Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Soundgarden: Una clase magistral

Publicado

en

La bella postal que se constituye en la explanada del Parque O’Higgins traduce a la perfección el espíritu de Lollapalooza, el epítome de un festival que durante dos días sitúa todos los ojos del universo musical sobre nuestro territorio; el orgullo de un país que, versión tras versión, le ratifica al mundo que está en condiciones de albergar eventos de esta envergadura, dándole la razón al excéntrico Perry Farrell, que hace ya cuatro años y contra todo pronóstico eligió a Chile para exportar su exitosa franquicia. A lo largo y ancho del recinto se extiende un espeso manto de fanáticos que, a pesar de dos agotadoras jornadas de rock, se presentan más eufóricos y enérgicos que nunca, una mixtura generacional que reúne transversalmente a toda la fauna melómana, una amalgama de disímiles personalidades congregadas en torno a un único y excluyente protagonista: Soundgarden.

SOUNDGARDEN LOLLAPALOOZA CHILE 2014 01

Qué duda cabe que los encargados de bajar el telón a la cuarta versión del Festival Lollapalooza Chile debían ser los icónicos Soundgarden, quienes aterrizaban en nuestras latitudes por primera vez, tras dos décadas desde que editaron el álbum que remeció la escena (o época) grunge y que los catapultó a lo más alto del olimpo del rock, “Badmotorfinger” (1991). Chris Cornell, su carismático vocalista, ya se había convertido en visitante asiduo a los escenarios nacionales, pero su presencia no había sido suficiente para saciar el hambre de los miles de fanáticos que soñaban con ver al monstruo en toda su magnitud, más aun cuando en 1997 vieron con resignación como se diluían las posibilidades de ver en vivo a los oriundos de Seattle. En el ambiente se respira la tensión y la ansiedad de un primer encuentro, esa indescriptible sensación de estar a minutos de ser testigos de un hecho histórico, de cumplir un sueño que hace un par de años tenía tintes de quimera y que hoy, después de tanto tiempo, se hacía realidad. Todos y cada uno de los cuerpos que adornan el recinto sienten cómo la excitación recorre cada fibra de su organismo, la inminente puesta en escena de Cornell y compañía no hace otra cosa que alimentar la comunión de los miles de fanáticos que se preparan para el que sin duda se convertirá en el show de sus vidas.

SOUNDGARDEN LOLLAPALOOZA CHILE 2014 02

La banda ingresa al escenario en medio de una estruendosa ovación y un aluvión de aplausos que se extiende por cada rincón del recinto, ofreciendo de inmediato su primer golpe sonoro con “Searching With My Good Eye Closed”, extracto del ya clásico “Badmotorfinger”, que desata de inmediato la euforia de los miles de fanáticos que se agolpan contras las rejas de contención. “¡Santiago, we are finally here!”, son las primeras palabras de Chris Cornell, que configuran una suerte de desahogo al cumplir por fin con la visita de la agrupación a nuestro país. El característico riff de “Spoonman” hace estallar Lollapalooza, destacándose la potencia de la batería de Matt Chamberlain y el bajo de Ben Shepherd, estableciendo una conexión inmediata con el público que acompaña en las voces. Las revoluciones bajan levemente con “Let Me Drown”, pero Cornell se encarga de poner las cosas en su lugar, haciendo que los asistentes acompañen con las palmas, quienes aceptan rápidamente el desafío y suben la intensidad en el ambiente. La primera muestra de lo más reciente de su repertorio, “King Animal” (2012), llega con la melodía a medio tiempo de “Rowing”, que obtiene buenos dividendos de una audiencia completamente entregada al cuarteto de Seattle.

SOUNDGARDEN LOLLAPALOOZA CHILE 2014 03

Los primeros acordes de “Black Hole Sun”, otro de los grandes clásicos de Soundgarden, penetra directamente en los sentidos, deleitando a los fanáticos que llevaban una vida esperando poder escuchar esta verdadera gema en vivo. La banda no da tregua en la energía e intensidad y contraataca con el avasallador sonido de “Jesus Christ Pose”, donde resalta la velocidad de la batería y las precisas secuencias de cuerdas de Kim Thayil. Cornell mantiene un continuo diálogo con el público, y les pide que posen para una grabación que está realizando, recibiendo en un acto reflejo una hermosa imagen con miles de brazos en el aire, sedientos de ser parte del improvisado video. Los asistentes siguen particularmente participativos y así queda con evidencia durante la interpretación de “Outshined”, donde apoyan con las palmas y las voces, en una suerte de comunión inagotable y desinhibida. El dinamismo de la presentación decae un peldaño con “Beyond The Wheel” y la nueva “Taree”, seguramente por no tratarse de temas tan reconocidos por los fanáticos menos eruditos. Esta pequeña pausa en la energía sólo se convierte en una anécdota cuando comienza a sonar toda la fuerza del éxito “My Wave”, que hace saltar a todo el público en una sincronía de cuerpos excitados, que se mueven al ritmo de la poderosa percusión.

SOUNDGARDEN LOLLAPALOOZA CHILE 2014 04

El inconfundible riff de “The Day I Tried To Live” vuelve a subir la apuesta, con excelentes combinaciones de cuerdas y el bajo de Shepherd sonando en su justa medida, en una mixtura que entusiasma a los incansables fanáticos, quienes no denotan el cansancio de la agotadora velada, por el contrario, se notan sedientos de más grunge. Con “Been Away Too Long” la batería de Chamberlain sigue sonando furiosa y decidida, la que mezclada a la potente de voz de Chris Cornell y la guitarra distorsionada de Thayil, configuran una pista que hace vibrar hasta los más reticentes. Durante la interpretación de “Blow Up The Outside World” se vive otro de los bellos momentos de la jornada, cuando el frontman invita al público a acompañar con las voces, haciéndolos cantar a capella la última parte de la canción en una secuencia que destaca por su sentimiento y naturalidad. El ambiente se llena de sensibilidad de la mano de la exquisita melodía de “Fell On Black Days”, poniendo nuevamente a cantar a todo el Parque O’Higgins, en una única voz que se alza con la fuerza de una llamarada amenazando con consumir todo lo que tenga a su paso.

SOUNDGARDEN LOLLAPALOOZA CHILE 2014 05

Cornell recuerda que hace muy poco se cumplieron 20 años del lanzamiento de otra de las obras fundamentales en la discografía de la banda, el álbum “Superunknown” (1994), y qué mejor forma de honrarlo con la interpretación del tema que le da el nombre al disco. El vocalista agradece a sus fanáticos la paciencia por esperarlos durante tantos años y les regala la depurada ejecución de “Pretty Noose”, que tal como ha sido la tónica a lo largo de la velada, destaca por la perfección de su sonido y la consecuencia con la versión de estudio. Soundgarden parece estar decidido a dejar exhaustos a cada uno de sus seguidores, y así lo evidencia un furibundo golpe sónico que propinan dos de los grandes éxitos de la agrupación: “Burden In My Hand” y “Rusty Cage”, embestida que no deja indiferente a nadie en el recinto, quienes corean cada una de las líneas y saltan al ritmo desenfrenado de las cuerdas de Kim Thayil y Ben Shepherd, más el preciso acompañamiento de Chamberlain. Terminado este agotador primer round, la banda abandona el escenario en medio de los aplausos de un público que se rehúsa a dejar escapar tan fácilmente a sus ídolos.

SOUNDGARDEN LOLLAPALOOZA CHILE 2014 06

Tras un par de minutos de constantes cánticos y silbidos, Soundgarden retorna al escenario para cerrar con broche de oro su memorable presentación. Una precisa introducción de batería marca el comienzo de “Like Suicide”, que no termina por convencer a una agotada audiencia, que por fin acusa recibo de una extensa jordana. Las revoluciones se incrementan de la mano de “Flower”, donde los fanáticos vuelven a colaborar con las palmas y tímidas voces, y donde la banda sigue mostrándose perfectamente conectada. Llega el turno de bajar el telón, responsabilidad que recae en una extensa versión de la enérgica “Slaves & Bulldozers”, otra de las sobrevivientes insignes de “Badmotorfinger”, y que llama rápidamente la atención por una evidente molestia de Ben Shepherd con el sonido de su bajo y los responsables del mismo en la mesa, lo que primero repercute en una potente patada a un amplificador, a posteriores gestos de desaprobación y, por último, el lanzamiento del bajo hacía el fondo del escenario, para luego abandonar la presentación. Al cabo de un minuto el bajista retorna a escena con un nuevo instrumento, para cerrar junto a sus compañeros su primer paso por nuestro territorio, el que de a poco se va diluyendo junto al sonido distorsionado de la guitarra de Thayil, que junto a Shepherd son los únicos que se mantienen en el escenario mientras el público comienza a despedirse de sus ídolos.

SOUNDGARDEN LOLLAPALOOZA CHILE 2014 07

No creo que exista nadie que pueda poner en tela de juicio la integridad artística de Soundgarden, y mucho menos del inagotable Chris Cornell, quien a pesar de los años de distanciamiento y los proyectos paralelos en los que se embarcó, mantiene intacto el respeto por su público y sobre todo por la propia música. Es por esto que los fanáticos nacionales pudimos disfrutar los grandes éxitos del cuarteto sin adornos o arreglos especiales, sino más bien en su estado natural, tal como fueron concebidos hace décadas y que catapultaron a los nativos de Seattle a un lugar de privilegio dentro de las bandas más importantes del orbe. Es cierto que el setlist fue casi idéntico al que ofrecieron hace un par de noches en Lima, Perú, pero eso no tiene mayor relevancia cuando cada tema ejecutado raya en la perfección, y donde los músicos se entregan por completo para ofrecer un show de una calidad sublime.

SOUNDGARDEN LOLLAPALOOZA CHILE 2014 08

Soundgarden arrasó con el escenario de la cuarta versión del Lollapalooza Chile, demostrando que no siempre se requieren de impresionantes juegos de luces, pirotecnias o majestuosas puestas en escena para configurar un show inolvidable, sino que todos estos elementos son aditivos para una banda que es capaz de sustentarse sobre su inigualable legado musical. Cornell y compañía cumplieron con el público chileno, pero no lo hicieron sólo por sumar un nuevo hito en su extensa carrera, sino que lo hicieron porque saben perfectamente que, como artistas, se deben a cada uno de los fanáticos que pagó su entrada única y exclusivamente para encontrarse con una de las bandas icónicas del grunge a nivel mundial. Cada una de las almas que llegó al Parque O’Higgins para degustar toda la potencia e intensidad de Soundgarden, fueron testigos privilegiados de una clase magistral de entrega y gratitud, mezcladas en un concepto que va más allá de un simple espectáculo de rock, alcanzando niveles que rozan una experiencia extrasensorial.

SOUNDGARDEN LOLLAPALOOZA CHILE 2014 09

El variopinto público que se reunió en torno al Claro Stage, en una mixtura generacional que refleja lo transversal del sonido de Soundgarden, vivió uno de las presentaciones más emblemáticas de los cuatro años de vida del festival en nuestras latitudes, no sólo por tratarse del debut del cuarteto tras tres décadas desde su génesis, sino más bien porque nos enseña que, independiente de lo contaminada y viciada que se encuentre la industria musical, siempre existirán bandas capaces de deslumbrarnos y hacernos soñar con un futuro donde el rock seguirá siendo protagonista excluyente.

Setlist

  1. Searching With My Good Eye Closed
  2. Spoonman
  3. Let Me Drown
  4. Rowing
  5. Black Hole Sun
  6. Jesus Christ Pose
  7. Outshined
  8. Beyond The Wheel
  9. Taree
  10. My Wave
  11. The Day I Tried To Live
  12. Been Away Too Long
  13. Blow Up The Outside World
  14. Fell On Black Days
  15. Superunknown
  16. Pretty Noose
  17. Burden In My Hand
  18. Rusty Cage
  19. Like Suicide
  20. Flower
  21. Slaves & Bulldozers

Por Gustavo Inzunza

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
17 Comentarios

17 Comments

  1. marianela vasquez

    31-Mar-2014 en 6:37 pm

    Sensillamente espectacular, yo soy fan de soundgarden desde la universidad ya hace mas 19 años, me han acompañado la mitad de mi vida, estoy realmente feliz de tener la posibilidad de escucharlos… debido a mi fanatismo mi hijo tambien es superfan de soundgarden y por ellos aprendio a tocar guitarras…gracias lollapalooza x traerlos, ojala vengan de nuevo solos para los que somos fan podamos apreciar toda su majestuosidad

  2. Jorge Muñoz

    31-Mar-2014 en 6:47 pm

    Bien Gustavo Inzunza por la reseña. Sin tanto preámbulo, conciso. A ratos me pareció estar leyendo la Rolling Stone, lo que personalmente me agrada. Respecto a Soundgarden y sin ser un acérrimo fan (al menos respetuoso de su legado), lo único que puedo decir es que fue un show sólido que fue in crescendo a medida que avanzaba la noche y los temas, elegidos con pinzas, en donde dejó felices a los más fanáticos y a los no tanto. Cierre redondo para dos excelentes días musicales (salvo Casablancas).

  3. Lolapalusapurosgiles

    31-Mar-2014 en 7:32 pm

    Lo vi por streaming y se noto que estuvo impecable por lo menos en cuanto a sonido . Me hubiese gustado escuchar mas temas de lo antiguo de la banda ,me extraño que no hayan tocado nada del Louder Than Love. Como dijo la comadre esperemos que vuelvan pero SOLOS y sin tanto payaso y hueonas que en vez de pedir temas pedian que el hueon se sacara la polera o le decian “Mijito rico” buenos maracas en el rock en general son mas que pelos en la cabeza un pichulazo pa cerrarles el hocico nunca esta demas . Tal cual paso con AIC que el concierto solitario fue mejor que el maquinaria . Kim Thayil es un maestro y Cornell con su voz intacta a sus ya casi 50 años me dejo impresionado en Jesus Christ Pose (QUE TEMAZO LA CONCHETUMARE !!!) . Gracias Soundgarden por reunirse conchetumare !!!

    Quien chucha era el batero???? buen remplazo de Cameron,pero jamas a su altura ! y que paso con MATT CAMERON? pense que venian con formacion original…

    • jose

      31-Mar-2014 en 7:59 pm

      A mi me gustó en batero, (Matt Chamberlain) sonó potente y no extrañe tanto a Matt Cameron, que se supone esta de gira con Pearl Jam. De Matt Chamberlain nose mucho, solo que fue batero de Pearl Jam un tiempo, parece que en reemplazo de Dave Abbruzzese

      • rodrigo b.

        01-Abr-2014 en 6:03 pm

        Matt Cameron está de año sabático para disfrutar su familia, ya que llevaba de gira como 5 años seguidos con Pearl Jam y Soundgarden

    • Sayid_Jarrah

      01-Abr-2014 en 11:27 pm

      Yo soy fanático de Soundgarden, y creo que en el sentido en que tratas a las personas que a lo mejor se quedaron sin conocer a la banda esta bastante mal, porque ese es la finalidad de un festival, que personas que no conozcan algunas bandas las puedan conocer en estas instancias.
      Por otro lado, si demuestras ese fanatismo y hablas en contra de los NO fanáticos que estaban ahí, como mínimo deberías haber sabido por qué no venía Cameron y quien era el baterista que lo reemplazaba.

      Por otro lado, para José: Chamberlain fue el reemplazante de Dave Krusen, estuvo en 3 shows en vivo, hasta la llegada de Abruzzese. Después fue el baterista de Tori Amos

  4. crackity jones

    31-Mar-2014 en 7:55 pm

    Esas huecas se escucharon en todos los escenarios de rock, pero ni ellas pudieron empañar sus distintas presentaciones, otra wea eran los weones cuicos que si te ponias a saltar o empujar te quedaban mirando como si no quisieran ser tocados por gente que no fuera abc1, igual en rusty cage quedo la media cagada!!

  5. Oscar

    31-Mar-2014 en 9:24 pm

    En spoonman si que se extraño a Matt Cameron, en nuevo Matt no se la pudo, todo lo demas buenisimo.

  6. Abraham

    31-Mar-2014 en 10:12 pm

    No se que le pueden reclamar al batero, jesus christ pose fue algo maravilloso !

  7. Celeste Ortiz

    31-Mar-2014 en 10:51 pm

    buen review! falto decir q “Rowing” se la dedicaron al bueno de Alain Johannes :3

  8. JPierola.

    01-Abr-2014 en 12:14 am

    a riesgo de ser insultado por los grupies, creo que este tipo es muy penca haciendo review (el de los RHCP es un asco), se va en un sinfín de palabras para adornar su discurso y no hace mas que elogiar la banda, sin ser realmente objetivo frente a la realidad del show. la banda partió con una ecualización pésima, que mejoro en la tercera o cuarta canción, el resto de la presentación fue solida, con esporádicos problemas de audio que no generaban mayor problema. con respecto al publico, este fue fiel como todo grupie, pero lamentablemente la realidad es que no lograron colmar la explanada frente al escenario, desde el nivel de la torre de control hacia atrás la gente no prestaba completa atención al show, y ya después de black hole sun el exodo comenzó a ser masivo escenario, sin dudas no logro igualar el gran final brindado el año pasado por Pearl jam, finalmente para quienes se quedaron hasta el final y no eran fanáticos acérrimos de la banda el gran final resulto un tanto decepcionante con una canción q en pocas palabras no tiene ni un brillo. por mi parte creo que ambos días la producción falló con la selección de los cabezas de cartel.

    • giovajr

      03-Abr-2014 en 6:44 pm

      jajaj Pearl Jam,son aprendices e hijos de Soundgarden
      Chao

  9. Natalia Barrientos

    01-Abr-2014 en 1:19 am

    felicito x la reseña, brillante, todavía no bajo de la nube. Saludos.

  10. Abraham

    01-Abr-2014 en 8:21 am

    A todo esto, por que se enojo tanto el bajista?

    • Gabriela

      01-Abr-2014 en 12:05 pm

      le tiraron 2 veces un par de latas de cerveza y luego una botella con agua… no faltan los subnormales :/ …lo vi clarito

  11. Nicole Lemaitre (@laNicolin)

    01-Abr-2014 en 3:44 pm

    Lo mejor de lola soundgarden, excelente nota! Comparto todo lo que uds exponen.
    El rock está vivo gracias a bandas que no se venden!

  12. Joaquin Flores

    02-Abr-2014 en 11:22 am

    Buen comentario. Sin duda los que escuchamos a Soundgarden desde los 90 fuimos los que más disfrutamos, ojalá el rock de calidad siga sonando fuerte por muchos.
    Mis agradecimientos al tipo que subió el video completo del concierto a youtube 🙂

Responder

En Vivo

The Rasmus: La burbuja feliz del Edén

Publicado

en

The Rasmus

Es inevitable que se mezclen las cosas cuando un día es tan intenso. No podemos mencionar algo respecto del muy buen show que dio The Rasmus, en su reencuentro con Chile en la noche del 15 de noviembre en un Club Chocolate repleto, sin que hagamos referencia a cómo afuera se encendían barricadas y las fuerzas policiales operaban impunemente usando sus medios para infundir temor. Es inevitable pensar en eso, porque incluso en las puertas del recinto del barrio Bellavista se sentían los efectos de los gases lacrimógenos lanzados por Carabineros. Es en días así donde se nota más la burbuja feliz en la que muchas veces se desarrolla el arte, en general, y más aún una manifestación cultural masiva como son los conciertos.

Mientras la ciudad ardía, había un trocito de Finlandia en el escenario intentando acallar este contexto lamentable y triste de represión y dolor. De hecho, las sensaciones ante un show como el de The Rasmus ni siquiera caben en la nostalgia, pese a que su mayor éxito haya sido con singles de un disco de 2003 (“Dead Letters”), sino que la más sencilla felicidad, esa de ver a fans contentos, fervientes, apasionados, con lienzos de diferentes fan clubs, como una convención en torno a las canciones. Además, el cuarteto no pareciera ver que el tiempo pase, porque su sonido y la energía parece la misma que hace 15 años.

Una jornada muy pulcra que, aún con sabor a lacrimógena en ciertas partes del Club Chocolate, inició con un par de tracks ganadores de “Dead Letters”, “First Day Of My Life” y “Guilty”, que de inmediato subieron la temperatura y los globos transparentes que llevaba el público, dándole más colores y texturas a un marco lleno de amor. Al igual que con Zoé hace un par de noches, la voz de Lauri Ylönen sonaba tan bien, que podía parecer que estuviera haciendo playback, pero no. Incluso se daba maña de hacer cantar a la gente en canciones tan coreadas como “No Fear” o “Time To Burn”.

No es que sólo Lauri estaba haciendo su labor y generando reacciones en la gente, sino que la banda completa. Por ejemplo, Aki Hakala desde la batería sacaba a cada rato gritos de “¡mijito rico!” y otros cánticos cosificadores, mientras era clínico en su forma de hacer las percusiones, sin excesos ni carencias, lo mismo que el guitarrista Pauli Rantasalmi, en tanto que el bajista Eero Heinonen era el más preocupado de que la gente aplaudiera, vibrara y también se comunicó varias veces para expresar lo similares que eran Finlandia y Chile en sus geografías y la pasión por la música que se ve de la gente. Quizás por eso es que podría criogenizarse este amor por The Rasmus y así viva para siempre, porque son momentos como los vividos en este show los que permiten pensar de que la incondicionalidad del fan es algo real.

Aunque vinieron a promocionar “Dark Matters”, ese disco que lanzaron en 2017, sólo tocaron tres temas de aquel material y el show se basó principalmente en el disco que los lanzó a la fama, del que tocaron 8 de sus 10 canciones. Lo que llama la atención es cómo todo suena casi igual a sus momentos de lanzamiento respectivos y, aun así, todo logra parecer recién salido del horno. Es un testamento a la efervescencia de un público que no hace que la jornada parezca como un recuerdo de canciones de 2003, sino como el apogeo y el mejor momento de una banda que pareciera estar recién al alza. Esto, incluso con canciones nuevas como “Holy Grail”, que al menos un tercio de las personas en el público se sabía, siendo una canción no lanzada oficialmente y habiendo salido hace recién un par de meses. Detalles como éstos son los que hacen a una banda lucir brillante.

El show es bien pensado, desde el diseño de iluminación hasta su estructura, con una parte de canciones pegadas y bien tocadas, moviendo al público y luego darles una mini sesión acústica con “Not Like The Other Girls” y “Still Standing”, para después equilibrar con “Funeral Song”, con Lauri solo con la pista con cuerdas y el bajo de Eero, dejando en claro la potencia de su voz y también la de los pulmones de los fanáticos y fanáticas, enrielando el show hacia su clímax con el mega éxito de los de Helsinki, “In The Shadows”, siendo innegablemente tremendo. Ejecución y energía perfecta, con el lugar preciso para que se luzca, todo para dejar a un público ávido de más y más de The Rasmus, algo que un par de minutos después se arreglaría.

Eero se subió solo al escenario, habló de lo linda que es la cordillera y lo mucho que le recuerda a las montañas de Finlandia y Escandinavia, para luego, con guitarra electroacústica en mano, hacer una versión de “Bésame Mucho”, sin saberse mucho la letra, pero sí la melodía. Aunque esta canción sea original de la artista Consuelito Velázquez y se popularizara en algunas partes por Pedro Infante, lo cierto es que el mundo la asocia mucho más al recientemente fallecido Lucho Gatica, el rey del bolero, y se nota como un detalle muy bello que, en Chile, eligiera una canción tan distinta al cliché para honrar al país y sus artistas.

Tras ello, una potente versión de “Wonderman” y el karaoke colectivo de “Sail Away” cerraban un show al borde de la perfección, que en poco menos de una hora y media sirvió como protección frente al dolor exterior y como burbuja de amor ante tanta injusticia. A veces, la música se necesita para tener felicidad en momentos duros, y este contraste se hizo evidente en un show que superó toda expectativa a punta de profesionalismo y conexión con una audiencia incondicional y bella.

Setlist

  1. First Day Of My Life
  2. Guilty
  3. No Fear
  4. Paradise
  5. Time To Burn
  6. Immortal
  7. Justify
  8. Nothing
  9. Holy Grail
  10. Not Like The Other Girls
  11. Still Standing
  12. Funeral Song
  13. F-F-F-Falling
  14. In My Life
  15. Livin’ In A World Without You
  16. In The Shadows
  17. Bésame Mucho (original de Consuelito Velázquez)
  18. Wonderman
  19. Sail Away

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 5 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 6 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 6 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 6 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 6 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 6 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 6 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 6 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 6 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 7 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: