Conéctate a nuestras redes
The Cult The Cult

En Vivo

The Cult: Épicas del rock

Publicado

en

Cada cierto tiempo existe la discusión de si el rock está muerto, vivo, agonizando o cualquier otro estado hospitalario que suene divertido de analizar, pero esto resulta fútil cuando se olvida lo que trasciende, que son las instancias de escuchar y vivir la música. El rock es más comentado porque sus cultores se atribuyen ciertas características que, a veces, caen en clichés o puntos de encuentro demasiado claros y estrictos, entonces la discusión no es muy útil cuando las posibilidades de un cambio son dificultosas. He ahí donde surge la necesidad de apuntar a esas bandas que logran mantener la épica del rock, sin caer en una caricatura o un encajonamiento que quite el foco de lo que pasa en el disco o el escenario.

The Cult es una banda como existen pocas en el rock, porque pese a basar sus shows en un set de grandes éxitos, esas canciones se pueden plantar de igual a igual en materia de frescura con lo nuevo, y eso es un valor de redescubrimiento propio y de reflexión constante. El acto de fluir termina manteniendo no con vida, sino que con disfrute del presente a una agrupación que perfectamente podría haberse estacionado en su pasado, o haberse mezclado con el panorama general para elaborar un pastiche de sí mismos. Esto no es lo que pasa en 2017 con la agrupación que el año anterior lanzó su décimo álbum de estudio, “Hidden City”, que sirvió como excusa para su esperado debut en Chile, congregando a unas dos mil personas en el Teatro Caupolicán que buscaban algo épico, que llegaban con expectativas altas y cuyo recuerdo de The Cult es profundo. Lo que se encontrarían sería aún mejor de lo esperado.

Quizás la puntualidad inglesa de los de Bradford hizo que se adelantara todo y que muchos no llegaran a ver algo de la banda que abrió los fuegos, The Ganjas, que se subió alrededor de las 20:15 hrs. al escenario, y así la gente llegaba directo a The Cult, que tres minutos de la hora del papel, 21:30 hrs., se subió al proscenio para evitar la nostalgia y llevar a pasear a los cancerberos del rock. Sí, existen muchas cosas que no nos pueden gustar de los clichés del rock, pero hay aspectos que lo definen y que se hacen necesarios, como la potencia o el compromiso del público. La efervescencia de un show de rock (tanto en este caso o el viernes pasado en Stgo Rock City, por dar un ejemplo cercano) es algo que sólo se puede encontrar también en un concierto de pop adolescente, con energía y una relación establecida con tal fuerza que la intensidad no decaiga.

The Cult no sólo se sirve de lo externo, en todo caso: Ian Astbury es un frontman que tiene todo lo que se necesita de alguien que toma el micrófono, desde un registro vocal que parece incluso con más personalidad que en los 80, hasta una entrega con el sentido del espectáculo, sin perder el foco en los aspectos que han configurado a su personaje a lo largo de más de tres décadas. En tanto, Billy Duffy hace de su guitarra una línea aparte del evento y un acontecimiento en sí mismo. Si Astbury parece tener una solidez implacable, Duffy goza de una exuberancia que, inexplicablemente, mezcla con la elegancia más absoluta, pasando de recursos de un rock clásico hacia algo más alternativo, o al hard rock en momentos de una misma canción, como se pudo apreciar en “Nirvana” o “Rain”, en tanto que Ian hacía gala de sus múltiples colores e impostaciones desde lo crooner en “Birds Of Paradise”, hasta el punk a lo Danzig en “Lil Devil” o “Fire Woman”. Un lujo de banda, que se completa con la brutalidad bien pensada de la batería de John Tempesta y los touring members Damon Fox y Grant Fitzpatrick, que no sólo no desteñían, sino que le entregaban más frescura aún a un conjunto que, en medio del huracán, podía sacarse un compás que equilibrara todo.

El debut de The Cult en Chile dejó en claro no sólo que la historia de la banda no puede conjugarse en pasado, sino también que su excelencia se hace necesaria en tiempos complejos para el rock. Cuando los referentes parecen estar en un crepúsculo inevitable, es necesario que aquellos con trayectoria y pergaminos relevantes puedan exponer cómo se pueden evitar las trampas o el auto boicot, y así llegar en hora y media a mostrar en una noche en Santiago de Chile cómo es que el rock tiene épica, emoción, calidad y energía. Claro, o sólo es que The Cult es una fuerza de la naturaleza que explota a su antojo, pero quizás una nueva visita pueda ayudar con esto. Por ahora, queda el recuerdo. Uno muy bueno.

Setlist

  1. Wild Flower
  2. Rain
  3. Dark Energy
  4. Lil’ Devil
  5. Peace Dog
  6. Rise
  7. Nirvana
  8. Birds Of Paradise
  9. Deeply Ordered Chaos
  10. The Phoenix
  11. Sweet Soul Sister
  12. She Sells Sanctuary
  13. Fire Woman
  14. King Contrary Man
  15. G O A T
  16. Love Removal Machine

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Cómo Asesinar A Felipes: A toda máquina

Publicado

en

Cómo Asesinar A Felipes

Tuvieron que pasar largos meses para recuperar, en parte, la valiosa experiencia de ver música en vivo. Y es que, pese a que la pandemia aún no se acaba ni se controla y los cuidados deben seguir al pie de la letra, las libertades que permiten la realización de eventos –bien organizados– nos ha devuelto la posibilidad de retomar el curso sobre los escenarios. Buena noticia para el público y también para músicos, técnicos y trabajadores de la industria.

Ese es el caso del ciclo Cultura Re-activa, organizado por Santiago Fusión, que en su última fecha se anotó con el lanzamiento de “MMXX” de Cómo Asesinar A Felipes, quienes, puntuales sobre el escenario del Teatro Nescafé de las Artes, se conectaron entre teclas y cables para interpretar de manera íntegra su último trabajo, no sin antes dar paso a Cinema Tornamesa, el proyecto de DJ Spacio (acompañado de Milton Russell en el contrabajo) que mezcla imágenes de cine clásico, soundtracks, beats y samples, y se encargó de abrir el show.

Cómo Asesinar A Felipes ha sabido sintetizar de buena manera una etapa donde los sintes son clave en su propuesta, y así se preparó a la audiencia, con la fina selección de DJ Spacio y los interludios a cargo de Sebastián Vergara quien, a un costado del escenario y tras cada cierre de telón, dio vida a correctas melodías acompañado de un modular. El show precisó de aquellos interludios, ya que el desafío técnico era mayor.

La banda entró en escena con su nueva configuración cien por ciento electrónica y una buena presentación de “MMXX”, sin embargo, aquel formato –al menos en esta pasada– pareciera no apreciarse bien ni conectar con una audiencia más grande. Así, la idea de intimidad del quinteto, a solas con sus máquinas y artilugios, a ratos se perdía en dinamismo y por las dimensiones del teatro (que estaba a toda capacidad), pero sí se valió de un siempre buen juego de luces y gráficas que fortalecieron la presentación de los siete temas de “MMXX”. El oficio de Koala Contreras en la voz, y la habilidad de todos en este desafío, puede llenar cualquier vacío y sorprender de variadas formas en todos los niveles, especialmente en las irrupciones de “Debes Saberlo” o “Persiste/Cuestiona”, dos de los temas más inquietos del set.

Una vez más, y tras un nuevo cierre del telón, Sebastián Vergara tomó el modular para un nuevo interludio. CAF planteó en escena dos shows totalmente diferentes y completísimos, marcando las dos etapas de la banda, jugando con lo nuevo y lo clásico, e interpretando canciones de casi todos sus discos. El desafío técnico significó desmontar la cuadrada configuración electrónica y montar el formato tradicional, y la sorpresa y entusiasmo del público se hizo notar, quienes –más prendidos que en la primera parte– corearon en su totalidad el repertorio clásico.

Ya instalados para mostrar los hits, Koala dio el vamos con “Pájaros En Contra”, y qué bien se sintieron los primeros compases de la batería de Felipe Salas, que una vez más demostró su increíble destreza y calidad en “La Puerta No Se Abre Sola”, “Nunca Será Lo Mismo” y en todos los cambios de ritmo e intensidad de “Disparan” (Chino Moreno incluido en el sample).

Lamentablemente, la banda no contó en escena con su clásico Rhodes ni Marcos Meza, lo que podría haber sido una interesante sorpresa, sin embargo, las teclas sustituidas hace rato inteligentemente por el saxo de Cristian Gallardo dan claridad y dinámica a los arreglos en vivo, que es donde tiene la libertad de jugar e improvisar, demostrando por qué es un nombre fijo para los vientos. Luego de despedirse tras el grueso del repertorio, el público ansioso por una más coreó hasta el rápido regreso de la banda para terminar con el himno “Nada Más, Nada Menos”, coronando el regreso de CAF a un escenario grande junto a su gente.

Las dos versiones de CAF que se pudieron ver este miércoles en el Teatro Nescafé de las Artes, demuestran la interesante e inquieta evolución de una banda que siempre empujará sus límites, y sobre el escenario son un bloque en extremo cohesionado y que contagia a cualquier audiencia. El desplante mostrado –ahora y siempre– deja en claro que Cómo Asesinar A Felipes es probablemente, y hace rato, uno de los mejores shows para ver en vivo, y lo de anoche probablemente dejó a sus secuaces ansiosos por el próximo crimen.

Setlist

  1. MMXX
  2. Hemos Vuelto del Abismo
  3. Ahora es Cuando
  4. Debes Saberlo
  5. No Hay Cómo Frenarlo
  6. Persiste/Cuestiona
  7. Se Repite
  8. Pájaros en Contra
  9. Operación CAF
  10. La Puerta No Se Abre Sola
  11. Caen
  12. Nunca Será Lo Mismo
  13. III
  14. Disparan (Fill the Skies)
  15. Ha Vuelto a Pasar
  16. Nada Más, Nada Menos

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 6 horas

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 1 día

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 2 días

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 1 semana

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 1 semana

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 1 semana

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 semanas

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 semanas

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

I Don’t Live Here Anymore I Don’t Live Here Anymore
DiscosHace 2 semanas

The War On Drugs – “I Don’t Live Here Anymore”

“Nada se pierde / se transforma”, cantaba Drexler, parafraseando la ley de la conservación de la materia de Lavoisier, y...

Zorked Zorked
DiscosHace 3 semanas

Julia Shapiro – “Zorked”

El tarot, la marihuana y la música de Elliott Smith fueron elementos clave para Julia Shapiro mientras trabajaba en “Zorked”,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas