Conéctate a nuestras redes

En Vivo

The Cure: Como si fuera la última vez

Publicado

en

En Chile hemos vivido procesos musicales muy distintos a otras partes del mundo. Sin ir más lejos, hemos visto una senda cultural inmensamente distinta al de nuestros vecinos trasandinos, ya sea por temas políticos, por aislamiento o por ser considerados, en cuanto a números, un país muy pequeño. Pasamos de vivir en un país donde nuestra escena musical era bastante reducida y donde las visitas internacionales eran nulas. A que treinta años después, grandes festivales adornen nuestras calles, a que las bandas, sin importar su longevidad o la producción artística, llegan a nuestras tierras a tocar sin mayores esfuerzos. Y ya no nos sentimos tan olvidados, ya no nos sentimos tan solos. Y por supuesto, está el ejemplo favorito de muchos, pasamos a que números exitosos en todo el mundo se atrevan a pagar sus deudas con tanto seguidor devoto y fiel. Porque seamos sinceros, en Chile nos destacamos por la devoción que le otorgamos a ciertas bandas.

THE CURE CHILE 2013 01

Ciertamente, para los que están insertos en el mundillo de la música –y entiéndase por esto, desde el ratón de mp3 hasta el mismo rockstar-, sabemos que una de las frases más míticas desde los noventas debe haber  sido “Dicen que viene The Cure”. Y uno a veces creía, otras ya desechaba toda posibilidad. Porque Robert Smith le temía a los aviones, porque no se soportaban entre ellos, porque no tenían ni el mínimo interés de venir a mirarle las caras a los “sudacas”, y así, una lista incansable. El resto ya es un poco historia. El rumor creció el año pasado y todo estalló con un inocentón video de Robert Smith anunciando mediante un lunático speech que al fin nos visitaría –a excepción de Ecuador, pobres-. Luego vino la challa, los anuncios rimbombantes, la aparición de setlist y finalmente, el día D. Y uno se pregunta, ¿por qué The Cure necesita tanta expectación? ¿Por qué incluso necesita una intro tan larga en este review? No, no es importante en estos momentos medir el real peso a nivel mundial, o e valor de su carrera musical. Hoy todo se debe a la devoción de miles, la curiosidad de otros, y el must del resto.

THE CURE CHILE 2013 09

Y mientras la oscuridad de una noche santiaguina se venía encima, el Estadio Nacional lucía a cada momento más y más lleno, acompañado de un interesante popurrí musical que mezcló reggae, música clásica y algo de rock & roll, aunque previamente se presentó Amöniacö y Prehistóricos como shows de apertura. Esa postal de ver a toda la galería lista y dispuesta a comenzar el show, era impresionante si pensamos en una banda que por años fue tachada de número alternativo. Y a eso de las 21:10 no sólo saldría uno de los máximos exponentes del post punk de los ochentas, el extraño y mítico Robert Smith. Junto a él,  Simon Gallup, Roger O’Donnell y Jason Cooper, quienes han sido parte de la historia de The Cure a través de los años, y junto a Reeves Gabrels quien se les uniera en una historia más reciente, The Cure, luego de décadas de espera, al fin está sobre un escenario nacional.

THE CURE CHILE 2013 03

Los primeros sonidos con “Open”, “High” y “The End Of The World”, trajeron consigo las primeras pistas de lo que sería un show que rozó la perfección en varios momentos. Un escenario amplio y bien iluminado, lo cual dejó apreciar de buena forma a los músicos. Las luces bajas sinceramente se agradecen. Y la pantalla trasera pasó de reproducir dibujos, seudo cromas y videos, a replicar lo que pasaba exactamente en el escenario. En cuanto al sonido, estuvo bastante equilibrado la mayoría del show, salvo por el inicio en que el insistente bombeo de los medios-bajos estaba un tanto al límite y no dejaba apreciar con claridad las secciones más agudas. Pero fue un detalle que de a poco se solventó con un sonido pulcro.

THE CURE CHILE 2013 02

Dejando un poco de lado los tecnicismos, llega la primera gran comunión de la noche. Sin ánimo de decaer, The Cure lanza “Lovesong”, “Push”, “In Between Days” y “Just Like Heaven”, donde la gente estalla en emoción y lo hace notar a punta de gritos y de inmensos coros. Por su parte, el quinteto nos enrostra su gran verdad, que es la importancia de las líneas melódicas de los sintetizadores en sus canciones. En vivo, generan un sonido envolvente, que tapa absolutamente cada vacío que podría llegar a existir entre cuerdas y percusiones del prolijo Jason Cooper. Cabe decir que a pesar que Robert Smith jamás ha sido un gran cantante, mantiene intacto su registro, cosa que incluso se nota en esos gritos desafinados, pero fríamente preestablecidos por Smith.

THE CURE CHILE 2013 08

La rapidez desacelera y cae en un momento de mayor sobriedad con canciones como “From The Edge Of The Deep Green Sea”, “Pictures Of You” o “Lullaby”, donde Smith pareciera adueñarse por completo del control de la situación, en base a canciones mayormente de la gama vocal de los británicos. El show sigue avanzando, y con ello llega “Fascination Street”, “Sleep Whe I’m Dead” y “Play For Today”, quizás de la sección menos prendida de la banda, pero ciertamente de la más cercana al post punk más puro y tosco, en el buen sentido de la palabra. La guitarra en manos del “galleteado” Reeves Gabrels lo demuestra, dando esa seguidilla de notas que tanto recuerdan a bandas como Joy Division. Y Robert Smith por primera vez juega a ser el hombre misterioso y realmente oscuro que algunos creen que es.

THE CURE CHILE 2013 10

El tiempo avanza de forma increíblemente rápida con “A Forest” y “Bananafishbones”, para llegar a dar con el verdadero yo de Robert Smith. El hombre común y corriente que se caricaturiza quizás para ser más gracioso, quizás para ser más sarcástico, o quizás para esconder lo negativo. Quién sabe el por qué, pero mientras “The Walk” con sus sonoridades ochenteras y “Mint Car” con la acidez de los noventas ensalzan estas características, y el estadio lleno baila con la soltura y libertad que la agrupación pareciera desbordar sobre el escenario. A pesar que ya ha pasado casi la mitad del show, “Friday I’m In Love” llega definitivamente para levantar a todos, incluso a aquellas almas perdidas que pululaban en el recinto porque les regalaron la entrada. Una canción como esta se ha convertido en toda una institución, The Cure lo sabe, y nosotros también.

THE CURE CHILE 2013 06

Avanzada la primera parte del show, nuevamente el acelerador se soltaría con “Doing The Unstuck”, “Trust” y “Want”. Mientras la maravillosa “The Hungry Ghost” subiría en revoluciones al ya sobre excitado Simon Gallup, que recorre el escenario como un chiquillo veinteañero con su look tan rockabilly, tan desenfadado. Sin duda es el único de la banda que realmente trata de dar un show personal. “Wrong Number”, el inédito de “Galore” (1997), llegó en una versión llevada un poco más hacia el extremo del ruido, y quizás la única que fue acompañada de extensos y fuertes juegos de luces no aptos para fotofóbicos ni epilépticos. Al final, un pequeño juego entre Smith y el público para sentenciar que era “número incorrecto”.

THE CURE CHILE 2013 05

“Pornography” (1982) y “Wish” (1992) quedarían para el final con “One Hundred Years” y “End”, y así dar cierre a la primera parte del show, donde el quinteto deja en claro que sólo sería una pausa, y donde por primera vez Robert Smith habla realmente con la audiencia, para preguntarnos qué queríamos oír. Aunque él mismo se rió de lo poco probable que era escuchar sugerencias.

Tras las dos primeras horas de show, The Cure volvería para un pequeño encore de tres canciones que había realizado en sus cuatro presentaciones previas en Sudamérica, pero para sorpresa de varios que esperaban tres canciones, además de la intensa y oscura “The Same Deep Water As You”,  “Shake Dog Shake” y “Charlotte Sometimes”, se sumaron inesperadamente cuatro canciones más, partiendo por “Primary” y su cercanía a Bernard Sumner, y la tripleta de “Pornography” con la casi terrorífica “Cold”, “A Strange Days” y “The Hanging Garden”.

THE CURE CHILE 2013 11

El quinteto dejaría el escenario nuevamente, para volver  exactamente a la medianoche, mientras el talentosísimo Roger O’Donnell hacía flamear una bandera chilena, quizás, el único cliché observado en la noche. La sesión non-stop de hits partiría tibiamente con “Dressing Up” y lo más atonal de Smith, para dar paso al lado más teatral de The Cure, con la ovacionada “The Lovecats” y “The Caterpillar”, que daría lugar a las miles de palmas que acompañaron a la agrupación con “Close To Me”, en una hermosa versión menos austera que la original.

THE CURE CHILE 2013 12

La fiesta volvería a desatarse ya próximos al final. “Hot Hot Hot!!!” fue la responsable de iniciarlo todo. Y quizás –finalmente- teníamos a ambas canchas congregadas en un solo ritmo siguiendo con “Let’s Go To Bed” y su hedonismo, y la inmensamente bailable “Why Can’t I Be You?”, donde seguramente todos nos imaginamos a Robert Smith vestido de oso, una vez más. El cierre dorado llegaría con tres canciones de lo mejor de la discografía de The Cure. El vilipendiado leit motiv de “Boys Don’t Cry”, que sonó más bella que nunca coreada por todo el Estadio Nacional. Y dos que quizás no son precisamente los hits más reconocidos de la banda, pero sí pertenecen al catálogo más amplio sonoramente hablando. “10:15 Saturday Night” y la inagotable guitarra de Smith, y la versión más rockera e inmensa de “Killing An Arab”, para cerrar la noche. Los músicos se pararían para despedirse e ir desapareciendo de a poco. Y Robert Smith, se paseó con su carisma para decirle adiós a la multitud. Tras tres horas y media de show, The Cure bajaba la cortina.

THE CURE CHILE 2013 13

Los hechos, la noche de ayer, hablaron por sí solos. The Cure ha sembrado mitos, sonidos puros que han escrito varios de los hits de lugares lúgubres y sudados. Canciones de amor que duelen, historias que juegan con la ironía de un mundo feliz. Simples vivencias de un mundo trastocado. Es cierto, el show es inmenso, agotador, quizás innecesariamente largo para el que fue por curiosidad o porque la entrada le cayó del cielo, pero esta presentación despliega años de devoción del público, años de frustración por no poder verlos y, al mismo tiempo, son estos cincuentones los que derrochan más de tres horas de emoción, de prolijidad y de más que estar cumpliendo su trabajo, estar labrando una mezcla de sonidos envolventes, devolviéndole la mano a todos los miles que por años han sentido sus canciones como parte de su vida.

THE CURE CHILE 2013 14

Su actuar, sinceramente sorprende. Con una puesta en escena simple y una parada sobre el escenario sin brotes de tanta egolatría, se encargaron de llenar nuestros oídos de música y sólo música. Casi sin palabras, pero con expresiones de sobra. Y Robert Smith es un tipo algo tímido, pero que se atreve con sus payasadas y su personaje que emana carisma incluso sin pretenderlo así.

El show, en todo sentido, se puede apreciar como un lujo, incluso en tiempos donde cualquiera viene a vernos, sin importar lo pequeños que seamos y lo lejanos que estemos. Esta fue la primera vez de The Cure en Chile. Una hermosa primera vez, pero Robert Smith tenía razón, nos hizo sentir como si fuera la última vez de The Cure.

Setlist

  1. Open
  2. High
  3. The End Of The World
  4. Lovesong
  5. Push
  6. In Between Days
  7. Just Like Heaven
  8. From The Edge Of The Deep Green Sea
  9. Pictures Of You
  10. Lullaby
  11. Fascination Street
  12. Sleep Whe I’m Dead
  13. Play For Today
  14. A Forest
  15. Bananafishbones
  16. The Walk
  17. Mint Car
  18. Friday I’m In Love
  19. Doing The Unstuck
  20. Trust
  21. Want
  22. The Hungry Ghost
  23. Wrong Number
  24. One Hundred Years
  25. End
  26. The Same Deep Water As You
  27. Shake Dog Shake
  28. Charlotte Sometimes
  29. Primary
  30. Cold
  31. A Strange Day
  32. The Hanging Garden
  33. Dressing Up
  34. The Lovecats
  35. The Catterpillar
  36. Close To Me
  37. Hot Hot Hot!!!
  38. Let’s Go To Bed
  39. Why Can’t I Be You?
  40. Boys Don’t Cry
  41. 10:15 Saturday Night
  42. Killing An Arab

Por Pamela Cortés

Fotos por Julio Ortúzar

Publicidad
16 Comentarios

16 Comments

  1. capq

    15-Abr-2013 en 1:59 pm

    Que hermoso fue el show!!!!! Y este el mejor review que he leido.

  2. Tamara

    15-Abr-2013 en 2:09 pm

    Tremendo show! Sí estuvo larguísimo, un poco agotador (podría haberse realizado el día sábado), pero maravilloso. Comparto opinión, un lujo!

  3. Elizabeth

    15-Abr-2013 en 3:49 pm

    Que excelente relato!!! felicitaciones Pamela Cortés, una narración precisa, detallada, que describe en palabras todo lo vivido aquella noche mágica, aquella noche en que cumplimos un sueño y confirmamos los increíbles músicos que son!!

  4. G1

    15-Abr-2013 en 5:03 pm

    Muy buen review para un show de ensueño. Gran jornada, absolutamente memorable.

  5. zoltack

    15-Abr-2013 en 6:48 pm

    Espectacular!!!!!!!!! simplemente la mejor cura para todos los años de espera.

  6. Patricio

    15-Abr-2013 en 6:50 pm

    un Gran concierto , memorable jornada…pero “putas” que dejo la vara alta Roger Waters !!!

  7. Sabrina Jofré C

    15-Abr-2013 en 8:59 pm

    Que relato más certero, emoción y deuda saldada con los Cure, coincido plenamente con la señorita Pamela Cortés. Felicitaciones
    Pd: Y que tiene que ver Roger Waters acá, plop!

    • Patricio

      16-Abr-2013 en 9:51 am

      Es solo un comparación, es mi humilde opinión luego de ver uno y otro (teniendo como punto de referencia lo ofrecido por Police Live, U2 Pop o MCcartney, que fueron concierto maravillosos e increíblemente emotivos). No es mi afán menospreciar el excelentísima columna que nos ofrece Pamela Cortés, ni menos lo que The Cure ofreció…pero bueno, el lo que pienso y pido las disculpas por pensar distinto…
      dejo un links que hace referencia a lo que te menciono ,pero visto por una columna de Humonegro.com https://www.humonegro.com/en-vivo/roger-waters-todos-contra-el-muro/

    • Pablo

      16-Abr-2013 en 9:57 am

      Waters esta coniderado como el mejor show que haya pasado por Chile de todos los tiempos, tal vez él pensó que The Cure lo superaría. Pero es díficil superar un show como ese. Por otra parte The Cure es una tremenda banda sin nada de adorno ni parafernalia tecnólogica. Waters es la mezcla perfecta de buena música y parafernalia a la vez. Personalmente asistí en ambos y honestamente no son comparables y la de ayer para mi fue como cerrar los ojos y presenciar un show que dificilmente podamos volver a ver. A Waters lo seguiremos viendo.

  8. Madeleine

    15-Abr-2013 en 9:59 pm

    Simplemente hermoso.
    Valió la pena esperar tanto.

  9. Francisca

    16-Abr-2013 en 11:19 am

    Fue un recital simplemente exquisito… su musica me envolvio y hasta ahora pienso y me hace alucinar.. increible! Felicito a la srta Pamela Cortes… siento que logro trasmitir a traves de este review el sentimiento de muchos.

  10. Manuel

    16-Abr-2013 en 5:00 pm

    Sencillo, sin escenarios de parafernalia, un Sonido excelente, un lujo para los que vibramos de todo el show música envolvente, Robert en vivo es un genio mejor sus músicos geniales.
    Y realmente lo que indicas en este relato es lo que se vivio en esas 3 horas y media. Ahora solamente queda esperar y que se cumpla lo que Robert Smith indico cuando se fue del escenario ” we will see again “

  11. bruno

    17-Abr-2013 en 11:08 am

    un concierto maravilloso, esperado por años y que a lo mejor nunca más podamos volver a ver. casi majestuoso, las tres horas y medias pasaron volando ya que soy fanático de hace muchísimos años cuando por allá por el 89 llegaba a soñar con carátulas nuevas de discos nuevos.
    totalmente incomparable el concierto de waters, ya que introduce tecnología de punta y obviamente es masivo (no por nada pink floyd ha vendido hartos millones más que the cure, un grupo que es algo más personal y amado por muchos menos) la comentarista fantástica, me llegó a erizar los pelos y a dar escalofríos, gran poeta, que me identificó plénamente. saludos y viva the cure.

  12. Jaime

    17-Abr-2013 en 1:09 pm

    Hermosas lineas Pamela, gran trabajo ! Felicitaciones…

  13. Javier

    22-Abr-2013 en 5:14 pm

    Mis pensamientos exactamente representados en esta reseña. Gracias Pamela por permitirme revivir uno de los mejores recitales en los que he estado, en toda mi vida, y probablemente estaré. Smith sonó perfecto y ni los completos extra a sus cincuenta y tantos han mermado su energía. Yo tengo 30, soy flaco y me canso más rápido, qué envidia! Jaja

  14. ever08

    25-Abr-2013 en 11:26 am

    Como se dice, las comparaciones son odiosas… The Cure caería en un nicho muy difícil de comparar…
    La fuerza de la banda cae sin lugar a dudas por la carga emotiva que llega a los que la hemos escuchado más en extenso… tener la dicha de haber escuchado en vivo “Open”, “From the edge of the Deep Green sea”, “Cold”, “bananafishbones”, “Pictures of you”, “A forest”, y muchas más fue casi irreal… y The cure tiene mucho de eso, de irreal. Representa una música que roza lo onírico, que nos traslada hacia fantasías depresivas (increíblemente bellas), melodías alegres, con una veta circense, teatral y a veces bailable (que temazo es Hot Hot Hot!!), y con un líder carismático que hoy es casi una caricatura atemporal y una marca registrada en la música (post punk?? rock?? dark?? pop?? alternativo?? qué importa… es simplemente The Cure).
    La carga emotiva de la música es la que llega a los que la conocen … el público nunca verá en The Cure a un conglomerados de músicos ultra virtuosos, porque no es el objetivo… simplemente tuvimos la fortuna de escuchar a una banda perfectamente balanceada en todos sus matices, con sonidos pulcros, limpios y precisos… pero en conjunto recrean atmósferas que ni los más virtuosos pueden siquiera imitar…
    Es la originalidad, la congruencia de la música con el cantar, el fraseo es inigualable (y con un registro vocal intacto), el arte de despertar emociones… The Cure hay que sentirlo más que escucharlo…
    Excelente nota la de Pamela

Responder

En Vivo

The Offspring, Eterna Inocencia y BBS Paranoicos: Final de fiesta

Publicado

en

The Offspring

Es imposible no pensar en el contexto antes de plantearse cómo hablar de un show realizado en medio del avance del SARS-CoV-2, coronavirus que deriva en la enfermedad COVID-19, hoy una pandemia global. Es difícil no pensar en la ineptitud de las autoridades que, pese a la tardanza del virus en llegar a Chile, aún no toman las decisiones que podrían evitar un contagio a niveles terribles. Así, no es extraño que el show de The Offspring en nuestro país sí pudiera realizarse, aunque en la previa hubo múltiples cuestionamientos. La industria del entretenimiento está sufriendo en todo el mundo y, al final, este fue el último concierto quizás hasta cuánto tiempo más. Y eso está bien, y es lo correcto, por culpa de un virus que no ataca con fuerza a quienes van a eventos así, sino a los adultos mayores.

Sin embargo, este cierre de fiestas, pese a tener tanto en contra y tanto que analizar fuera del escenario, en el lugar donde la gente pone sus oídos, ojos, cuerpos y corazones, lo cierto es que presentó tres bandas que exploraron los lados más brillantes del punk, de todo lo que significa, ya sea el compromiso social –como hizo Eterna Inocencia–, con la rabia del pleno acto de vivir como hace BBS Paranoicos, o desde el lado de disfrutar el sonido como The Offspring. En una extraña burbuja con forma de cúpula como es el Movistar Arena, pudimos ver una comunidad unida, sin temores a una pandemia mundial. Y es que la fiesta fue completa para quienes asistieron, pese a la postal de personas con mascarillas (que se supone no sirven para enfrentar un posible contagio) o también las noticias que llegaban de la suspensión de múltiples eventos y actividades productivas del país, anticipándose a las autoridades, las grandes perdedoras de cualquier jornada en los últimos meses.

BBS Paranoicos abrió con puntualidad los sonidos a las 17:45 hrs., y lo hizo con “Sin Salida”, “Mis Demonios” y “La Rabia”, una triada que en poco más de cinco minutos dejó en claro el espíritu que inundaría la siguiente hora de música, que de forma exacta iba hilvanando canciones de furia, desesperanza o reafirmación del ser, como “Sanatorio”, “Mentira” o el hit “Ruidos”. En medio de eso, la gente saltaba al son de “el que no salta es paco” o de los gritos de “Piñera conchetumare, asesino, igual que Pinochet”. La banda respondía diciendo que era clave ir a votar, mientras lucían sus poleras negras con la leyenda “#APRUEBO” por delante, dejando su tradicional logo por la espalda.

Aunque el micrófono de Omar Acosta no tenía mucha claridad –algo que hacía que se perdieran parte de las letras–, la interpretación en todo sentido funcionaba perfecto. “Como Una Sombra” o “Calla y Espera” retumbaban mientras ya se pasaba de un millar a varios miles de personas en Movistar Arena. La parte de adelante fue siempre la más entusiasta y, aprovechando el espacio, incluso hubo un circle pit que probablemente contravino cualquier recomendación de distanciamiento social por el coronavirus, pero que a quienes estuvieron ahí no les importó. Igualmente, se hacía rara esa sensación de ver un show con tal nivel de compromiso social y, a la vez, notar que las ganas de formar parte del momento podían ser contraproducentes respecto a la salud pública. De todas formas, una hora después, tras el doblete entre “Irreparable” y “No Lo Veo Como Tú”, se cerró no sólo un show tremendo de BBS Paranoicos, sino también el inicio de esta extraña, pero potente jornada de punk.

La continuación no iba a ser menos fuerte con Eterna Inocencia. La banda argentina, que hace de la consigna social parte de las historias que cuentan, se atrasó cinco minutos de lo que supuestamente debía ser el inicio del show, aunque eso no mermó en la vibra de la gente o de los músicos. Nuevamente sería el micrófono del vocalista principal el que generaría problemas, esta vez dejando en un nivel más bajo del necesario a Guillermo Mármol, cuya labia es importantísima en cada track que se despachó, desde “Viejas Esperanzas” o desde “A Los Que Se Han Apagado…”. Lo más impactante de lo que hace el quinteto es cómo logran el sonido que tienen, que los acerca más a Bad Religion en la pulcritud que a conjuntos más desprolijos que ven en lo instrumental algo secundario. Sí, las letras y las convicciones de Eterna Inocencia son algo que los acerca al público y a una sociedad completa, con “La Risa De Los Necios” –dedicada al “cura obrero”, Mariano Puga– o “El Guardián” como ejemplos de ello. Pero también hay espacios como el instrumental después de “Le Pertenezco A Tus Ojos…” que dejan en claro cómo EI es muchísimo más en vivo que en estudio.

Episodio aparte fue el freno que la banda le dio al show por más de cinco minutos con el fin de que la gente amontonada dejara espacio para que atendieran a un chico que estaba con problemas de salud en la multitud. Cerrando con “Weichafe Catrileo”, canción inequívocamente destinada a la lucha en la que, pese al desvío lamentable que presenta la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, sin duda que continúa, y que tras más de una hora de fuerza escénica también se pudo compartir con las grandes letras e interpretación de una banda de punk que es mucho más que eso a estas alturas para sus fans en nuestro país.

Cuando el reloj marcaba las 21:00 horas en punto, el recinto bajaba sus luces y las trompetas características de “Pretty Fly (Reprise)” –canción que cierra el icónico “Americana” (1998)– daban inicio al número estelar de la jornada. Y es que, luego de la enérgica rendición de los clásicos “Americana”, “All I Want” y “Come Out And Play”, no cabía duda de que los fanáticos de The Offspring ansiaban un baño de nostalgia tras casi cuatro años de espera y del reagendamiento dado por la contingencia en el territorio nacional. El triplete, ovacionado y disfrutado por los presentes hasta con bengala incluida, dejó en evidencia el excelente estado de la banda gracias a una perfecta ecualización que reverberó sin problemas en el globo. Tras dicho inicio, Dexter bromeó que este sería “probablemente el último concierto en el hemisferio occidental” y que, a pesar de todo, no podían cancelar tan especial reencuentro. El vocalista finalizó su humorística intervención no sin antes recomendar evitar el contacto físico para prevenir cualquier contagio relacionado a la pandemia que acecha al mundo por estos días.

Pausando el repertorio típico por algunos momentos, el cuarteto estadounidense presentó “It Won’t Get Better”, una de sus más recientes creaciones, ante una respetuosa audiencia que apoyó con palmas cuando la canción y los músicos lo requirieron. Luego, volvieron al ruedo con “Want You Bad”, “Session”, “Original Prankster” y “Staring At The Sun”, hitazos que encendieron al público y lo llevaron a iniciar diversos –y poco recomendados– mosh pits a lo largo de la sección. La voz de Dexter merece mención aparte, pues, a pesar de los años, llega a los tonos requeridos por la selección y es capaz de interpretar con la fuerza que una agrupación de este estilo demanda. Al finalizar un diálogo que sólo The Offspring puede llevar a cabo a la perfección, haciendo chistes sobre cómo Dexter, aparte de ser el liricista principal de la banda, también tenía un doctorado en virología, llegando a la hora de los covers. Y es que, tal y como lo reconocieron en el escenario, no habría grupo sin Ramones o sin la influencia de los hermanos Young.

Una vez terminado el homenaje, los norteamericanos versionaron sus tradicionales “Bad Habit”, “Gotta Get Away” y una emotiva “Gone Away” en piano, la que demostró el correcto estado vocal de Holland y constituyó una mezcla perfecta entre aterciopelados tonos de sensibilidad y el estruendo característico de la banda hacia el ocaso del tema. Luego, los éxitos insignes de la banda “Why Don’t You Get A Job?”, que incluyó unas pelotas plásticas de colores para interactuar con los fans, “(Can’t Get My) Head Around You”, “Pretty Fly” y “The Kids Aren’t Alright” sentaron precedente de que la potencia del grupo sigue incólume tras 34 años de carrera. Hacia el epitafio del periplo, y a modo de encore luego de un par de minutos de reposo, retornaron al escenario para finalizar con dos clásicos y un inesperado tributo a Pennywise, quienes tuvieron que restarse del evento a última hora dada la alerta de salud mundial. Cerrando con “You’re Gonna Go Far, Kid”, “Bro Hymn” y “Self Esteem”, The Offspring le puso broche de oro a una icónica noche en Movistar Arena, lugar que marca un hito de masividad en la historia del grupo en cuanto a conciertos en nuestro país.

Tomando las palabras de Holland en los últimos minutos del show, es menester mencionar que este fue, probablemente, el bastión final en un largo tiempo de eventos masivos en la industria de la música en Chile y en occidente. Sin embargo, eso no fue impedimento para el disfrute de miles de asistentes que llegaron y lo dieron todo en un espectáculo que logró llevarse a cabo de manera perfecta, pese a todos los contratiempos y dificultades que surgieron. Ciertamente, resulta muy importante tomar las recomendaciones del vocalista antes de despedirse: “Cuídense, por favor. Hasta la próxima”. Un incierto cierre temporal para el showbiz musical que promete un “hasta luego”, pero que desconoce qué tan pronto se reactivará el flujo normal y necesario de adrenalina y fervor que solamente las melodías pueden proveer a los habitantes de esta tierra.

Setlist BBS Paranoicos

  1. Sin Salida
  2. Mis Demonios
  3. La Rabia
  4. No Siento Culpa
  5. Eterno Retorno
  6. Sanatorio
  7. Mentira
  8. Ruidos
  9. Corazón Al barro
  10. Tanto Insistir
  11. Daño Permanente
  12. Recuerdos
  13. Como Una Sombra
  14. Cristales
  15. Calla y Espera
  16. El Regreso
  17. Ausencia
  18. Irreparable
  19. No Lo Veo Como Tú

Setlist Eterna Inocencia

  1. Viejas Esperanzas
  2. Encuentro Mi Descanso Aquí, En Este Estuario
  3. A Los Que Se Han Apagado…
  4. Trizas De Vos
  5. Abrazo
  6. A Elsa y Juan
  7. La Risa De Los Necios
  8. El Guardián
  9. La Mentira Sin Fin
  10. Cuando Pasan Las Madrugadas…
  11. Hazlo Tú Mismo
  12. Cartago
  13. Sin Quererlo (Mi Alma Se Desangra)
  14. Cassiopeia
  15. Le Pertenezco A Tus Ojos…
  16. Puente De Piedra
  17. Nuestras Fronteras
  18. Weichafe Catrileo

Setlist The Offspring

  1. Americana
  2. All I Want
  3. Come Out and Play
  4. It Won’t Get Better
  5. Want You Bad
  6. Session
  7. Original Prankster
  8. Staring At The Sun
  9. Blitzkrieg Bop (original de The Ramones)
  10. Whole Lotta Rosie (original de AC/DC)
  11. Bad Habit
  12. Gotta Get Away
  13. Gone Away
  14. Why Don’t Get You Get A Job?
  15. (Can’t Get My) Head Around You
  16. Pretty Fly
  17. The Kids Aren’t Alright
  18. You’re Gonna Go Far, Kid
  19. Bro Hymn (original de Pennywise)
  20. Self Esteem

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ohms Ohms
DiscosHace 2 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 2 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 5 días

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 6 días

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 1 semana

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 1 semana

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 4 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: