Conéctate a nuestras redes
Soul Asylum Soul Asylum

En Vivo

Soul Asylum: Detener el tiempo

Publicado

en

No es fácil llegar a olvidar el paso de las horas, los días, los años. La evolución, o la falta de esta, es algo que nos rodea constantemente, por lo que esa fantasía que Zemeckis pintaba en 1985 en “Volver Al Futuro” de dominar al tiempo, aunque fuera pequeños instantes, es complejo que llegue a ocurrir, pero ahí radica parte del poder de la música. Quizás no es físico el viaje, pero igual transcurre, y esto pasa al escuchar una canción viva de cierta época en el presente, tal como ocurrió tantas veces en la noche del 27 de noviembre en el Teatro Cariola, en el debut que por fin tuvo en nuestro país Soul Asylum.

Banda metódica, de trayectoria más que de singles sueltos, de pulcritud más que de espectacularidad, los de Minneapolis llegaban a Santiago sólo con Dave Priner como miembro original de la agrupación, pero esto no mermaba la capacidad de Ryan Smith en la guitarra, Winston Roye en el bajo o de Sterling Campbell en batería para entregar estos mismos principios en escena. No era extraño que la gente llegara poco a poco, sin apuro, sin mayor desesperación. Sí, era la noche de conocer a Soul Asylum, pero también se trataba de algo único y nadie quería dejar de disfrutar el momento, desde el inicio del show a las 20:45 horas.

Con unas 350 a 400 personas en la cancha del Teatro Cariola, Soul Asylum salió a matar con rendiciones prácticamente perfectas de “I Will Still Be Laughing” y “Just Like Anyone”, rápido y mirando adelante, sin miedo, porque el pasado no es problema o recuerdo, sino que todavía está en el presente. Soul Asylum no consigue generar nostalgia, sino que ha logrado detener el tiempo, evitando que las canciones se oxiden a la intemperie, permitiendo una fluidez envidiable que, para oídos poco habituados a su discografía podría, ser motivo de confusión: pese a que existan canciones que superen los 30 años de vida, ninguna sonará como si hubiera dejado de ser nueva. Ese tipo de garantía de calidad recorre un show que, en su primera mitad, deja espacios mínimos pero claros de agradecimiento por parte de Dave al público, que no llena el teatro, pero sí aplaude y respeta el espectáculo como pocos.

Lately” y su letra sobre gases lacrimógenos y conciencias limpias eran perfectas para el contexto de un Santiago que ha visto demasiadas bombas lanzadas desde la policía, quizás sin que la banda siquiera supiera la forma en que las cosas caen como piezas de un puzle preciso. “Freaks”, el hit “Misery”, “Bus Named Desire”, todas se van sucediendo como una maquinaria que domina el frenesí, la melodía más calma y también la inevitable sensación de que la voz de Dave sigue igual, o quizás mejor, pese a que a veces la distancia con el micrófono haya jugado pequeñas malas pasadas en ese ámbito. La banda es más que competente y la ejecución se da espacio para solos y outros más extensos, más rockeros y también más divertidos. En vez de la economía de los recursos, Soul Asylum comprende cómo con poco puede hacer muchísimo y aprovechan cada instante para dejar en claro eso.

En el medio del concierto, ya con la confianza de un público entregado, Dave se cuelga la guitarra electroacústica para meter aún más ese sonido orgánico pero distorsionado que tan bien consigue el cuarteto norteamericano. “String Of Pearls” o “Eyes Of A Child” consolidan las buenas impresiones. El show luego hace explotar al público con el doblete de “Somebody To Shove” y “Black Gold”, verdadero oro en la previa al mayor hit de la banda, “Runaway Train”, que fue el gran momento de karaoke colectivo de la noche.

Luego de este clímax, el desenlace poco a poco va siendo más y más estridente, con “99%”, “Spinning” y “Hopped Up Feelin’” como una triada brutal. Tras esto, la épica que expele “Stand Up And Be Strong” y su mensaje de empoderamiento cierran el set principal de un show que después completaría más de hora y media de duración con “I Did My Best” y la potente “April Fool” para cerrar una jornada de esas donde, con el poder de la música –más fuerte que el “condensador de flujos” del Doc Brown– se podía llegar más lejos estando más cerca, ahí a pocos metros de la presencia de Soul Asylum. A punta de trabajo constante, esta banda sigue siendo mucho más que un acto de nostalgias y memorias, y eso en tiempos de dinero fácil y la posibilidad de repetirse o de remixearse para seguir vigentes, es una muestra de autoconfianza y valía muy grande como para, al menos, no tener pleno respeto y admiración.

Setlist

  1. I Will Still Be Laughing
  2. Just Like Anyone
  3. Lately
  4. See You Later
  5. Freaks
  6. Misery
  7. Bus Named Desire
  8. Whatcha Need
  9. String Of Pearls
  10. Eyes Of A Child
  11. By The Way
  12. Somebody To Shove
  13. Black Gold
  14. Runaway Train
  15. Closer To The Stars
  16. 99%
  17. Spinning
  18. Hopped Up Feelin’
  19. Stand Up And Be Strong
  20. I Did My Best
  21. April Fool

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Campo Abierto 2019

Publicado

en

Kimbra

Nos acercamos al final de enero y llegó el primer festival de su tipo en realizarse este año, tratándose de Campo Abierto, que celebró una nueva versión bajo el implacable sol y la agradable tarde en la Explanada Centro del Parque Araucano. Un cartel con una gran variedad de sonidos se tomaría una tarde cuyo principal objetivo sería reunir a sus asistentes bajo un ambiente de sana convivencia y una tarde agradable al aire libre, con especial cuidado en las familias y los más pequeños, quienes tendrían diversos espacios para desarrollarse a lo largo de la jornada. Por supuesto, la música no debía quedar atrás, y un gran cartel compuesto por nombres como Kimbra, José González, Christina Rosenvinge y Kinética, amenizarían el día con excelentes presentaciones. Reiterando, los niños no se quedarían atrás, por lo que un show a cargo de Lyra divertiría a los más pequeños a modo de apertura del escenario.

La tarde no pudo comenzar de mejor forma con la última de las adiciones al festival, Christina Rosenvinge, quien, anunciada con una semana de anticipación, igualmente reunió a una gran cantidad de fanáticos para su temprano set a eso de las tres de la tarde. Manteniendo la tónica de lo que han sido sus anteriores presentaciones a lo largo del país, la española entregó un show con lo más destacado de su catálogo, además de algunos recuerdos a su antigua banda Christina & Los Subterráneos.

Con la misma fotografía que ilustra su álbum “Un Hombre Rubio” https://www.humonegro.com/discos/christina-rosenvinge-hombre-rubio/ (2018) de fondo, Christina ejecutó un especial énfasis en ese trabajo con “Niña Animal”, “El Pretendiente”, “Pesa La Palabra”, “Romance De La Plata”, “Ana y Los Pájaros”, y “La Flor Entre La Vía”, las que fueron muy bien recibidas por el público. Por supuesto, no estuvieron ausentes otros puntos altos de su discografía, como “Mi Vida Bajo El Agua” de “La Joven Dolores” (2011), o “Alguien Tendrá La Culpa” del álbum “Lo Nuestro” (2015). Con un gran desplante y carisma en escena, Christina finalizó su presentación con la tremenda “Mil Pedazos”, probablemente la canción más reconocida de su época con Los Subterráneos, dejando tanto a los asistentes como a la artista feliz luego de una linda y conmovedora presentación a plena luz del día.

Una especial selección de Salamanca Selector inundaba el lugar cada vez que el escenario se preparaba para recibir al siguiente artista, mientras los asistentes disfrutaban de la oferta gastronómica o de distintos brebajes que la terraza ofrecía. Algunos conversando, otros en el pasto, mientras que otros sólo esperaban en el escenario por lo que se vendría más tarde, con algunos fans de Kimbra ya asomándose para presenciar el plato estelar de la noche. Luego llegaría el turno de Kinética como la única representante nacional dentro del cartel, comenzando su show prácticamente puntual con el horario estipulado.

El proyecto de Emiliana Abril entregó un show donde primaron los sonidos electrónicos y los aturdidores beats que se tomaban cada una de las canciones. Por supuesto, el show se enfocó en composiciones de todo su catálogo, contando con el trabajo “III” (2017) como su último lanzamiento a la fecha, donde la artista llenó cada espacio con una vanguardista esencia que caló hasta lo más profundo, dejando volar su creatividad por cada rincón del lugar. Sin duda un show más que interesante, dejando con muchas ganas de presenciar a la artista en otros contextos durante el año.

Avanzaba la tarde y llegó el turno de José González, quien junto a su guitarra brindó un momento reflexivo y de relajo entre el intenso calor santiaguino. Pese a algunas complicaciones de sonido en el principio, el cantautor supo cómo brindar toda la tranquilidad que su música inspira, interpretando sentidas versiones de “Abram”, “Down The Lines” o “Stories We Build, Stories We Tell”, infaltables dentro de sus shows para cohesionar a cada uno de los presentes bajo un silencio y atención absoluta frente a lo que ocurría.

Las anteriores visitas del músico –todas en contextos cerrados– han sido de diversos contrastes en cuanto a la participación de la gente, lo que afortunadamente no logró ser un problema en esta ocasión, quizás por el compromiso mayor que el público chileno ha ido desarrollando hacia su música. Evidentemente, eso permitió que “Heartbeats”, la que, pese a ser original de The Knife es una de sus canciones más conocidas, reflejara el punto alto del set, mezclando la melancolía con serenidad gracias a la voz de González y los sigilosos y acariciantes acordes de su guitarra.

El sol todavía no se escondía cuando llegaba el turno del número estelar de la jornada, la neozelandesa Kimbra, quien debutaba finalmente en nuestro país ante la expectación de sus fanáticos que esperaron años por ver dicho momento. Si bien, su popularidad estalló hace ya varios años, la cantante llegó recién ahora para promocionar su álbum “Primal Heart” (2018), con un setlist que se enfocó principalmente en ese trabajo, aunque sin dejar atrás otras composiciones de su catálogo, como “Hi Def Distance Romance” o “Love In High Places”, coreada por una gran parte del público que presenció su show, sin duda el más concurrido de toda la jornada.

Es claro que “Vows” (2011) es su disco más popular, por lo que era imposible que la cantante no incluyera alguna canción de ese trabajo, con la evidente elección de “Settle Down” y “Cameo Lover” como los comodines de un debut que, instantáneamente, puso los ojos de la prensa sobre su trabajo. “Top Of The World” y la cúspide de un show que desplegó energía a cada momento, fue la postal que selló un debut que tardó mucho en llegar, pero que finalmente cumplió de manera fugaz un momento que era más que esperado. Es innegable el carisma y el gran desplante escénico de Kimbra, por lo que su show fue todo lo que se podía esperar, y más.

Una tarde completa de música y ambiente familiar llegaba a su fin tras el show de Kimbra, consagrando esta versión de Campo Abierto como una de las mejor logradas en su historia gracias a la correcta distribución de todos sus factores. Espacios, horarios, presentaciones, actividades alternas, todo lo que el festival ofreció en esta nueva jornada funcionó con el mecanismo de un reloj, lo que permitió también que el público viviera una agradable jornada. Cada presentación tuvo lo suyo y destacó gracias a distintos factores, lo que siempre debería ser la tónica en un festival: que cada artista tenga su espacio de desarrollo y cada propuesta se pueda complementar sin mayores problemas con el contexto y su entorno. A eso apostó Campo Abierto, y resultó favorablemente, esperando que sigan presentándose contextos tan variados y armónicos como este.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 8 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 8 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 8 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 8 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 8 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 8 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 8 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 8 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 9 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Publicidad
Publicidad

Más vistas