Conéctate a nuestras redes

En Vivo

The Gutter Twins: Los gemelos opuestos de la música unidos por la creación

Publicado

en

Seguramente el nombre de The Gutter Twins no es muy conocido. Pero si hablamos de Mark Lanegan y Greg Dulli vienen a nuestra mente bandas tan importantes como Screaming Trees, Queens Of The Stone Age y The Afghan Whigs, grupos con trayectoria que mostraron a dos grandes íconos de la escena musical norteamericana, que ahora han decidido unirse en estos gemelos de alcantarilla para mostrarnos al mismo tiempo el lado más lúcido y sombrío de la música.

La invitación a este inquietante mundo era a las 21 horas. Y mientras aún entraban los últimos asistentes que fumaban en las afueras del recinto -ya que adentro no estaba permitido-, se podía ver que la sala y las butacas estaban casi todas ocupadas. Era un ambiente acogedor, donde la mayor parte del público no conocían el material de The Gutter Twins, pero que sabían que esta creación a cargo de dos grandes voces de los 90, sería una clase magistral de sonidos innovadores.

La escena era muy íntima. Sólo dos guitarras y un piano estaban en medio del escenario.

Focos blancos y azules era toda la luminosidad requerida por este trío, que llego calmadamente a eso de las 21:30. Cuando ingresaron se escuchó un aplauso que casi se transformó en una ovación cuando vieron al enigmático Lanegan entrar en escena, quien vestido de negro se sienta muy tranquilamente detrás de un micrófono y casi sin mirarnos comienza a marcar con su manos lo que sería el primer tema que formaba parte de Saturnalia, único disco de estos gemelos que dio luz en el 2008.

Temas como God’s Children, The Stations, Down The Line se pasearon en esta noche acústica. Que daban vida a un paisaje pedregoso lleno de curvas, rectas, altos puros en mano de la voz de Dulli y precipicios lúgubres a cargo de Mark.

Sin duda, todos lo que asistieron la noche del 4 de julio al Teatro Oriente, esperaban ver lo mejor de estos dos Padres de Seatle que con sólo 2 guitarras, unas bases grabadas y un teclado sintetizado lograron llevarnos a un mundo de sonido puros, enigmáticos, lóbregos y sublimes.

Y así transcurrió la noche entre un carismático Dulli, que cada tanto bromeaba con el público, y un Mark ensimismado en su mundo, como un niño autista que aparentemente no nos veía pero que se comunicaba con nosotros a través de su estremecedora voz y un semblante casi estático. Sin embargo, ese mutismo fue quebrado en pleno concierto por alguien del público que grita ¡Mark! ¡Mark! haciendo una seña con las manos, a lo cual Lanegan miró y dio un pequeño esbozó de sonrisa.

¿Cómo es posible que un par de guitarras, un piano y unas voces completamente distintas nos pueda hechizar de tal manera que no nos importaron los problemas de audio, la exigua puesta en escena y la nula comunicación de Lanegan con el público?

En síntesis esto sólo sucede cuando lo más importante de una banda está siendo expuesta. Una música que no necesita de adornos, ya que en si misma es tan cautivadora que sólo requiere de hombres que entregan todo su arte y su alma a mentes abiertas, y que están dispuestas a dejarse llevar por una música que puede mostrarte todo un universo de posibilidades sonoras.

Publicidad
7 Comentarios

7 Comments

  1. Andres Paez

    08-Jul-2009 en 5:24 pm

    que pena no haber ido, de seguro estuvo increible

  2. Lucas Urenda

    08-Jul-2009 en 7:55 pm

    buen artículo, una lastima no haber podido ir

  3. diego

    09-Jul-2009 en 12:43 am

    Estuvo buenisimo, genial haber escuchado un repertorio tan variado ( desde los temas de Saturnalia hasta las joyitas de Afghan Whigs y de Screaming Trees) y bien adecuado al formato acústico, que hizo que creciera muchisimo más aún su intensidad y sentimiento. Las voces de ambos se complementan mucho además. Un agrado haberlos visto en vivo! : )

  4. diego

    09-Jul-2009 en 12:47 am

    Fue maestro cuando en medio de todos los gritos del público a Mark Lanegan, alguien gritó : ” Afghan Whigs! ” y Greg Dulli dijo : ” menos mal que alguien se acordaba de nosotros, yo tocaba batería en esa banda ” jaja : )
    Olvidaba agradecer las fotos y el artículo como recuerdo, gracias Humonegro!

    • Musik

      09-Jul-2009 en 2:24 pm

      Ahhh siii!!! se me olvidó esa parte. Que bueno estuvo!.
      Thanks!!!!

  5. Gabriel Soares

    09-Jul-2009 en 2:37 pm

    A bela maneira como descreve nos da a prazerosa sensacao de que estavamos presentes no show e, nao obstante, ja bastaria para dizer que o texto esta muito bem escrito. Saudacoes do Brasil!

  6. Lanegan

    09-Jul-2009 en 5:00 pm

    tremendo show, aunque sì hubiera cambiado el setlist..pero no se puede pedir mas..
    ademàs me voy a arrepentir por siempre no haberme quedado por ahì, para ver cuando salieron..

    esa es actitud..grande Lanegan.!!!

Responder

En Vivo

Turbonegro: La fiesta bajo tierra

Publicado

en

Turbonegro

¿Cuáles son los factores que determinan el éxito de un show? Esa es una pregunta que siempre es importante plantearse cuando se presentan contextos como el de la noche del viernes en Club Blondie, donde tuvimos en Chile el debut de Turbonegro, una de las bandas más importantes del rock noruego y que se alejó lo suficiente de todos los cánones musicales que imperan en la tierra del black metal para desarrollar una carrera que este año cumple tres décadas de actividad. El cuestionamiento frente a esto pasa estrechamente por la tibia recepción en asistencia que tuvo un show como este, donde finalmente debutaría una agrupación relevante dentro de su estilo y, más aún, con un repertorio que prometía repasar todos los puntos importantes de la discografía de los oriundos de Oslo.

Pese a todo lo anterior, un incondicional grupo que apenas alcanzó a completar el treinta por ciento del recinto esperaba impaciente y preocupado sobre el desenlace del concierto, al punto que muchos temían lo peor debido al panorama. La realidad, en tanto, fue otra, porque desde el momento en que la banda pisó el escenario, todo fue locura y el ambiente de celebración llenó cada rincón del club santiaguino.

Para catalogar a Turbonegro –musicalmente hablando– hay que generar un intermedio entre el punk y el hard rock, algo muy similar a lo que hacen los suecos The Hives (claramente inspirados en ellos) y que utiliza a su favor distintos aspectos visuales para generar ese shock que cautiva a la audiencia. “Estos son como los Village People de Noruega”, decía un asistente al tratar de describir el aspecto de la banda, quienes, amparados en la caracterización de distintos personajes, funcionan casi como una anti-boyband sobre el escenario, donde, pese a no contar con todos sus integrantes originales, solo basta con que alguien más interprete el papel para que todo siga igual.

Abriendo con una trilogía compuesta por “The Age Of Pamparius”, “Part II: Well Hello” y “Part III: Rock N Roll Machine”, la banda se ganó de inmediato el entusiasmo de la audiencia, la que saltó, cantó y coreó cada track con la misma energía que un estadio. El frontman Anthony Madsen-Sylvester, también conocido como The Duke Of Nothing, animaba en cada momento al público para disfrutar lo que recalcaron en varias oportunidades: esta era su primera vez en el continente y querían que fuera inolvidable. “Estamos lejos de casa, tocando en un subterráneo bajo un club de strippers y tiendas de ropa interior. ¡Nacimos para estar acá!”, bromeaba el vocalista en alusión al entorno del recinto, tomando la palabra con un humor bastante irónico en cada intervención con el público. Knut Schreiner y Thomas Seltzer, mejor reconocidos por sus personajes Euroboy y Happy-Tom, respectivamente, también fueron parte fundamental de cómo funcionaba la audiencia dentro del show, aunque sus intervenciones no fueron más que las del frontman, la pieza principal dentro del combo.

Pese a ser un repaso de la historia, los discos “Apocalypse Dudes” de 1998 y “RockNRoll Machine” de 2018 fueron los principales sustentos del repertorio, el que fluyó a la perfección en la mezcla de material antiguo y moderno, así como también unos pequeños covers a “Bohemian Rhapsody” y mucho más elaboradamente a “(You Gotta) Fight For Your Right (To Party!)” de Beastie Boys durante el bis, donde previamente pasaron tracks como “Selfdestructo Bust”, “Prince Of The Rodeo” o la fiestera “I Got Erection”, que puso el sello final en una noche que, dentro de la intimidad que se generó, será recordada como uno de los debuts más sólidos que se tenga memoria en la capital, donde el protagonista de la noche fue solamente el artista principal y su desplante, quedando cualquier otro detalle o factor externo absolutamente opacado.

Incluso con el reducido nivel de público, el debut de Turbonegro cumplió con todas las expectativas, entregando un show completo, con todos los elementos que caracterizan a la banda y con un setlist que dejó contentos a todos los fanáticos. Fueron treinta años de carrera previos a su primera presentación en Santiago y la experiencia adquirida se nota, el conjunto sabe cómo sacar provecho de cada situación en escena, entregando una explosividad comparada con actos mucho más gigantescos como Kiss o Rammstein, donde la música se mezcla con distintos personajes y elementos que van más allá de lo sonoro. Con la misma fuerza de sus inicios, además de caras frescas dentro de la alineación, Turbonegro demostró que todavía queda energía para rato, ojalá que la suficiente para que puedan decir presente nuevamente en la capital.

Setlist

  1. The Age Of Pamparius
  2. Part II: Well Hello
  3. Part III: Rock N Roll Machine
  4. Hurry Up & Die
  5. Back To Dungaree High
  6. Bohemian Rhapsody (original de Queen)
  7. City Of Satan
  8. Blow Me (Like The Wind)
  9. Hot For Nietzsche
  10. All My Friends Are Dead
  11. Are You Ready (For Some Darkness)
  12. Fist City
  13. Wasted Again
  14. Sell Your Body (To The Night)
  15. Denim Demon
  16. Get It On
  17. Selfdestructo Bust
  18. Special Education
  19. Prince Of The Rodeo
  20. (You Gotta) Fight For Your Right (To Party!) (original de Beastie Boys)
  21. I Got Erection

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Terraformer Terraformer
DiscosHace 4 días

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 5 días

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 6 días

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 2 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 2 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 2 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 3 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Guy Walks Into A Bar Guy Walks Into A Bar
DiscosHace 3 semanas

Mini Mansions – “Guy Walks Into A Bar…”

Mini Mansions, la banda formada por Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, Zach Dawes, bajista de The...

Alien Alien
DiscosHace 3 semanas

Northlane – “Alien”

Northlane es una agrupación que se abrió paso inicialmente por un camino influenciado por el metalcore, y decidieron llevar esto...

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 4 semanas

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: