Conéctate a nuestras redes
Steve Hogarth Steve Hogarth

En Vivo

Steve Hogarth: Caleidoscopio

Publicado

en

Cuando un músico deja pasar casi veinte minutos contando sus historias y respondiendo preguntas de la gente antes de tocar una sola nota, en ese tipo de momentos se nota el nivel de relajo y confianza que este tiene en el carisma de su presencia y en la atención que puede sostener el público. A cualquier otro que no fuese Steve Hogarth, quizás le hubiera costado sacar adelante un show tan aparentemente improvisado como el de la noche del lunes 8 de julio en el Teatro Nescafé de las Artes, pero para un tipo que tiene todos los colores, incluso los mezclados en su paleta lista para pintar, sin duda que este tipo de espectáculos son un desafío estimulante e interesante, incluso cuando la idea haya surgido hace tiempo por una deuda impositiva.

Desde las 21:06 horas el hombre, también conocido como h de Marillion, se paseó por temáticas como sus vergüenzas en un escenario, por el itinerario que no le permitiría compartir una botella de vino con una fanática que le propuso una cita de la manera más natural posible, y también por su visión de los divorcios y cuánto le han afectado, en medio de muchas risas y un teclado que comenzó a sonar casi veinte minutos después para largarse a cantar y pasear por múltiples composiciones, en su mayoría de Marillion, como “Hollow Man”, que inició todo, o también varios covers que partían con “Instant Karma” de John Lennon.

La voz de Hogarth es cautivante y su estilo de fraseo convierte en suyas las canciones, con una cadencia encantadora, más digna de un crooner que de un vocalista de banda de rock progresivo, algo que se notó en canciones como “Karma Police” de Radiohead, o ya en el final del set principal con “Cloudbusting” de Kate Bush, y que también ha explotado en otras fechas de esta gira, como con “Hurt” de Nine Inch Nails o “Going To A Town” de Rufus Wainwright. Pero Hogarth no necesita de una orquesta o una big band para lucir estas canciones. En ciertas ocasiones, elige tocar sólo una tecla y dejarla sonar mientras su voz hace las peripecias melódicas necesarias, usando el piano más para acompañarse que descansando en él. Steve tiene una confianza pasmosa en su capacidad, y ese tipo de seguridad se transmite con un magnetismo que, además, se exacerba cuando las canciones son de Marillion y el público canta sin cesar.

Easter”, “Fantastic Place” o “Runaway” ponen a prueba la capacidad de h de disponer de toda la gama cromática necesaria para hacerle justicia a composiciones que, dentro de sí, tienen múltiples fases interpretativas, algo fácil de transmitir con una banda con los matices que tiene Marillion, pero Hogarth lo logra precisamente confiando en la canción y en el manejo de la intensidad y la energía que presenta el artista con su voz. En un show de Steve Hogarth, el instrumento más poderoso es la voz, pese a que se pueda promover como un espectáculo cuya base es el piano, donde h es de todas formas muy competente.

Es impactante también que Hogarth accediera, casi como una app de streaming, de manera veloz ante ciertas peticiones de la audiencia, como pasó con “Beautiful” o “No One Can”, canciones que han sido parte de shows del cantautor, pero que se presentaron con la inmediatez de una transacción de emociones. Un toque interactivo que acrecentaba la cercanía de un espectáculo donde vendrían más explicaciones de por qué echaba chistes con el tema de su primer divorcio, cómo sus fallas le hicieron entender el concepto de fidelidad, y también se sorprendió al notar que no han venido a tocar “Brave” (1994) completo con Marillion, un show “que te drena emocionalmente, que es muy exigente”, como reconoció el artista.

Hubo incluso un momento donde el piano fue un componente más secundario, cuando Hogarth usó secuencias pre-programadas para hacer la única canción de su carrera solista que tocaría en toda la jornada, “Cage”, en la que incluso se dispondría para hacer ciertos pasos de baile sin dejar de estar sentado. Lo mismo haría con “House” de Marillion, en la que poco a poco iba reintroduciendo el piano para el gran final con el cover de Kate Bush, tras lo cual el músico saldría del escenario para volver al par de minutos y ofrecer una versión preciosa de “The Sky Above The Rain” y luego el clásico “Afraid Of Sunlight” de Marillion, antes de otro clásico del rock, “Like A Rolling Stone” de Bob Dylan, a quien incluso mencionó antes en su fase más stand-up comedy y, pegada a esta, cerrando el show “When I Meet God”.

Cuando Steve Hogarth comenta que vio el documental “Rolling Thunder Revue” de Martin Scorsese sobre Bob Dylan, no lo hace desde la admiración al artista, sino desde el temor a la alienación, a lo hermético. Quizás por eso h adora abrirse a la gente, mostrar sus colores, valorar lo que tiene y a aquellos que lo acompañan. Casi dos horas y cuarto después del inicio, con la emoción a flor de piel, Hogarth se despide, con una sonrisa, tal como partió todo, y tal como, se nota, quisiera ser recordado.

Setlist

  1. Hollow Man (original de Marillion)
  2. Instant Karma (original de John Lennon)
  3. Spirit (original de The Waterboys)
  4. Karma Police (original de Radiohead)
  5. Easter (original de Marillion)
  6. Ocean Cloud (original de Marillion)
  7. Fantastic Place (original de Marillion)
  8. You’re Gone (original de Marillion)
  9. Runaway (original de Marillion)
  10. Hard As Love (original de Marillion)
  11. Beautiful (original de Marillion)
  12. Cage
  13. House (original de Marillion)
  14. No One Can (original de Marillion)
  15. Cloudbusting (original de Kate Bush)
  16. The Sky Above The Rain (original de Marillion)
  17. Afraid Of Sunlight (original de Marillion)
  18. Like A Rolling Stone (original de Bob Dylan)
  19. When I Meet God (original de Marillion)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

The Raconteurs: Paréntesis

Publicado

en

Raconteurs

Tal como lo hemos venido señalando durante estas últimas y convulsionadas semanas, el tratar de asistir a un evento musical y disfrutarlo disociándose por completo de lo que ocurre en nuestro país, es una tarea prácticamente imposible. La incertidumbre se vive en cada segundo a la espera de una suspensión o cancelación de un evento a última hora y, peor aún, el temor de que un nuevo hecho lamentable siga causando sufrimiento entre nuestros compatriotas es una preocupación que se mantiene latente durante esta crisis. Hay gente que la está pasando muy, muy mal por la pésima gestión de un gobierno que se fuerza en no dar su mano a torcer, y hasta que no exista una respuesta contundente y satisfactoria para la ciudadanía por parte de las autoridades, seguiremos con la sensación de que las cosas no están para nada bien. Por lo tanto, actividades que nos producen tanto goce como lo es asistir a un concierto –incluso si se desarrollan con completa normalidad como ocurrió anoche–, seguirán viéndose truncadas por la ansiedad y la incertidumbre.

Así y todo, anoche este redactor tuvo la tarea de cubrir el debut de The Raconteurs en Coliseo Santiago. Jack White regresaba a Chile con el proyecto que inicio junto a su amigo Brendan Benson, y que este año lanzó su tercer álbum de estudio, “Help Us Stranger“, el que marcó el retorno de la banda al mapa musical luego de once años de silencio discográfico. Los norteamericanos, tal como lo confesó White durante la presentación, estuvieron a punto de no concretar la fecha en el país debido obviamente a todo lo que está pasando, pero finalmente las cosas funcionaron y anoche vivimos un recital eléctrico y vibrante, donde los asistentes pudimos tener un poderoso paréntesis en medio del caos.

Poniendo énfasis en su nueva placa, el inicio del concierto fue inmejorable con la atronadora entrada de los músicos y la posterior interpretación de “Bored And Razed”. El quinteto arrasó con el escenario, siendo la figura más prominente y enérgica la de Jack White, hombre que, entre saltos y corridas, se instaló desde el primer momento como la fuerza salvaje del espectáculo. Su voz distorsionada, el poder de los riffs y la impecable performance de sus colegas, marcaron los primeros minutos de actuación, donde siguieron canciones como “Level” y “Old Enough”, encendiendo a la audiencia que se contagió desde el primer instante de la sinergia de los estadounidenses.

De ahí en adelante la velada siguió su curso sin inconvenientes y a toda velocidad. Al término de cada corte, White se acercaba rápidamente a uno de sus compañeros o roadies para darles indicaciones de lo que venía en el set, manteniendo la mayoría de las canciones que vienen presentando en la gira –pese a que en Chile tocaron dos temas menos que en Argentina–, pero que vio modificado su orden para la ocasión.

En varias oportunidades los músicos debían correr para cambiar una guitarra o retomar posiciones, ya que White no dio mayor espacio a pausas y se enfocó netamente en brindar un espectáculo completo al respetable. Canciones como “Only Child”, “Somedays (I Don’t Feel Like Trying)” o la demoledora “Broken Boy Soldier” fueron prueba de lo anterior. The Raconteurs en vivo es una gran explosión controlada, que a veces sobrepasa los márgenes y se transforma en una experiencia impredecible y adrenalínica.

Sunday Driver” nos llevó al encore, siendo el mejor pasaje de la noche por lejos. Comenzando con el cover de Donovan, “Hey Gyp (Dig The Slowness)”, para continuar con “Consoler Of The Lonely” y “Salute Your Solution”, rematando con la impresionante y extensa “Blue Veins”, de la que se apoderó completamente Jack White con su guitarra y voz, en un verdadero hito de la noche, dejando a la fanaticada en completo éxtasis. La tarea ya estaba hecha y, para dar la estocada final, llegó el hit “Steady, As She Goes”, bajando el telón con el recinto cantando y saltando al ritmo de los norteamericanos.

Palabras de agradecimiento y cariño a los chilenos por parte de White y Benson, foto grupal y The Raconteurs salía del escenario cerrando el paréntesis. Los guardias pidieron que la gente se retirara rápidamente de las instalaciones y así lo hicieron. Durante la pausa de espera para el bis se escucharon los típicos cantos como “el que no salta es paco”, “el pueblo unido jamás será vencido”, o el más reciente “Chile despertó”, los que se replicaron con alegría y entusiasmo entre algunos asistentes cuando nos tocaba volver a la realidad.

La satisfacción de un gran concierto se queda con nosotros y también las ganas de pasar a un bar y seguir comentando lo ocurrido con los amigos, porque lamentablemente los ánimos no están para eso, y mientras el país no obtenga una solución a sus demandas, grandes momentos como el vivido esta noche de miércoles seguirán siendo pequeños, pero muy necesarios, paréntesis.

Setlist

  1. Bored And Razed
  2. Level
  3. Old Enough
  4. Now That You’re Gone
  5. Don’t Bother Me
  6. You Don’t Understand Me
  7. Top Yourself
  8. Only Child
  9. Broken Boy Soldier
  10. Somedays (I Don’t Feel Like Trying)
  11. The Switch And The Spur
  12. Pull This Blanket Off
  13. Shine The Light On Me
  14. Help Me Stranger
  15. Sunday Driver
  16. Hey Gyp (Dig The Slowness)
  17. Consoler Of The Lonely
  18. Salute Your Solution
  19. Blue Veins
  20. Steady, As She Goes

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 4 días

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 4 días

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 4 días

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 4 días

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Jamie Jamie
DiscosHace 2 semanas

Brittany Howard – “Jaime”

Cuando Brittany Howard anunció su primer proyecto como solista, alejada de sus compañeros de Alabama Shakes, las reacciones de sorpresa...

RainViento RainViento
DiscosHace 2 semanas

Cevladé – “RainViento”

A estas alturas, no debiera ser sorpresivo que Cevladé saque un disco de alta relevancia, calidad y arrojo no sólo...

Free Free
DiscosHace 1 mes

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 mes

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas