Conéctate a nuestras redes
The Cardigans The Cardigans

En Vivo

The Cardigans: Levántate y brilla

Publicado

en

Casi 15 años sin novedades discográficas, con pocas giras y sin mucho afán de publicitarse, pareciera ser una receta para el olvido, pero con The Cardigans no existe Alzheimer que pueda generar algo que borre los recuerdos. De hecho, con cada visita pareciera que su capacidad de enganchar públicos variopintos se acrecienta. Esto muestra cómo las canciones se vuelven instrumentos atemporales de identificación, idealización, goce, ocio y, más importante para pasar la barrera del tiempo, energía en estado puro.

La banda sueca había visitado Chile con dos shows el año 2015, basando los sets en sus tres últimos discos editados y sin canciones nuevas; ese era el similar panorama que se avizoraba con el doblete de presentaciones que The Cardigans agendó en Santiago y en Concepción. Si hace tres años y medio hubo una sensación de haber encontrado la laminita del álbum que faltaba, en esta nueva ocasión lo que queda es el disfrute en un estado casi puro.

La Cúpula Multiespacio estaba repleta, con tickets agotados, y no era por un hit en particular o por una noticia viral. Mucho hubo de boca a boca, de buenos comentarios, de decir que The Cardigans no era sólo “Lovefool” y “Carnival”, y ahí radica algo que diferenció la jornada del viernes 15 de marzo de 2019 –que partió con absoluta puntualidad a las 22:00 horas– de otros espectáculos: con el correr del show, existe una posibilidad de descubrimientos que maravillan mediante la sorpresa y la pulcritud que los suecos imprimen a cada obra pop que generan.

Partieron con “Erase/Rewind”, éxito de “Gran Turismo” (1998), ese disco que parecía darle un carácter frontal y sofisticado a una banda a la que, luego quedaría claro, le interesaba más expresar historias y humanidad, que es lo que destilan temas como “You’re The Storm” o “Feathers And Down”. En medio de la voz un poco quebrantada, pero siempre con amplia proyección de Nina Persson, se mezclan historias de amor, de supervivencia, de autorreflexión y de relaciones humanas. Eso hace que el quinteto brille, aunque Nina se salte medio compás en “Little Black Cloud”, y aunque la idea del solo de Moto Boy (guitarrista que reemplaza en las giras al ausente Peter Svensson) en “Hanging Around” tarde en tener sentido completo. The Cardigans brilla a través de un cancionero que puede apelar a un rock directo, como en “I Need Some Fine Wine And You, You Need To Be Nicer” o a un cuasi folk que crece pasito a pasito en “And Then You Kissed Me”. Y en medio, la entrega de amor para todas partes.

Se podría decir que el público pecó un poco de frialdad en aquellas canciones que no eran hits planetarios, pero también había un respeto implacable al acto de escuchar. Probablemente, muchos no habían puesto tanta atención a la súplica de un amor bueno que es “Holy Love” o a la capacidad vocal de Nina en una canción que la exigió mucho, como es “Don’t Blame Your Daughter (Diamonds)”. Esto permitió disfrutar de canciones sorpresivas en el setlist, como “Marvel Hill”, track favorito de varios fans de “Gran Turismo”, o de una versión jazzera de “Ironman” de Black Sabbath, que en manos de The Cardigans queda como una sensual invitación a la fortaleza.

La mayor sorpresa fue una que se repitió respecto a 2015: la versión bilingüe, en sueco y español, de “Gracias A La Vida” de Violeta Parra. Persson dijo que es una canción importante para su generación, que luego del Golpe Militar en Chile, en Suecia se tradujo y se cantaba en los colegios, por lo que crecieron con ella. Eso se notaba en la solemnidad que ponía Nina en la interpretación, conociendo las palabras, incluso en esas estrofas de la segunda mitad en español. No era un gesto para los fans, sino para ese entendimiento de la belleza de la vida que unía a suecos con chilenos a través de la canción, sentimiento que inundó los 85 minutos de show.

Magnus Sveningsson se cayó, pero eso no le impidió ser una luz en el escenario, generando ternura, pese a su aspecto intimidante, y también entregando parte del peso que separa las canciones de The Cardigans del montón en el pop. Esto se notó especialmente en “My Favourite Game”, donde las líneas de bajo eran implacables y tenían un sentido mucho más experimental. Es esa mezcla de aproximaciones a la interpretación la que hace de The Cardigans algo tan único, que puede sonar liviano en un single como “Carnival” y también pesado en una canción claustrofóbica como “Hanging Around”.

El cierre con “Lovefool” fue un servicio a los fans de la superficie de la carrera de una banda que, en vivo, ha podido mostrar en Chile su calidad y una madurez que viene de aquel que observa su obra y entiende que puede trascender el tiempo y las nostalgias estacionarias. The Cardigans no tiene novedades en casi 15 años, pero eso poco importa cuando las canciones suenan tan frescas, que se vuelven un recuerdo del hoy y se levantan para brillar casi sin esfuerzo, redundando en noches de cariño y admiración como pocas veces se puede ver en estos tiempos de la adulación fugaz y el smartphone por los aires. Un lujo.

Setlist

  1. Erase / Rewind
  2. Little Black Cloud
  3. You’re The Storm
  4. Feathers And Down
  5. Live And Learn
  6. For What It’s Worth
  7. Hanging Around
  8. Holy Love
  9. And Then You Kissed Me
  10. Don’t Blame Your Daughter (Diamonds)
  11. Marvel Hill
  12. I Need Some Fine Wine And You, You Need To Be Nicer
  13. My Favourite Game
  14. Communication
  15. Jag Vill Tacka Livet / Gracias A La Vida (original de Violeta Parra)
  16. Ironman (original de Black Sabbath)
  17. Carnival
  18. Lovefool

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Ivonne

    18-Mar-2019 en 9:25 am

    Excelente banda, disfruté mi canción favorita y descubrí nuevos temas, lo que siempre se agradece.
    Me pareció que la mesa de sonido no hizo buen trabajo, desajustada la guitarra del resto de la banda, en gran parte del concierto.

Responder

En Vivo

Baroness: Celebración y devoción

Publicado

en

Baroness

En pleno desarrollo de la Copa América de fútbol profesional, el evento en Club Blondie comenzó con la transmisión del partido entre la selección chilena de futbol versus la selección de Ecuador. Con el dulce sabor de la victoria de “La Roja”, la banda chilena Bagval salió a hacer de número de apertura. Promocionando su más reciente álbum, “Nvlla” (2017), el cuarteto gozó de un buen sonido y el beneplácito del público, celebrando el show de los locales, quienes se despidieron de la mano de la potente “El Ojo De Dios”. El recinto se llenaba y todo estaba listo para recibir al plato de fondo.

En tiempos donde parece que todo ya está dicho, sobre todo en lo que respecta al rock y al metal, es un gusto encontrarse con una banda que trae a la mesa algo nuevo y fresco. En su década y poco más de carrera, y con cinco álbumes bajo el brazo, Baroness no ha reinventado la rueda, pero sí ha logrado encontrar un estilo propio en la amalgama de sonidos reminiscentes a la primera época de Mastodon y a las clásicas melodías a dos guitarras de Iron Maiden.

John Baizley es la mente maestra de este proyecto, que hoy en día está dando sus mayores pasos, siendo el show de ayer en la capital el primero de una gira que por fin los trajo a este lado del continente como número principal de la jornada. Toda la frescura y versatilidad de sus discos pudo ser disfrutada en vivo, confirmando que Baroness es una de las apuestas más notables del metal en la actualidad.

A Horse Called Golgotha” abrió la actuación de los estadounidenses, respaldados por un buen sonido y la energía de una fanaticada que, conforme iban pasando las canciones, se transformó en el quinto integrante del grupo, funcionando como el gran coro que no se contentaba con cantar cada letra, sino que también cada solo y melodía de las guitarras. “Morningstar” y “Borderlines” siguieron en el set sin mayores pausas entre ellas, dejando en claro que la banda iba a aprovechar a concho cada minuto de la hora y media que estuvieron sobre el escenario de Club Blondie.

Gold & Grey” (2019) había sido lanzado hace exactamente una semana y fue el principal foco de la velada, destacando los sencillos “Seasons” y “Tourniquet”. Aún así, hubo espacio para temazos como “March To The Sea”, “Shock Me” o el tremendo instrumental “Green Theme”. En vivo, todas las virtudes que podemos escuchar en sus discos son elevadas hasta el punto máximo. La conexión y confidencia entre los músicos es total, destacando la presencia de la última ingresada Gina Gleason, quien, además de complementar de manera tremenda a Baizley en la guitarra, es una figura que dota de peso y garra al cuarteto en escena. Esa sinergia, sumada a un público que se portó de maravilla, dio como resultado una noche que rozó la perfección en muchos de sus pasajes.

El encore estuvo marcado por “Isak” y “Take My Bones Away”, esta última funcionando como la gran descarga final, dando por concluido un debut ideal, donde cada una de las piezas encajaron a la perfección y el ambiente fue de celebración y devoción a un grupo que, por lo que pudimos comprobar por sus constantes cumplidos y agradecimientos al respetable, se llevó una gran impresión de nuestro país. Y cómo no hacerlo, si su actuación es una de esas que se agradecen, sobre todo cuando logran reavivar las ganas de seguir escuchando un estilo que, pese a todo lo que algunos digan, todavía nos puede sorprender.

Setlist

  1. A Horse Called Golgotha
  2. Morningstar
  3. Borderlines
  4. March To The Sea
  5. Green Theme
  6. I’m Already Gone
  7. Tourniquet
  8. Shock Me
  9. Eula
  10. Chlorine & Wine
  11. Can Oscura
  12. Seasons
  13. The Gnashing
  14. Isak
  15. Take My Bones Away

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Morbid Stuff Morbid Stuff
DiscosHace 42 mins

PUP – “Morbid Stuff”

En tiempos donde las bandas underground tienen un espacio mucho más amplio, gracias a distintas plataformas digitales que se convierten...

Fishing For Fishies Fishing For Fishies
DiscosHace 1 día

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Fishing For Fishies”

Nueve años de carrera y 14 discos de estudio. Ese es el saldo de la discografía de los australianos, quienes,...

Corazones Corazones
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 2 meses

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 2 meses

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 3 meses

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 3 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 3 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 4 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: