attitude”, canción que Mitchell dedicó a su madre y que, en su sección final, incluyó la melodía en guitarra de “In The End” de Linkin Park, en lo que fue un pequeño pero noble gesto en memoria del fallecido vocalista Chester Bennington. Para cerrar su actuación, “Smooth Criminal”, el cover de Michael Jackson que hizo famosa a la banda alrededor del mundo, puso a bailar y cantar a todo el lugar en los últimos minutos de los norteamericanos en Chile, finiquitando un espectáculo preciso, que dejó contentos a todos los asistentes, quienes quedaron con los ánimos a tope para recibir al segundo plato fuerte de la noche.

En su retorno a la capital, P.O.D. trajo un repertorio lleno de éxitos, elaborado con pinzas para satisfacer a sus fanáticos más veteranos. Abriendo su presentación con dos clásicos de antaño como “The Messenjah” y “Rock The Party (Off The Hook)”, el cuarteto de San Diego dejó en claro que iban a tirar toda la carne a la parrilla en su hora y algo más de show. Incluso si el sonido no los acompañó durante los primeros minutos de recital, con una guitarra a la que le costó agarrar presencia dentro de la mezcla, el público se plegó a la banda e hizo de cada corte una instancia para combatir sin piedad al centro de la pista. Siendo “Satellite” (2001) su disco más exitoso, P.O.D. puso énfasis en su cuarto larga duración y complementó el resto de la función con las canciones más destacadas de su discografía, donde pudimos escuchar algo de reggae, como ocurrió en “Ridiculous”, o pasar drásticamente al punk-hardcore durante el caos que armó “Revolucion”, una de las dos canciones más recientes en el catálogo del grupo que fueron presentadas anoche.

La fiesta se mantuvo en alto con hits como “Boom”, “Youth Of The Nation” –que contó con la colaboración de Dryden Mitchell en los coros– o la violenta “Southtown”, esta última siendo el pasaje más álgido de la jornada, con una pista atestada de cuerpos danzando y empujándose de un lado para otro. La postal era aún más asombrosa al notar que entre los contendores no había ninguna cara adolescente, sino que abundaban rostros de jóvenes-adultos, algunos conservando las pintas de quinceañeros, pero cuyas miradas denotaban el peso y el estrés de la “vida real”, lanzando puñetazos y cabeceando como si no existiera un mañana. Era real, estábamos de vuelta en el patio del colegio. “Alive” coronó el tramo final de la presentación, con una Blondie cantando a coro y un bis que remató la velada con “Satellite”, despidiendo definitivamente a Sonny Sandoval y compañía, bajando el telón del evento.

Finalizada la intensa jornada, camino a casa la sensación de estar regresando del colegio era inevitable. P.O.D y Alien Ant Farm forman parte de la banda sonora de las vidas de millones de personas alrededor del mundo. Independiente de que sus carreras no hayan alcanzado los estándares de referentes mayores del estilo, su legado está inmortalizado en los recuerdos de cada uno de los que anoche entonamos desde las entrañas clásicos como “Alive” o “Wish”. Este “Back To School” cumplió a rajatabla con sus intenciones y nos llevó a regocijarnos en la nostalgia, una nostalgia que no se siente kitsch o decadente, sino que, al contrario: más viva y poderosa que nunca.

Setlist Alien Ant Farm

  1. Courage
  2. Forgive & Forget
  3. Movies
  4. These Days
  5. Tia Lupe
  6. Attitude
  7. Glow
  8. Wish
  9. Sticks And Stones
  10. Smooth Criminal (original de Michael Jackson)

Setlist P.O.D.

  1. The Messenjah
  2. Rock The Party (Off The Hook)
  3. Ridiculous
  4. Boom
  5. Murdered Love
  6. Soundboy Killa
  7. Set It Off
  8. Kaliforn-Eye-A
  9. Youth Of The Nation
  10. Lost In Forever
  11. Will You
  12. Strength Of My Life
  13. Beautiful
  14. Revolucion
  15. Southtown
  16. Alive
  17. On Fire
  18. This Goes Out To You
  19. Satellite

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 1 día

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 2 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: