Conéctate a nuestras redes
Judas Priest Judas Priest

En Vivo

Santiago Gets Louder meets Solid Rock 2018

Publicado

en

La discusión respecto a la percepción de una propuesta rockera en las últimas semanas ha rondado las visiones dispares sobre el álbum debut de Greta Van Fleet, con polaridades que ponen en un lado cómo un pastiche termina luciendo como un plagio, y por otro la defensa a ultranza del rock y lo poco que pareciera que va quedando. Al final, nada de eso es relevante porque el rock no está muriendo ni nada cercano a eso, y una banda sin identidad propia aparente tampoco es una amenaza tan grande, en especial cuando las “viejas glorias” siguen siendo capaces de entregar material fresco, convocando multitudes, sin traicionarse a sí mismas o a su público.

Este auspicioso panorama se puede desprender de la exitosa nueva versión de Santiago Gets Louder, esta vez en alianza con el festival Solid Rock que se realiza en Argentina y Brasil, derivando en un nombre compuesto que probablemente nadie mencionó completamente alguna vez, pero que trajo de regreso a nuestro país a dos nombres ampliamente queridos del rock, Judas Priest y Alice In Chains. Con un evento que terminó vendiendo todo el aforo de Movistar Arena, sin duda que el marco sería el preciso para tales bandas, en especial en el formato afable y muy ordenado de dos escenarios, uno dentro del Arena y otro fuera, con espacio amplio, pasto, árboles (aunque sean plátanos orientales) y una postal que se ve poco, como la de las barandas en las escaleras a las plateas alta y tribuna llenas de gente, como un teatro improvisado, realmente aportando a las imágenes que quedan del evento en sí.

TEMPLE AGENTS

Es en este espacio que comenzó el festival –que se caracterizó por una puntualidad extrema–, con el grupo nacional Temple Agents, uno de los créditos chilenos que más ha podido construir desde un hard rock que no por ser conservador es menos potente. Ale Solar es un frontman cuya voz se acomoda bien a riffs potentes o arpegios claros, y la onda que va poniendo es la precisa para una audiencia que se cuenta casi en miles ya a esa altura, pese a que faltaban horas importantes para los headliners.

A lo largo de 33 minutos (porque partieron a las 16:27), Temple Agents recorrió sus dos discos a la fecha, “Find The Place” (2014) y “Rise”, este último salido el 1 de enero de este año, y que fue el centro del show, mostrando la clara evolución del conjunto en tracks como “10 Years Ago” o “Listen What I Say”, dejando en claro que la abrasividad de los riffs es capaz de capturar atenciones y ganarle al viento que podría haber arruinado el sonido, pero que no alcanzó a generar mayores problemas. “Find The Place” fue la despedida para el cuarteto que dejó una muy buena impresión, y que fue una gran elección para iniciar la larga jornada.

BLACK STAR RIDERS

Concebidos como la continuación espiritual de los clásicos Thin Lizzy, con Ricky Warwick y Scott Gorham a la cabeza del proyecto, Black Star Raiders arribó al escenario principal con tres discos bajo el brazo, siendo el más reciente “Heavy Fire” (2017), registro con el que siguen dando la batalla erigiendo la bandera del hard rock. El quinteto de raíces irlandesas lo dio todo en una hora de espectáculo, donde lograron ganarse al público y mostrar lo mejor de su repertorio, incluidos un par de covers de Thin Lizzy.

Canciones como “All Hell Breaks Loose”, “Kingdom Of The Lost”, junto a las reversiones de “Jailbreak” y “The Boys Are Back In Town”, fueron de lo más destacado de la banda, que cerró su set con la canción “Bound For Glory”, cumpliendo con un show potente, pero que se queda demasiado estancado en una fórmula añeja sin mostrar nada nuevo y, teniendo en cuenta que se trata de una banda aparte a Thun Lizzy, su propuesta en vivo se siente como un tributo a la nostalgia que no calza con el espíritu juvenil y enérgico del conjunto. En fin, cumplieron y el público disfrutó de la música y eso parece ser suficiente.

RECRUCIDE

Si alguien se había alcanzado a relajar o creía que el metal estaba ausente, Recrucide llegó para patear la cama y brutalizar los oídos desde las 17:29 hrs. con un sonido compacto y agresivo, tratando de sacarle todo el partido posible a la media hora que tenían. Concentrando el setlist en “The Cycle” –ese excelente disco que sacaron en 2017–, se lograban ver las cabelleras volando al ritmo del cabeceo, o las mismas cabezas tratando de seguirle la pista a los bombos de Guillermo Pereira, que en todo momento fueron frenéticos y a prueba de metrónomos.

Rodrigo Zepeda ponía intensidad en su voz y distorsión en su bajo, y sólo hubo pausas para agradecer a la gente por llegar temprano y también para presentar una sorpresa, un cover de “Mambo de Machaguay” de Los Jaivas, en clave casi imperceptible respecto a la original por la rapidez dispuesta, pero al mismo tiempo con ese ánimo y energía para impulsar que todo el mundo lo pase bien que tiene esa canción. Ese fue el objetivo de Recrucide –además de ser los representantes del metal más brutal–, con una capacidad de armar un show que pase por encima de todos y todas con un sonido excepcional y una pulcritud que muchos se la querrían. Un lujo para el metal nacional.

CRIMINAL

Los dirigidos por Anton Reisenegger fueron el último número en presentarse en el escenario secundario del recinto. El cuarteto nacido en Chile y actualmente asentado en Inglaterra, sigue haciendo historia como una de las bandas más importantes del estilo que ha salido de nuestras tierras, y en la tarde de ayer mostraron todo su poderío en 45 minutos de thrash metal a la vena. Frente a un público fiel y enérgico, Criminal fue la antesala perfecta para los dos platos fuertes de la jornada.

Down Driven”, extraída de su último disco “Fear Itself” (2016), sumada a clásicos como “Slave Master” o “Victimized”, fueron de lo más destacado del show, donde el mosh pit se mantuvo activo de principio a fin. Las palabras de agradecimiento a la concurrencia de Reisenegger entre canciones, fueron las únicas pausas que conoció la breve presentación. “El Azote”, “Aquelarre” y “New Disorder” pusieron fin a la actuación de Criminal, quienes se bajaron del escenario como los grandes que son.

ALICE IN CHAINS

Los headliners eran esperados por todos, y eso quedó claro cuando la Arena se repletó para ver a Alice In Chains, que, como fue la tónica, comenzaron un par de minutos antes de la hora convenida, con unos toques de la tecla Mi Mayor de un piano, que podría recordar a “Runaway” de Kanye West o “Welcome To The Black Parade” de My Chemical Romance, pero que en verdad eran referencias al soundtrack de “The Shining”, para de inmediato pasar a “Check My Brain”, ese track que trajo de regreso a AIC luego de muchos años, luego de muchas dudas, luego de la muerte de Layne Staley y también de toda una forma de sentir para la banda. Una transición potente, entretenida, despreocupada, con tanta confianza, que seguir adelante sale simple y ahí está la fortaleza de cómo el legado anterior puede verse fresco al interactuar con los tres discos que ya ha editado la agrupación tras su reunión.

El público chileno no necesita de nostalgias cuando se trata de Alice In Chains, y las canciones nuevas son igual de bien recibidas que las antiguas, como pasó con “Again” y “Never Fade”, pero por supuesto que los karaokes colectivos se exacerbaron en momentos como “Them Bones” o la sorpresiva “Heaven Beside You” porque los recuerdos están, y para muchos cantar “Down In A Hole” a garganta expuesta es parte de un ejercicio de comunión o de liberación. Sea cual sea el estilo, un concierto siempre trae esas imágenes de devoción y felicidad, de emoción sin par, donde todos están en el mismo espacio con la misma música.

El único problema con el show fue el mal manejo del rebote en el sonido, que hacía que todo se escuchara con cierto grado de eco, algo que recién se controló por completo cuando la banda hizo “No Excuses”. Otra cosa medio difícil de comprender era el trabajo visual, porque a veces la iluminación mostraba un camino y en otros casos las pantallas eran protagonistas, no con una completa coherencia en esa materia, que podría haber complementado aún mejor el show.

Aún así, es innegable que la banda sonó como la unidad bien compactada que es hoy y que William DuVall ya no es el “reemplazante” de Wayne, sino que se ha ganado un espacio en el corazón de los fanáticos, algo complementado con la comunicación que generaba desde el escenario, tratando de tirar frases en español, sin esa mirada corporativa que muchos tiran cuando usan ese recurso, sino con genuina intención, en tanto que Jerry Cantrell también daba las gracias y se remitía a ser ese guitarrista cuyos riffs han creado tanta memoria para sus fans.

La etapa actual de AIC es mucho más cruda y mucho más potente en sus sonidos, como se nota en la durísima “Stone” o en “The One You Know”, primer sencillo de “Rainier Fog”, disco lanzado hace algunas semanas que era la excusa para el tercer reencuentro de Alice In Chains con el público chileno, uno que no sólo quería crudeza, sino también ternura como la que destila la sensible “Your Decision”, que fue coreada como si fuera un clásico. Y la banda se sintió tan cómoda, que en vez de salir del escenario y destinar luego el encore, siguieron ahí para no interrumpir la energía del show. El trío final con “Got Me Wrong”, “Would?” y “Rooster” no sólo fue perfecto, sino también daba cuenta de cómo la gente se dejó llevar a través de un setlist que sonó fresco, con la fuerza de hoy, sin olvidar a Layne, en casi noventa minutos de un gran espectáculo.

JUDAS PRIEST

Con poder de fuego retornaron los ingleses a nuestro país, de la mano de uno de los shows más poderosos de los que han dado por estas tierras. Porque Judas Priest no sólo se las arregló este año para lanzar uno de los mejores discos de su holgadísima carrera, el notable “Firepower”, sino que también para llenarse de energía y volver con una performance donde destacó el desempeño del incombustible Rob Halford y el de Richie Faulkner, guitarrista que ha tomado un rol protagónico luego de que Glenn Tipton se viera forzado a abandonar el quinteto luego de que se le diagnosticara Parkinson y tuviera que ser relevado en el escenario por el productor Andy Sneap.

Faulkner pasó a ser definitivamente el segundo hombre sobre el escenario, llevándose casi la totalidad de los solos y compartiendo junto al Metal God la tarea de dirigir el gran espectáculo de los británicos. Y por mucho que se eche de menos la presencia de Tipton, hay que admitir que esta formación de Judas Priest es explosiva y nos entregó un espectáculo memorable.

Además de los sencillos más destacados de su nuevo álbum, el conjunto desempolvó material de su época setentera y de los primeros años de los ochentas, para dar forma a un repertorio dinámico y preciso. “The Ripper”, “Desert Plains”, “Running Wild” y “Grinder” sorprendieron en la primera parte del concierto, clásicos que hacían su debut en nuestro país en una jugada que es de valorar, ya que Judas Priest siempre se preocupa de complacer a sus fans refrescando su set agregando joyitas como las presentadas anoche en su espectáculo. Los clásicos no podían faltar y con gran entusiasmo fueron disfrutados cortes como “Turbo Lover”, “Painkiller”, “Breaking The Law” y “Freewheel Burning”, otro los grandes hits que hizo su debut en Chile.

Living After Midnight” dio por finalizada la fiesta en el Movistar Arena, con un recinto a tablero vuelto disfrutando de la explosión de metal de Judas Priest. Así finalizaba otra jornada memorable de música en vivo, donde el rock, el grunge y el metal unieron fuerzas para hacer vibrar a miles de fanáticos que se dieron cita en este Santiago Gets Louder Meets Solid Rock. Esperamos revivir la experiencia el próximo año, a ver con qué nos sorprenden, ya que este 2018 dejó la vara bien alta.

Setlist Alice In Chains

  1. Check My Brain
  2. Again
  3. Never Fade
  4. Them Bones
  5. Dam That River
  6. Hollow
  7. Heaven Beside You
  8. Down In A Hole
  9. No Excuses
  10. Stone
  11. We Die Young
  12. Your Decision
  13. Angry Chair
  14. Man In The Box
  15. The One You Know
  16. Got Me Wrong
  17. Would?
  18. Rooster

Setlist Judas Priest

  1. Firepower
  2. Running Wild
  3. Grinder
  4. Sinner
  5. The Ripper
  6. Lightning Strike
  7. Desert Plains
  8. No Surrender
  9. Turbo Lover
  10. The Green Manalishi (With The Two Prong Crown) (original de Fleetwood Mac)
  11. Night Comes Down
  12. Guardians
  13. Rising From Ruins
  14. Freewheel Burning
  15. You’ve Got Another Thing Comin’
  16. Hell Bent For Leather
  17. Painkiller
  18. The Hellion
  19. Electric Eye
  20. Breaking The Law
  21. Living After Midnight

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Ilegales: El rock es un oficio exigente

Publicado

en

Ilegales

Es sabido que durante la década de los ochenta se desarrolló un importante movimiento de rock hispanoparlante en Sudamérica; “rock latino” se le llamó acá, sin embargo, lo cierto es que este fenómeno también abarcó otras latitudes. Desde la vereda más callejera, España fue testigo del denominado “rock urbano”, donde Ilegales figura entre sus nombres emblemáticos. Enmarcados en una nueva fecha del Outsider Festival –que a principios de año también trajo a The Adicts–, los españoles volvieron a Santiago para presentar su nuevo material, “Rebelión” (2018). Marcado por una larga espera, y un Club Blondie a lleno total, Ilegales presentó un show implacable, demostrando con certezas absolutas que, pese a los años, gozan de muy buena forma.

Diecisiete años tuvieron que pasar para que concretaran su retorno a Santiago. Casi dos décadas de ansiedad que ya se hacían sentir en las afueras de Club Blondie, donde los fanáticos comenzaban a agolparse varios minutos antes del show. Con puntualidad perfecta, la banda local Plan 7 dio inicio a la jornada, ofreciendo un sonido rockabilly que hizo bailar al público para ponerlo a tono de lo que se avecinaba después.

Interpretando un repertorio que fue cantado por los asistentes, los locales cerraron un show sólido, incluyendo un par de covers de dos bandas insignes del rock & roll sudamericano. Primero con “Amazona”, original de los porteños Los Blue Splendor, y “Demolición” del conjunto limeño Los Saicos, famosos por su rock salvaje y pioneros en este lado del continente. Luego de un show impecable, el público estaba preparado para recibir al plato principal de la noche.

Cuando una fecha levanta altas expectativas, entregar un show de calidad es un requisito obligatorio. Conscientes del contexto que los convocaba, Ilegales no dejó al azar ningún minuto de su presentación. Desde la heroica entrada, acompañados por “La Danza De Los Caballeros” del compositor Sergei Prokofiev, hasta la incesante carga de canciones que dio inicio con “Stick De Hockey”, el conjunto español ejecutó con prolijidad su extenso repertorio. “No Tanta, Tonto” fue la primera muestra del material de “Rebelión”, para luego dar paso a otro de sus clásicos con “Qué Mal Huelen Los Muertos”. Marcando una de las pocas pausas que tuvo el show, Jorge Ilegal saludó a los fanáticos y les recordó que la banda cumple su palabra: prometieron volver a Chile hace más de diez años, y por fin saldaron su deuda pendiente. Para continuar con el baile, “Hola Mamoncete” y “Ella Saltó Por La Ventana” desataron la algarabía en el recinto.

Bajando un poco en lo rítmico, mas no en lo lírico, “Suicida” y “Suena En Los Clubs Un Blues Secreto” hicieron cantar a los asistentes, dando cuenta que no hubo ninguna canción –dentro del extenso repertorio de casi 40 temas– donde no se escuchó al menos un fanático seguir la letra. Además de ofrecer una propuesta que bebe tanto del rock & roll como el punk, las letras son el elemento que le da a Ilegales una categoría superior. Con ingenio y un sentido del humor particular, canciones como “Agotados De Esperar El Fin” y “Todo Lo Que Digáis Que Somos” daban cuenta de esta actitud que no busca ser amable, sino que, por el contrario, enaltece una visión decadente y pesimista del cotidiano, y que, aun así, no se niega a bajar los brazos.

Desprendiéndose levemente de la arista rockera, el conjunto español se sumergió en una de sus composiciones más oscuras con “Yo Soy Quien Espía Los Juegos De Los Niños”, en un momento que rodeó a Club Blondie de un ambiente nostálgico y reflexivo. Luego de este episodio más pausado, el público volvió a bailar con “Si La Muerte Me Mira De Frente Me Pongo De Lao” y “Ángel Exterminador”. Fue en este momento cuando el bajista de la banda, Willy Vijande, se molestó por el excesivo uso de flashes de los teléfonos, un tema que ya es frecuente en los conciertos y es material de debate en distintos círculos musicales. Luego que Jorge pidiera con mayor sutileza el uso discreto de celulares, “Revuelta Juvenil En Mongolia” marcó uno de los momentos donde el ritmo acelerado desató el lado más salvaje de los fanáticos, generando un mosh que luchaba por abrirse paso en un Club Blondie atiborrado.

Decir las cosas tal cual las piensan, forma parte del encanto de la banda. Así quedó demostrado cuando Jorge aseguró sin escrúpulos que el rock es un ejercicio de arrogancia, y quién lo niegue seguramente está mintiendo. Ocasión elocuente para interpretar “Regreso Al Sexo Químicamente Puro”, cuya letra refleja precisamente las actitudes hipócritas y la falsa modestia. Como un segundo episodio más cercano a lo oscuro, “La Casa Del Misterio” dio cuenta de la habilidad de los españoles por ejecutar de manera eficiente el rock en el amplio concepto de la palabra, paseándose por sus diferentes variantes.

Ya acercándose al cierre, “La Chica Del Club De Golf” marcaba la última seguidilla de un repertorio que parecía infinito. “Si No Luchas Te Matas” planteó la filosofía tozuda de la banda, mientras que “Soy Un Macarra” despedía la noche en uno de los momentos más significativos, donde, luego de presentar al conjunto, Jorge Ilegal se describió como un tipo que se parece a todos y cada uno de los asistentes. Una persona común que, consciente de sus defectos, lucha constantemente contra sí mismo, sin embargo, algunas veces pierde. “Tiempos Nuevos, Tiempos Salvajes” marcó el clímax perfecto para un repertorio vasto que rebosaba de éxitos. Guardando lo más bravío para el final, la oda narcótica “Dextroanfetamina” y el enérgico rock & rollBestia”, hicieron bailar a todo el recinto mientras se sentía cómo el piso estaba al borde del colapso.

A pesar de que los españoles presentaron un repertorio prolongado, el público seguía con ganas de seguir disfrutando. “Odio Los Pasodobles”, “Caramelos Podridos” y “Problema Sexual” ofrecieron los últimos golpes que buscaban apaciguar a los asistentes. Atentos por cuidar hasta el último detalle, “Destruye” dio un cierre de jornada ceremonioso, acompañada por la “bendición” de Jorge a los asistentes con la intención de darle el toque final de mística a la noche y desatando la catarsis gracias a esta oda al caos.

Cuesta creer que una banda con cerca de cuatro décadas de recorrido tenga el vigor que mostró Ilegales. Vale repetirlo nuevamente; se trató de un show que contó con el número para nada despreciable de 35 canciones, muchas de ellas interpretadas una tras otra, sin pausas. Tal como dijo Jorge Ilegal, el público fue testigo de una banda que, pese a los años, se encuentra en plena forma. Una experiencia que, al vivirla en carne propia, resulta tremendamente emocionante. Así lo vive el conjunto español, perfectos antihéroes que, lejos de romantizar la figura del rockstar, exponen el camino difícil e ingrato que conlleva alcanzar la infamia. Tal como la vida misma, el rock & roll es una carrera de largo aliento, donde la lucha es una constante.

Setlist

  1. Stick De Hockey
  2. No Tanta, Tonto
  3. Qué Mal Huelen Los Muertos
  4. Hola Mamoncete
  5. Ella Saltó Por La Ventana
  6. Suicida
  7. Suena En Los Clubs Un Blues Secreto
  8. Agotados De Esperar El Fin
  9. Todo Lo Que Digáis Que Somos
  10. Voy Al Bar
  11. El Norte Está Lleno De Frío
  12. Enamorados De Varsovia
  13. Chicos Pálidos Para La Máquina
  14. Yo Soy Quien Espía Los Juegos De Los Niños
  15. Si La Muerte Me Mira De Frente Me Pongo De Lao
  16. Ángel Exterminador
  17. Hacer Mucho Ruido
  18. Revuelta Juvenil En Mongolia
  19. Mi Amigo Omar
  20. El Demonio
  21. Regreso Al Sexo Químicamente Puro
  22. La Casa Del Misterio
  23. La Chica Del Club De Golf
  24. Mundo Carajillo
  25. Puta
  26. Si No Luchas Te Matas
  27. Soy Un Macarra
  28. Tiempos Nuevos, Tiempos Salvajes
  29. Dextroanfetamina
  30. Bestia
  31. Los Chicos Desconfían
  32. Odio Los Pasodobles
  33. Caramelos Podridos
  34. Problema Sexual
  35. Destruye

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Corazones Corazones
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 1 mes

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 2 meses

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 2 meses

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 3 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 3 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 4 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 6 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 año

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Publicidad
Publicidad

Más vistas