Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Robert Plant + Jack White: La leyenda y el visionario

Publicado

en

Una noche soñada para los amantes del rock fue la que nos regaló Jack White y Robert Plant, quienes después de su exitoso paso por Lollapalooza, se juntaron en el Teatro Caupolicán para brindarnos casi tres horas de la mejor música, aunando los sonidos del pasado y el presente en un combo imperdible, que se instala instantáneamente como uno de los mejores conciertos en lo que va del año. El que se lo perdió, lisa y llanamente, jodió, porque recitales como el de anoche son los que marcan tendencia y pasarán directamente a los anales de la historia entre lo más destacable que ha albergado nuestro país en los últimos años. Porque hubo de todo: guitarras estridentes, excesos, hiperventilación, nostalgia, virtuosismo y excelencia, encarnados en dos exponentes claves del rock mundial. Jack White y Robert Plant fueron los protagonistas de una jornada épica, que reunió a jóvenes y veteranos bajo un mismo techo para celebrar a una leyenda en vida y otro que está ad portas de convertirse en una.

JACK WHITE CHILE 2015 03

Robert Plant: El ídolo en su templo

Un largo camino musical tuvo que recorrer Robert Plant hasta llegar al lugar donde está ahora. Luego de su salida de Led Zeppelin, el vocalista intentó muchas veces sacarse el estigma de la mítica banda inglesa, probando incluso con sonidos pop –etapa que se ha esforzado por mantener en el olvido- hasta entregarse al viaje místico de la mano de la world music, donde ha cosechado sus mejores frutos post Zeppelin. Aun así, el legado de su ex banda posee un peso que va más allá de cualquier esfuerzo que un hombre pueda realizar por dejarlo atrás. Led Zeppelin es sinónimo de leyenda, y así también lo es Robert Plant quien, sin dejar de recorrer nuevos senderos, ha abrazado el pasado y en sus shows ofrece un viaje místico que se mezcla con el rock y la nostalgia, aunque más que nostalgia es devoción por un trabajo que, sin importar cuantos años tenga encima, sigue significando una parte imprescindible de la historia del rock. Es así como un recinto repleto de asistentes de todas las edades, dispuesto a celebrar al ídolo, recibió con los brazos abiertos a Robert Plant y sus Sensational Space Shifters, en una y hora y cuarto de espectáculo que fue pura  devoción.

Presentando el mismo set que tocó en la tarde del domingo en Lollapalooza, el inglés salió con su grupo sonando a la perfección, y aquí hay que hacer una mención especial, porque de verdad que lo de anoche –tanto Plant como White- sonó increíble, con un volumen apropiado que dejó a todos los instrumentos brillando en una mezcla casi perfecta. Así da gusto escuchar un concierto.

“Babe, I’m Gonna Leave You” dejó a todo el mundo con los ánimos en alto, listos para sumergirse en la última placa del inglés, “Lullaby And… The Ceaseless Roar” (2014), que comenzó a ser revisado con la rockera “Turn It Up” y “Rainbow”, esta última con percusiones africanas nos llevaban a las raíces donde comenzó todo lo que conocemos como rock. A pesar de ser canciones que pocos conocían, el entusiasmo del público hizo que cada uno de los cortes interpretados por el grupo sonaran como clásicos. Y si de clásicos se trata, “Black Dog”, la primera de Zeppelin de la noche, con un intermedio afro de percusiones y sintetizadores, puso a vibrar a cada una de las almas presentes en el recinto de San Diego.

“Little Maggie” nos mostraba la faceta más vanguardista del músico, en un tema donde predomina la electrónica mezclada con las bases tribales; Robert Plant demuestra que su búsqueda y descubrimiento de nuevos sonidos está lejos de terminar. Volviendo a revisar el pasado, “Going To California” de Led Zeppelin funcionó como un perfecto catalizador, sumando nuevos arreglos a la composición, los que dotaron al momento de una fuerza que lo convirtió en uno de los tantos peaks de la noche. Aprovechando la algarabía colectiva, el frontman presentó a sus compañeros, quienes fueron reconocidos con un efusivo aplauso del respetable. “Watching You” nos volvía a poner en la onda tribal, para luego pasar al blues con “No Place To Go”, donde destacó el violín de una cuerda de Juldeh Camara.

“What Is And What Should Never Be” seguía echando mano al material de Zeppelin, para llegar a los últimos minutos de show con “I Just Want To Make Love To You”, donde Justin Adams se volvió totalmente loco con su guitarra, y “Whole Lotta Love / Who Do You Love”, de Led Zeppelin para llevarnos al encore en pleno éxtasis masivo. El final tenía que ser sí o sí con “Rock And Roll”, que fue presentada de la siguiente manera por el cantante: “En nuestro viajes místicos, encontramos muchas canciones milenarias y maravillosas escritas en el cielo… esta no es una de ellas”. El Caupolicán se volvió loco y Robert Plant y su banda se retiraban con los brazos en alto, al igual que muchas personas que asistieron al concierto sólo para ver al inglés.

Robert Plant  predicó su palabra frente a una congregación heterogénea, pero que compartía la misma pasión por las guitarras y el buen rock, lo que finalmente eran las razones por las que todos estábamos presentes ahí. El ídolo hizo el milagro en su templo y esperamos que su constante búsqueda musical lo vuelva a traer de vuelta por estos lares. Bajando el telón por unos cuantos minutos, nos alistábamos para ver a Jack White.

Setlist: Babe, I’m Gonna Leave You (original de Anne Bredon) – Turn It Up – Rainbow – Black Dog (original de Led Zeppelin) – Little Maggie – Going To California (original de Led Zeppelin) – Watching You – No Place to Go (original de Howlin’ Wolf) – What Is and What Should Never Be (original de Led Zeppelin) – Fixin’ To Die (original de Bukka White) – I Just Want To Make Love To You (original de Muddy Waters) – Whole Lotta Love / Who Do You Love (originales de Led Zeppelin) – Rock And Roll (original de Led Zeppelin)

Jack White: A tope

Para cuando salió Jack White a escena, había pasado una media hora desde el fin del show de Plant, y en ese lapso de tiempo un 20% de la gente presente en el lugar se había retirado. Complicado, pensó este redactor, cuando uno de los nombres más influyentes del rock en la actualidad iba a dar un recital íntimo en uno de los mejores recitos del país. Al parecer, y según avanzaba el concierto, la mayoría de la gente sólo fue por Plant, y los que no se fueron, se quedaron a la presentación de White por mera curiosidad, para ver por qué la gente hablaba tanto de este gringo. En fin, el tema es que el ambiente no era el propicio para que se creara esa sinergia que hace de un concierto un evento colectivo, como lo había hecho Robert Plant minutos antes. Durante Jack White sólo las primeras filas eran las que parecían estar disfrutando de una actuación brutal, descarnada, hiperventilada y visceral, porque a pesar de que el público no aportó lo suficiente, White puso todo lo que faltaba y hasta le sobró.

JACK WHITE CHILE 2015 01

“Dead Leaves And The Dirty Ground”, de The White Stripes, “High Ball Stepper” y “Lazaretto”, cayeron como una sola y gran composición, donde destacó la fuerza de la banda en escena. Era impresionante ver tanta energía desplegada en el escenario, al punto de ser simplemente despilfarrada, porque White y compañía no se guardaron nada durante los minutos iniciales del recital. Un dato importante, y que hay que aplaudir, fue la petición de la banda de que no se usarán celulares para tomar fotos o grabar durante el concierto, invitando a todo el mundo a disfrutar con sus propios ojos lo que pasaba sobre el escenario y, créanlo o no, la gente hizo caso, y de no ser por un par de pantallas luminosas durante un par de canciones, el lugar se mantuvo libre de dispositivos móviles. ¡Maravilloso! Más aún cuando el maestro de ceremonias dejaba la piel y el alma sobre el escenario. La música lo era todo.

JACK WHITE CHILE 2015 05

Tal como ocurrió en Lollapalooza el sábado, llegábamos a la cantina del oeste con “Hotel Yorba” y “Cannon”, ambas pertenecientes a The White Stripes, y por lo mismo fueron unas de las más celebradas por el público. Por su parte, “Blunderbuss” volvía a poner a la electricidad como protagonista. “Top Yourself” de The Racounters, se mezcló con “We’re Going To Be Friends”, otra de The White Stripes, en momentos en que no se podía distinguir el principio o el final de las canciones. Todo parecía parte de una misma historia campirana, con uso cuantos atisbos rockeros, quizás demasiado gringa como para enganchar con la gente, pero daba lo mismo, en el escenario lo estaban dando todo y eso siempre se agradece, aunque también es criticable, porque lo de Jack White es estar arriba todo el rato, pocas veces existe algún momento de calma, todo parece ser un in crescendo constante, y es entendible que muchos pasen de su estilo porque, hay que admitirlo: es demasiado. Si se busca una encarnación del rock y actitud en un ser de carne y hueso, ese puede ser Jack White.

JACK WHITE CHILE 2015 04

Las canciones seguían cayendo, y mientras algunas personas se retiraban del lugar, los precisos se unían al medio de la planta baja del teatro para dar todo el apoyo a un hombre que pedía más y más. Llegó el encore de la mano de “Would You Fight For My Love?” para pasar rápidamente a la celebrada “Steady, As She Goes” de The Racounters, luego mostrar lo último de “Lazaretto” (2014) con “Three Women”, y rematar con el coro masivo que fue “Seven Nation Army”. Este redactor tiene la sensación de que cortaron algo del concierto, quizás por la baja respuesta del público, pero aun así fue suficiente, y mucho más en realidad. Con unas cuantas palabras de agradecimiento, el norteamericano se retiró del escenario frente a una fanaticada reducida, pero muy fiel, y una gran cantidad de curiosos cuyas opiniones sobre el show todavía son una interrogante para quien firma.

JACK WHITE CHILE 2015 02

Jack White pasó por nuestro país con bombos y platillos, despachándose un show donde la energía desbordada fue el factor clave. Muchos esperábamos que Robert Plant se uniera en algún momento al estadounidense, pero el sueño no se cumplió. Dejando la fantasía frustrada de lado, tuvimos a dos gigantes del rock en el mismo escenario, en un evento donde el peso de la historia se impuso al poder del presente, pero que aun así quedará enmarcado como el día en que tuvimos la oportunidad de estar frente a frente con la leyenda y el visionario.

JACK WHITE CHILE 2015 06

Setlist: Dead Leaves And The Dirty Ground (original de The White Stripes) – High Ball Stepper – Lazaretto – Temporary Ground – Hotel Yorba (original de The White Stripes) – Cannon (original de The White Stripes) – Blunderbuss – Top Yourself (original de The Raconteurs – Intro) – We’re Going To Be Friends (original de The White Stripes) – Top Yourself (original de The Raconteurs – Continuación) – Ball And Biscuit / The Lemon Song – I’m Slowly Turning Into You (original de The White Stripes) – Broken Boy Soldier (original de The Raconteurs) – Love Interruption – Would You Fight for My Love? – Steady, As She Goes (original de The Raconteurs) – Three Women – Seven Nation Army (original de The White Stripes)

Por Sebastián Zumelzu

Fotos Jack White por David James Swanson

  • No hubo acceso a gráficos, por eso la falta de imágenes del show de Robert Plant.

Publicidad
6 Comentarios

6 Comments

  1. Daniel Alvarez

    17-Mar-2015 en 6:53 pm

    Who do you love es de Bo Diddley…buen review

  2. Constanza

    18-Mar-2015 en 12:58 am

    Jack White no merecía el público de Lollapalooza ni el del Caupolicán. Muy buen review, totalmente de acuerdo con el “desperdicio” de energía que quedó demostrado con una primera fila absolutamente impávida e inerte frente a un show absolutamente energético. Una pena, ojalá eso no nos prive de volver a ver a semejante talento en un futuro cercano.

    • Josefa

      13-May-2015 en 3:19 pm

      Sale pa alla tu prinera fila impavida si casi me mataron

  3. MelkorCL

    18-Mar-2015 en 1:25 am

    1ro Black Dog la primera de Zeppelin?, y baby im gonna live you de quien es?

    2do: Estoy de acuerdo que el sonido fue increible, muy bien todo, y más aun por las dificultades tecnicas que se notaron en el montaje entre el un show y otro

    Ahora la mayoria de mis comentarios son sobre Jack White, no porque no haya disfrutado a Robert, pero Jack White supero por lejos mis expectativas de lo que el entregaba en vivo.

    Todo el show de Jack White me pregunte, como será disfrutar de este show con un publico full que lo viene a ver a el, debe ser increible!!!, siempre senti que estava viendo el show a medias!, y eso que lo disfrute incluso mas que a robert plant!, era increible la cantidad de improvisación que se manda jack white y su banda entre tema y tema, y al medio,, y como jack white a ratos parece un director de orquesta, una orquesta bastante bizarra, pero increíble, pedazo de show.

    Lamentablemente tambien senti que cortaron el show por la poca respuesta del publico, mayoritariamente de Robert Plant, una pena, me falto por ejemplo door bell que sono en lollapalooza, pero no quita lo bueno de su show.

    Pdt: lo de los celulares fue awesome, yo iba a grabar muchas cosas, y por esa petición me contuve, y cuando sali del concierto lo agradeci, porque de una u otra forma jack white te hace participe de lo que estan haciendo en el escenario en todo momento, desde su obsesiva ambientacion con los colores y el orden, hasta su forma de rockear.

    • Claudio Tapia

      18-Mar-2015 en 2:19 am

      Tal como indica el setlist del review, es una canción de Anne Bredon que versionó Zeppelin en su debut discográfico, y también Joan Baez, entre otros.

  4. Martin

    18-Mar-2015 en 11:57 am

    Falto una mención al baterista de Jack White, realmente impactante como le pega ese loco, a cada rato rompía baquetas. soy de los que fuí por Plant, y Jack White lo encontré realmente impresionante, muy buen concierto.

Responder

En Vivo

The Offspring, Eterna Inocencia y BBS Paranoicos: Final de fiesta

Publicado

en

The Offspring

Es imposible no pensar en el contexto antes de plantearse cómo hablar de un show realizado en medio del avance del SARS-CoV-2, coronavirus que deriva en la enfermedad COVID-19, hoy una pandemia global. Es difícil no pensar en la ineptitud de las autoridades que, pese a la tardanza del virus en llegar a Chile, aún no toman las decisiones que podrían evitar un contagio a niveles terribles. Así, no es extraño que el show de The Offspring en nuestro país sí pudiera realizarse, aunque en la previa hubo múltiples cuestionamientos. La industria del entretenimiento está sufriendo en todo el mundo y, al final, este fue el último concierto quizás hasta cuánto tiempo más. Y eso está bien, y es lo correcto, por culpa de un virus que no ataca con fuerza a quienes van a eventos así, sino a los adultos mayores.

Sin embargo, este cierre de fiestas, pese a tener tanto en contra y tanto que analizar fuera del escenario, en el lugar donde la gente pone sus oídos, ojos, cuerpos y corazones, lo cierto es que presentó tres bandas que exploraron los lados más brillantes del punk, de todo lo que significa, ya sea el compromiso social –como hizo Eterna Inocencia–, con la rabia del pleno acto de vivir como hace BBS Paranoicos, o desde el lado de disfrutar el sonido como The Offspring. En una extraña burbuja con forma de cúpula como es el Movistar Arena, pudimos ver una comunidad unida, sin temores a una pandemia mundial. Y es que la fiesta fue completa para quienes asistieron, pese a la postal de personas con mascarillas (que se supone no sirven para enfrentar un posible contagio) o también las noticias que llegaban de la suspensión de múltiples eventos y actividades productivas del país, anticipándose a las autoridades, las grandes perdedoras de cualquier jornada en los últimos meses.

BBS Paranoicos abrió con puntualidad los sonidos a las 17:45 hrs., y lo hizo con “Sin Salida”, “Mis Demonios” y “La Rabia”, una triada que en poco más de cinco minutos dejó en claro el espíritu que inundaría la siguiente hora de música, que de forma exacta iba hilvanando canciones de furia, desesperanza o reafirmación del ser, como “Sanatorio”, “Mentira” o el hit “Ruidos”. En medio de eso, la gente saltaba al son de “el que no salta es paco” o de los gritos de “Piñera conchetumare, asesino, igual que Pinochet”. La banda respondía diciendo que era clave ir a votar, mientras lucían sus poleras negras con la leyenda “#APRUEBO” por delante, dejando su tradicional logo por la espalda.

Aunque el micrófono de Omar Acosta no tenía mucha claridad –algo que hacía que se perdieran parte de las letras–, la interpretación en todo sentido funcionaba perfecto. “Como Una Sombra” o “Calla y Espera” retumbaban mientras ya se pasaba de un millar a varios miles de personas en Movistar Arena. La parte de adelante fue siempre la más entusiasta y, aprovechando el espacio, incluso hubo un circle pit que probablemente contravino cualquier recomendación de distanciamiento social por el coronavirus, pero que a quienes estuvieron ahí no les importó. Igualmente, se hacía rara esa sensación de ver un show con tal nivel de compromiso social y, a la vez, notar que las ganas de formar parte del momento podían ser contraproducentes respecto a la salud pública. De todas formas, una hora después, tras el doblete entre “Irreparable” y “No Lo Veo Como Tú”, se cerró no sólo un show tremendo de BBS Paranoicos, sino también el inicio de esta extraña, pero potente jornada de punk.

La continuación no iba a ser menos fuerte con Eterna Inocencia. La banda argentina, que hace de la consigna social parte de las historias que cuentan, se atrasó cinco minutos de lo que supuestamente debía ser el inicio del show, aunque eso no mermó en la vibra de la gente o de los músicos. Nuevamente sería el micrófono del vocalista principal el que generaría problemas, esta vez dejando en un nivel más bajo del necesario a Guillermo Mármol, cuya labia es importantísima en cada track que se despachó, desde “Viejas Esperanzas” o desde “A Los Que Se Han Apagado…”. Lo más impactante de lo que hace el quinteto es cómo logran el sonido que tienen, que los acerca más a Bad Religion en la pulcritud que a conjuntos más desprolijos que ven en lo instrumental algo secundario. Sí, las letras y las convicciones de Eterna Inocencia son algo que los acerca al público y a una sociedad completa, con “La Risa De Los Necios” –dedicada al “cura obrero”, Mariano Puga– o “El Guardián” como ejemplos de ello. Pero también hay espacios como el instrumental después de “Le Pertenezco A Tus Ojos…” que dejan en claro cómo EI es muchísimo más en vivo que en estudio.

Episodio aparte fue el freno que la banda le dio al show por más de cinco minutos con el fin de que la gente amontonada dejara espacio para que atendieran a un chico que estaba con problemas de salud en la multitud. Cerrando con “Weichafe Catrileo”, canción inequívocamente destinada a la lucha en la que, pese al desvío lamentable que presenta la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, sin duda que continúa, y que tras más de una hora de fuerza escénica también se pudo compartir con las grandes letras e interpretación de una banda de punk que es mucho más que eso a estas alturas para sus fans en nuestro país.

Cuando el reloj marcaba las 21:00 horas en punto, el recinto bajaba sus luces y las trompetas características de “Pretty Fly (Reprise)” –canción que cierra el icónico “Americana” (1998)– daban inicio al número estelar de la jornada. Y es que, luego de la enérgica rendición de los clásicos “Americana”, “All I Want” y “Come Out And Play”, no cabía duda de que los fanáticos de The Offspring ansiaban un baño de nostalgia tras casi cuatro años de espera y del reagendamiento dado por la contingencia en el territorio nacional. El triplete, ovacionado y disfrutado por los presentes hasta con bengala incluida, dejó en evidencia el excelente estado de la banda gracias a una perfecta ecualización que reverberó sin problemas en el globo. Tras dicho inicio, Dexter bromeó que este sería “probablemente el último concierto en el hemisferio occidental” y que, a pesar de todo, no podían cancelar tan especial reencuentro. El vocalista finalizó su humorística intervención no sin antes recomendar evitar el contacto físico para prevenir cualquier contagio relacionado a la pandemia que acecha al mundo por estos días.

Pausando el repertorio típico por algunos momentos, el cuarteto estadounidense presentó “It Won’t Get Better”, una de sus más recientes creaciones, ante una respetuosa audiencia que apoyó con palmas cuando la canción y los músicos lo requirieron. Luego, volvieron al ruedo con “Want You Bad”, “Session”, “Original Prankster” y “Staring At The Sun”, hitazos que encendieron al público y lo llevaron a iniciar diversos –y poco recomendados– mosh pits a lo largo de la sección. La voz de Dexter merece mención aparte, pues, a pesar de los años, llega a los tonos requeridos por la selección y es capaz de interpretar con la fuerza que una agrupación de este estilo demanda. Al finalizar un diálogo que sólo The Offspring puede llevar a cabo a la perfección, haciendo chistes sobre cómo Dexter, aparte de ser el liricista principal de la banda, también tenía un doctorado en virología, llegando a la hora de los covers. Y es que, tal y como lo reconocieron en el escenario, no habría grupo sin Ramones o sin la influencia de los hermanos Young.

Una vez terminado el homenaje, los norteamericanos versionaron sus tradicionales “Bad Habit”, “Gotta Get Away” y una emotiva “Gone Away” en piano, la que demostró el correcto estado vocal de Holland y constituyó una mezcla perfecta entre aterciopelados tonos de sensibilidad y el estruendo característico de la banda hacia el ocaso del tema. Luego, los éxitos insignes de la banda “Why Don’t You Get A Job?”, que incluyó unas pelotas plásticas de colores para interactuar con los fans, “(Can’t Get My) Head Around You”, “Pretty Fly” y “The Kids Aren’t Alright” sentaron precedente de que la potencia del grupo sigue incólume tras 34 años de carrera. Hacia el epitafio del periplo, y a modo de encore luego de un par de minutos de reposo, retornaron al escenario para finalizar con dos clásicos y un inesperado tributo a Pennywise, quienes tuvieron que restarse del evento a última hora dada la alerta de salud mundial. Cerrando con “You’re Gonna Go Far, Kid”, “Bro Hymn” y “Self Esteem”, The Offspring le puso broche de oro a una icónica noche en Movistar Arena, lugar que marca un hito de masividad en la historia del grupo en cuanto a conciertos en nuestro país.

Tomando las palabras de Holland en los últimos minutos del show, es menester mencionar que este fue, probablemente, el bastión final en un largo tiempo de eventos masivos en la industria de la música en Chile y en occidente. Sin embargo, eso no fue impedimento para el disfrute de miles de asistentes que llegaron y lo dieron todo en un espectáculo que logró llevarse a cabo de manera perfecta, pese a todos los contratiempos y dificultades que surgieron. Ciertamente, resulta muy importante tomar las recomendaciones del vocalista antes de despedirse: “Cuídense, por favor. Hasta la próxima”. Un incierto cierre temporal para el showbiz musical que promete un “hasta luego”, pero que desconoce qué tan pronto se reactivará el flujo normal y necesario de adrenalina y fervor que solamente las melodías pueden proveer a los habitantes de esta tierra.

Setlist BBS Paranoicos

  1. Sin Salida
  2. Mis Demonios
  3. La Rabia
  4. No Siento Culpa
  5. Eterno Retorno
  6. Sanatorio
  7. Mentira
  8. Ruidos
  9. Corazón Al barro
  10. Tanto Insistir
  11. Daño Permanente
  12. Recuerdos
  13. Como Una Sombra
  14. Cristales
  15. Calla y Espera
  16. El Regreso
  17. Ausencia
  18. Irreparable
  19. No Lo Veo Como Tú

Setlist Eterna Inocencia

  1. Viejas Esperanzas
  2. Encuentro Mi Descanso Aquí, En Este Estuario
  3. A Los Que Se Han Apagado…
  4. Trizas De Vos
  5. Abrazo
  6. A Elsa y Juan
  7. La Risa De Los Necios
  8. El Guardián
  9. La Mentira Sin Fin
  10. Cuando Pasan Las Madrugadas…
  11. Hazlo Tú Mismo
  12. Cartago
  13. Sin Quererlo (Mi Alma Se Desangra)
  14. Cassiopeia
  15. Le Pertenezco A Tus Ojos…
  16. Puente De Piedra
  17. Nuestras Fronteras
  18. Weichafe Catrileo

Setlist The Offspring

  1. Americana
  2. All I Want
  3. Come Out and Play
  4. It Won’t Get Better
  5. Want You Bad
  6. Session
  7. Original Prankster
  8. Staring At The Sun
  9. Blitzkrieg Bop (original de The Ramones)
  10. Whole Lotta Rosie (original de AC/DC)
  11. Bad Habit
  12. Gotta Get Away
  13. Gone Away
  14. Why Don’t Get You Get A Job?
  15. (Can’t Get My) Head Around You
  16. Pretty Fly
  17. The Kids Aren’t Alright
  18. You’re Gonna Go Far, Kid
  19. Bro Hymn (original de Pennywise)
  20. Self Esteem

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 2 días

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 3 días

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 4 días

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 4 días

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 2 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 2 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 3 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

A Hero’s Death A Hero’s Death
DiscosHace 3 semanas

Fontaines D.C. – “A Hero’s Death”

Para muchas bandas el segundo disco es un gran desafío, ya que en un período de tiempo acotado deben volver...

Microphones In 2020 Microphones In 2020
DiscosHace 3 semanas

The Microphones – “Microphones In 2020”

“Las bandas que se separan y se reúnen por dinero pueden hacer lo que quieran. Pero me pone feliz ser...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: