Conéctate a nuestras redes

En Vivo

The Drums: Fun fun fun

Publicado

en

Hay bandas que están tan afiatadas y llevan tantos años en este negocio, que tocan sabiendo de memoria su repertorio. Hay otras, que utilizan una serie de clichés on stage para lograr cercanía con el público. La bandera chilena, la camiseta de la selección nacional, las palabras lindas hasta el hartazgo. Y hay bandas como The Drums, que sospechosamente aún no aprenden a hacer nada de eso. O es que quizás no lo han querido utilizar aún. Y es que la banda oriunda de Brooklyn se paró en Santiago para dar el último concierto de la gira promocional de “Portamento” (2011), disco que traería una evolución en todo sentido. Y fue cosa de esperar los primeros sonidos para contar con “What You Were”, y esa guitarra que emanaba a Bernard Sumner en su etapa Joy Division.

Es interesante racionalizar la evolución sonora. En numerosas entrevistas, Jonathan Pierce habla de lo casi adolescente de su disco debut “The Drums” (2010). Eso salta fuertemente a la vista al escuchar la seguidilla de canciones “antiguas” como “Best Friend” y “Me And The Moon”, y pasar de un momento a otro, a una de un corte mucho más oscuro como “If He Likes It Let Him Do It” o “Books Of Revelations”, aunque hablar de oscuridad en The Drums es un poco complejo por la naturaleza de su sonido creado para bailar. Pero todos saben que si este ritmo es decodificado, los sonidos más agrios de Manchester de la primera mitad de los 80’s quedarían al desnudo.

Jonathan Pierce tiene ese sutil, pero evidente comportamiento en el escenario con aires de otro grande de Joy Division, Ian Curtis. Movimientos suaves, a veces descoordinados, pero lo hace con una naturalidad y frescura que el público agradece. Es realmente cercano a la audiencia, casi sin palabras, pero con un lenguaje corporal que al menos nos hacen creer que lo está disfrutando.

Esta vez, como quinteto, logran un resultado extraño, por decir lo menos. No hay un real fiato entre ellos en el escenario, pero pareciera no molestar ya que, en cuanto a interpretación, funcionan a la perfección, salvo por algunos pequeños detalles de la batería. Aún así, los distintos pasajes musicales suenan con métrica cuadrada, y el final de “Days” suena más llamativo que nunca y le hace un flaco favor a su símil en vivo.

Otro punto alto de la noche, sin duda, fue el público, que entrega ese fervor tan escaso a veces. Porque hay que ser sincero, estos últimos años la bandas mal llamadas hipster –aunque hay gente que considera hipster a cualquier cosa que no conozcan- tienen la mala suerte de contar con un público amplio, pero apático. Es cosa de recordar los shows de Of Montreal y Justice. Es por esto que la respuesta ante The Drums terminó siendo un deleite. La “cancha” del Club Chocolate estaba llena de gente siguiendo cada paso de la banda, y aunque los saltos eufóricos decrecían a medida que subían hacia el segundo piso, los coros, aplausos y gritos, no se silenciaban. Fue cosa de presenciar el pegajoso coro de “I Need Fun In My Life” para que todos extasiados repitieran sin parar  el “fun fun fun”, cosa que realmente sucedía.

El ascenso en vivo es notorio. Hacen lucir las versiones en vivo de sus canciones mucho más extremas e instrumentales. Como es el caso de “Submarine”, “I Felt Stupid” y “Forever And Ever Amen”. El bajo pareciera no extrañarse a manos del par de guitarras y del inmenso aporte de los sintetizadores, que en ningún momento pararon de añadir bases y programaciones al resultado final.

“Portamento”, en su versión LP, suena quizás menos álgido que su predecesor, pero en vivo logra una equidad en cuanto a revoluciones e interpretación. A ratos con ese éxtasis que provoca lo más temprano de Franz Ferdinand, como ocurrió con “What You Were”, y la obrera “Money”. Es interesante cómo con el primer trabajo suenan cercanos a The Smiths, y cómo con el segundo a Joy Division. Cualquiera que haya estado en el concierto, puede dar fe de eso. “We Tried” y “I Need A Doctor” se desmarcan del bajo hookiano, pero las bases generadas por sintetizador logran un resultado más intenso para el momento. El paso por “Portamento” terminaría con la maravillosa y enérgica “How It End It”, de la cual no se puede decir lo mismo del disco, donde suena casi aburrida en comparación a la versión en vivo.

El final de la primera parte llegaría con el mayor hit de la banda hasta el momento, precedida por el largo puente dejado por “I Felt Stupid”. Hablamos de “Let’s Go Surfing”, en donde es interesante ver el entusiasmo con el que se hacen cargo de la versión. En múltiples entrevistas previas al tour de Portamento, Pierce ha dicho lo estúpido que se sentiría en caso de tocarla. Bueno, de estupidez nada, es una de las canciones con la que merecía terminar un concierto así, pero quedarían dos más para llegar al fin. Primero la vuelta con “The Future”, para dar paso a la otra canción con la que deberían terminar cualquiera de sus shows: “Down By The Water”, con esa introducción litúrgica, a la que la sigue un Jonathan Pierce con tinte vocal casi jamaiquino.

Fue sin duda una hora y media de diversión. Todos sabemos que The Drums no ha sido líder de su generación musical y sus discos, sin ser malos, no son para nada lo mejor de sus años de concepción, pero logran el cometido de la banda, contrastando el simplismo de las grabaciones, con una presentación mucho más grande en términos musicales. Sin tanto cliché ni arrebato de los músicos. Incluso, esta humildad convertida en fiesta se nota hasta en la estación del sonido de sala, que como pocas veces fue pequeña, pero muy eficiente.

Las regalías del pop son que, con pocos discos bajo el brazo, se pueden alcanzar diversos matices. Las 18 canciones fueron un paseo por diversos estados, pero contando como eje principal ese ritmo fiestero que posee The Drums. Y finalmente, no serán la banda más afiatada, ni la más pulcra, ni la más madura, pero probablemente está muy arriba en la lista de las más divertidas para presenciar en vivo.

Setlist

  1. Best Friend
  2. Me And The Moon
  3. If He Likes It Let Him Do It
  4. Book Of Stories
  5. Money
  6. Baby, That’s Not The Point
  7. I Need Fun In My Life
  8. Submarine
  9. I Need A Doctor
  10. Forever And Ever Amen
  11. Days
  12. Book Of Revelations
  13. How It End It
  14. We Tried
  15. I Felt Stupid
  16. Let’s Go Surfing
  17. The Future
  18. Down By The Water

Por Pamela Cortés

Fotos por Sebastián Rojas

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Alcest: El territorio de lo imaginario

Publicado

en

Alcest

En un cotidiano tan moldeado por lo concreto, encontrarse con experiencias que dialogan con lo imaginario resulta un acontecimiento casi surreal. Bajo esa óptica, el concepto artístico de los franceses Alcest va en estrecha relación con aquellos episodios inusuales que retoman la fantasía. A cuatro años de su debut, la presentación del disco “Kodama” (2016) fue la coyuntura para esta segunda cita en Club Blondie, una velada etérea, que invitó a viajar a través de mundos que trascienden lo cotidiano.

Como antesala para este segundo encuentro, Bauda tomó la responsabilidad de abrir la jornada. Seleccionados por los mismos anfitriones, los teloneros contaron con una cantidad de público satisfactoriamente alta, quienes incluso participaron activamente en algunas canciones, como el caso de “Tectonic Cells”, mientras sonaban sus primeros arpegios. Las capas sonoras reverberantes proporcionadas por los locales permitieron crear una atmósfera familiarizada al sonido de los franceses, entregando una primera invitación a visitar los estados imaginarios que se profundizaron con los anfitriones.

Ya que el contexto de esta segunda visita se enmarca en la gira de “Kodama”, la presentación de los franceses se dividió en dos partes, dedicando la primera a interpretar íntegramente este trabajo, el cual carga con una importante inspiración de la cultura japonesa y, principalmente, en la obra de Hayao Miyazaki. Siguiendo el mismo orden que su versión de estudio, “Kodama” y “Eclosion” situaron a los presentes en este mundo donde la naturaleza cobra espiritualidad y se enfrenta a la inclemencia de la tecnología. Luego de estas dos canciones, Neige se tomó el tiempo para saludar al público, o más bien recibir los aplausos apabullantes en agradecimiento por una jornada que recién estaba comenzando. Luego de la evidente muestra de afecto, el alma creadora de Alcest se limitó a agradecer y continuar la carga.

La música de Alcest despierta emociones intensas. Los distintos matices por los que atraviesan las canciones entregan un ir y venir de contrapuntos sonoros, haciendo de cada canción un pequeño viaje en sí mismo, donde incluso el silencio es parte de la experiencia. Canciones como “Je Suis D’Ailleurs” pusieron a prueba la euforia del fanático en favor de disfrutar cada elemento de la canción. Por otro lado, “Untouched” y “Oiseaux De Proie” presentaron esta energía vertiginosa y emotiva que también es parte de la identidad del proyecto, la cuál mezcla de un modo sutil y equilibrado sonoridades tan disímiles como el black metal con el shoegaze. Ya presentada la obra en su totalidad, la banda visitó sus primeras composiciones con “Souvenirs D’Un Autre Monde”, trasladando el imaginario con influencia oriental a este otro terreno fantástico. Lamentablemente, parte de este ensueño fue interrumpido por una falla técnica que se extendió por más de lo esperado. Luego que Neige ofreciera las disculpas pertinentes, la banda interpretó “Percées De Lumière” y “Autre Temps”, recogidos de su segunda y tercera placa, respectivamente, generando en esta última un coro espontáneo del público.

Uno de los momentos más potentes de la noche estuvo marcado al cierre con la interpretación de “Sur L’Océam Couleur De Fer”, donde la quietud de la pieza mantuvo absorto a todo el Club Blondie en un instante legítimamente hermoso. Luego de que la banda se retirara tras interpretar “Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles”, el público no se movió en absoluto esperando su retorno. En una tónica netamente reverberante, “Délivrance” marcó un cierre sutil, mientras cada miembro de la banda se retiraba y dejaba a Neige solo, envuelto en estas capas atmosféricas, retornando con el mismo temple que caracteriza tanto a la obra como al autor.

Hacer lo que logra Alcest no es un ejercicio fácil. Si bien los franceses son  influencia del metal contemporáneo que busca explorar horizontes sonoros, no hay duda que son pocas las bandas que logran hacerlo con tanta naturalidad como ellos. El aura que rodea las canciones detrás del genio de Neige funciona como un intermediario entre lo mundano y lo ilusorio, que rara vez se logra traspasar a lo concreto. En tiempos tan privados de sentimientos, presenciar un show como Alcest otorga la escasa oportunidad de visitar estos territorios de fantasía que alguna vez solimos recorrer durante la infancia.

Setlist

  1. Kodama
  2. Eclosion
  3. Je Suis D’Ailleurs
  4. Untouched
  5. Oiseaux De Proie
  6. Onyx
  7. Souvenirs D’Un Autre Monde
  8. Percées De Lumière
  9. Autre Temps
  10. Sur L’Océan Couleur De Fer
  11. Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles
  12. Delivrance

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 mes

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 1 mes

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 2 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 2 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 2 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 2 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 2 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 2 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas