Conéctate a nuestras redes
Roger Waters Roger Waters

En Vivo

Roger Waters: Mantente humano

Publicado

en

Unas inmensas chimeneas se erigían desde el fondo del escenario y la gran fábrica del disco “Animals” (1977) de Pink Floyd cobraba vida frente a las decenas de miles de personas, que se hicieron presentes en el Estadio Nacional durante el retorno de Roger Waters a Chile, dando inicio al segmento más político del show, donde el blanco principal fue el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, encarnación de los peores vicios de nuestra época. “Pigs (Three Different Ones)” sonaba de fondo y sobre la construcción se proyectaban distintas imágenes que satirizaban la figura del mandatario, siendo la más aplaudida de todas aquella donde el rostro del norteamericano era la cabeza de un chancho. Para rematar el segmento, un globo gigante en forma de cerdo vandalizado con grafitis exhibía el mensaje “Stay human” o, como fue traducida al español, “Sean humanos” –aunque la más idónea debió ser “Mantente humano”–, provocando vítores desde la audiencia, para rematar con la frase en pantalla grande: “Donald Trump es un cerdo”.

La gran invitación de Waters para esta gira es a resistir. ¿A qué, específicamente? Bueno, en el intermedio del espectáculo fueron mostrados varios ejemplos, tales como el racismo, el neofascismo, la polución, los crímenes de guerra y las ganancias monetarias que se obtienen de estos, e incluso a Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, a quien acusó de haber creado “una aplicación de mierda” que tenía por objetivo “rankear mujeres”, con la que se hizo multimillonario y lo transformó en el amo y señor del internet, controlando lo que sale o no en la red.

El inglés no se guardó nada en este regreso y fue más directo que nunca. Y es que justamente en los tiempos convulsionados en los que estamos viviendo, donde todo el mundo está tan polarizado y quiere tener una opinión e imponerla a como dé lugar, pareciera que la mejor respuesta es resistir y esperar a que las cosas lleguen a un equilibrio, y desde ahí volver a combatir.

Is This The Life We Really Want?” (2017), penúltimo disco de estudio de Waters, del cual se presentaron anoche cuatro canciones, siendo las más memorables “The Last Refugee” y “Déjà Vu”, llegó el año pasado en un momento crucial, con una serie de composiciones que reavivaron la veta más activista del músico, quien además encontró un nuevo sentido a los clásicos de Pink Floyd que seleccionó para este show, dando vida a un relato conmovedor y poderoso. De alguna forma, pareciera que la historia se repite y que no hemos podido aprender de nuestros errores, por lo que el objetivo principal de esta gira era la de entregar un mensaje. Y qué manera más espectacular de entregarlo.

Rememorando el increíble montaje que mostró hace seis años con “The Wall”, una inmensa pantalla cubrió los extremos del estadio ñuñoíno y una serie de parlantes se ubicaron alrededor de este. Imágenes espectaculares acompañadas de un sonido estremecedor obligaban a enfocar todos los sentidos sobre el escenario, donde la banda es apenas visible desde la distancia, dando foco principal al gran montaje. Para hacer un paralelo con el cine, un concierto regular de rock es una función en una sala tradicional, mientras que un concierto de Roger Waters en una función en IMAX, con sonido e imagen de última generación.

El solo hecho de estar frente a senda mole es un privilegio para cualquiera, y anoche disfrutamos de una experiencia inigualable. Desde el inicio con “Breathe”, el océano de relojes en “Time”, el canto emocionante de las coristas en “The Great Gig In The Sky”, la triada que repasa el disco “The Wall” (1979), o el espacial clímax con “Brain Damage” y “Eclipse”, donde unos láseres recrearon la icónica portada del fundamental “The Dark Side Of The Moon” (1973) en plena cancha del Estadio Nacional, son momentos inolvidables que había que vivirlos para poder comprobar su poderío. Es cierto, el espectáculo anterior es inigualable; la monumental muralla destruyéndose en vivo y en directo es una de las imágenes más memorables que hemos tenido en nuestra historia de conciertos en el país, pero lo de anoche no se queda atrás y, como dijimos más arriba, el relato estaba tan bien construido, que la experiencia sigue siendo única e irrepetible.

Un homenaje a Víctor Jara con la reproducción por los parlantes de “El Derecho De Vivir En Paz” y la interpretación de una canción inédita en la gira, “The Gunner’s Dream” de Pink Floyd, extraída del disco “The Final Cut” (1983), cuya letra, en el contexto del show, hace alusión a la lucha del cantautor chileno asesinado en dictadura como este soldado que murió siguiendo un sueño, y por cuyo sueño deberíamos seguir luchando. “Comfortably Numb” cerró la noche con más de cincuenta mil espectadores cantando a coro y ondeando los brazos en un cierre perfecto. Todo el mundo unido disfrutando de un clásico de la historia del rock. El mensaje quedó más que claro.

Antes de comenzar el concierto, una imagen de una mujer mirando el horizonte sirvió como preludio de la música. Durante minutos se dedicó a mirar el paisaje hasta que la imagen se tornó roja y comenzábamos el viaje musical que, a ratos, parecía una cruenta guerra. Terminado dicho viaje, y mientras la gente se retiraba del recinto, la imagen de la mujer volvió a tomarse la pantalla, esta vez su espera terminaba y una niña llegaba a sus brazos y se sentaba con ella a contemplar el paisaje en paz. Después de que la tormenta de rock llegó a su fin, la paz retornó. En estos momentos nos encontramos en plena tormenta y, tal como lo vimos anoche, quizás la mejor opción es resistir y mantenernos lo más humanos posibles, evitando a toda costa convertirnos en unos cerdos.

Setlist

  1. Breathe (original de Pink Floyd)
  2. One Of These Days (original de Pink Floyd)
  3. Time (original de Pink Floyd)
  4. Breathe (Reprise) (original de Pink Floyd)
  5. The Great Gig In The Sky (original de Pink Floyd)
  6. Welcome To The Machine (original de Pink Floyd)
  7. Déjà Vu
  8. The Last Refugee
  9. Picture That
  10. Wish You Were Here (original de Pink Floyd)
  11. The Happiest Days Of Our Lives (original de Pink Floyd)
  12. Another Brick In The Wall Part 2 (original de Pink Floyd)
  13. Another Brick In The Wall Part 3 (original de Pink Floyd)
  14. Dogs (original de Pink Floyd)
  15. Pigs (Three Different Ones) (original de Pink Floyd)
  16. Money (original de Pink Floyd)
  17. Us And Them (original de Pink Floyd)
  18. Smell The Roses
  19. Brain Damage (original de Pink Floyd)
  20. Eclipse (original de Pink Floyd)
  21. The Gunner’s Dream (original de Pink Floyd, con intro de “El Derecho de Vivir En Paz” de Víctor Jara)
  22. Comfortably Numb

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Campo Abierto 2019

Publicado

en

Kimbra

Nos acercamos al final de enero y llegó el primer festival de su tipo en realizarse este año, tratándose de Campo Abierto, que celebró una nueva versión bajo el implacable sol y la agradable tarde en la Explanada Centro del Parque Araucano. Un cartel con una gran variedad de sonidos se tomaría una tarde cuyo principal objetivo sería reunir a sus asistentes bajo un ambiente de sana convivencia y una tarde agradable al aire libre, con especial cuidado en las familias y los más pequeños, quienes tendrían diversos espacios para desarrollarse a lo largo de la jornada. Por supuesto, la música no debía quedar atrás, y un gran cartel compuesto por nombres como Kimbra, José González, Christina Rosenvinge y Kinética, amenizarían el día con excelentes presentaciones. Reiterando, los niños no se quedarían atrás, por lo que un show a cargo de Lyra divertiría a los más pequeños a modo de apertura del escenario.

La tarde no pudo comenzar de mejor forma con la última de las adiciones al festival, Christina Rosenvinge, quien, anunciada con una semana de anticipación, igualmente reunió a una gran cantidad de fanáticos para su temprano set a eso de las tres de la tarde. Manteniendo la tónica de lo que han sido sus anteriores presentaciones a lo largo del país, la española entregó un show con lo más destacado de su catálogo, además de algunos recuerdos a su antigua banda Christina & Los Subterráneos.

Con la misma fotografía que ilustra su álbum “Un Hombre Rubio” https://www.humonegro.com/discos/christina-rosenvinge-hombre-rubio/ (2018) de fondo, Christina ejecutó un especial énfasis en ese trabajo con “Niña Animal”, “El Pretendiente”, “Pesa La Palabra”, “Romance De La Plata”, “Ana y Los Pájaros”, y “La Flor Entre La Vía”, las que fueron muy bien recibidas por el público. Por supuesto, no estuvieron ausentes otros puntos altos de su discografía, como “Mi Vida Bajo El Agua” de “La Joven Dolores” (2011), o “Alguien Tendrá La Culpa” del álbum “Lo Nuestro” (2015). Con un gran desplante y carisma en escena, Christina finalizó su presentación con la tremenda “Mil Pedazos”, probablemente la canción más reconocida de su época con Los Subterráneos, dejando tanto a los asistentes como a la artista feliz luego de una linda y conmovedora presentación a plena luz del día.

Una especial selección de Salamanca Selector inundaba el lugar cada vez que el escenario se preparaba para recibir al siguiente artista, mientras los asistentes disfrutaban de la oferta gastronómica o de distintos brebajes que la terraza ofrecía. Algunos conversando, otros en el pasto, mientras que otros sólo esperaban en el escenario por lo que se vendría más tarde, con algunos fans de Kimbra ya asomándose para presenciar el plato estelar de la noche. Luego llegaría el turno de Kinética como la única representante nacional dentro del cartel, comenzando su show prácticamente puntual con el horario estipulado.

El proyecto de Emiliana Abril entregó un show donde primaron los sonidos electrónicos y los aturdidores beats que se tomaban cada una de las canciones. Por supuesto, el show se enfocó en composiciones de todo su catálogo, contando con el trabajo “III” (2017) como su último lanzamiento a la fecha, donde la artista llenó cada espacio con una vanguardista esencia que caló hasta lo más profundo, dejando volar su creatividad por cada rincón del lugar. Sin duda un show más que interesante, dejando con muchas ganas de presenciar a la artista en otros contextos durante el año.

Avanzaba la tarde y llegó el turno de José González, quien junto a su guitarra brindó un momento reflexivo y de relajo entre el intenso calor santiaguino. Pese a algunas complicaciones de sonido en el principio, el cantautor supo cómo brindar toda la tranquilidad que su música inspira, interpretando sentidas versiones de “Abram”, “Down The Lines” o “Stories We Build, Stories We Tell”, infaltables dentro de sus shows para cohesionar a cada uno de los presentes bajo un silencio y atención absoluta frente a lo que ocurría.

Las anteriores visitas del músico –todas en contextos cerrados– han sido de diversos contrastes en cuanto a la participación de la gente, lo que afortunadamente no logró ser un problema en esta ocasión, quizás por el compromiso mayor que el público chileno ha ido desarrollando hacia su música. Evidentemente, eso permitió que “Heartbeats”, la que, pese a ser original de The Knife es una de sus canciones más conocidas, reflejara el punto alto del set, mezclando la melancolía con serenidad gracias a la voz de González y los sigilosos y acariciantes acordes de su guitarra.

El sol todavía no se escondía cuando llegaba el turno del número estelar de la jornada, la neozelandesa Kimbra, quien debutaba finalmente en nuestro país ante la expectación de sus fanáticos que esperaron años por ver dicho momento. Si bien, su popularidad estalló hace ya varios años, la cantante llegó recién ahora para promocionar su álbum “Primal Heart” (2018), con un setlist que se enfocó principalmente en ese trabajo, aunque sin dejar atrás otras composiciones de su catálogo, como “Hi Def Distance Romance” o “Love In High Places”, coreada por una gran parte del público que presenció su show, sin duda el más concurrido de toda la jornada.

Es claro que “Vows” (2011) es su disco más popular, por lo que era imposible que la cantante no incluyera alguna canción de ese trabajo, con la evidente elección de “Settle Down” y “Cameo Lover” como los comodines de un debut que, instantáneamente, puso los ojos de la prensa sobre su trabajo. “Top Of The World” y la cúspide de un show que desplegó energía a cada momento, fue la postal que selló un debut que tardó mucho en llegar, pero que finalmente cumplió de manera fugaz un momento que era más que esperado. Es innegable el carisma y el gran desplante escénico de Kimbra, por lo que su show fue todo lo que se podía esperar, y más.

Una tarde completa de música y ambiente familiar llegaba a su fin tras el show de Kimbra, consagrando esta versión de Campo Abierto como una de las mejor logradas en su historia gracias a la correcta distribución de todos sus factores. Espacios, horarios, presentaciones, actividades alternas, todo lo que el festival ofreció en esta nueva jornada funcionó con el mecanismo de un reloj, lo que permitió también que el público viviera una agradable jornada. Cada presentación tuvo lo suyo y destacó gracias a distintos factores, lo que siempre debería ser la tónica en un festival: que cada artista tenga su espacio de desarrollo y cada propuesta se pueda complementar sin mayores problemas con el contexto y su entorno. A eso apostó Campo Abierto, y resultó favorablemente, esperando que sigan presentándose contextos tan variados y armónicos como este.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 8 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 8 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 8 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 8 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 8 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 8 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 8 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 8 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 9 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Publicidad
Publicidad

Más vistas