Conéctate a nuestras redes
Soul Asylum Soul Asylum

En Vivo

Soul Asylum: Detener el tiempo

Publicado

en

No es fácil llegar a olvidar el paso de las horas, los días, los años. La evolución, o la falta de esta, es algo que nos rodea constantemente, por lo que esa fantasía que Zemeckis pintaba en 1985 en “Volver Al Futuro” de dominar al tiempo, aunque fuera pequeños instantes, es complejo que llegue a ocurrir, pero ahí radica parte del poder de la música. Quizás no es físico el viaje, pero igual transcurre, y esto pasa al escuchar una canción viva de cierta época en el presente, tal como ocurrió tantas veces en la noche del 27 de noviembre en el Teatro Cariola, en el debut que por fin tuvo en nuestro país Soul Asylum.

Banda metódica, de trayectoria más que de singles sueltos, de pulcritud más que de espectacularidad, los de Minneapolis llegaban a Santiago sólo con Dave Priner como miembro original de la agrupación, pero esto no mermaba la capacidad de Ryan Smith en la guitarra, Winston Roye en el bajo o de Sterling Campbell en batería para entregar estos mismos principios en escena. No era extraño que la gente llegara poco a poco, sin apuro, sin mayor desesperación. Sí, era la noche de conocer a Soul Asylum, pero también se trataba de algo único y nadie quería dejar de disfrutar el momento, desde el inicio del show a las 20:45 horas.

Con unas 350 a 400 personas en la cancha del Teatro Cariola, Soul Asylum salió a matar con rendiciones prácticamente perfectas de “I Will Still Be Laughing” y “Just Like Anyone”, rápido y mirando adelante, sin miedo, porque el pasado no es problema o recuerdo, sino que todavía está en el presente. Soul Asylum no consigue generar nostalgia, sino que ha logrado detener el tiempo, evitando que las canciones se oxiden a la intemperie, permitiendo una fluidez envidiable que, para oídos poco habituados a su discografía podría, ser motivo de confusión: pese a que existan canciones que superen los 30 años de vida, ninguna sonará como si hubiera dejado de ser nueva. Ese tipo de garantía de calidad recorre un show que, en su primera mitad, deja espacios mínimos pero claros de agradecimiento por parte de Dave al público, que no llena el teatro, pero sí aplaude y respeta el espectáculo como pocos.

Lately” y su letra sobre gases lacrimógenos y conciencias limpias eran perfectas para el contexto de un Santiago que ha visto demasiadas bombas lanzadas desde la policía, quizás sin que la banda siquiera supiera la forma en que las cosas caen como piezas de un puzle preciso. “Freaks”, el hit “Misery”, “Bus Named Desire”, todas se van sucediendo como una maquinaria que domina el frenesí, la melodía más calma y también la inevitable sensación de que la voz de Dave sigue igual, o quizás mejor, pese a que a veces la distancia con el micrófono haya jugado pequeñas malas pasadas en ese ámbito. La banda es más que competente y la ejecución se da espacio para solos y outros más extensos, más rockeros y también más divertidos. En vez de la economía de los recursos, Soul Asylum comprende cómo con poco puede hacer muchísimo y aprovechan cada instante para dejar en claro eso.

En el medio del concierto, ya con la confianza de un público entregado, Dave se cuelga la guitarra electroacústica para meter aún más ese sonido orgánico pero distorsionado que tan bien consigue el cuarteto norteamericano. “String Of Pearls” o “Eyes Of A Child” consolidan las buenas impresiones. El show luego hace explotar al público con el doblete de “Somebody To Shove” y “Black Gold”, verdadero oro en la previa al mayor hit de la banda, “Runaway Train”, que fue el gran momento de karaoke colectivo de la noche.

Luego de este clímax, el desenlace poco a poco va siendo más y más estridente, con “99%”, “Spinning” y “Hopped Up Feelin’” como una triada brutal. Tras esto, la épica que expele “Stand Up And Be Strong” y su mensaje de empoderamiento cierran el set principal de un show que después completaría más de hora y media de duración con “I Did My Best” y la potente “April Fool” para cerrar una jornada de esas donde, con el poder de la música –más fuerte que el “condensador de flujos” del Doc Brown– se podía llegar más lejos estando más cerca, ahí a pocos metros de la presencia de Soul Asylum. A punta de trabajo constante, esta banda sigue siendo mucho más que un acto de nostalgias y memorias, y eso en tiempos de dinero fácil y la posibilidad de repetirse o de remixearse para seguir vigentes, es una muestra de autoconfianza y valía muy grande como para, al menos, no tener pleno respeto y admiración.

Setlist

  1. I Will Still Be Laughing
  2. Just Like Anyone
  3. Lately
  4. See You Later
  5. Freaks
  6. Misery
  7. Bus Named Desire
  8. Whatcha Need
  9. String Of Pearls
  10. Eyes Of A Child
  11. By The Way
  12. Somebody To Shove
  13. Black Gold
  14. Runaway Train
  15. Closer To The Stars
  16. 99%
  17. Spinning
  18. Hopped Up Feelin’
  19. Stand Up And Be Strong
  20. I Did My Best
  21. April Fool

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

La Polla Records: Una contradicción evidente

Publicado

en

Resulta difícil escribir desde la decepción. Tener que desechar todas las expectativas depositadas en un espectáculo que sería histórico para verse en la obligación de dedicar estas palabras a la falta de sentido común. Demás está decir que pasaron dos décadas desde la última visita a Chile de La Polla Records, como también está demás mencionar que se trata de una banda disuelta, que dedicó esta gira exclusivamente para revivir un hito imperecedero dentro del punk hispanoparlante. Ante circunstancias tan irrepetibles, recordar lo que no fue es un ejercicio amargo.

Horas antes del abrupto reencuentro, los argentinos de Flema fueron los encargados de iniciar una jornada que ya daba cuenta de una falta de control por parte de la productora. Respetando la hora pactada, el conjunto trasandino repasó temas icónicos de su repertorio, ofreciendo un celebrado homenaje a Ricky Espinosa durante “Vahos Del Ayer”, y una dedicatoria directa a las fuerzas de orden con “Nunca Seré Policía”. Acompañados por Pogo, Los Peores De Chile continuaron la antesala de los vascos. Las primeras señales del desastre comenzaron con un pequeño desencuentro de la banda con el público, sin embargo, no se escapaban de la dinámica propia de estas instancias.

Con la misma puntualidad de sus antecesores, La Polla Records subió al escenario del Bicentenario de La Florida para dar comienzo a lo que, supuestamente, iba a ser un show extenso. Rodeándose de cantos eclesiásticos y un par de cruces encendidas en los extremos de las pantallas, “Salve” fue la primera muestra de por qué cada palabra de Evaristo carga con un sentido de contingencia inagotable. Al igual que “Lucky Man For You”, ambas canciones entregaron una visión crítica a la doble moral de la iglesia católica.

Pese a que el show mostró menos de la mitad del setlist, el escueto repertorio permitió evidenciar cómo el contenido lírico se adecúa perfecto a los tiempos de despertar social y el cuestionamiento a las figuras de poder. En tan sólo unos breves minutos, canciones como “Nuestra Alegre Juventud”, “Chica Ye-Ye”, “Los 7 Enanitos” o “Delincuencia” sacan a relucir problemáticas como la precarización de la vida, el endeudamiento, la violencia machista y la negligencia en la salud pública. Un repertorio que suena tan actual y que, lamentablemente, algunos asistentes no supieron poner en contexto.

Marcando el principio de un fin anticipado, “Ni Descanso Ni Paz” se alzó como una declaración de principios, reivindicando sus más de treinta años de carrera. Fue durante este tramo del concierto cuando la cantidad de fanáticos que subían al escenario comenzó a aumentar de manera considerable, sin embargo, Evaristo pedía en buenos términos que no lo tomaran del cuello como última advertencia. Mientras interpretaban “Gol En El Campo”, la banda abandonó el escenario ante el constante hostigamiento y la ocupación del público, dejando inconcluso un repertorio que prometía más de cuarenta canciones.

Cabe recalcar que, a diferencia de lo que aseguran algunos medios, los problemas no se originaron por el uso del escenario como espacio de protesta, ya que la banda dio tribuna a quienes expresaron su descontento, como fueron los casos de denuncia frente a los altos índices de violencia del gobierno o el número de encarcelados como consecuencia del estallido social. Más bien, se trata del ego infantil de algunas personas y su afán por interrumpir el show sin entregar algún discurso coherente.

A raíz de estas dinámicas, que impiden la convivencia en un concierto, es necesario preguntarse cuál es la real consecuencia de quienes se jactan de pertenecer a una colectividad supuestamente horizontal y antiautoritaria. Muy por el contrario: son incapaces de poner en práctica el respeto y el autocontrol entre sus pares. Porque, más allá del final absurdo de un show tan anhelado, bajo el escenario también se evidenciaron prácticas repudiables de acoso sexual, que nada tienen que ver con el punk, sino que sólo muestran una contradicción evidente. El punk puede ser un espacio valioso, sin embargo, requiere mayor consciencia si pretende articular una verdadera contracultura. Lo demás queda para la postal.

Setlist

  1. Salve
  2. Memoria De Muerte
  3. Así Es La Vida
  4. Lucky Man For You
  5. Nuestra Alegre Juventud
  6. El Suicida
  7. Chica Ye-Ye
  8. Los 7 Enanitos
  9. Delincuencia
  10. Come Mierda
  11. Ni Descanso Ni Paz
  12. Maigenerasión
  13. Igual Para Todos
  14. Que Turututu, Ay Que Tururu
  15. Vuestra Maldición
  16. Balada Inculta
  17. Gol En El Campo

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Hotspot Hotspot
DiscosHace 1 día

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 1 semana

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 3 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 3 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Publicidad
Publicidad

Más vistas