Conéctate a nuestras redes
Starsailor Starsailor

En Vivo

Starsailor: Fidelidad y convicción

Publicado

en

Es raro cuando no podemos decir que una banda es sobresaliente o que innovó más que ninguna otra, sin embargo, eso ocurre más a menudo de lo que imaginamos. De hecho, muchas bandas importantes tampoco son las mejores. Esa reflexión llega cuando vemos la historia y el impacto de un conjunto como Starsailor, parte de esa camada de bandas que debieron luchar contra la resaca del britpop en la década de los 2000 y que no pudieron dejar una verdadera huella, pero que no por ello dejaban de tener méritos para intentar armarse de canciones, singles, EPs y álbumes que tuvieran cosas buenas y que lograran cautivar audiencias.

Más allá de méritos artísticos puros, en todo caso, es imposible no encontrar algo sólido cuando un conjunto lleva dando vueltas por casi dos décadas, cruzando generaciones, y eso lo ha logrado Starsailor, pese a vivir infiernos personales, pasar por contratiempos con discos que no lograban consolidar un mayor estatus para la banda o las dificultades que entrega el tiempo. Es por eso que parecía un capítulo más de su historia, esa que fluye pese a los obstáculos, a que el show que marcaba su regreso a Chile no hubiera tenido tan buena venta, pero que –y como debe valorarse– igualmente se confirmó en un espacio más reducido como el Club Amanda.

Ante unas doscientas personas, con mucho ánimo, el cuarteto inglés se subió al escenario pasadas las 22:00 horas tocando “Listen To Your Heart”, del disco que servía como excusa para darse una vuelta por Sudamérica, “All This Life” (2017), que no sería el LP más referenciado de la noche: la banda, entendiendo que su pasado también es muy potente, se abrazó a su disco más querido, “Love Is Here” (2002), ese promisorio debut de hace más de quince años, desde donde vinieron varios momentos de karaoke colectivo con “Alcoholic”, “Poor Misguided Fool” o “Fever”. Sin embargo, en la cuarta canción de la noche aparecería la energía de un público que, poco a poco, fue sacándose la timidez del espacio vacío. “In The Crossfire” es un himno generacional, de esos que nadie pudo no escuchar, como “Clocks” de Coldplay o como “Sing” de Travis. Esa era la canción que conllevaba la promesa de una explosión que no alcanzó a arrasar con todo, pero que ya por sí sola justifica que Starsailor continuara, algo apoyado en la madurez de un conjunto que hoy suena mucho mejor que en sus tiempos mejores.

La voz de James Walsh se ha tornado más potente con el paso de los años, pasando de ser una voz promedio de la industria para tener una calidez y una vulnerabilidad que hace creíbles las cosas que se cantan, en especial en letras sentidas como “Way To Fall” o “Tie Up My Hands”. Es difícil lo que le ha tocado pasar a la banda y, pese a que 200 personas no suene a un número grande de fanáticos, los que estaban ahí vieron y también recordaron, porque al final –más allá de quienes tocaban esas canciones– era una sensación la que inundaba el ambiente, la que cada uno vivió, experimentó y, quizás, pudo disfrutar, desandando las huellas.

Sí, Starsailor puede ser una buena ejemplificación de la banda promedio de esos tiempos duros, que no era mala pero tampoco era brillante, no obstante, a punta de profesionalismo y también de lo más importante que tiene un artista, que es la obra, superan ampliamente aquello que sólo puede significar nostalgia. Un muy buen sonido permitía que la vida pasada pudiera ser observada desde el hoy, como en tracks como “Four To The Floor” o la intensa “Silence Is Easy”. Sí, el silencio es fácil, y por eso lo complicado es cantar, tocar, escuchar ondas en el viento y quizás por eso las caras sonrientes abundaban en el aire.

Luego de “Silence Is Easy” la banda salió del escenario para volver con la presentación especial por parte de James a Andy Dunlop, quien opera como guitarrista en Travis, completando el círculo de la historia de Starsailor con nuestro país. Andy reemplazó en el tour sudamericano a James Stelfox en el bajo, y la banda partió su encore con un cover de una canción que sonó el 4 de noviembre de 2007: “All I Wanna Do Is Rock” de Travis. Cada cosa con un significado, con un nexo bien hilvanado, como si se hubiera armado un guion preciso que cerraba con “Good Souls” un show que fue todo lo que tenía que ser, con una honestidad, brillo y calidez que rara vez se ve en shows internacionales. Quizás fueron las circunstancias, la historia acumulada, que todo haya ocurrido contra viento y marea, pero lo de Starsailor, más de diez años después, superó el promedio y generó una jornada precisa, que aumentó la felicidad de fans y observadores casuales. El silencio puede ser fácil, pero en la dificultad del sonido es donde se ve lo real y lo significativo, y la noche del 4 de octubre tuvo mucho de eso, de lo trascendente.

Setlist

  1. Listen To Your Heart
  2. Alcoholic
  3. Poor Misguided Fool
  4. In The Crossfire
  5. Fidelity
  6. Way To Fall
  7. Blood
  8. Lullaby
  9. Fever
  10. Best Of Me
  11. Tie Up My Hands
  12. Tell Me It’s Not Over
  13. Four To The Floor
  14. Silence Is Easy
  15. All I Wanna Do Is Rock (original de Travis)
  16. Good Souls

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. María Elizabeth Cornejo Hidalgo

    05-Oct-2018 en 2:22 pm

    Éramos pocos, pero MUY fieles!!! Gracias HumoNegro porque gracias a ustedes pude verlos!!!

Responder

En Vivo

Chancho en Piedra: En el año del cerdo

Publicado

en

Chancho en Piedra

Para quienes se guían por el esoterismo, o aquellos que simplemente disfrutan de lo simbólico, el reciente aniversario de Chancho en Piedra reúne algunos aspectos interesantes. En el mismo año que se cumple el primer cuarto de siglo de la banda, da la casualidad de que también se conmemora el año del Cerdo de Tierra, de acuerdo al horóscopo chino. Un factor cabalístico que la banda supo conjugar a la celebración, ofreciendo una fórmula que incluyó múltiples invitados y un ambicioso trabajo de luces y escenografía, dando como resultado una fiesta a lo grande, donde se repasó gran parte de su extenso repertorio.

Enmarcados en un viaje temporal, la primera porción del show invitó a realizar un recorrido ininterrumpido por la discografía de la banda. Partiendo con la introducción del álbum “Peor Es Mascar Lauchas” (1995), “Chancho” –que además incluyó el estribillo de “Funk Del Balsa”– se remontaba a los comienzos de Chancho en Piedra, mientras se desplegaba una bandera a lo largo de la cancha del Teatro Caupolicán. Para continuar con el recorrido, “Edén” fue el corte elegido para representar a “La Dieta Del Lagarto” (1997), haciendo saltar a las decenas de Juanitos repartidos entre los fanáticos. Para formalizar la celebración, Lalo Ibeas ofreció un brindis imaginario al ritmo de “El Durazno y El Melón”.

Para dar comienzo a los múltiples invitados que hubo a lo largo de la noche, Chancho en Piedra llamó a los hermanos Zicavo de La Moral Distraída para interpretar “Pregonero” en una versión particularmente salsera, ocasión que aprovechó la pareja de hermanos para citar líneas de “Gracias A La Vida”, “Manifiesto” y “Canto Libre”, generando el momento oportuno para interpretar su versión de “Largo Tour“, segmento que da para reflexionar respecto a la preocupación de Chancho en Piedra por mantener lazos firmes con la raíz musical chilena.

Demostrando que no sólo viven de la nostalgia, Lalo presentó la nueva canción “Bola De Fuego” para cerrar la primera sección del show. Acompañados por una cuidada coreografía marcial china, la banda celebraba las coincidencias con el actual año del “chancho”. Luego de un repaso de clásicos como “Hacia El Ovusol”, “Huevos Revueltos” y “Sinfonía De Cuna“, el dúo hip hop Liricistas subió al escenario para canta “El Impostor“.

Desde una óptica más enfocada hacia la actualidad social, Felipe Ilabaca dedicó “La Telaraña” a los pescadores artesanales, mientras que “Hijo Del Diluvio“, original de Congreso, rescató la memoria de Camilo Catrillanca mediante las palabras de Lalo Ibeas y las imágenes en las pantallas. Una de las colaboraciones más curiosas de la noche se dio cuando el reconocido cantante de cumbia, Leo Rey, se sumó a los chanchos para cantar “Multiricachón” y “Un Año Más”.

Como el tiempo apremia, y ninguna canción quería quedar bajo la mesa, “Volantín” dio paso a un repaso fugaz, pero suficiente, de “Ríndanse Terrícolas” (1998), donde interpretaron secciones de “Oshcokota“, “Mandinga“, ”Ratones De Cola Pelá”, “Voy A Resucitar”, “La Granja De Los Súper Bebés”, “No Joda”, “Solo Contra El Mundo” y “Voy Y Vuelvo”, todas junto a un excelente apoyo de bronces y teclados que, a lo largo de todo el show, acompañaron y entregaron fuerza a cada una de las canciones. Junto con agradecer a los que han partido, la virtuosa guitarra de C-Funk introducía “Guachperry” para encaminarse al fin de la jornada.

Despidiéndose con una arenga al trabajo resiliente, “Discojapi” despedía a los músicos del escenario mientras se veía a través de las pantallas diversos relatos de fanáticos y miembros del equipo de Chancho en Piedra, encontrando como un territorio común la estrecha relación de la banda con sus historias personales. Luego de este cierre en falso, la banda volvió para terminar definitivamente con “Hermanos Marranos” junto al vocalista de Tomo Como Rey. Aportando una última gota de mística, la agrupación cerró de la misma manera que cerraban sus shows hace 25 años, invitando a Pato, amigo personal de la banda, a cantar “Socio”, acompañados de dragones, confeti, globos y luces.

Luego de presenciar un show con grandes ambiciones, todas muy bien logradas, queda la sensación de que Chancho en Piedra celebra sus 25 años de manera magistral y meritoria, interpretando un repertorio lleno de matices, que supo adecuarse a la medida de sus invitados, sacándoles el máximo provecho y coherencia. Sin lugar a dudas, se trata de una de las bandas de rock con mayor preocupación por rescatar la iconografía de “lo chileno”, marcados por un recorrido que, desde sus inicios, rescataba dichas características culturales. Hoy en día, esa línea se ha difuminado. No hay un límite claro de cuál es la influencia y cuál es el aporte de Chancho en Piedra, singularidad que habla muy bien de la huella que han dejado los hermanos marranos en estos años de carrera.

Setlist

  1. Chancho / Funk Del Balsa
  2. Edén
  3. Yakuza
  4. El Durazno y El Melón
  5. Animales Disfrazados
  6. Almacén
  7. Cóndor
  8. Pregonero
  9. Largo Tour (original de Sol y Lluvia)
  10. Mi Mejor Momento
  11. Bola De Fuego
  12. Hacia El Ovusol
  13. Huevos Revueltos
  14. Tren A La Luna
  15. Sinfonía De Cuna
  16. El Impostor
  17. La Telaraña
  18. Hijo Del Diluvio (original de Congreso)
  19. Multiricachón / Un Año Más (original de Hernán Gallardo)
  20. Me Vuelvo Mono
  21. Volantín / Oshcokota / Mandinga / Ratones De Cola Pelá / Voy A Resucitar / La Granja De Los Súper Bebés / No Joda / Solo Contra El Mundo / Voy y Vuelvo
  22. Guachperry
  23. Viejo Diablo
  24. Eligiendo Una Reina
  25. Discojapi
  26. Hermanos Marranos
  27. Locura Espacial
  28. Socio

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Duck Duck
DiscosHace 22 horas

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 2 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 7 días

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 1 semana

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 1 semana

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 2 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 2 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 3 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Human Delusions Human Delusions
DiscosHace 3 semanas

Lefutray – “Human Delusions”

De origen Mapudungún, la palabra “lefutray” significa “sonido rápido”, y con más de una década de trayectoria, esta banda hace...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: