Conéctate a nuestras redes
Sons Of Apollo Sons Of Apollo

En Vivo

Sons Of Apollo: Las partes de la suma

Publicado

en

Cuando existen “superbandas” que se anuncian, lo primero que se puede creer es que no alcancen a ser tan exitosas como sus proyectos anteriores. O es indulgencia, o es capricho, o es idealismo el que mueve las cosas y permite que gente de mucho renombre se reúna, pero los resultados –en la mayoría de los casos– son más de decepción que de correspondencia con el legado. Lo mismo se pensaba cuando salía el álbum debut de Sons Of Apollo, “Psychotic Symphony” el año pasado, disco que, fuera de tocar de buena forma distintos tropos del prog metal, no descollaba ni tampoco era algo para volverse locos.

Quizás es porque el formato estudio es incapaz de resaltar las personalidades que en vivo sí existen de forma inigualable. Esto fue lo que medio centenar de afortunados pudieron ver en el escenario del Teatro Teletón, cuando Sons Of Apollo debutó en Chile. Pocas veces queda de manifiesto tan claramente la diferencia entre el disco y el proscenio, y en este caso sí que la gente que se la jugó por este show salió ganando. Es que ya la mera presencia de Jeff Scott Soto puede mover a una audiencia, con ademanes de rockstar, simpatía de amigo y voz de glam rock star. Jeff es gestual, activo, a veces excesivo, pero lo suficiente para ser la cara perfecta para un proyecto de gente talentosísima y conocida por estos lares.

El inicio con “God Of The Sun” fue preciso para mostrar todas las cartas del conjunto, no sólo a Jeff, sino que a los trucos de la batería de Mike Portnoy, el maestro del bajo Billy Sheehan, el correctamente virtuoso Ron “Bumblefoot” Thal en su guitarra, y el dramático Derek Sherinian en los teclados, quienes iban con naturalidad entre las distintas secciones de una canción extensa, para pasar a “Signs Of The Time” (no confundir con el tema de Prince de similar nombre), que tenía más cara de sencillo que de trabajo con narratividad extrema, haciendo que la banda se moviera sin detenerse entre señas clásicas del prog y la intensidad de un metal más directo, lo que se podía notar en piezas como la breve instrumental “Figaro’s Whore”.

Pese a que las canciones de Sons Of Apollo ganan mucho en vivo, aún no se comparan a la sensación del público en el momento de los covers, en especial a los de Dream Theater, donde no se hacía raro ver a gente con la cabeza agachada o los ojos cerrados, sintiendo la música y dando todo –por dentro o por fuera– al son de “Let Me Breathe In” o “Lines In The Sand”.

Se nota que lo conocido por años le gana en sensaciones a lo que se conoce hace poco, y está muy bien, pero lo que al final del día resulta ser lo más llamativo no son las canciones, sino que las performances de los maestros en el escenario y cómo cada cual tiene su espacio para brillar, tal como pasa en canciones más extensas y con estructuras más desarrolladas como “Labyrinth” y “Alive”.

Bumblefoot tuvo su momento, que también redundó en algo más gracioso, como el cover de “The Pink Panther”, que derivó en la grandilocuente “Opus Maximus” justo antes de “Lines In The Sand”, que cerró el set, ante una ovación de la gente que no se detuvo hasta que la banda volvió al escenario para un último ‘hurra’ con “Coming Home”. Así se selló la hora y 45 minutos de show, simplemente reafirmando la versatilidad de cada uno de los miembros y, más importante, la química y buena onda entre ellos, una que se traspasa de forma clara a la gente y que, más allá de canciones conocidas o no, demostró que un buen supergrupo debe ser como Sons Of Apollo: más que la suma de sus partes.

Setlist

  1. God Of The Sun
  2. Signs Of The Time
  3. Divine Addiction
  4. Figaro’s Whore
  5. Let Me Breathe In (original de Dream Theater)
  6. Labyrinth
  7. Solo de Billy Sheehan
  8. Lost In Oblivion
  9. Solo de Jeff Scott Solo
  10. Save Me / The Prophet’s Song (original de Queen)
  11. Alive
  12. The Pink Panther Theme (original de Henry Mancini)
  13. Opus Maximus
  14. Solo de Derek Sherinian
  15. Lines In The Sand (original de Dream Theater)
  16. Coming Home

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Tricky: Empatía en el trance

Publicado

en

Tricky

Salidas abruptas del escenario, un setlist destruido, un sonido a veces demasiado minimalista, una polera estirada hasta el hartazgo, micrófonos cayendo, luces oscuras. Es fácil quedarse en este tipo de imágenes; en las partes y no en el todo. Lo que ofrece Tricky en un escenario es diferente, es un trance, es una condición a la cual hay que plegarse. En vez de esperar pulcritud, lo que se debe esperar es carne, hueso y garganta, y eso es lo que la gente pudo obtener en la hora y media de show que ofreció el influyente artista electrónico en el escenario del Club Chocolate.

Tricky es alguien que ve al infierno a los ojos y lo pone a su nivel, constantemente. Los movimientos nerviosos que tiene en casi todo momento son parte de una desesperación planteada en términos reales, en medio de un set-up minimalista en extremo, con sólo una guitarra y la batería en escena, además de la joven cantante polaca Marta Zlakowska, quien cantó más que el propio Tricky, incluso tomando el micrófono por completo en canciones como “Overcome”.

Tricky entró a escena a las 21:50 horas y de inmediato se veía perdido, de espaldas a la gente, como entrando en su personaje y en sus catacumbas antes de caer en la espiral abismal en “New Stole”, uno de los temas más destacados de “Ununiform” (2017), disco que servía de excusa para el retorno del músico inglés, de fama mayor por Massive Attack aunque sin quedar delimitado a ese episodio, sino que ha expandido sus formas de trabajar, incluyendo destacar nuevas cantantes que se ajustan a sus composiciones llenas de trip hop más electrónico. Pero no sólo la voz de Marta destacaba, sino también la del propio Tricky, quien muchas veces tomaba dos micrófonos y se ponía a entonar de forma repetitiva y crecientemente angustiada versos de canciones como la bella “The Only Way”.

Quizás lo que más se podía extrañar en el show era la presencia de un bajo dominante que permitiera al público sentir físicamente la música un poco más, porque a ratos muchos se distraían, ya fuera por tomarse un trago de más o por la extrañeza ante un espectáculo tan poco ortodoxo, pero así ocurre con quienes buscan ser vanguardistas y trazar nuevos caminos. No es que Tricky lo haga tan consistentemente, pero sí en el proscenio intenta desplegar esas sensaciones que no caben en un disco.

En sus álbumes el artista suena sofisticado y oscuro, pero en vivo se aprecian las raíces de esas canciones, y lo que se veía sofisticado queda como algo crudo, rugoso, con sabor amargo pero intenso, y todo transcurre en las cavernas de la sensación de Tricky, en ese trance en el cual el público termina entrando con la empatía suficiente como para entender por qué no hay solos de guitarra brillantes o por qué Zlakowska no explota nunca su voz más allá de lo necesario. Y es que en la contención y en el evitar la explosión se ve cómo esa sensación un poco claustrofóbica desde lo sensorial gana en sustancia y realismo.

Tricky se va del escenario luego de una versión ligera de “Palestinian Girl” y una extensión de “Dark Days” que, como un mantra, repite su coro en múltiples ocasiones, algo que se vería de nuevo en el encore que se hizo esperar varios minutos. Allí “When You Die” y “Vent” cerraban una ocasión que, lejos de ser una fiesta, pareció un confesionario donde Tricky explica y vive sus dramas, y los despliega en canciones.

Lejos de la sencillez o de la corrección, el artista entregó un show donde él era protagonista, más allá de la música, y es ahí donde la gente pudo conectar, luego de la extrañeza ante las señales iniciales. Un Tricky agradecido se va junto a sus músicos, y la empatía de un público a veces complicado pudo más que los trazos que puede marcar el egoísmo. Carne, hueso, garganta y angustia quedaron de Tricky, cuya presencia pudo resonar entre sus fanáticos en su retorno a Chile.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 3 días

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 4 días

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 semana

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 semanas

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 3 semanas

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Choosing Mental Illness As A Virtue Choosing Mental Illness As A Virtue
DiscosHace 4 semanas

Philip H. Anselmo & The Illegals – “Choosing Mental Illness As A Virtue”

Conocemos bien a Phil Anselmo. El personaje se desenvuelve de manera segura para provocar con la ferocidad de una pantera...

Firepower Firepower
DiscosHace 1 mes

Judas Priest – “Firepower”

Aunque el Parkinson le haya cortado las alas del destino a Glenn Tipton, este no se va sin gritar venganza,...

Freedom’s Goblin Freedom’s Goblin
DiscosHace 1 mes

Ty Segall – “Freedom’s Goblin”

Ni glam, ni folk, ni garage ni psicodélico. En esta oportunidad, el inquieto y prolífico cantautor de California decidió echar...

Legend Of The Seagullmen Legend Of The Seagullmen
DiscosHace 1 mes

Legend Of The Seagullmen – “Legend Of The Seagullmen”

El viaje de Legend Of The Seagullmen comenzó varios años atrás, gracias a un encuentro en el que Jimmy Hayward,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas