Contáctanos

En Vivo

Slayer: El mismo y viejo Slayer

Publicado

en

Se hace difícil esperar una sorpresa por parte de Slayer a estas alturas. Todos sabemos a lo que vamos: thrash metal frenético y endemoniado, una tormenta de clásicos, la actitud de “tata buena onda” del siempre sonriente Tom Araya, y la potencia de una banda que se ha mantenido fiel a su estilo, por sobre todas las cosas.

Eso es, en términos bastante simples, Slayer, que en su quinto retorno al país y a poco más de un año de su última dupleta de presentaciones en escenarios locales, trajo consigo el averno que hemos aprendido a abrazar y a celebrar como una tradición más de nuestra dilatada historia rockera. El infernal cuarteto compuesto por Tom Araya, Kerry King, Dave Lombardo y Gary Holt, quien se mantiene cuidando el puesto de Jeff Hanneman mientras se recupera lentamente de la fulminante fascitis necrotizante que lo ha mantenido alejado de los escenarios hace ya dos años, estaba de vuelta tal como los recodamos desde su ultimo concierto: potentes e implacables. “El mismo y viejo Slayer” nos adelantaba Dave Lombardo en la entrevista que nos concedió hace un par de semanas, cuando se refería al show que íbamos a poder presenciar en esta primera jornada de Maquinaria Festival 2012. Y es al mismo y viejo Slayer al que nos pudimos encontrar en esta noche apocalíptica, en el escenario más masivo al que se ha enfrentado el grupo de California en nuestro país, y que poco pudo hacer ante el azote de una de las bandas más importantes del metal mundial.

Pasados unos minutos de las 21 horas, el gran escenario principal se inunda en las tinieblas para recibir al reino de sangre. Antecedida por una introducción instrumental, “World Painted Blood”, tema que pone el titulo a la producción más reciente de los norteamericanos, es la encargada de abrir los fuegos, arrastrando a todos los metaleros que se congregaron para ver a los hermanos Cavalera y a la banda de Anton Reisenegger a formar el gran mosh de la noche, que por obra de la gran batería de éxitos que Slayer tenía preparada para esa noche, jamás se detuvo.

El gran clásico de la nueva era de Slayer, “Disciple”, ponía a todo el mundo a clamar blasfemamente “God hates us all, God hates us all!”, marcando la primera pausa del concierto, el que se extendió gracias los cánticos de la fanaticada que ya coreaba al unísono “chileeeno”. Tom Araya preguntaba en español si estábamos listos para volvernos locos, la respuesta, lógicamente, fue positiva y con todo caía “War Ensemble”, canción que ocupa sagradamente el tercer lugar en cada uno de los setlist del grupo, con el objetivo de reventar cabezas de la mano de uno de los hits obligados de “Seasons In The Abyss” (1990). Si el año pasado tuvimos a “The Antichrist” y “Black Magic” como los cortes encargados de recordar el debut del grupo, “Show No Mercy” (1983), ahora era “Die By The Sword” la más heavy del conjunto y sirviendo como una especie de relajo antes de seguir con un clásico infaltable en cualquier concierto de Slayer: “Chemical Warfare”, momento en que los focos teñían de verde radiactivo al escenario y al caos que se desataba en la cancha, entre polvareda y puños.

“Hate Worldwide” traía a la palestra lo más reciente de la banda, en otra de “World Painted Blood” que se hacía su espacio dentro del repertorio para mostrar al Slayer más actual. Los clásicos estaban a la orden del día, con la oscura melodía de “Mandatory Suicide”, y la dupleta mortal extraída del disco “Reign In Blood” (1986), compuesta por “Altar Of Sacrifice” y “Jesus Saves”. Violencia pura entre dos canciones que no conocen de pausas y demuestran el lado más extremo de la agrupación.

Extenuados pasamos a los pasajes enigmáticos del viejo Egipto con “Seasons In The Abyss”, momento que sirve para escuchar la parte más virtuosa de la banda, sin dejar de derrochar energía obviamente, pero apreciando el arte detrás de la agresión constante que significa un concierto de Slayer. Llega “Hell Awaits”, haciendo justicia al nombre, su infernal introducción nos conduce al interior del averno, a pesar de que hubo un par de problemas con Tom Araya quien, al parecer, tenía un problema con alguien del público, ya que no dejaba de apuntar a la muchedumbre, dejando pasar un par de estrofas ante el altercado. Un par de miradas de advertencia por parte del chileno, y el Apocalipsis se desataba con “Postmortem”.

Luego de tanto éxito, “Snuff” queda un poco fuera de contexto, quizás por su corta edad dentro del catálogo de la banda, pero lo cierto es que no logra despertar las mismas pasiones que “Angel Of Death”, la gran cortina de cierre de cualquier concierto de Slayer, aquí nos lleva al encore, que puso la lapida final a una presentación devastadora. “South Of Heaven” avanza sinuosa como una oscura pesadilla que envuelve a todo el recinto, y cuando todos pensaban que la siguiente parada sería “Raining Blood”, la velocidad de “Silent Scream” se apodera del escenario para ser secundada por la siniestra “Dead Skin Mask”. La responsable de cerrar la presentación, fue “Raining Blood”, cuya filosa melodía a dos guitarras, se transformaba en la alarma que ordenaba a todo el mundo a hacerse pedazos en los últimos minutos de Slayer en Maquinaria Festival. Tom Araya agradecía por todo en español, mientras el foco iluminaba el pecho de su polera, donde se puede apreciar el logo de la agrupación, intervenido por los colores patrios.

Como no podía ser de otra forma, Slayer llegó y cumplió a cabalidad. Aquí no hay necesidad de grandes matices, ni de cambios de registro para seguir cautivando a la audiencia. Slayer es el mejor en lo que hace, y aunque los años y los problemas de salud traten de detener al cuarteto, su estampa sigue más viva y brutal que nunca. Dave Lombardo nos lo advirtió, “The same old Slayer” estuvo en Maquinaria Festival para recordarnos que el reino de sangre seguirá siendo soberano en la basta tierra del metal.

Setlist

  1. World Painted Blood
  2. Disciple
  3. War Ensemble
  4. Die By The Sword
  5. Chemical Warfare
  6. Hate Worldwide
  7. Mandatory Suicide
  8. Altar Of Sacrifice
  9. Jesus Saves
  10. Seasons In The Abyss
  11. Hell Awaits
  12. Postmortem
  13. Snuff
  14. Angel Of Death
  15. South Of Heaven
  16. Silent Scream
  17. Dead Skin Mask
  18. Raining Blood

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Praxila Larenas y Sebastián Rojas

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. pancho quevedo

    14-Nov-2012 en 10:53 pm

    Que lamentable que una manga de pendejos ineptos que dirigen una productora, le falten el respeto al publico chileno y sobretodo una de las bandas mas importantes de todos los tiempos.
    Gracias a uds, chile quedo por el piso como destino para bandas importantes

  2. harold

    14-Nov-2012 en 11:03 pm

    xuxa, taba bueno el comentario hasta que empece a leer nombre de temas que no tocaron, al parecer aplicaron setlist.fm y unieron los nombres con ingenio, weeeno

    • harold

      15-Nov-2012 en 9:55 pm

      ya lo editaron, que rapidez!

Responder

En Vivo

P.O.D. + Alien Ant Farm: Poderosa nostalgia

Publicado

en

P.O.D. y Alien Ant Farm en Chile 2017

El nombre del evento dejaba bastante claras las intenciones de este show doble. “Back To School” reunió en Club Blondie a dos bandas norteamericanas que vivieron su época de gloria a principios de este milenio, agrupaciones que, a pesar de seguir lanzando material nuevo hasta nuestros días, son sinónimo de un sonido que pertenece al pasado, a los recuerdos de una generación que ya se acerca –o derechamente ya se encuentra– en la treintena de sus vidas. Porque, a diferencia de grandes del estilo tales como Linkin Park, System Of A Down, Korn o Deftones, P.O.D. y Alien Ant Farm siempre fueron nombres de segunda fila, logrando altos puestos en los rankings con sus sencillos más populares, pero sin poder consolidarse o trascender en el tiempo para salir del lote y transformarse en números que pudieran valerse por sí mismos sin tener que relacionarlos a un género y a una época en particular, en este caso el nü metal, estilo que hace rato dejó de ser el sonido predominante en el rock mundial.

Teniendo en cuenta lo anterior, esta velada se transformó en un verdadero viaje al pasado, lleno de energía y pasajes entrañables, pero, sobre todo, nostalgia por los tiempos que ya no están. Si fueron mejores o no que el presente, eso ya es tema de cada persona que se hizo presente en el concierto de anoche, pero lo cierto es que todos los que estuvimos saltando entre la multitud que se congregó en la Blondie regresamos al colegio.

El cuarteto de California, Alien Ant Farm, abrió los fuegos con un espectáculo impecable, cuyas mayores virtudes fueron un sonido sólido y un set breve que reunió las canciones más conocidas de su repertorio, dando pie a una presentación que mantuvo la vara alta en todo momento y cumpliendo con aquellos que compraron su entrada para ver exclusivamente a los estadounidenses. “Courage”, “Forgive & Forget” y “Movies” formaron la triada inicial en el setlist, provocando los primeros saltos y cánticos desde la pista de baile.

Dryden Mitchell, frontman de la agrupación, animaba al respetable en un español bastante básico, pero haciéndose entender lo suficiente como para que su esfuerzo fuera valorado por la fanaticada, que lo secundó en cada una de sus intervenciones, donde hubo más alusiones al pasado, rememorando los años en que MTV transmitía videos musicales y su participación en la banda sonora de la serie de videojuegos “Tony Hawk Pro Skater”. El resto de sus compañeros estuvieron precisos en su performance y temas como “These Days”, “Tia Lupe” o la agresiva “Wish” –provocando el primer gran mosh pit en la Blondie– lucieron poderosas versiones en vivo.

Otro gran momento de la actuación de Alien Ant Farm fue la interpretación de “Attitude”, canción que Mitchell dedicó a su madre y que, en su sección final, incluyó la melodía en guitarra de “In The End” de Linkin Park, en lo que fue un pequeño pero noble gesto en memoria del fallecido vocalista Chester Bennington. Para cerrar su actuación, “Smooth Criminal”, el cover de Michael Jackson que hizo famosa a la banda alrededor del mundo, puso a bailar y cantar a todo el lugar en los últimos minutos de los norteamericanos en Chile, finiquitando un espectáculo preciso, que dejó contentos a todos los asistentes, quienes quedaron con los ánimos a tope para recibir al segundo plato fuerte de la noche.

En su retorno a la capital, P.O.D. trajo un repertorio lleno de éxitos, elaborado con pinzas para satisfacer a sus fanáticos más veteranos. Abriendo su presentación con dos clásicos de antaño como “The Messenjah” y “Rock The Party (Off The Hook)”, el cuarteto de San Diego dejó en claro que iban a tirar toda la carne a la parrilla en su hora y algo más de show. Incluso si el sonido no los acompañó durante los primeros minutos de recital, con una guitarra a la que le costó agarrar presencia dentro de la mezcla, el público se plegó a la banda e hizo de cada corte una instancia para combatir sin piedad al centro de la pista. Siendo “Satellite” (2001) su disco más exitoso, P.O.D. puso énfasis en su cuarto larga duración y complementó el resto de la función con las canciones más destacadas de su discografía, donde pudimos escuchar algo de reggae, como ocurrió en “Ridiculous”, o pasar drásticamente al punk-hardcore durante el caos que armó “Revolucion”, una de las dos canciones más recientes en el catálogo del grupo que fueron presentadas anoche.

La fiesta se mantuvo en alto con hits como “Boom”, “Youth Of The Nation” –que contó con la colaboración de Dryden Mitchell en los coros– o la violenta “Southtown”, esta última siendo el pasaje más álgido de la jornada, con una pista atestada de cuerpos danzando y empujándose de un lado para otro. La postal era aún más asombrosa al notar que entre los contendores no había ninguna cara adolescente, sino que abundaban rostros de jóvenes-adultos, algunos conservando las pintas de quinceañeros, pero cuyas miradas denotaban el peso y el estrés de la “vida real”, lanzando puñetazos y cabeceando como si no existiera un mañana. Era real, estábamos de vuelta en el patio del colegio. “Alive” coronó el tramo final de la presentación, con una Blondie cantando a coro y un bis que remató la velada con “Satellite”, despidiendo definitivamente a Sonny Sandoval y compañía, bajando el telón del evento.

Finalizada la intensa jornada, camino a casa la sensación de estar regresando del colegio era inevitable. P.O.D y Alien Ant Farm forman parte de la banda sonora de las vidas de millones de personas alrededor del mundo. Independiente de que sus carreras no hayan alcanzado los estándares de referentes mayores del estilo, su legado está inmortalizado en los recuerdos de cada uno de los que anoche entonamos desde las entrañas clásicos como “Alive” o “Wish”. Este “Back To School” cumplió a rajatabla con sus intenciones y nos llevó a regocijarnos en la nostalgia, una nostalgia que no se siente kitsch o decadente, sino que, al contrario: más viva y poderosa que nunca.

Setlist Alien Ant Farm

  1. Courage
  2. Forgive & Forget
  3. Movies
  4. These Days
  5. Tia Lupe
  6. Attitude
  7. Glow
  8. Wish
  9. Sticks And Stones
  10. Smooth Criminal (original de Michael Jackson)

Setlist P.O.D.

  1. The Messenjah
  2. Rock The Party (Off The Hook)
  3. Ridiculous
  4. Boom
  5. Murdered Love
  6. Soundboy Killa
  7. Set It Off
  8. Kaliforn-Eye-A
  9. Youth Of The Nation
  10. Lost In Forever
  11. Will You
  12. Strength Of My Life
  13. Beautiful
  14. Revolucion
  15. Southtown
  16. Alive
  17. On Fire
  18. This Goes Out To You
  19. Satellite

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 21 horas

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 2 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: