Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Sigur Rós: Suspensión de la realidad

Publicado

en

El fenómeno ocasionado por Sigur Rós en Chile es algo que supera cualquier escepticismo, pues, claro, a muchos les costaría creer que una banda proveniente de Islandia goce de tamaña popularidad en un país tan lejano como el nuestro. Lo concreto es que esto es real, materializándose algo que por años fue la respuesta de la gente cada vez que alguna productora local esbozaba su característico “¿Qué banda les gustaría ver en chile este año?”. Sigur Rós siempre era la respuesta, por lo que el concierto que ofrecieron la noche del 24 de noviembre fue un éxito seguro desde su anuncio hace algunos meses. Con un Movistar Arena repleto, los islandeses por fin tuvieron su encuentro con el público chileno, entregando una presentación que superó con creces cualquier expectativa posible.

Desde el momento en que la banda apareció en escena, el cálido recibimiento de la gente fue algo que se sintió de inmediato, transformándose en cómplices de cada movimiento. Una tenue luminosidad mantenía a los músicos en las sombras, mientras la música se encargaba de hacer todo el trabajo desde el momento que comenzó a sonar “Á”, marcando el inicio de una travesía por los confines más recónditos de la vida misma, dominando todos los sentidos y llevando al público a un estado de suspensión de la realidad realmente hipnotizador, algo así como un trance sonoro en esta calurosa noche de noviembre.

La importancia de la voz de Jón Þór Birgisson, más conocido como “Jónsi”, toma una total relevancia en todas las canciones, debido al deseo de transformarla en un instrumento más. Una estrategia que funciona a la perfección y expresa muy bien su intención en canciones como “Glósoli” o las extraídas de “()” (2002), “Untitled #6 (E-Bow)” y “Untitled #7 (Dauðalagið)”, cantadas completamente en vonlenska, jerga inventada por la banda para darle un significado más interpretativo a sus canciones.

Como todo estado de trance, hay momentos de altos y bajos, con espacio para la emoción y el caos, pasando de uno a otro sin previo aviso. Así, el paso de “Óveður” a “Sæglópur” reflejó el verdadero sentido de esta presentación: explorar y liberar todas las emociones escondidas, aunque fuera por unos minutos. Entre lágrimas, gritos y muchos aplausos, el respetable se entregó en cada una de las canciones, disfrutando de varios puntos importantes dentro de la discografía de Sigur Rós, tales como “Ný Batterí” o la tremenda “Untitled #1 (Vaka)”, dos composiciones muy queridas por el público local, que se sintieron avasalladoras y muy consistentes, con un sonido que rozó la perfección durante todo el concierto.

Sumado a lo anterior, el implacable papel del bajista Georg Hólm –o “Goggi”, como es conocido– junto al baterista Orri Páll Dýrason, permitieron que esa aura post rock propia en el sonido de Sigur Rós alcanzara su cúspide con los envolventes sonidos de la instrumentalización. Luego de la interpretar “Varða”, el show llegó a su fin, pero el público quería más, gritando y aplaudiendo para animar a la banda a regresar al escenario. Sigur Rós cumplió, y lo hizo de la mejor forma posible con “Untitled #8 (Popplagið)”, el broche de oro en este eterno viaje sonoro, cerrando de una manera implacable una emotiva e hipnotizante velada. Una vez que los instrumentos dejaron de sonar, la banda nuevamente se marchó, volviendo unos minutos después sólo para despedirse, agradeciendo el cariño y la enorme entrega del público con su música.

En este mundo tan acelerado y agitado en que vivimos, siempre será valorable encontrar una instancia donde poder olvidar toda la vorágine que supone el día a día. Sigur Rós tiene la capacidad de lograr eso, de suspender la realidad y llevarnos hacia otro contexto fuera de lo terrenal, dejando de lado los diálogos y entregándose al poder de los sonidos. Resulta muy complejo poder redactar en palabras lo que se sintió durante el show, ya que fue una experiencia que necesita ser vivida para poder comprender todo lo que envuelve. Es sencillo decir que fue impresionante, demoledor y emotivo, pero esos calificativos se quedan cortos con lo que realmente sucedió. Es por eso que la banda hizo su presentación sin decir prácticamente ni una sola palabra. La música habló por ellos.

Setlist

  1. Á
  2. Ekki Múkk
  3. Glósóli
  4. E-Bow
  5. Dauðalagið
  6. Fljótavík
  7. Niður
  8. Óveður
  9. Sæglópur
  10. Ný Batterí
  11. Vaka
  12. Festival
  13. Kveikur
  14. Varða
  15. Popplagið

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

AniPower: Un gran homenaje a las emociones

Publicado

en

AniPower

Con el recuerdo aún fresco del tremendo show que fue Dragon Ball Rock Sinfónico en la Cúpula Multiespacio, ayer pudimos vivir el evento bautizado como AniPower, concierto ideado por la Power Up, orquesta argentina que se dedica a interpretar música de animé y videojuegos, donde repasaron un montón de series de origen asiático de la década de los 90, 2000 y también actuales, en el recital definitivo para cualquier fanático de la animación japonesa. Si bien, la concurrencia no fue en masa como ocurrió en el concierto dedicado a los Guerreros Z, los asistentes disfrutaron de un espectáculo completísimo, tanto musical como audiovisualmente, que no se sostuvo solamente en la nostalgia, sino que también en la celebración de un arte que nos ha entregado –y sigue entregándonos– un montón de grandes y épicas historias.

La orquesta comenzó a la segura con dos sandías caladas: el opening de Dragon Ball Z correspondiente a la saga de Majin Boo y el memorable opening de Digimon, este último despertando de inmediato las emociones del respetable, dejando el terreno preparado para la oleada de himnos que se vendrían en los próximos minutos. One Piece, Detetive Conan, Slam Dunk y Evangelion fueron alguna de las joyitas que despertaron la ovación del respetable.

El sonido era perfecto y la orquesta Power Up chilena que acompañó al proyecto en esta oportunidad ejecutó de maravilla cada uno de los cortes. El maestro de ceremonias, Mariano Cazorla, quien ha sido el responsable de transcribir todas las composiciones y convocar a los músicos de la orquesta, anunciaba cada composición con un comentario previo, muchas veces en tono de broma, como cuando estaban a punto de tocar el opening de Pokémon y declaró que la serie de los monstruos de bolsillo nos había enseñado que podemos capturar a nuestras mascotas y ponerlas a pelear con las de otros, sacando las risas del público. Qué duda cabe que la canción principal de las aventuras de Ash y Pikachu fue uno de los momentos álgidos de la jornada, y así también lo fueron cortes como el de Slam Dunk, Sailor Moon y Ranma.

Pero no sólo de canciones de apertura se sostenía el recital, sino que también tuvimos la oportunidad de escuchar extractos de la música incidental más recordada de las series, tales como el tema del Equipo Rocket en Pokémon, la música que acompañaba las intervenciones de Tuxedo Mask en Sailor Moon y una serie de endings de la saga Dragon Ball, Caballeros del Zodiaco o Digimon.

Los mejores momentos fueron aquellos donde escuchamos canciones de series clásicas que no son frecuentemente revisadas por este tipo de proyectos al no ser las más “populares”, como lo fueron Sakura Card Captor, Arale, Beyblade, Zenki, Mazinger Z o Los Súper Campeones. También hay que destacar la revisión de series más contemporáneas, como lo son Shingeki No Kyojin, u otras que provocaron los gritos de emoción de la fanaticada, como lo fue el opening de Fullmetal Alchemist.

Estas novedades son las que hicieron de este concierto un mar de emociones y recuerdos, algo que, lamentablemente, se pierde un poco al dedicar la última parte del show a repasar la música de Dragon Ball. Es cierto que la serie de Son Goku y compañía es considerada el anime más grande y popular de todos los tiempos, pero dedicar los últimos treinta minutos del set exclusivamente a ella hace perder esa magia y dinamismo que contiene el show en su primera parte. Sobre todo cuando todavía quedaban grandes nombres en el tintero como Yu-Gi-Oh!, Cowboy Bebop, o el más solicitado por la muchedumbre, Naruto.

Así y todo, con “Cha-La Head-Cha-La” y la repetición del opening de Slam Dunk solicitado por el público, Power Up dio por terminada su primera presentación en la capital, dejando a todo el mundo con una sonrisa de oreja a oreja y con la promesa de regresar con alguno de sus shows temáticos. Esperamos que la respuesta de la gente sea mayor en su retorno, ya que el espectáculo de los argentinos se lo merece. Evocando memorias y amor por aquellos dibujos animados que nos hicieron y nos siguen haciendo soñar, AniPower fue un gran homenaje a nuestras emociones.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 6 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 6 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 7 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 7 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 7 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 7 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 7 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 7 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 7 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Publicidad
Publicidad

Más vistas