Conéctate a nuestras redes

En Vivo

The Devil Wears Prada: La música de moda y alta factura

Publicado

en

No tienen nada que ver con la novela, mucho menos con la película de Anne Hathaway y Meryl Streep. Puede ser un comienzo. No el más decidor, no el más acertado. Mucho menos el más creativo. Pero para quiénes recién dilucidan que existe además del largometraje y el libro, una banda. Es información “relevante”. Por otro lado, si te causa demasiado sentido este párrafo, y no puedes evitar sentirte identificado. Debo decirte que te has perdido durante cinco años una banda prometedora y no te queda más que esperar otra visita de los norteamericanos.

La primera visita.

Finalmente el sexteto post-hardcore cristiano arribó a suelo chileno. Gracias a las mediaciones de BTS, la visita The Devil Wears Prada a Chile, se hizo realidad, como muchas otras bandas prolíferas del género. Y no es menor, el trabajo de esta productora nos ha permitido presenciar shows del más alto nivel, e impensados para una realidad musical que ha ido en exponencial aumento.

Esta vez, el club Rock & Guitarras se portó bien para la presentación de los veinteañeros de Dayton, Ohio. El sonido pulcro y nítido que entregó la banda, sumado a un público que coreó la presentación completa, hicieron de la tarde del jueves una experiencia no menos placentera. Cuestión que quedó en evidencia clara, para los cerca de 400 aficionados que repletaron el recinto de Ñuñoa. Se nota también, al momento de revisar videos de la presentación y las opiniones de los cientos de fans, que no se han hecho esperar en la red.

Si consideramos que lo de la trayectoria de The Devil Wears Prada, no es de lo más extensa. Pero si intensa. En sólo cinco años han editado cuatro discos de estudio. El primero, “Patterns of a Horizon” (2005), independiente, los dos siguientes, “Dear Love: A Beautiful Discord” (2006) y “Plagues” (2007), bajo el alero de Rise Records (Dance Gavin Dance y Emarosa).  Su última placa “With Roots Above and Branches Below”, lanzada el año pasado bajo Ferret Records (el mismo de Every time I Die y Poison the well). Representan el raudo avance que Hranica y compañía han vivido.

Todo eso, sumado al éxito, indica que The Devil Wears Prada se encuentra en su mejor momento girando por Sudamérica. Lugar en donde no podemos olvidar que este puñado de agrupaciones, hace rato que gozan de una salud implacable.

Así comenzaba el show.

El show como estaba estipulado comenzó a las 19hrs., ‘Intro (The End Breakdown to Lord Xenu)’ abría los fuegos, y ‘Hey John, What’s Your Name Again?’, desataba la algarabía de la fanaticada presente.

Si bien es cierto, bandas de esta calaña poseen una manada de fieles seguidores que en promedio no superan los veinte años. Los cuatrocientos asistentes el día jueves, dieron fe de lo acérrimos que llegan a ser al profesar tal devoción por esta agrupación. De todos modos el promedio de edad de la banda también rodea los veintiún años. Cuestión no menor, si a todo lo anterior añadimos el oficio, madurez compositiva y calidad que ha desarrollado esta agrupación en su breve carrera.

‘Sassafras’ y ‘Ben Has a Kid’ continuaron un inicio de show electrizante, por sobre todo potente, y con una muestra de sonido perfecta. El audio del Rock & Guitarras pasaba la prueba con honores, de entrada.

A ratos, la actitud de los hombres de las cuerdas (Jeremy DePoyster, Chris Rubey en guitarras, y Andy Trick en bajo) llamaba la atención. En la mayoría de las canciones, y por largo rato tocaban cada tema de espaldas al público y solo en ciertos momentos se tornaban hacia el frente. Hranica hacía lo suyo, y a ratos desaparecía del escenario, como queriendo decir que: “Nuestro show es más importante que nosotros mismos”.

‘Goats on a Boat’, ‘Dogs Can Grow Beards All Over’ y ‘Danger : Wildman’, no hacían más que pulverizar los oídos de una entusiasta audiencia, que no contenía su ánimo de corear cada canción. Lo de The Devil Wears Prada, hasta pasadas las 19:30hrs. era una declaración perfecta de su potencial.

‘I Know a Ghost’, ‘Dez Moines’ y una espectacular ‘HTML Rulez d00d’, fueron sonando una tras otra, como ráfagas acribillantes de un poderío manifiesto. ‘Dont Dink and Drance’ y ‘Assistant to the Regional Manager’, cerraban entonces el show, de manera magnífica. Pero la cita no terminó hasta el último acorde de ‘Wapakalypse’. La emoción de los seis integrantes cerró con una tremenda hora de intensa presentación.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. fanboy

    17-May-2010 en 12:48 am

    Estuvo excelente!!!! gran concierto…
    debió ser en el Caupolicán o algo así…
    Saludos HN…

Responder

En Vivo

Corrosion Of Conformity: Los astros alineados

Publicado

en

Corrosion Of Conformity

Fue hace cinco años, dentro del contexto de The Metal Fest, la última ocasión en que Corrosion Of Conformity se presentaba en Santiago. Para esa oportunidad las circunstancias eran diferentes: el conjunto se articulaba en formato de power trio, en el que anecdóticamente presentó un par de temas junto a uno de sus miembros más célebres; Pepper Keenan, incansable guitarrista de la escena metal de ritmo espeso y colaborador de otro importante proyecto afín, Down. Lo que en ese entonces sólo fue una pizca, ayer se presentó como un plato completo. Es por lo mismo que ver a la banda en su formación más sólida –en términos de trabajos de estudio– resultaba tan atractivo. Si bien, la gira se enmarca bajo la presentación de “No Cross No Crown” (2018), urgía la necesidad de sacarle provecho a la coyuntura, desempolvar lo mejor de su repertorio y entregar un show marcado por la consistencia arrolladora que ofrecen como cuarteto.

Como precalentamiento para la velada, el Club Blondie recibió a un número indiscutido de la escena stoner local. Yajaira subía al escenario de la mano del mítico “Comegato” Montenegro, entusiasmado por estar “nuevamente representando al rock pesado que se hace por estos lados”. Luego de un agradecimiento al público, la banda presentó durante un poco más de 45 minutos una potente carga de riffs y frecuencias bajas que hicieron vibrar cada rincón del subterráneo, despidiéndose con el respeto y cariño por tantos años de trabajo con un amplio aplauso.

Entre el ruido del murmullo, los anfitriones abrieron su show mediante un breve solo del bajista Mike Dean, el cual se anexó con gracia y apoyo del público al riff repetitivo de “Bottom Feeder (El Que Come Abajo)”, para esta ocasión a un ritmo ralentizado que acentuaba una atmósfera cargada al doom. Fue cosa que sonaran las primeras notas para que los fanáticos siguieran a coro la melodía instrumental. Ya introducidos en este imaginario denso y sicodélico, la muestra de lo más nuevo no se dejó esperar con “The Luddite”, que curiosamente fue lo único del repertorio reciente junto a “Wolf Named Crow”, quizás debido a una decisión a conciencia por aprovechar la ocasión y ponderar los clásicos por sobre lo nuevo. Y así fue con creces.

La dupleta “Broken Man” y “Señor Limpio” introdujo a lo que sería una seguidilla de clásicos de sus años dorados, repasando en reiteradas ocasiones el álbum “Deliverance” (1994). Luego de “Long Whip/Big America”, la banda recibió una ovación, y aprovechando el impulso, Pepper Keenan agradeció al público, confesando el agrado que significa realizar giras por Sudamérica. El júbilo se inmortalizó cuando Keenan no aguantó su ansiedad e hizo subir al escenario a un fotógrafo para registrar la emoción del momento.

Concentrados en retomar la marcha, el potente riff de “Seven Days” se encaminó nuevamente hacia un repertorio clásico. El ritmo espeso de la canción se conjugó con la enérgica abertura de “Paranoid Opioid”, retornando a las melodías hipnóticas en la porción final y ofreciendo un quiebre fresco. El altibajo de emociones concluyó de manera sublime con la exquisita aura sicodélica de “13 Angels”, en lo que fue uno de los pasajes más implacables de la jornada.

Demostrado ya el grueso calibre de Corrosion Of Conformity, no quedó más que rectificar su categoría con la pesada pieza “Vote With A Bullet” y la envolvente frecuencia de “Albatross”, todo con el cierre magistral de “Clean My Wounds” luego del encore, otra infaltable de la banda que se extendió en un colaborativo jamming, dándole un cierre redondo a una jornada ejecutada con precisión y consistencia.

Dos elementos estaban claros al evaluar la coyuntura de este show: podríamos escuchar parte del material de “No Cross No Crown”, como es lógico, junto con la nostalgia de revisitar composiciones de la formación que convocaba. Sorpresivamente, la banda se fue en contra de la obviedad, cargando la balanza casi en su totalidad hacia lo clásico, ofreciendo un show que no sólo dejó en claro el valor de su repertorio más conocido, sino también demostró la solidez que tiene la banda en vivo, entregando un catálogo que le concedió un cariño a los fanáticos. Una oportunidad diferente a la anterior, donde los astros que giran alrededor de esta banda volvieron a reunirse en un desplante arrollador que jugó a desempolvar clásicos.

Setlist

  1. Bottom Feeder (El Que Come Abajo)
  2. The Luddite
  3. Broken Man
  4. Señor Limpio
  5. Long Whip/Big America
  6. Wiseblood
  7. Who’s Got The Fire
  8. Seven Days
  9. Paranoid Opioid
  10. 13 Angels
  11. Vote With A Bullet
  12. Wolf Named Crow
  13. Albatross
  14. Clean My Wounds

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

New Material New Material
DiscosHace 6 días

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 4 semanas

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 1 mes

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 2 meses

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Choosing Mental Illness As A Virtue Choosing Mental Illness As A Virtue
DiscosHace 2 meses

Philip H. Anselmo & The Illegals – “Choosing Mental Illness As A Virtue”

Conocemos bien a Phil Anselmo. El personaje se desenvuelve de manera segura para provocar con la ferocidad de una pantera...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: