Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Slayer: Se desató el infierno en Santiago

Publicado

en

La presentación de Slayer venía irguiéndose como un evento de magnitudes para la comunidad metalera nacional. Inclusive los medios se habían encargado de magnificar la importancia de esta legendaria banda thrash metal californiana. Que por cierto, desde sus inicios hace casi treinta años, ha tenido entre sus filas al mítico bajista y vocalista Tom Araya, oriundo de la V Región de nuestro país.

Slayer y Tom Araya a estas alturas se han vuelto un cliché de los símbolos patrios. Es el origen de gran orgullo de muchos, y deleite de otros tantos que degustan de lo más clásico del THRASH METAL AMERICANO. Bajo esa perspectiva las expectativas eran altas. Siempre lo han sido, así lo fue en 2006 para su última visita. Situación que incluso hizo de estos cinco años, una larga espera.

Tras la espera, una improvista aparición de Thornafire en la oscuridad de un escenario, que aparentemente aún no estaba listo para ellos. Sumaba entonces, la típica presentación de apertura. Con una ecualización deplorable, la típica recepción fría y tras una escueta performance que incluyó temas como ‘Hacia la ruina del Agartha’,  ‘Sucubación’ y ‘Deconstrucción’ y que no duró más de 25 minutos, salían con la satisfacción de una misión cumplida.

Comenzaba la recta final para esta nueva incursión de Dave Lombardo, Kerry King,  Tom Araya y Gary Holt (en reemplazo temporal de Jeff Hanneman) en nuestro querido Chile. La cada vez más enardecida audiencia aguantaba encendida, y entre el ritmo de AC/DC por los parlantes, los vítores, chiflidos y gritos de ansiedad se comenzaba a vibrar lo que estaba por venir.

Tras una espera más tensa que larga al fin el infierno se desataba y el track que titula su último disco y la gira que los trajo a estos lares. ‘World painted in blood’ abria los fuegos con potencia mas no perfección. Pero no importó, Tom Araya ya se erguía en el medio secundado por la dupla de guitarras de King y Holt a sus costados. Más un inspirado Lombardo ubicado al alero de un imponente pendón. Aquél con el logo de la banda entremezclado con un pentagrama e inserto en el águila, típico emblema romano. Otros dirán NAZI.

Pegada a la introducción y la primera canción vino otra de su último disco ‘Hate worldwide’ que daba paso a los primeros clásicos noventeros de la banda. Toda la potencia de ‘War ensemble’ del “Seasons in the Abyss” (1990) sumada a la aplanadora de ‘PostMortem’ del mundialmente aclamado “Reign in Blood” de 1986 y ‘Temptation’ también de su placa de 1990 aumentaban el calor en el Movistar Arena, aunque la recepción del público aún era algo “tibia”.

Stain of mind’, del “Diabolus in Musica” (1998), y ‘Disciple’ del álbum “God hates us all” (2001) reponían con material noventero que no daba tregua a una audiencia que gozaba y sufría los embates de los pastosos riffs que expelían de la guitarra de King.

Tom Araya por su parte se esforzaba en espetar uno que otro “chilenismo” y que complementaba con alguna otra frase en inglés. Se dio el gusto por enardecer al público presente con arengas que solo buscaban una loca reacción del mismo. Por otro lado se tomó algunas libertades e insinúo hasta frases con tintes políticos y sociales, que al pasar los minutos no reforzó más que con cada canción.

Así pasaron, el tremendo track del “Season of the Abyss”, ‘Dead skin mask’, seguida de una aplaudida ‘Dittohead’ y ‘Americon’ que hace referencia al país que está en boga criticar, Estados Unidos. No hace falta mucho para darse cuenta, “Americon, it’s all about the mother fucking oil / Regardless of the flag upon it’s soil”.

La sorpresa se la mandaron con ‘Not of this god’, también de su última placa, que a pesar de haberla lanzado en 2009 junto al resto del álbum, no la habían interpretado en toda la gira.

Ya tras la exclusiva, todo fueron clásicos y el sonido se volvía cada vez más pulcro, potente y avasallador. ‘Mandatory suicide’ del “South of Heaven” (1988), seguida de ‘Chemical Warfare’, que inicialmente se incluyera como bonus track en la reedición del disco “Show no mercy”, en 1987. Mantenían el ritual en su máxima expresión, Tom Araya seguía liderando una verdadera comunión con su fanaticada criolla.

A esas alturas, la multitudinaria audiencia presente aún estaba expectante en busca de más material de lo más medular del repertorio de los de California. Pues claro, el concierto ya se perfilaba hacia el final. Un poco más de una hora de intenso despliegue, pero que aún no se veía en su peak.

Pero que el triplete de ‘Ghosts of war’ de su opus de 1988, ‘Payback’ del ‘God hate us all’ y ‘Seasons in the Abyss’ del disco con el mismo nombre, se encargaron por acercar la entrega de Slayer, más a ese tope. Antes de la primera salida, aprovecharon por interpretar ‘Snuff’, que si bien es de lo más nuevo de la banda, cayó de cajón a lo que estaba pasando y despidió a la banda a lo grande.

Pero no fue sino hasta el encore que la locura, y la verdadera potencia se vio representada en su forma magnánima. ‘South of heaven’ del disco de 1988, del mismo nombre al igual que ‘Raining Blood’, del disco de 1986, también ‘Black Magic’ del “Show no mercy” y ‘Angel of death’ de su opus máxima “Reign in Blood”. Todas, piezas maestras y fundamentales de la banda, fueron sin duda parte de otro momento, otro concierto, otra vida, otro mundo.

Fueron las encargadas de cerrar otra exitosa presentación de Slayer en nuestro país, y por cierto la razón de locura de los más de diez mil fanáticos que gozaron hasta el fin con tal despliegue de poder. Hasta llegaron a prender bengalas durante ‘Angel of Death’, para transformar ese momento en tensión pura aunque intensamente emocionante.

Setlist

  1. World Painted Blood
  2. Hate Worldwide
  3. War Ensemble
  4. Postmortem
  5. Temptation
  6. Stain of Mind
  7. Disciple
  8. Dead Skin Mask
  9. Dittohead
  10. Americon
  11. Not Of This God
  12. Mandatory Suicide
  13. Chemical Warfare
  14. Ghosts of War
  15. Payback
  16. Seasons in the Abyss
  17. Snuff
    ————————————
  18. South of Heaven
  19. Raining Blood
  20. Black Magic
  21. Angel of Death

Publicidad
11 Comentarios

11 Comments

  1. Francisco Parra

    06-Jun-2011 en 1:41 am

    al buen “God “”hate”” us All” de 1998…

    infórmese antes de hacer un review

  2. Juane

    06-Jun-2011 en 9:25 am

    De hecho el Diabolus in musica es de 1998 y el God hates us all del 2001. Parece más un error de copy/paste… jajaja

  3. Pablo K.

    06-Jun-2011 en 9:27 am

    Pero de todos modos es un buen review loco!, no sé que tanto alegan…

  4. Luis Villegas

    06-Jun-2011 en 11:18 am

    Sólo quería agregar que en cancha, por lo menos adelante, yo a la tercera canción estaba pal loly. Fue demasiado agotador, hasta hoy me duele el cuerpo, demasiada adrenalina, y faltó mencionar el mosh gigante que se armó sobretodo hacia el final. El concierto más brutal al que he asistido, aunque por otras razones no pude ir a los conciertos anteriores de Slayer en Chile.

    • IMPRESIONANTE

      06-Jun-2011 en 2:25 pm

      Ha sido el espectaculo mas impresionanate que he visto (de los 60 conciertos a los que he ido desde 1995), desde platea alta el “show” que tenian los weones de cancha fue realmente impresionanate durante todo el concierto …………….. y para el final con las bengalas, fue como estar en el infierno.

      Mis respetos y admiración a la comunidad metalera.

    • Lorenzo

      07-Jun-2011 en 10:49 pm

      toda la razon wn, yo estaba en cancha y desde un principio quedo la cagá, por lo menos donde yo estaba no vi nunca un publico tibio o piola.

    • Pulpo

      08-Jun-2011 en 11:36 am

      Yo encontré un poco plano el concierto, los temas menos populares cortaban la euforia del público muy seguido. No se, fue extraño.
      Personalmente me quedo con el 2006, que se pareció más al final del show de este año. Aún así, grande Slayer

  5. Kemy Morton

    07-Jun-2011 en 11:26 pm

    Estuvo increible!!! Rockerazo

  6. nato

    08-Jun-2011 en 8:14 am

    Que Gran concierto!!! nada que decir!!! Grande Tom!

  7. Sed

    08-Jun-2011 en 2:53 pm

    Tras la espera, una improvista aparición de Thornafire en la oscuridad de un escenario, que aparentemente aún no estaba listo para ellos. Sumaba entonces, la típica presentación de apertura.

    La típica presentación de apetura? están locos estos hueónes, SONÓ LA RAJA, EXELENTE SHOW DE THORNAFIRE, MUCHO MÁS QUE MISIÓN CUMPLIDA.

  8. Dxs

    18-Jun-2011 en 5:24 pm

    Thornafire bueno!!!!!????????
    Muy mala banda, plana en todos los sentidos, cero ejecución musical, pésimo

    Slayer, demoledor, como siempre

Responder

En Vivo

Cómo Asesinar A Felipes: Operación en tres pasos

Publicado

en

Cómo Asesinar A Felipes

En tiempos de streaming y de la fugacidad máxima en la atención a la escucha de la música, no apostar por los singles es una derrota segura en los papeles para muchos, pero cuando se conocen las capacidades, esto no importa. Estamos en un año bisagra, de final de década, y luego de ver el lanzamiento de “Naturaleza Muerta”, el séptimo capítulo discográfico de Cómo Asesinar A Felipes, se puede observar cómo es que, en el balance, CAF es probablemente la mejor banda chilena de la década. La capacidad de evolucionar, de sobreponerse a la adversidad, de seguir adelante, aunque la música no tenga vocación de masividad porque el arte no se corrompe para llegar a más gente. Tienen una de las trayectorias más potentes en la música chilena como un todo, más allá de cuánta gente llevan a los conciertos o de cuánto se hable de ellos. Lo indefinible de su propuesta es una bendición y una maldición a la vez, pero nada de eso afecta a cómo su discografía y arrojo en vivo se hace más y más fuerte.

Sala Metrónomo recibió a cientos de personas que esperaban a CAF mientras colgaban las palabras “Cómo Asesinar A Felipes”, dándole un marco gigante a todo, mientras un espacio similar a una mesa de sonido estaba cubierto en el medio de la cancha. A las 22:40 hrs. la acción inició con bailarines casi a oscuras, mientras bases (que perfectamente podrían ser demos de CAF) sonaban para marcar los espacios de iluminación, manejada como un misterio, mientras la operación se ponía en marcha, en tres actos claros y llenos de significancia para comprender todos los momentos en los que la banda está a la vez.

Minutos después, DJ Spacio, SebaBala, Metraca y Cristián Gallardo iban a ese espacio cubierto que escondía la propuesta “CAF Entre Máquinas”, que, con sintetizadores, tornamesa y un controlador MIDI, podía armar el sonido CAF mientras Koala Contreras comenzaba con las líricas de “Formo Parte De Un Engaño”. Aunque CAF tiene una raíz orgánica, con su sonido teniendo como piedra angular la desafiante base rítmica que ponen Felipe Salas y Sebastián Muñoz, las máquinas le sientan bien al conjunto y extiende la profundidad sonora en tracks que en su mayoría vienen de los primeros discos, como “Ya Llegó” o “Alerta Roja”. Koala Contreras rapea a la distancia, mientras la gente se concentra –a lo Boiler Room– en lo que hace el cuarteto en el medio de todo, con todo el mundo disfrutando en este primer acto que incluso tuvo la dificultad de ciertos contratiempos en el Macbook usado por DJ Spacio, pero que no representó una amenaza inmovilizadora para el conjunto. Koala Contreras apareció en momentos esporádicos para acercarse piola a sus compañeros, mientras sonreía al ver la escena, al convertirse en narrador omnisciente y observar al público maravillado.

Tras el cierre de este acto, bailarines estuvieron entre la gente, siendo una transición precisa para lo que sería la aparición en el escenario de CAF, que, luego de la intro de “Naturaleza Muerta”, “La Verdad Fundamental”, tocarían “Días Oscuros” acompañados al igual que en el disco por Camila Moreno y Raimundo Santander. Esta canción tiene la misma sensación que en el álbum, donde primero su dinámica desconcierta, pero luego es el fraseo de Camila el que hace que todo aterrice, entre trazos de trip hop y jazz, mientras la flauta de Cristián y la guitarra de Raimundo operan como mecanismos de ternura en medio de atmósferas cargadas, y así es cómo se desarrolla el disco completo en este segundo acto. Adaptarse, cambiar o desaparecer. Lo dice claramente el intermedio del mismo nombre que suena antes de “Disparan (Fill The Skies)”, donde una voz grabada de Chino Moreno golpea duro, mientras Koala Contreras mira al lado como si el fantasma del vocalista de Deftones estuviera ahí, sonando como si la física no existiera y la teletransportación fuera posible.

Luego de “Los Misterios De La Naturaleza”, un cello y un violín se introducen mediante el talento de dos músicos mujeres que suman épica a “Busca La Paz”, mientras que, luego de “Nada Existe Aisladamente”, el grupo Avalancha y David Añiñir, poeta mapurbe, se hacen presentes en el cierre del segundo capítulo de esta noche con “Ha Vuelto A Pasar”. La intensidad de esta canción se acrecienta con los versos urgentes del poeta, con su entrega nerviosa, enfática y compleja, buscando los recovecos del ritmo para no conflictuar a la canción, y así enriquecerla. Luego toma la trutruka para formar parte del sonido, porque sí, nada existe aisladamente y el mensaje de Añiñir es uno en el que la conexión entre la gente es fundamental, algo que CAF aplicó con maestría en una noche de lanzamiento llena de generosidad.

Parecía que luego de esto el show se acabaría o contaría con un encore simple, pero con la sucesión de las canciones se vería que este era un tercer acto donde la banda quería dar una pincelada a través de su catálogo, desde “Pájaros En Contra” en adelante. This is not about an álbum. Y es cierto, se trata de una carrera, coronada por un disco que referencia a la naturaleza humana, a la naturaleza muerta, y también a la naturaleza de las máquinas disponibles. “Ya Perdimos La Paciencia” dice que “tenemos un propósito en común: aprender a crecer”, y esta canción es premonitoria de lo que sería CAF. Eso se nota con la composición inmediatamente consecutiva, “Exterior (Parte I)”, de “Elipse” (2017), disco sin canciones, sino que con movimientos y partes, desde la obsesión con el número 3 que quizás un show en tres actos sigue recogiendo, con maestría, por “la necesidad de compartir un mensaje” que todavía tiene mucho por resonar.

Síguela” y “III” prendiendo la mecha cerrarían un show implacable en sus ambiciones y sus posibilidades, valorando cada remoto rincón de esa exploración que, como pocos, logra Cómo Asesinar A Felipes. “Nada Más, Nada Menos” sería el verdadero encore para cerrar con broche de oro, como se merece esta trayectoria como pocas. “Lengua de doble filo en contra rebota, te habla el corazón y te quema la boca”, dice otra gran composición de CAF, y es que es difícil mantener este nivel y hacer lucir como si fuera fácil.

Podría parecer que los parabienes hacia Cómo Asesinar A Felipes son repetidos y casi por añadidura, pero lo cierto es que, como pocos, el quinteto consigue mantenerse en alza, en una operación compleja aunque exitosa en cada paso que dan, y tras la hora y cuarenta y cinco minutos de experiencia en Sala Metrónomo, lo cierto es que, si ellos son como tú, el peor ejemplo, entonces que así sea, tal como dice la banda chilena de la década.

Setlist 

  1. Formo Parte De Un Engaño
  2. Ya Llegó
  3. Caen
  4. Alerta Roja
  5. Influencia
  6. La Verdad Fundamental
  7. Días Oscuros
  8. Adaptarse, Cambiar O Desaparecer
  9. Disparan (Fill The Skies)
  10. Los Misterios De La Naturaleza
  11. Busca La Paz
  12. Nada Existe Aisladamente
  13. Ha Vuelto A Pasar
  14. Pájaros En Contra
  15. Ya Perdimos La Paciencia
  16. Exterior (Parte I)
  17. Síguela
  18. III
  19. Nada Más, Nada Menos

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Everything Not Saved Will Be Lost Everything Not Saved Will Be Lost
DiscosHace 1 día

Foals – “Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1”

Foals aparece este 2019 como si estuviera indagando en su propia capacidad de lograr una atmósfera íntima, pero también llena...

False Alarm False Alarm
DiscosHace 2 días

Two Door Cinema Club – “False Alarm”

Con una portada azul eléctrico, que luce como si hubiese sido diseñada para adornar un disco de Pet Shop Boys,...

Gold & Grey Gold & Grey
DiscosHace 3 días

Baroness – “Gold & Grey”

Durante la segunda mitad de la década pasada, Baroness sonaba como una de las agrupaciones responsables de llevar el relevo...

Western Stars Western Stars
DiscosHace 1 semana

Bruce Springsteen – “Western Stars”

Dicen que la sabiduría popular prueba ser más cierta que cualquier ciencia exacta. Hay gente que sostiene firmemente que el...

Let’s Rock Let’s Rock
DiscosHace 1 semana

The Black Keys – “Let’s Rock”

Después de cinco años fuera del radar, el dúo de Ohio vuelve a la carretera con un nuevo disco de...

Designer Designer
DiscosHace 1 semana

Aldous Harding – “Designer”

La escena del indie actual no es la misma que aquella en la que Aldous Harding debutó con su LP...

Help Us Stranger Help Us Stranger
DiscosHace 2 semanas

The Raconteurs – “Help Us Stranger”

Un intermedio de once años entre un álbum y otro parece un tiempo muy largo, pero para The Raconteurs fue...

It Won/t Be Like This All the Time It Won/t Be Like This All the Time
DiscosHace 2 semanas

The Twilight Sad – “It Won/t Be Like This All The Time”

Pareciera ser que la discografía de The Twilight Sad es más extensa de lo que parece, pero con cinco títulos...

Anima Anima
DiscosHace 2 semanas

Thom Yorke – “Anima”

Si Thom Yorke ha sido capaz de entregar trabajos tan buenos con Radiohead y como solista, un nuevo álbum de...

Morbid Stuff Morbid Stuff
DiscosHace 3 semanas

PUP – “Morbid Stuff”

En tiempos donde las bandas underground tienen un espacio mucho más amplio, gracias a distintas plataformas digitales que se convierten...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: