Conéctate a nuestras redes
Roger Waters Roger Waters

En Vivo

Roger Waters: Mantente humano

Publicado

en

Unas inmensas chimeneas se erigían desde el fondo del escenario y la gran fábrica del disco “Animals” (1977) de Pink Floyd cobraba vida frente a las decenas de miles de personas, que se hicieron presentes en el Estadio Nacional durante el retorno de Roger Waters a Chile, dando inicio al segmento más político del show, donde el blanco principal fue el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, encarnación de los peores vicios de nuestra época. “Pigs (Three Different Ones)” sonaba de fondo y sobre la construcción se proyectaban distintas imágenes que satirizaban la figura del mandatario, siendo la más aplaudida de todas aquella donde el rostro del norteamericano era la cabeza de un chancho. Para rematar el segmento, un globo gigante en forma de cerdo vandalizado con grafitis exhibía el mensaje “Stay human” o, como fue traducida al español, “Sean humanos” –aunque la más idónea debió ser “Mantente humano”–, provocando vítores desde la audiencia, para rematar con la frase en pantalla grande: “Donald Trump es un cerdo”.

La gran invitación de Waters para esta gira es a resistir. ¿A qué, específicamente? Bueno, en el intermedio del espectáculo fueron mostrados varios ejemplos, tales como el racismo, el neofascismo, la polución, los crímenes de guerra y las ganancias monetarias que se obtienen de estos, e incluso a Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, a quien acusó de haber creado “una aplicación de mierda” que tenía por objetivo “rankear mujeres”, con la que se hizo multimillonario y lo transformó en el amo y señor del internet, controlando lo que sale o no en la red.

El inglés no se guardó nada en este regreso y fue más directo que nunca. Y es que justamente en los tiempos convulsionados en los que estamos viviendo, donde todo el mundo está tan polarizado y quiere tener una opinión e imponerla a como dé lugar, pareciera que la mejor respuesta es resistir y esperar a que las cosas lleguen a un equilibrio, y desde ahí volver a combatir.

Is This The Life We Really Want?” (2017), penúltimo disco de estudio de Waters, del cual se presentaron anoche cuatro canciones, siendo las más memorables “The Last Refugee” y “Déjà Vu”, llegó el año pasado en un momento crucial, con una serie de composiciones que reavivaron la veta más activista del músico, quien además encontró un nuevo sentido a los clásicos de Pink Floyd que seleccionó para este show, dando vida a un relato conmovedor y poderoso. De alguna forma, pareciera que la historia se repite y que no hemos podido aprender de nuestros errores, por lo que el objetivo principal de esta gira era la de entregar un mensaje. Y qué manera más espectacular de entregarlo.

Rememorando el increíble montaje que mostró hace seis años con “The Wall”, una inmensa pantalla cubrió los extremos del estadio ñuñoíno y una serie de parlantes se ubicaron alrededor de este. Imágenes espectaculares acompañadas de un sonido estremecedor obligaban a enfocar todos los sentidos sobre el escenario, donde la banda es apenas visible desde la distancia, dando foco principal al gran montaje. Para hacer un paralelo con el cine, un concierto regular de rock es una función en una sala tradicional, mientras que un concierto de Roger Waters en una función en IMAX, con sonido e imagen de última generación.

El solo hecho de estar frente a senda mole es un privilegio para cualquiera, y anoche disfrutamos de una experiencia inigualable. Desde el inicio con “Breathe”, el océano de relojes en “Time”, el canto emocionante de las coristas en “The Great Gig In The Sky”, la triada que repasa el disco “The Wall” (1979), o el espacial clímax con “Brain Damage” y “Eclipse”, donde unos láseres recrearon la icónica portada del fundamental “The Dark Side Of The Moon” (1973) en plena cancha del Estadio Nacional, son momentos inolvidables que había que vivirlos para poder comprobar su poderío. Es cierto, el espectáculo anterior es inigualable; la monumental muralla destruyéndose en vivo y en directo es una de las imágenes más memorables que hemos tenido en nuestra historia de conciertos en el país, pero lo de anoche no se queda atrás y, como dijimos más arriba, el relato estaba tan bien construido, que la experiencia sigue siendo única e irrepetible.

Un homenaje a Víctor Jara con la reproducción por los parlantes de “El Derecho De Vivir En Paz” y la interpretación de una canción inédita en la gira, “The Gunner’s Dream” de Pink Floyd, extraída del disco “The Final Cut” (1983), cuya letra, en el contexto del show, hace alusión a la lucha del cantautor chileno asesinado en dictadura como este soldado que murió siguiendo un sueño, y por cuyo sueño deberíamos seguir luchando. “Comfortably Numb” cerró la noche con más de cincuenta mil espectadores cantando a coro y ondeando los brazos en un cierre perfecto. Todo el mundo unido disfrutando de un clásico de la historia del rock. El mensaje quedó más que claro.

Antes de comenzar el concierto, una imagen de una mujer mirando el horizonte sirvió como preludio de la música. Durante minutos se dedicó a mirar el paisaje hasta que la imagen se tornó roja y comenzábamos el viaje musical que, a ratos, parecía una cruenta guerra. Terminado dicho viaje, y mientras la gente se retiraba del recinto, la imagen de la mujer volvió a tomarse la pantalla, esta vez su espera terminaba y una niña llegaba a sus brazos y se sentaba con ella a contemplar el paisaje en paz. Después de que la tormenta de rock llegó a su fin, la paz retornó. En estos momentos nos encontramos en plena tormenta y, tal como lo vimos anoche, quizás la mejor opción es resistir y mantenernos lo más humanos posibles, evitando a toda costa convertirnos en unos cerdos.

Setlist

  1. Breathe (original de Pink Floyd)
  2. One Of These Days (original de Pink Floyd)
  3. Time (original de Pink Floyd)
  4. Breathe (Reprise) (original de Pink Floyd)
  5. The Great Gig In The Sky (original de Pink Floyd)
  6. Welcome To The Machine (original de Pink Floyd)
  7. Déjà Vu
  8. The Last Refugee
  9. Picture That
  10. Wish You Were Here (original de Pink Floyd)
  11. The Happiest Days Of Our Lives (original de Pink Floyd)
  12. Another Brick In The Wall Part 2 (original de Pink Floyd)
  13. Another Brick In The Wall Part 3 (original de Pink Floyd)
  14. Dogs (original de Pink Floyd)
  15. Pigs (Three Different Ones) (original de Pink Floyd)
  16. Money (original de Pink Floyd)
  17. Us And Them (original de Pink Floyd)
  18. Smell The Roses
  19. Brain Damage (original de Pink Floyd)
  20. Eclipse (original de Pink Floyd)
  21. The Gunner’s Dream (original de Pink Floyd, con intro de “El Derecho de Vivir En Paz” de Víctor Jara)
  22. Comfortably Numb

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Dead Kennedys: La fiesta distópica

Publicado

en

Dead Kennedys

No hay escenario más aterrador que la vida misma. Esa es la premisa bajo la que se articula Dead Kennedys, uno de los conjuntos esenciales para el desarrollo del punk, no sólo en su sonido, sino también en su contenido. Letras políticas, musicalizadas por un manto de surf infernal, deambulan alrededor de conceptos como el control, la autoridad y la tecnología como herramienta de dominación. Una visión que, a más de 40 años de su formación, sigue sonando vigente, siendo la noche del 21 mayo en el Teatro Cariola una nueva ocasión para recorrer estos pronósticos desalentadores.

Sin ofrecer número previo, el conjunto de San Francisco partió a la hora pactada con una puntualidad perfecta. Los primeros golpes del baterista D.H. Peligro abrieron de súbito con “Forward To Death”, marcando la apertura de una jornada intensa. Junto a Peligro, el resto de la sección instrumental conforman la formación que ha editado todos sus discos de estudio. En cuanto a lo vocal, Ron “Skip” Greer es el “nuevo” frontman, quien, con más de diez años en la banda, se acopla al resto con toda naturalidad, ofreciendo la performance histriónica que los shows de la talla de Dead Kennedys necesitan.

Para no perder el ímpetu de un inicio potente, la banda dio el acierto con “Police Truck”, haciendo bailar a los fanáticos del Cariola al ritmo de un surf siniestro, ejecutado por su guitarrista East Bay Ray, cuya misma atmósfera endemoniada continuó con “Buzzbomb”. En una sintonía más cercana al rock & roll, Let’s Lynch The Landlord” transformó al teatro en una mezcla de mosh pit y pista de baile, mientras los fanáticos acompañaban el estribillo de la canción que invita a golpear a los patrones.

Uno de los puntos que generó algunas dificultades fue el reducido español de sus integrantes. Falta frecuente en bandas extranjeras, y que en este caso generó que el sarcasmo de Skip fuera recibido con confusión y algunos gritos de desaprobación. El malentendido se disolvió en cuanto la banda tocó “Kill The Poor”, dando a entender de mejor manera el sentido del humor de la banda de norteamericana.

Afortunadamente, el frontman fue capaz de percibir esta limitante y se dirigió al público en un español precario, explicando que sus dichos tenían una intención irónica. Ya aclarado el punto, el show continuó bajo la misma tónica con “MTV Get Off The Air”, canción que causó polémica durante los ochenta, ya que hacía una crítica abierta a la famosa cadena televisiva y a la industria de la música. En una revisión astuta, la banda modificó parte de la letra, actualizándose a los tiempos y utilizando conceptos contemporáneos como el fenómeno youtuber o el uso excesivo de redes sociales en los conciertos. Greer aprovechó el replanteamiento de la letra para bromear sobre el paso de los años, confesando que la banda ya se hacía vieja, pero también veía muchas caras en el público que evidenciaban un extenso recorrido como fanáticos, ofreciendo un momento que sacó risas y ayudó a recuperar la empatía del show.

Para reconquistar la atención del público, “Too Drunk To Fuck” continuó con el repertorio de sus temas más reconocidos, acompañado de una apertura de blues que retomó el baile. Dando cierre a la primera porción del show, la banda interpretó sorpresivamente “Moon Over Marin”, cuyo espíritu pausado y reflexivo, que relata un mundo destruido por la contaminación, marcó un contrapunto en la jornada.

A pesar de la larga data de la banda, se nota que los egos en ellos no les han afectado. Así lo demuestra su cercanía con el público. Desde la sencilla entrada que hicieron por la puerta principal antes de iniciado el concierto, sin guardias y saludando amistosamente, hasta las múltiples veces en que Skip Greer se paseaba por la barricada, compartiendo su micrófono con los fanáticos. Esta cercanía fue aprovechada por Peligro para referirse a la postura de la banda, en desapruebo de cualquier dinámica racista y homofóbica. Palabras elocuentes para dar paso a “Nazi Punks Fuck Off”, generando uno de los mosh pits más intensos de la jornada. Ya acercándose al cierre, el bajista Klaus Flouride rompió abruptamente una pausa técnica para dar inicio a “California Über Alles”, siendo celebrada y cantada por todo el teatro, mientras una bengala se encendió entre el público. La luz fue apagada por los mismos fanáticos, conscientes de los hechos desafortunados que ya han ocurrido anteriormente en el circuito punk.

Luego de una pausa breve, la agrupación volvió al escenario para interpretar lo último de su repertorio. El clásico cover de “Viva Las Vegas” entregaba un ambiente de fiesta al cierre, donde Skip aprovechó de interpelar al público a que dejaran sus teléfonos y se dedicaran a disfrutar la experiencia. Acto seguido fue el inicio inconfundible de “Holiday In Cambodia”, marcando el clímax definitivo del show y que dejó pidiendo una última canción. “Chemical Warfare” fue la conclusión definitiva de la jornada, dando por última vez muestra de su humor tocando el estribillo de “Sweet Home Alabama”, en referencia a las polémicas y restrictivas medidas anti-aborto que adoptó aquel estado recientemente. Un gesto que habla de la sintonía con la contingencia y que ayuda a aterrizar lo que se expresa en las canciones. Destacando por su sencillez, la banda se despidió de su público con una reverencia y amplias sonrisas.

Si bien, el conjunto de San Francisco no ha publicado material nuevo desde su primera ruptura hacia fines de los ochenta, continúa ofreciendo un show bien articulado. Descartando el factor nostálgico, es el contenido político lo que hace que sus canciones –para bien o para mal– aún resuenen vigentes. Quizás por eso la noche del martes contó con una participación heterogénea de público que, aunque marcado por una mayoría más adulta, también evidenció a fanáticos recientes. En un presente atiborrado de control tecnológico, el panorama distópico que ilustra Dead Kennedys se aleja paulatinamente de la ficción, ofreciendo una banda sonora acertada y lúcida a nuestros tiempos. Tal como ellos lo vaticinaron, 1984 es ahora.

Setlist

  1. Forward To Death
  2. Winnebago Warrior
  3. Police Truck
  4. Buzzbomb
  5. Let’s Lynch The Landlord
  6. Jock-O-Rama
  7. Kill The Poor
  8. MTV Get Off The Air
  9. Too Drunk To Fuck
  10. Moon Over Marin
  11. Nazi Punks Fuck Off
  12. California Über Alles
  13. Bleed For Me
  14. Viva Las Vegas (original de Elvis Presley)
  15. Holiday In Cambodia
  16. Chemical Warfare

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Corazones Corazones
DiscosHace 4 días

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 2 semanas

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 1 mes

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 1 mes

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 2 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 2 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 3 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 5 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 12 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Publicidad
Publicidad

Más vistas