Conéctate a nuestras redes
Stick Men + David Cross Stick Men + David Cross

En Vivo

Stick Men + David Cross: Choque de astros

Publicado

en

Stick Men ya ha visitado nuestro país en cuatro ocasiones, y si pensamos en las veces que Tony Levin y Pat Mastelotto lo han hecho con otros proyectos, podríamos notar que ambos músicos se presentan en Chile prácticamente una vez al año. Ahora, la agrupación de rock progresivo se presentaría una vez más, pero esta vez lo harían con el debutante David Cross, leyenda del violín que formó parte de King Crimson en el período entre los años 1972 y 1974, alcanzando a participar en tres álbumes fundamentales del grupo: “Larks’ Tongues In Aspic” (1973), “Starless And Bible Black” (1974) y “Red” (1974). A todas luces, el show de Stick Men + David Cross prometería ser un imperdible para los amantes del estilo, ya que estas verdaderas leyendas no sólo interpretarían el material de su autoría, sino que también repasarían algunas composiciones de la emblemática banda liderada por Robert Fripp. Es por eso que, desde muy temprano, los fans comenzaron a llenar el Teatro Nescafé de las Artes, nadie quería perderse un sólo minuto de este histórico concierto.

Con una destacable puntualidad, el conjunto ingresó al escenario para comenzar la presentación, lanzándose con un improvisado calentamiento previo para echar a andar toda la maquinaria y arremeter con “Hide The Trees”, canción que abrió el repertorio, demostrando de inmediato todo el virtuosismo y gran entendimiento que cada músico posee no sólo con su instrumento, sino que también con el resto de sus compañeros. La adición de David Cross permite dar un nuevo aire a la clave progresiva que va marcando la banda, agregando así un nuevo espacio donde poder desarrollar creatividad sonora y dejarse llevar por el sentimiento dominante en el momento, puesto que la especialidad de Stick Men guarda mucha relación con la convivencia entre diferentes espacios, ritmos y formas, estableciendo una armonía que se ve orquestada principalmente desde la batería de Pat Mastelotto, quien, con sus apaleadores golpes, va marcando la pauta para los movimientos que emanan del resto de las piezas de este conjunto.

Así mismo, el Chapman Stick de Tony Levin fue dando rienda suelta a todas las melodías en cada uno de los temas, complementándose perfectamente con Markus Reuter y David Cross, quien de manera inconsciente terminó siendo la estrella principal del show del power trio. De esa manera, era prácticamente imposible dejar pasar el evidente recuerdo a King Crimson con canciones como “The Talking Drum”, “Sartori In Tangier” o “Red”, acogidas con gran entusiasmo por los fanáticos e interpretadas de una manera excepcional por la banda, quienes hicieron gala de toda su creatividad con la adición de pasajes de improvisación entre ciertas composiciones puntuales, generando momentos de mucho goce para los músicos en el escenario, a quienes se les vio concentrados y cómodos a la vez generando estas melodías que nacieron directamente desde los sentimientos. Tal como las describió Levin en un momento, las composiciones cobraban vida delante del público, como si estuvieran junto a la banda en el estudio de grabación, solamente liberando ideas sin ningún ensayo o parámetro previo.

El viaje cobró más fuerza aún mediante los galopantes sonidos de “Mantra”, transportando a los asistentes por los confines del espacio mediante sus espaciales y futuristas estructuras. Fue increíble ver cómo cada músico iba proyectando su música de manera autónoma, reiterando el concepto de que el funcionamiento principal de Stick Men se ve guiado por las ideas individuales y su convivencia en conjunto. “Prog Noir” pudo demostrar eso, dándose el lujo de ser además uno de los únicos momentos puntuales del show que contuvieron voces, quitándose la premisa original, así como también “Open”, cuya versión ultra extendida finiquitó la impecable presentación del cuarteto.

Lo que para algunos podría resultar aburrido o repetitivo, obtuvo una reacción absolutamente contraria a eso, ya que la audiencia en general disfrutó de cada composición interpretada por el conjunto, en una noche donde los sonidos salieron desde cuatro mentes diferentes, con distintas motivaciones, quienes expresaron ideas abstractas que fueron encontrando puntos en común con sus pares. Un show de Stick Men es como presenciar la conformación de una constelación de estrellas, con cuatro cuerpos diferentes formando una sola figura a través de sus sonidos y provocando estallidos de creatividad que inundaron por completo el teatro. La banda hizo suyas canciones que fueron desplegando todo su potencial mediante la ejecución de los instrumentos, siendo las melodías las principales protagonistas de este ballet cósmico. Bastó sólo con una potencia instrumental sin precedentes, ya que las palabras no se echaron de menos en un show donde lo más importante fue la música y su capacidad para contar un relato sin esbozar ninguna silaba.

Setlist

  1. Opening Soundscape / Improvisation
  2. Hide The Trees
  3. Cusp
  4. The Talking Drum (original de King Crimson)
  5. Larks’ Tongues In Aspic, Part Two (original de King Crimson)
  6. Crack In The Sky
  7. Schattenhaft
  8. Sartori In Tangier (original de King Crimson)
  9. Swimming In Tea (nueva canción)
  10. Never The Same
  11. Plutonium
  12. Red (original de King Crimson)
  13. Mantra
  14. Prog Noir
  15. Shades Of Starless
  16. Level Five (original de King Crimson)
  17. Open

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Chumy

    07-Sep-2018 en 10:03 am

    Falto Plutonium en el set list!

    por lo demas, muuuuy buena nota, el recital no tuvo desperdicio alguno…

Responder

En Vivo

Steve Harris British Lion: Contra todo pronóstico

Publicado

en

British Lion

En el año 2012, Steve Harris, el legendario bajista y fundador de Iron Maiden, anunció el lanzamiento del primer álbum de su nueva aventura musical bautizada como British Lion. El anunció tomó a los fanáticos de la doncella por sorpresa, ya que el veterano músico jamás había formado parte de otro proyecto aparte de su obra maestra del heavy metal, lo que despertó la curiosidad del respetable por saber con qué nos sorprendería el inglés. Retomando un proyecto que se disolvió en los años noventa, Harris se reunió con los sobrevivientes de British Lion, y conservando el nombre, apadrinó y se hizo parte de la alineación del quinteto, empresa que él mismo ha reconocido es “un proyecto paralelo y más pequeño”.

Durante ese mismo año, el disco homónimo del grupo salió a la venta y el resultado fue, por decirlo de manera amable, bastante discreto. Con el mismísimo Harris a cargo de las perillas, las diez canciones que componían el LP adolecieron de una pobre producción, con  un sonido que a ratos hacía dudar que se tratara de una banda profesional. Por lo demás, la voz del cantante, Richard Taylor, carecía de personalidad, presencia y garra en canciones que repetían los mismos clichés del rock ochentero y noventero, en un álbum que pasó sin pena ni gloria. Con estos antecedentes, se temía que el primer show de British Lion en nuestro país corriera un destino similar. Afortunadamente, y contra todo pronóstico, el debut de los ingleses fue una íntima fiesta de guitarras y cánticos rockeros.

Con alrededor de doscientas personas ocupando la planta baja del Teatro Caupolicán, la agrupación hizo su arribo al escenario de la mano de “This Is My God”, sencillo que inmediatamente convocó a los cantos de los fans, quienes, definitivamente, fueron también protagonistas de la noche, porque sin su energía y cariño mostrado hacia los músicos, el show no hubiese tenido ese toque mágico del que gozó durante la hora y veinte minutos de British Lion en vivo.

Fueron pocos los asistentes para el tamaño del recinto, algo no muy alarmante, ya que esta gira estaba pensada para locales pequeños, bares y sitios por el estilo, siendo quizás el teatro de la calle San Diego el recinto más grande en el que la banda se presentó en Sudamérica. Sin embargo, eso no fue impedimento para que la conexión se estableciera desde el primer momento y las energías se agruparan al centro de la cancha y frente al escenario, donde los devotos de Harris dieron el espaldarazo total al inglés y a sus colegas, cuyas reacciones sobre el escenario sólo dejaban ver la grata sorpresa que significó para ellos el caluroso recibimiento del público chileno.

Y los músicos no se quedaron atrás, dándolo todo en su performance como si estuvieran tocando en una gran arena repleta de personas. Es grato comprobar que en vivo British Lion es mucho más que en su versión en estudio, con guitarras poderosas y coros que convocan a seguirlos. Esa falta de alma y sensación de pastiche en las composiciones del disco se desvanece cuando el quinteto se pone sobre el escenario. Efectivamente, Richard Taylor no es un gran frontman, pero anoche su trabajo estuvo impecable y logró ganarse al público, además de mostrar lo mejor de sí en canciones como “Spitfire”, “Us Against The World” y “Judas”. Por su parte, Steve Harris interpreta con la misma vigorosidad que en Iron Maiden, corriendo por todo el escenario y cantando cada una de las letras, contagiando de energía a la audiencia y a sus compañeros, que, en conjunto, convencen como una banda sólida y no tan sólo como el affaire o capricho de un músico que ya lo ha hecho todo y armó una banda para pasarla bien. No, British Lion tiene vida propia y hambre para hacer mucho más.

Canciones que estarán presentes en su siguiente álbum, tales como “These Are The Hands” o “Bible Black”, destacaron en el set mostrando una veta bien a lo Iron Maiden, mezclando elementos del hard rock mostrados en la primera placa, con los elementos que hicieron de la doncella la institución que son hoy en día. Sin llegar a ser copias directas de lo creado por los autores de “The Number Of The Beast”, la adición de estos sonidos entrega versatilidad a la fórmula de British Lion, quienes dieron por cerrada la noche con “Eyes Of The Young”, y el coro de los fans que se hizo escuchar hasta minutos después de que los músicos abandonaran el escenario.

Contra todo pronóstico y destruyendo prejuicios, British Lion salió con los brazos en alto en una noche donde se regocijaron con el cariño de su público y viceversa. Su música no reinventará la rueda y tampoco será un referente del estilo, pero tampoco es un invento escapista o con fines netamente lucrativos. Es una banda pequeña comandada por un grande que, sin mayores pretensiones, entrega su música con el poder de un león. Una muy grata sorpresa.

Setlist

  1. This Is My God
  2. Lost Worlds
  3. Father Lucifer
  4. The Burning
  5. Spitfire
  6. The Chosen Ones
  7. These Are the Hands
  8. Bible Black
  9. Guineas And Crowns
  10. Last Chance
  11. Us Against The World
  12. Lightning
  13. Judas
  14. A World Without Heaven
  15. Eyes Of The Young

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 6 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 6 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 6 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 6 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 6 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 6 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 6 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 6 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 7 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 7 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: