Conéctate a nuestras redes
The Cardigans The Cardigans

En Vivo

The Cardigans: Levántate y brilla

Publicado

en

Casi 15 años sin novedades discográficas, con pocas giras y sin mucho afán de publicitarse, pareciera ser una receta para el olvido, pero con The Cardigans no existe Alzheimer que pueda generar algo que borre los recuerdos. De hecho, con cada visita pareciera que su capacidad de enganchar públicos variopintos se acrecienta. Esto muestra cómo las canciones se vuelven instrumentos atemporales de identificación, idealización, goce, ocio y, más importante para pasar la barrera del tiempo, energía en estado puro.

La banda sueca había visitado Chile con dos shows el año 2015, basando los sets en sus tres últimos discos editados y sin canciones nuevas; ese era el similar panorama que se avizoraba con el doblete de presentaciones que The Cardigans agendó en Santiago y en Concepción. Si hace tres años y medio hubo una sensación de haber encontrado la laminita del álbum que faltaba, en esta nueva ocasión lo que queda es el disfrute en un estado casi puro.

La Cúpula Multiespacio estaba repleta, con tickets agotados, y no era por un hit en particular o por una noticia viral. Mucho hubo de boca a boca, de buenos comentarios, de decir que The Cardigans no era sólo “Lovefool” y “Carnival”, y ahí radica algo que diferenció la jornada del viernes 15 de marzo de 2019 –que partió con absoluta puntualidad a las 22:00 horas– de otros espectáculos: con el correr del show, existe una posibilidad de descubrimientos que maravillan mediante la sorpresa y la pulcritud que los suecos imprimen a cada obra pop que generan.

Partieron con “Erase/Rewind”, éxito de “Gran Turismo” (1998), ese disco que parecía darle un carácter frontal y sofisticado a una banda a la que, luego quedaría claro, le interesaba más expresar historias y humanidad, que es lo que destilan temas como “You’re The Storm” o “Feathers And Down”. En medio de la voz un poco quebrantada, pero siempre con amplia proyección de Nina Persson, se mezclan historias de amor, de supervivencia, de autorreflexión y de relaciones humanas. Eso hace que el quinteto brille, aunque Nina se salte medio compás en “Little Black Cloud”, y aunque la idea del solo de Moto Boy (guitarrista que reemplaza en las giras al ausente Peter Svensson) en “Hanging Around” tarde en tener sentido completo. The Cardigans brilla a través de un cancionero que puede apelar a un rock directo, como en “I Need Some Fine Wine And You, You Need To Be Nicer” o a un cuasi folk que crece pasito a pasito en “And Then You Kissed Me”. Y en medio, la entrega de amor para todas partes.

Se podría decir que el público pecó un poco de frialdad en aquellas canciones que no eran hits planetarios, pero también había un respeto implacable al acto de escuchar. Probablemente, muchos no habían puesto tanta atención a la súplica de un amor bueno que es “Holy Love” o a la capacidad vocal de Nina en una canción que la exigió mucho, como es “Don’t Blame Your Daughter (Diamonds)”. Esto permitió disfrutar de canciones sorpresivas en el setlist, como “Marvel Hill”, track favorito de varios fans de “Gran Turismo”, o de una versión jazzera de “Ironman” de Black Sabbath, que en manos de The Cardigans queda como una sensual invitación a la fortaleza.

La mayor sorpresa fue una que se repitió respecto a 2015: la versión bilingüe, en sueco y español, de “Gracias A La Vida” de Violeta Parra. Persson dijo que es una canción importante para su generación, que luego del Golpe Militar en Chile, en Suecia se tradujo y se cantaba en los colegios, por lo que crecieron con ella. Eso se notaba en la solemnidad que ponía Nina en la interpretación, conociendo las palabras, incluso en esas estrofas de la segunda mitad en español. No era un gesto para los fans, sino para ese entendimiento de la belleza de la vida que unía a suecos con chilenos a través de la canción, sentimiento que inundó los 85 minutos de show.

Magnus Sveningsson se cayó, pero eso no le impidió ser una luz en el escenario, generando ternura, pese a su aspecto intimidante, y también entregando parte del peso que separa las canciones de The Cardigans del montón en el pop. Esto se notó especialmente en “My Favourite Game”, donde las líneas de bajo eran implacables y tenían un sentido mucho más experimental. Es esa mezcla de aproximaciones a la interpretación la que hace de The Cardigans algo tan único, que puede sonar liviano en un single como “Carnival” y también pesado en una canción claustrofóbica como “Hanging Around”.

El cierre con “Lovefool” fue un servicio a los fans de la superficie de la carrera de una banda que, en vivo, ha podido mostrar en Chile su calidad y una madurez que viene de aquel que observa su obra y entiende que puede trascender el tiempo y las nostalgias estacionarias. The Cardigans no tiene novedades en casi 15 años, pero eso poco importa cuando las canciones suenan tan frescas, que se vuelven un recuerdo del hoy y se levantan para brillar casi sin esfuerzo, redundando en noches de cariño y admiración como pocas veces se puede ver en estos tiempos de la adulación fugaz y el smartphone por los aires. Un lujo.

Setlist

  1. Erase / Rewind
  2. Little Black Cloud
  3. You’re The Storm
  4. Feathers And Down
  5. Live And Learn
  6. For What It’s Worth
  7. Hanging Around
  8. Holy Love
  9. And Then You Kissed Me
  10. Don’t Blame Your Daughter (Diamonds)
  11. Marvel Hill
  12. I Need Some Fine Wine And You, You Need To Be Nicer
  13. My Favourite Game
  14. Communication
  15. Jag Vill Tacka Livet / Gracias A La Vida (original de Violeta Parra)
  16. Ironman (original de Black Sabbath)
  17. Carnival
  18. Lovefool

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Ivonne

    18-Mar-2019 en 9:25 am

    Excelente banda, disfruté mi canción favorita y descubrí nuevos temas, lo que siempre se agradece.
    Me pareció que la mesa de sonido no hizo buen trabajo, desajustada la guitarra del resto de la banda, en gran parte del concierto.

Responder

En Vivo

Paul McCartney: La leyenda incombustible

Publicado

en

Paul McCartney

En su quinta presentación en la capital, Paul McCartney retornó al Estadio Nacional, el coliseo más grande del país, que este miércoles fue repletado por las decenas de miles de fanáticos que se hicieron parte de una jornada de lujo, protagonizada por una verdadera leyenda de la música contemporánea.

El ex Beatle se robó la película con un espectáculo de más de dos horas y media de duración, donde repasó gran parte de su historia musical, revisitando los éxitos de los “Fab Four”, Wings y su carrera solista, poniendo especial énfasis en su más reciente álbum, “Egypt Station” (2018), del cual incluso tocó algunas canciones por primera vez en vivo.

Un cuarto de hora pasadas las nueve de la noche, el inglés hizo ingreso al escenario para comenzar desde la primera nota en lo más alto. “A Hard Day’s Night”, el emblemático clásico de The Beatles, fue la encargada de abrir la velada, instalando de inmediato la atmósfera de fiesta y baile en el recinto ñuñoíno, uno que estaba ansioso por saber qué se traía McCartney entre manos.

Si bien, el set de canciones del tour ya era conocido de antemano por muchos, la gira por Sudamérica partía en nuestro país y no era descabellado pensar en que el maestro de ceremonias hubiera modificado en algo el repertorio. La verdad es que no hubo grandes sorpresas y, tal como señalamos antes, las mayores novedades las marcaron los cortes de la última placa, pero eso no fue un problema para disfrutar de un show de primera línea.

Los grandes hitos de la noche los marcaron, sin duda alguna, los clásicos de la desaparecida banda de Liverpool, con emocionantes versiones de “Can’t Buy Me Love”, “Love Me Do”, “Blackbird”, y “Ob-La-Di, Ob-La-Da”, cada una disfrutada de manera entrañable por el respetable, donde el cruce de generaciones era notorio, pero cualquier diferencia se suprimía por el poder de la música. Y no podemos dejar de mencionar la pifiadera que se llevó el presidente de la república, Sebastián Piñera, al ser mencionado por McCartney antes de interpretar “Queenie Eye“, en uno de los hitos más sorpresivos y controvertidos de la noche, dejando al músico con un toque de incomodidad (o confusión) durante un par de canciones debido al hecho que ingenuamente había detonado.

Y he aquí quizás la única crítica que se le podría hacer al impecable recital. Al desarrollarse en un escenario tan monumental, cuando los efectos especiales o la parafernalia no estaban funcionando como valor agregado, daba la impresión de que el concierto fue planeado exclusivamente para la parte delantera de la cancha. Teniendo en cuenta el impresionante concierto que Roger Waters ofreció en el mismo recinto el año pasado, donde absolutamente todo estaba pensado para que tanto la persona en primera fila como aquella que se encontraba en el último asiento de la galería se sintiera inmersa en el montaje, anoche fuimos testigos de una presentación que en numerosos pasajes abandonaba a los sectores más alejados del escenario. El sonido tampoco fue el mejor, por lo que, sobre todo en los momentos en que se tocaron composiciones del último álbum, tales como “Who Cares” o “Back In Brazil” –cortes no tan conocidos por la audiencia–, esa energía tan potente que se sentía en los mejores momentos del show se diluía en el espacio.

Lo anterior es sólo una pequeña mancha en un cuadro perfecto, y si queremos hablar de momentos grandilocuentes y épicos, ahí tenemos la sección final con la literalmente explosiva “Live And Let Die”, el coro multitudinario en “Hey Jude”, y el memorable cierre con “The End”, inmensos momentos para atesorar en la memoria y que justifican totalmente el valor de la entrada. Anoche fuimos parte de una fiesta maravillosa, un verdadero lujo que dejó a todo el mundo conforme, demostrando que la leyenda de McCartney es incombustible y tiene cuerda para rato.

Setlist

  1. A Hard Day’s Night (original de The Beatles)
  2. Junior’s Farm (original de Wings)
  3. Can’t Buy Me Love (original de The Beatles)
  4. Letting Go (original de Wings)
  5. Who Cares
  6. Got To Get You Into My Life (original de The Beatles)
  7. Come On To Me
  8. Let Me Roll It (original de Wings)
  9. I’ve Got A Feeling (original de The Beatles)
  10. Let ‘Em In (original de Wings)
  11. Maybe I’m Amazed
  12. My Valentine
  13. Nineteen Hundred And Eighty Five (original de Wings)
  14. I’ve Just Seen A Face (original de The Beatles)
  15. In Spite Of All The Danger (original de The Quarrymen)
  16. From Me To You (original de The Beatles)
  17. Dance Tonight
  18. Love Me Do (original de The Beatles)
  19. Blackbird (original de The Beatles)
  20. Here Today
  21. Queenie Eye
  22. Lady Madonna (original de The Beatles)
  23. Eleanor Rigby (original de The Beatles)
  24. Back In Brazil
  25. Fuh You
  26. Being For The Benefit Of Mr. Kite! (original de The Beatles)
  27. Something (original de The Beatles)
  28. Ob-La-Di, Ob-La-Da (original de The Beatles)
  29. Band On The Run (original de Wings)
  30. Back In The U.S.S.R. (original de The Beatles)
  31. Let It Be (original de The Beatles)
  32. Live And Let Die (original de Wings)
  33. Hey Jude (original de The Beatles)
  34. Birthday (original de The Beatles)
  35. Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band  (Reprise) (original de The Beatles)
  36. Helter Skelter (original de The Beatles)
  37. Golden Slumbers (original de The Beatles)
  38. Carry That Weight (original de The Beatles)
  39. The End (original de The Beatles)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 3 semanas

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 10 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 10 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 10 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 10 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 10 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 10 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 10 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 10 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: