Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Seether: En su estado natural

Publicado

en

Seether es una de esas bandas que, por alguna extraña razón, siempre ha tenido una cierta reticencia con el público sudamericano, contando sólo una visita a Brasil en sus más de quince años de vida. Y eso bien lo saben los fanáticos chilenos, que año a año habían visto cómo se diluían las posibilidades de tener a Shaun Morgan y compañía en nuestro territorio. Sin embargo, como dice el conocido proverbio: no hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague, y los nativos de Pretoria aterrizaban por primera vez en Chile para presentar su sexto álbum de estudio, “Isolate And Medicate” (2014). En un comienzo en lugar escogido para albergar el show de los sudafricanos había sido el Teatro La Cúpula del Parque O’Higgins, pero la baja venta de tickets obligó a trasladarlo al Club Chocolate, generándose con esto una total incertidumbre respecto a la calidad sonora que tendría la presentación, teniendo en consideración las limitadas características acústicas del recinto de Barrio Bellavista.

SEETHER CHILE 2015 01

Los encargados de calentar el ambiente fueron los nacionales de Temple Agents, quienes en directa complicidad con un respetuoso y eufórico público, ofrecieron una sólida presentación de treinta minutos, en los cuales mostraron su repertorio cargado al hard rock, dejando la mesa servida para el debut de los sudafricanos en nuestro país. A las 21:50 hrs. salen a escena los cuatro músicos que en la actualidad conforman a Seether, y lo primero que llama la atención es que Shaun Morgan no se ubica en el centro del escenario, como habitualmente lo hace el frontman, sino que delega este espacio al inquieto Dale Stewart. Al igual que en el boxeo, el primer round siempre es de estudio, y así queda en evidencia con “Gasoline”, donde el sonido se presenta un poco contenido, no alcanzando el equilibrio óptimo; pequeños detalles que rápidamente fueron depurados y que, a partir de ese momento, mostrarían el talento del cuarteto en toda su magnitud. Toda la potencia de la batería de John Humphrey marca la introducción de “Needles”, canción que muestra esa faceta cercana al metal alternativo que ha caracterizado a Seether en su segunda etapa de vida, y que inyecta buenas dosis de energía e intensidad a un público que ya está completamente entregado.

SEETHER CHILE 2015 02

El estrecho escenario pareciese hacerse aun más diminuto cuando lo contrastamos con la envergadura y trayectoria de Seether, quienes parecen no darle mayor importancia a la falta de comodidades y a elementos de apoyo como pantallas, en una muestra inequívoca de la confianza que tienen en su propio talento. El potente comienzo de “Rise Above This” hace explotar el Club Chocolate, en base a una dinámica melodía que permite apreciar la exquisita calidad vocal de Morgan, en líneas plagadas de sentimiento, que seguramente tienen el condimento emotivo de haber sido escrita para su fallecido hermano, Eugene, quién se quitó la vida en 2007 a raíz  de una fuerte depresión. La pausada melodía de “Driven Under” arremete con un sonido mucho más cercano al grunge, sobresaliendo la guitarra de Bryan Wickmann, quién a pesar de no ser un miembro estable, aporta con precisas secuencias que sugieren años de experiencia, además del bajo de Stewart, que suena certero y decidido. El beat de la batería marca el pulso de “Fine Again”, delegando el protagonismo en la trabajada voz de Shaun, que poco a poco va subiendo la intensidad, para llegar a su clímax en una excelente y completa instrumentación.

SEETHER CHILE 2015 03

Llega el turno de “Broken”, canción que sin duda marca el primer gran reconocimiento comercial de los sudafricanos, principalmente la versión remozada que aparece en el álbum “Disclaimer II” (2004), donde cuenta con la exquisita colaboración de Amy Lee, vocalista de Evanescence, y en ese entonces pareja de Morgan. El bajista se sienta y asume el control de la guitarra electroacústica para acompañar en solitario al vocalista, quien desde el principio contó con la colaboración de cientos de voces cantando al unísono, reflejando el fanatismo que despierta Seether. La banda se retira del escenario para dar paso al lucimiento personal de John Humphrey, quien se despacha un potente solo de batería, donde inclusive se da el lujo de cambiar las baquetas por sus propias manos, recibiendo como recompensa una cerrada ovación de parte de los fanáticos. El resto de los músicos regresan y rápidamente azotan con un combo conformado por dos canciones pertenecientes a su más reciente producción: primero con toda la fuerza de “My Disaster”, que destaca por la buena ejecución de cuerdas, y posteriormente con los precisos cambios de ritmo de “Words As Weapons”, donde la voz de Morgan sigue mostrándose muy bien cuidada.

SEETHER CHILE 2015 04

Un nuevo golpe energético llega de la mano de “Tonight”, que pone a todo el público a saltar mediante potentes ráfagas sonoras que recorren hasta el último rincón del recinto de Bellavista, resonando en cada vibra del cuerpo. La inconfundible textura country de “Country Song” y su característico riff de cuerdas, hacen que, casi en un acto reflejo, los fanáticos comiencen a apoyar con las palmas, para posteriormente mutar a sonidos mucho más duros y agresivos. Otra de las hermosas postales que dejará el paso de Seether por estas latitudes lo protagonizó Shaun Morgan, quien se quedó solo en el escenario para interpretar una versión semi acústica del éxito “The Gift”, donde lo que más llama la atención es que el paso del tiempo pareciese no haber hecho mella en la nítida voz del frontman, quien interpreta cada línea con absoluta perfección, robándose una lluvia de aplausos que cae desde todos lados. En un cambio diametralmente opuesto, el resto de la banda regresa para atacar con toda la potencia de “See You At The Bottom”, para luego bajar las pulsaciones con la reprimida “Save Today”, que sirve para tomar un respiro y afrontar la última parte del show.

SEETHER CHILE 2015 05

Los fanáticos, quizás presagiando el inminente desenlace, queman sus últimos cartuchos de energía saltando y cantando al ritmo contagioso de “Fake It”, donde el bajo suena perfecto y las cuerdas de Morgan y Wickmann complementan el cuadro. Aprovechando la excitación del momento, un devoto fanático se sube al escenario para sentirse más cerca de sus ídolos aunque sea por un par de segundos, siendo sacado rápidamente por personal de seguridad. El sonido de las palmas, y un juego de voces siguen generando un torbellino de buenas vibras, que a ratos amenaza con derribar el recinto. El cierre de la presentación llega de la mano del single “Remedy”, perteneciente a la placa “Karma And Effect” (2005), que ostenta el no despreciable mérito de haber superado el éxito de la reconocida “Broken”, catapultando el álbum a la posición N° 8 de la lista Billboard 200. Morgan no esconde su sobrecogimiento por la incondicional recepción del público chileno, y agradece a los fanáticos que debieron esperar por tantos años este momento. Una marea de cuerpos danzantes se desplaza de un lado al otro de la pista, y la creciente energía se ve truncada por un breve intermedio instrumental, que rápidamente retoma su curso para terminar con toda la fuerza del repertorio más potente de Seether, cerrando con esto el primer capítulo de un show que quedará en la retina como uno de los grandes eventos del año en curso, superando hasta los pronósticos más optimistas, en base a un sonido muy bien logrado y la voz inalterable de Morgan. Los músicos se despiden de los fanáticos y se retiran del escenario, dejando una sensación de absoluta satisfacción en cada una de las almas que fueron testigos de este esperado debut.

SEETHER CHILE 2015 06

Pocos pero buenos, esa es la descripción más exacta para definir a los fanáticos de Seether, quienes llegaron en un reducido contingente hasta el recinto de Barrio Bellavista, pero que se entregaron por completo desde el primer acorde, haciendo que la convocatoria pasara a un segundo plano y delegara el protagonismo en toda la energía, locura y devoción que despiertan los oriundos de Pretoria. Muchas veces se ha debatido –sin llegar a consenso- respecto al rol que cumplen los elementos anexos en una presentación, y qué tan importante se hace montar un show con abundantes juegos de luces, una gran escenografía y, en lo posible, mucha pirotecnia y efectos especiales, pero en lo que todos debiésemos estar de acuerdo es que nada de eso importa si la banda que está parada sobre el escenario no le pone sentimiento a lo que hace y no tiene la calidad musical que le permita prescindir de todos estos elementos adicionales. Esta noche, Seether dio una cátedra de simpleza, renunciando al camino fácil de las distracciones para centrarse en lo verdaderamente importante y primitivo: la música. Y es precisamente en este rubro que los sudafricanos se graduaron con excelencia, ofreciendo 90 minutos de sus grandes éxitos, interpretados con absoluta prolijidad y una entrega total. Quizás los liderados por Shaun Morgan merecían un marco de público más abundante y un recinto mucho más confortable, pero nada de eso importó, ya que durante largos pasajes del show el tiempo se detuvo, haciendo que cada momento rayara en la perfección.

Setlist

  1. Gasoline
  2. Needles
  3. Rise Above This
  4. Driven Under
  5. Fine Again
  6. Broken
  7. My Disaster
  8. Words As Weapons
  9. Tonight
  10. Country Song
  11. The Gift
  12. See You At The Bottom
  13. Save Today
  14. Fake It
  15. Remedy

Por Gustavo Inzunza

Fotos por Luis Marchant

Publicidad
8 Comentarios

8 Comments

Responder

En Vivo

The Offspring, Eterna Inocencia y BBS Paranoicos: Final de fiesta

Publicado

en

The Offspring

Es imposible no pensar en el contexto antes de plantearse cómo hablar de un show realizado en medio del avance del SARS-CoV-2, coronavirus que deriva en la enfermedad COVID-19, hoy una pandemia global. Es difícil no pensar en la ineptitud de las autoridades que, pese a la tardanza del virus en llegar a Chile, aún no toman las decisiones que podrían evitar un contagio a niveles terribles. Así, no es extraño que el show de The Offspring en nuestro país sí pudiera realizarse, aunque en la previa hubo múltiples cuestionamientos. La industria del entretenimiento está sufriendo en todo el mundo y, al final, este fue el último concierto quizás hasta cuánto tiempo más. Y eso está bien, y es lo correcto, por culpa de un virus que no ataca con fuerza a quienes van a eventos así, sino a los adultos mayores.

Sin embargo, este cierre de fiestas, pese a tener tanto en contra y tanto que analizar fuera del escenario, en el lugar donde la gente pone sus oídos, ojos, cuerpos y corazones, lo cierto es que presentó tres bandas que exploraron los lados más brillantes del punk, de todo lo que significa, ya sea el compromiso social –como hizo Eterna Inocencia–, con la rabia del pleno acto de vivir como hace BBS Paranoicos, o desde el lado de disfrutar el sonido como The Offspring. En una extraña burbuja con forma de cúpula como es el Movistar Arena, pudimos ver una comunidad unida, sin temores a una pandemia mundial. Y es que la fiesta fue completa para quienes asistieron, pese a la postal de personas con mascarillas (que se supone no sirven para enfrentar un posible contagio) o también las noticias que llegaban de la suspensión de múltiples eventos y actividades productivas del país, anticipándose a las autoridades, las grandes perdedoras de cualquier jornada en los últimos meses.

BBS Paranoicos abrió con puntualidad los sonidos a las 17:45 hrs., y lo hizo con “Sin Salida”, “Mis Demonios” y “La Rabia”, una triada que en poco más de cinco minutos dejó en claro el espíritu que inundaría la siguiente hora de música, que de forma exacta iba hilvanando canciones de furia, desesperanza o reafirmación del ser, como “Sanatorio”, “Mentira” o el hit “Ruidos”. En medio de eso, la gente saltaba al son de “el que no salta es paco” o de los gritos de “Piñera conchetumare, asesino, igual que Pinochet”. La banda respondía diciendo que era clave ir a votar, mientras lucían sus poleras negras con la leyenda “#APRUEBO” por delante, dejando su tradicional logo por la espalda.

Aunque el micrófono de Omar Acosta no tenía mucha claridad –algo que hacía que se perdieran parte de las letras–, la interpretación en todo sentido funcionaba perfecto. “Como Una Sombra” o “Calla y Espera” retumbaban mientras ya se pasaba de un millar a varios miles de personas en Movistar Arena. La parte de adelante fue siempre la más entusiasta y, aprovechando el espacio, incluso hubo un circle pit que probablemente contravino cualquier recomendación de distanciamiento social por el coronavirus, pero que a quienes estuvieron ahí no les importó. Igualmente, se hacía rara esa sensación de ver un show con tal nivel de compromiso social y, a la vez, notar que las ganas de formar parte del momento podían ser contraproducentes respecto a la salud pública. De todas formas, una hora después, tras el doblete entre “Irreparable” y “No Lo Veo Como Tú”, se cerró no sólo un show tremendo de BBS Paranoicos, sino también el inicio de esta extraña, pero potente jornada de punk.

La continuación no iba a ser menos fuerte con Eterna Inocencia. La banda argentina, que hace de la consigna social parte de las historias que cuentan, se atrasó cinco minutos de lo que supuestamente debía ser el inicio del show, aunque eso no mermó en la vibra de la gente o de los músicos. Nuevamente sería el micrófono del vocalista principal el que generaría problemas, esta vez dejando en un nivel más bajo del necesario a Guillermo Mármol, cuya labia es importantísima en cada track que se despachó, desde “Viejas Esperanzas” o desde “A Los Que Se Han Apagado…”. Lo más impactante de lo que hace el quinteto es cómo logran el sonido que tienen, que los acerca más a Bad Religion en la pulcritud que a conjuntos más desprolijos que ven en lo instrumental algo secundario. Sí, las letras y las convicciones de Eterna Inocencia son algo que los acerca al público y a una sociedad completa, con “La Risa De Los Necios” –dedicada al “cura obrero”, Mariano Puga– o “El Guardián” como ejemplos de ello. Pero también hay espacios como el instrumental después de “Le Pertenezco A Tus Ojos…” que dejan en claro cómo EI es muchísimo más en vivo que en estudio.

Episodio aparte fue el freno que la banda le dio al show por más de cinco minutos con el fin de que la gente amontonada dejara espacio para que atendieran a un chico que estaba con problemas de salud en la multitud. Cerrando con “Weichafe Catrileo”, canción inequívocamente destinada a la lucha en la que, pese al desvío lamentable que presenta la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, sin duda que continúa, y que tras más de una hora de fuerza escénica también se pudo compartir con las grandes letras e interpretación de una banda de punk que es mucho más que eso a estas alturas para sus fans en nuestro país.

Cuando el reloj marcaba las 21:00 horas en punto, el recinto bajaba sus luces y las trompetas características de “Pretty Fly (Reprise)” –canción que cierra el icónico “Americana” (1998)– daban inicio al número estelar de la jornada. Y es que, luego de la enérgica rendición de los clásicos “Americana”, “All I Want” y “Come Out And Play”, no cabía duda de que los fanáticos de The Offspring ansiaban un baño de nostalgia tras casi cuatro años de espera y del reagendamiento dado por la contingencia en el territorio nacional. El triplete, ovacionado y disfrutado por los presentes hasta con bengala incluida, dejó en evidencia el excelente estado de la banda gracias a una perfecta ecualización que reverberó sin problemas en el globo. Tras dicho inicio, Dexter bromeó que este sería “probablemente el último concierto en el hemisferio occidental” y que, a pesar de todo, no podían cancelar tan especial reencuentro. El vocalista finalizó su humorística intervención no sin antes recomendar evitar el contacto físico para prevenir cualquier contagio relacionado a la pandemia que acecha al mundo por estos días.

Pausando el repertorio típico por algunos momentos, el cuarteto estadounidense presentó “It Won’t Get Better”, una de sus más recientes creaciones, ante una respetuosa audiencia que apoyó con palmas cuando la canción y los músicos lo requirieron. Luego, volvieron al ruedo con “Want You Bad”, “Session”, “Original Prankster” y “Staring At The Sun”, hitazos que encendieron al público y lo llevaron a iniciar diversos –y poco recomendados– mosh pits a lo largo de la sección. La voz de Dexter merece mención aparte, pues, a pesar de los años, llega a los tonos requeridos por la selección y es capaz de interpretar con la fuerza que una agrupación de este estilo demanda. Al finalizar un diálogo que sólo The Offspring puede llevar a cabo a la perfección, haciendo chistes sobre cómo Dexter, aparte de ser el liricista principal de la banda, también tenía un doctorado en virología, llegando a la hora de los covers. Y es que, tal y como lo reconocieron en el escenario, no habría grupo sin Ramones o sin la influencia de los hermanos Young.

Una vez terminado el homenaje, los norteamericanos versionaron sus tradicionales “Bad Habit”, “Gotta Get Away” y una emotiva “Gone Away” en piano, la que demostró el correcto estado vocal de Holland y constituyó una mezcla perfecta entre aterciopelados tonos de sensibilidad y el estruendo característico de la banda hacia el ocaso del tema. Luego, los éxitos insignes de la banda “Why Don’t You Get A Job?”, que incluyó unas pelotas plásticas de colores para interactuar con los fans, “(Can’t Get My) Head Around You”, “Pretty Fly” y “The Kids Aren’t Alright” sentaron precedente de que la potencia del grupo sigue incólume tras 34 años de carrera. Hacia el epitafio del periplo, y a modo de encore luego de un par de minutos de reposo, retornaron al escenario para finalizar con dos clásicos y un inesperado tributo a Pennywise, quienes tuvieron que restarse del evento a última hora dada la alerta de salud mundial. Cerrando con “You’re Gonna Go Far, Kid”, “Bro Hymn” y “Self Esteem”, The Offspring le puso broche de oro a una icónica noche en Movistar Arena, lugar que marca un hito de masividad en la historia del grupo en cuanto a conciertos en nuestro país.

Tomando las palabras de Holland en los últimos minutos del show, es menester mencionar que este fue, probablemente, el bastión final en un largo tiempo de eventos masivos en la industria de la música en Chile y en occidente. Sin embargo, eso no fue impedimento para el disfrute de miles de asistentes que llegaron y lo dieron todo en un espectáculo que logró llevarse a cabo de manera perfecta, pese a todos los contratiempos y dificultades que surgieron. Ciertamente, resulta muy importante tomar las recomendaciones del vocalista antes de despedirse: “Cuídense, por favor. Hasta la próxima”. Un incierto cierre temporal para el showbiz musical que promete un “hasta luego”, pero que desconoce qué tan pronto se reactivará el flujo normal y necesario de adrenalina y fervor que solamente las melodías pueden proveer a los habitantes de esta tierra.

Setlist BBS Paranoicos

  1. Sin Salida
  2. Mis Demonios
  3. La Rabia
  4. No Siento Culpa
  5. Eterno Retorno
  6. Sanatorio
  7. Mentira
  8. Ruidos
  9. Corazón Al barro
  10. Tanto Insistir
  11. Daño Permanente
  12. Recuerdos
  13. Como Una Sombra
  14. Cristales
  15. Calla y Espera
  16. El Regreso
  17. Ausencia
  18. Irreparable
  19. No Lo Veo Como Tú

Setlist Eterna Inocencia

  1. Viejas Esperanzas
  2. Encuentro Mi Descanso Aquí, En Este Estuario
  3. A Los Que Se Han Apagado…
  4. Trizas De Vos
  5. Abrazo
  6. A Elsa y Juan
  7. La Risa De Los Necios
  8. El Guardián
  9. La Mentira Sin Fin
  10. Cuando Pasan Las Madrugadas…
  11. Hazlo Tú Mismo
  12. Cartago
  13. Sin Quererlo (Mi Alma Se Desangra)
  14. Cassiopeia
  15. Le Pertenezco A Tus Ojos…
  16. Puente De Piedra
  17. Nuestras Fronteras
  18. Weichafe Catrileo

Setlist The Offspring

  1. Americana
  2. All I Want
  3. Come Out and Play
  4. It Won’t Get Better
  5. Want You Bad
  6. Session
  7. Original Prankster
  8. Staring At The Sun
  9. Blitzkrieg Bop (original de The Ramones)
  10. Whole Lotta Rosie (original de AC/DC)
  11. Bad Habit
  12. Gotta Get Away
  13. Gone Away
  14. Why Don’t Get You Get A Job?
  15. (Can’t Get My) Head Around You
  16. Pretty Fly
  17. The Kids Aren’t Alright
  18. You’re Gonna Go Far, Kid
  19. Bro Hymn (original de Pennywise)
  20. Self Esteem

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Local Valley Local Valley
DiscosHace 6 días

José González – Local Valley

Los intercambios musicales entre distintas culturas siempre son bienvenidos, aunque hayan sido derivados de circunstancias aciagas, como tener que huir...

Superstate Superstate
DiscosHace 1 semana

Graham Coxon – Superstate

Lo de Graham Coxon es un ejemplo de aquellos artistas que, siendo parte de una banda de éxito masivo y...

Pilgrimage Of The Soul Pilgrimage Of The Soul
DiscosHace 2 semanas

MONO – “Pilgrimage Of The Soul”

En su último trabajo, MONO apuesta por subir el volumen. Los ocho tracks que contiene “Pilgrimage Of The Soul” proponen...

A Beginner’s Mind A Beginner’s Mind
DiscosHace 2 semanas

Sufjan Stevens & Angelo De Augustine – “A Beginner’s Mind”

Durante la última década, Sufjan Stevens ha musicalizado la visión apocalíptica del futuro con complejas composiciones sobre la desesperanza y...

HEY WHAT HEY WHAT
DiscosHace 3 semanas

Low – “HEY WHAT”

Pese a ser uno de los nombres insignes de ese ambiguo subgénero denominado slowcore, la banda Low jamás ha aceptado...

Senjutsu Senjutsu
DiscosHace 3 semanas

Iron Maiden – “Senjutsu”

Iron Maiden en su mejor forma. No hay otra manera de describir el trabajo que La Doncella logra con su...

Sometimes I Might Be Introvert Sometimes I Might Be Introvert
DiscosHace 4 semanas

Little Simz – “Sometimes I Might Be Introvert”

¿Cómo puede una voz introvertida alzarse ante las injusticias del mundo? ¿Cuáles son las herramientas de una persona tímida para...

GLOW ON GLOW ON
DiscosHace 4 semanas

Turnstile – “GLOW ON”

Es un hecho que no se puede reinventar la rueda, a nadie debería sorprenderle, pero tal vez sí se pueden...

Cool Cool
DiscosHace 1 mes

Colleen Green – “Cool”

Una caja de ritmos y una guitarra fueron suficientes para que Colleen Green llamara la atención en 2013 con “Sock...

Donda Donda
DiscosHace 1 mes

Kanye West – “Donda”

Donda West, la madre de Kanye, falleció en 2007 por complicaciones en una serie de cirugías plásticas. Hacia 2019, West...

Publicidad
Publicidad

Más vistas