Conéctate a nuestras redes

En Vivo

The Cult: Épicas del rock

Publicado

en

Cada cierto tiempo existe la discusión de si el rock está muerto, vivo, agonizando o cualquier otro estado hospitalario que suene divertido de analizar, pero esto resulta fútil cuando se olvida lo que trasciende, que son las instancias de escuchar y vivir la música. El rock es más comentado porque sus cultores se atribuyen ciertas características que, a veces, caen en clichés o puntos de encuentro demasiado claros y estrictos, entonces la discusión no es muy útil cuando las posibilidades de un cambio son dificultosas. He ahí donde surge la necesidad de apuntar a esas bandas que logran mantener la épica del rock, sin caer en una caricatura o un encajonamiento que quite el foco de lo que pasa en el disco o el escenario.

The Cult es una banda como existen pocas en el rock, porque pese a basar sus shows en un set de grandes éxitos, esas canciones se pueden plantar de igual a igual en materia de frescura con lo nuevo, y eso es un valor de redescubrimiento propio y de reflexión constante. El acto de fluir termina manteniendo no con vida, sino que con disfrute del presente a una agrupación que perfectamente podría haberse estacionado en su pasado, o haberse mezclado con el panorama general para elaborar un pastiche de sí mismos. Esto no es lo que pasa en 2017 con la agrupación que el año anterior lanzó su décimo álbum de estudio, “Hidden City”, que sirvió como excusa para su esperado debut en Chile, congregando a unas dos mil personas en el Teatro Caupolicán que buscaban algo épico, que llegaban con expectativas altas y cuyo recuerdo de The Cult es profundo. Lo que se encontrarían sería aún mejor de lo esperado.

Quizás la puntualidad inglesa de los de Bradford hizo que se adelantara todo y que muchos no llegaran a ver algo de la banda que abrió los fuegos, The Ganjas, que se subió alrededor de las 20:15 hrs. al escenario, y así la gente llegaba directo a The Cult, que tres minutos de la hora del papel, 21:30 hrs., se subió al proscenio para evitar la nostalgia y llevar a pasear a los cancerberos del rock. Sí, existen muchas cosas que no nos pueden gustar de los clichés del rock, pero hay aspectos que lo definen y que se hacen necesarios, como la potencia o el compromiso del público. La efervescencia de un show de rock (tanto en este caso o el viernes pasado en Stgo Rock City, por dar un ejemplo cercano) es algo que sólo se puede encontrar también en un concierto de pop adolescente, con energía y una relación establecida con tal fuerza que la intensidad no decaiga.

The Cult no sólo se sirve de lo externo, en todo caso: Ian Astbury es un frontman que tiene todo lo que se necesita de alguien que toma el micrófono, desde un registro vocal que parece incluso con más personalidad que en los 80, hasta una entrega con el sentido del espectáculo, sin perder el foco en los aspectos que han configurado a su personaje a lo largo de más de tres décadas. En tanto, Billy Duffy hace de su guitarra una línea aparte del evento y un acontecimiento en sí mismo. Si Astbury parece tener una solidez implacable, Duffy goza de una exuberancia que, inexplicablemente, mezcla con la elegancia más absoluta, pasando de recursos de un rock clásico hacia algo más alternativo, o al hard rock en momentos de una misma canción, como se pudo apreciar en “Nirvana” o “Rain”, en tanto que Ian hacía gala de sus múltiples colores e impostaciones desde lo crooner en “Birds Of Paradise”, hasta el punk a lo Danzig en “Lil Devil” o “Fire Woman”. Un lujo de banda, que se completa con la brutalidad bien pensada de la batería de John Tempesta y los touring members Damon Fox y Grant Fitzpatrick, que no sólo no desteñían, sino que le entregaban más frescura aún a un conjunto que, en medio del huracán, podía sacarse un compás que equilibrara todo.

El debut de The Cult en Chile dejó en claro no sólo que la historia de la banda no puede conjugarse en pasado, sino también que su excelencia se hace necesaria en tiempos complejos para el rock. Cuando los referentes parecen estar en un crepúsculo inevitable, es necesario que aquellos con trayectoria y pergaminos relevantes puedan exponer cómo se pueden evitar las trampas o el auto boicot, y así llegar en hora y media a mostrar en una noche en Santiago de Chile cómo es que el rock tiene épica, emoción, calidad y energía. Claro, o sólo es que The Cult es una fuerza de la naturaleza que explota a su antojo, pero quizás una nueva visita pueda ayudar con esto. Por ahora, queda el recuerdo. Uno muy bueno.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Pedro Mora

Setlist

  1. Wild Flower
  2. Rain
  3. Dark Energy
  4. Lil’ Devil
  5. Peace Dog
  6. Rise
  7. Nirvana
  8. Birds Of Paradise
  9. Deeply Ordered Chaos
  10. The Phoenix
  11. Sweet Soul Sister
  12. She Sells Sanctuary
  13. Fire Woman
  14. King Contrary Man
  15. G O A T
  16. Love Removal Machine

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Angra: La Nueva Era

Publicado

en

Angra

Mientras el frío y la lluvia cubrían el centro de Santiago, en Club Blondie se vivía otra apasionada jornada metalera. El público nacional se entregaba de lleno al torbellino de emociones que Angra desplegó con la pasión de la sangre nueva que recorre el cuerpo de la banda, una época de renovación que tiene al guitarrista Rafael Bittencourt como punta de lanza y miembro más antiguo de un conjunto bastante querido por estos lares. En esta oportunidad, los paulistas venían con la misión de defender “ØMNI” (2018), una producción que materializa esta etapa de cambios, pero también de demostrar que su nueva forma les permite progresar y, a su vez, mantener los elementos que los posicionaron como uno de los proyectos más importantes del power metal sudamericano.

Al son de la introducción “Dr. Tyrell’s Death” de Vangelis, Rafael Bittencourt, Marcelo Barbosa, Felipe Andreoli y BrunoValverde se tomaron paulatinamente el escenario adornado con unos vistosos paneles al frente de los amplificadores luciendo la carátula del disco, e hicieron posesión de sus respectivos instrumentos para arremeter con “Nothing To Say”, momento en que Fabio Lione apareció para tomarse el lugar con su increíble poderío escénico, que no se vio mermado por los percances técnicos que vivió con el micrófono durante “Travellers Of Time”, ya que tuvo su revancha con la clásica “Angels And Demons”.

Un comienzo bien arriba, que siguió con la intensa “Newborn Me” y tuvo un momento más íntimo con la emocionante “Time”, todas coreadas por los entusiastas que alzaban sus manos al cielo extasiados por tal despliegue de poder. Como era de esperarse, gran parte del repertorio recayó en las nuevas composiciones, como “Light Of Trascendence”, que, por su naturaleza más ligada al sonido tradicional, se combinó de gran manera con un verdadero monumento como “Running Alone” y también con la más contemporánea “Storm Of Emotions”.

Las producciones del nuevo material recibieron gran aceptación por parte del respetable, incluso en la veta que explora otros rincones del metal como “Insania”, seguida por un excelente solo de batería del coloso Bruno Valverde y “Black Widow’s Web”, en la que Bittencourt y Lione compartieron voces, con este último haciéndose cargo de los guturales que Alissa White-Gluz de Arch Enemy plasmó en el disco, una muestra certera de que el vocalista puede jugar en el terreno que quiera con gran habilidad y también una señal de experimentación que se agradece más allá del resultado.

Siguiendo los caminos de la exploración, pero en terrenos mucho más ligados al metal progresivo, aparecieron “Upper Levels” y “Omni – Silence Inside” con una fascinante creación de atmósferas por parte del aventajado Felipe Andreoli, protagonista absoluto gracias a su exquisita técnica de tapping en el bajo. Con el desafío no menor de tomar el lugar del gran Kiko Loureiro, la nueva adquisición del grupo, Marcelo Barbosa, tampoco se quedó atrás en técnica y estilo, ya que generó exquisitos solos de guitarra y musculosos riffs que se pudieron apreciar en “Ego Painted Grey”, “Lisbon” y “Magic Mirror”, dando cancha para que Rafael pudiera tomar el micrófono con confianza y deleitar con su guitarra acústica en varios pasajes, pero especialmente en ese verdadero regalo que fue “Lullaby For Lucifer”, que tocó solo en el escenario y provocó el momento más personal de la jornada.

Con mucha emoción, el guitarrista se adueñó de la tarima y dedicó unas sentidas palabras hacia el final de la presentación para dar cuenta de la reconstrucción que estaban viviendo como grupo, agradeciendo a todos los ex miembros que contribuyeron al legado, a los fanáticos que los han motivado a seguir y a los miembros actuales que siguen manteniendo el barco a flote. Con todos ya en el escenario, “Rebirth”, “Carry On” y “Nova Era” remecieron las paredes de cemento de Blondie, poniendo el broche de oro a una actuación llena de entrega por parte del público y de los músicos.

A tres años de su última presentación en Chile, y ya sin Kiko Loureiro en escena, Angra dio una cátedra de solidez sónica, técnica y emocional, aspectos que se confabularon para que la fría noche santiaguina se transformara en la celebración de un largo camino de 27 años que ha combinado perseverancia, visión y pasión para mantenerse en pie y renacer una vez más, en una nueva era que se ve auspiciosa para la Diosa de Fuego.

Setlist

  1. Nothing To Say
  2. Travellers Of Time
  3. Angels And Demons
  4. Newborn Me
  5. Time
  6. Light Of Transcendence
  7. Running Alone
  8. Storm Of Emotions
  9. Insania
  10. Solo de bateria
  11. Black Widow’s Web
  12. Upper Levels
  13. Omni – Silence Inside
  14. Ego Painted Grey
  15. Lisbon
  16. Magic Mirror
  17. Lullaby for Lucifer
  18. Rebirth
  19. Carry On
  20. Nova Era

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 2 semanas

Hop Along – “Back Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 2 semanas

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 3 semanas

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 3 semanas

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 3 semanas

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 4 semanas

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 4 semanas

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 1 mes

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 1 mes

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 1 mes

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas