Contáctanos

En Vivo

Robert Plant + Jack White: La leyenda y el visionario

Publicado

en

Una noche soñada para los amantes del rock fue la que nos regaló Jack White y Robert Plant, quienes después de su exitoso paso por Lollapalooza, se juntaron en el Teatro Caupolicán para brindarnos casi tres horas de la mejor música, aunando los sonidos del pasado y el presente en un combo imperdible, que se instala instantáneamente como uno de los mejores conciertos en lo que va del año. El que se lo perdió, lisa y llanamente, jodió, porque recitales como el de anoche son los que marcan tendencia y pasarán directamente a los anales de la historia entre lo más destacable que ha albergado nuestro país en los últimos años. Porque hubo de todo: guitarras estridentes, excesos, hiperventilación, nostalgia, virtuosismo y excelencia, encarnados en dos exponentes claves del rock mundial. Jack White y Robert Plant fueron los protagonistas de una jornada épica, que reunió a jóvenes y veteranos bajo un mismo techo para celebrar a una leyenda en vida y otro que está ad portas de convertirse en una.

JACK WHITE CHILE 2015 03

Robert Plant: El ídolo en su templo

Un largo camino musical tuvo que recorrer Robert Plant hasta llegar al lugar donde está ahora. Luego de su salida de Led Zeppelin, el vocalista intentó muchas veces sacarse el estigma de la mítica banda inglesa, probando incluso con sonidos pop –etapa que se ha esforzado por mantener en el olvido- hasta entregarse al viaje místico de la mano de la world music, donde ha cosechado sus mejores frutos post Zeppelin. Aun así, el legado de su ex banda posee un peso que va más allá de cualquier esfuerzo que un hombre pueda realizar por dejarlo atrás. Led Zeppelin es sinónimo de leyenda, y así también lo es Robert Plant quien, sin dejar de recorrer nuevos senderos, ha abrazado el pasado y en sus shows ofrece un viaje místico que se mezcla con el rock y la nostalgia, aunque más que nostalgia es devoción por un trabajo que, sin importar cuantos años tenga encima, sigue significando una parte imprescindible de la historia del rock. Es así como un recinto repleto de asistentes de todas las edades, dispuesto a celebrar al ídolo, recibió con los brazos abiertos a Robert Plant y sus Sensational Space Shifters, en una y hora y cuarto de espectáculo que fue pura  devoción.

Presentando el mismo set que tocó en la tarde del domingo en Lollapalooza, el inglés salió con su grupo sonando a la perfección, y aquí hay que hacer una mención especial, porque de verdad que lo de anoche –tanto Plant como White- sonó increíble, con un volumen apropiado que dejó a todos los instrumentos brillando en una mezcla casi perfecta. Así da gusto escuchar un concierto.

“Babe, I’m Gonna Leave You” dejó a todo el mundo con los ánimos en alto, listos para sumergirse en la última placa del inglés, “Lullaby And… The Ceaseless Roar” (2014), que comenzó a ser revisado con la rockera “Turn It Up” y “Rainbow”, esta última con percusiones africanas nos llevaban a las raíces donde comenzó todo lo que conocemos como rock. A pesar de ser canciones que pocos conocían, el entusiasmo del público hizo que cada uno de los cortes interpretados por el grupo sonaran como clásicos. Y si de clásicos se trata, “Black Dog”, la primera de Zeppelin de la noche, con un intermedio afro de percusiones y sintetizadores, puso a vibrar a cada una de las almas presentes en el recinto de San Diego.

“Little Maggie” nos mostraba la faceta más vanguardista del músico, en un tema donde predomina la electrónica mezclada con las bases tribales; Robert Plant demuestra que su búsqueda y descubrimiento de nuevos sonidos está lejos de terminar. Volviendo a revisar el pasado, “Going To California” de Led Zeppelin funcionó como un perfecto catalizador, sumando nuevos arreglos a la composición, los que dotaron al momento de una fuerza que lo convirtió en uno de los tantos peaks de la noche. Aprovechando la algarabía colectiva, el frontman presentó a sus compañeros, quienes fueron reconocidos con un efusivo aplauso del respetable. “Watching You” nos volvía a poner en la onda tribal, para luego pasar al blues con “No Place To Go”, donde destacó el violín de una cuerda de Juldeh Camara.

“What Is And What Should Never Be” seguía echando mano al material de Zeppelin, para llegar a los últimos minutos de show con “I Just Want To Make Love To You”, donde Justin Adams se volvió totalmente loco con su guitarra, y “Whole Lotta Love / Who Do You Love”, de Led Zeppelin para llevarnos al encore en pleno éxtasis masivo. El final tenía que ser sí o sí con “Rock And Roll”, que fue presentada de la siguiente manera por el cantante: “En nuestro viajes místicos, encontramos muchas canciones milenarias y maravillosas escritas en el cielo… esta no es una de ellas”. El Caupolicán se volvió loco y Robert Plant y su banda se retiraban con los brazos en alto, al igual que muchas personas que asistieron al concierto sólo para ver al inglés.

Robert Plant  predicó su palabra frente a una congregación heterogénea, pero que compartía la misma pasión por las guitarras y el buen rock, lo que finalmente eran las razones por las que todos estábamos presentes ahí. El ídolo hizo el milagro en su templo y esperamos que su constante búsqueda musical lo vuelva a traer de vuelta por estos lares. Bajando el telón por unos cuantos minutos, nos alistábamos para ver a Jack White.

Setlist: Babe, I’m Gonna Leave You (original de Anne Bredon) – Turn It Up – Rainbow – Black Dog (original de Led Zeppelin) – Little Maggie – Going To California (original de Led Zeppelin) – Watching You – No Place to Go (original de Howlin’ Wolf) – What Is and What Should Never Be (original de Led Zeppelin) – Fixin’ To Die (original de Bukka White) – I Just Want To Make Love To You (original de Muddy Waters) – Whole Lotta Love / Who Do You Love (originales de Led Zeppelin) – Rock And Roll (original de Led Zeppelin)

Jack White: A tope

Para cuando salió Jack White a escena, había pasado una media hora desde el fin del show de Plant, y en ese lapso de tiempo un 20% de la gente presente en el lugar se había retirado. Complicado, pensó este redactor, cuando uno de los nombres más influyentes del rock en la actualidad iba a dar un recital íntimo en uno de los mejores recitos del país. Al parecer, y según avanzaba el concierto, la mayoría de la gente sólo fue por Plant, y los que no se fueron, se quedaron a la presentación de White por mera curiosidad, para ver por qué la gente hablaba tanto de este gringo. En fin, el tema es que el ambiente no era el propicio para que se creara esa sinergia que hace de un concierto un evento colectivo, como lo había hecho Robert Plant minutos antes. Durante Jack White sólo las primeras filas eran las que parecían estar disfrutando de una actuación brutal, descarnada, hiperventilada y visceral, porque a pesar de que el público no aportó lo suficiente, White puso todo lo que faltaba y hasta le sobró.

JACK WHITE CHILE 2015 01

“Dead Leaves And The Dirty Ground”, de The White Stripes, “High Ball Stepper” y “Lazaretto”, cayeron como una sola y gran composición, donde destacó la fuerza de la banda en escena. Era impresionante ver tanta energía desplegada en el escenario, al punto de ser simplemente despilfarrada, porque White y compañía no se guardaron nada durante los minutos iniciales del recital. Un dato importante, y que hay que aplaudir, fue la petición de la banda de que no se usarán celulares para tomar fotos o grabar durante el concierto, invitando a todo el mundo a disfrutar con sus propios ojos lo que pasaba sobre el escenario y, créanlo o no, la gente hizo caso, y de no ser por un par de pantallas luminosas durante un par de canciones, el lugar se mantuvo libre de dispositivos móviles. ¡Maravilloso! Más aún cuando el maestro de ceremonias dejaba la piel y el alma sobre el escenario. La música lo era todo.

JACK WHITE CHILE 2015 05

Tal como ocurrió en Lollapalooza el sábado, llegábamos a la cantina del oeste con “Hotel Yorba” y “Cannon”, ambas pertenecientes a The White Stripes, y por lo mismo fueron unas de las más celebradas por el público. Por su parte, “Blunderbuss” volvía a poner a la electricidad como protagonista. “Top Yourself” de The Racounters, se mezcló con “We’re Going To Be Friends”, otra de The White Stripes, en momentos en que no se podía distinguir el principio o el final de las canciones. Todo parecía parte de una misma historia campirana, con uso cuantos atisbos rockeros, quizás demasiado gringa como para enganchar con la gente, pero daba lo mismo, en el escenario lo estaban dando todo y eso siempre se agradece, aunque también es criticable, porque lo de Jack White es estar arriba todo el rato, pocas veces existe algún momento de calma, todo parece ser un in crescendo constante, y es entendible que muchos pasen de su estilo porque, hay que admitirlo: es demasiado. Si se busca una encarnación del rock y actitud en un ser de carne y hueso, ese puede ser Jack White.

JACK WHITE CHILE 2015 04

Las canciones seguían cayendo, y mientras algunas personas se retiraban del lugar, los precisos se unían al medio de la planta baja del teatro para dar todo el apoyo a un hombre que pedía más y más. Llegó el encore de la mano de “Would You Fight For My Love?” para pasar rápidamente a la celebrada “Steady, As She Goes” de The Racounters, luego mostrar lo último de “Lazaretto” (2014) con “Three Women”, y rematar con el coro masivo que fue “Seven Nation Army”. Este redactor tiene la sensación de que cortaron algo del concierto, quizás por la baja respuesta del público, pero aun así fue suficiente, y mucho más en realidad. Con unas cuantas palabras de agradecimiento, el norteamericano se retiró del escenario frente a una fanaticada reducida, pero muy fiel, y una gran cantidad de curiosos cuyas opiniones sobre el show todavía son una interrogante para quien firma.

JACK WHITE CHILE 2015 02

Jack White pasó por nuestro país con bombos y platillos, despachándose un show donde la energía desbordada fue el factor clave. Muchos esperábamos que Robert Plant se uniera en algún momento al estadounidense, pero el sueño no se cumplió. Dejando la fantasía frustrada de lado, tuvimos a dos gigantes del rock en el mismo escenario, en un evento donde el peso de la historia se impuso al poder del presente, pero que aun así quedará enmarcado como el día en que tuvimos la oportunidad de estar frente a frente con la leyenda y el visionario.

JACK WHITE CHILE 2015 06

Setlist: Dead Leaves And The Dirty Ground (original de The White Stripes) – High Ball Stepper – Lazaretto – Temporary Ground – Hotel Yorba (original de The White Stripes) – Cannon (original de The White Stripes) – Blunderbuss – Top Yourself (original de The Raconteurs – Intro) – We’re Going To Be Friends (original de The White Stripes) – Top Yourself (original de The Raconteurs – Continuación) – Ball And Biscuit / The Lemon Song – I’m Slowly Turning Into You (original de The White Stripes) – Broken Boy Soldier (original de The Raconteurs) – Love Interruption – Would You Fight for My Love? – Steady, As She Goes (original de The Raconteurs) – Three Women – Seven Nation Army (original de The White Stripes)

Por Sebastián Zumelzu

Fotos Jack White por David James Swanson

  • No hubo acceso a gráficos, por eso la falta de imágenes del show de Robert Plant.

Publicidad
6 Comentarios

6 Comments

  1. Daniel Alvarez

    17-Mar-2015 en 6:53 pm

    Who do you love es de Bo Diddley…buen review

  2. Constanza

    18-Mar-2015 en 12:58 am

    Jack White no merecía el público de Lollapalooza ni el del Caupolicán. Muy buen review, totalmente de acuerdo con el “desperdicio” de energía que quedó demostrado con una primera fila absolutamente impávida e inerte frente a un show absolutamente energético. Una pena, ojalá eso no nos prive de volver a ver a semejante talento en un futuro cercano.

    • Josefa

      13-May-2015 en 3:19 pm

      Sale pa alla tu prinera fila impavida si casi me mataron

  3. MelkorCL

    18-Mar-2015 en 1:25 am

    1ro Black Dog la primera de Zeppelin?, y baby im gonna live you de quien es?

    2do: Estoy de acuerdo que el sonido fue increible, muy bien todo, y más aun por las dificultades tecnicas que se notaron en el montaje entre el un show y otro

    Ahora la mayoria de mis comentarios son sobre Jack White, no porque no haya disfrutado a Robert, pero Jack White supero por lejos mis expectativas de lo que el entregaba en vivo.

    Todo el show de Jack White me pregunte, como será disfrutar de este show con un publico full que lo viene a ver a el, debe ser increible!!!, siempre senti que estava viendo el show a medias!, y eso que lo disfrute incluso mas que a robert plant!, era increible la cantidad de improvisación que se manda jack white y su banda entre tema y tema, y al medio,, y como jack white a ratos parece un director de orquesta, una orquesta bastante bizarra, pero increíble, pedazo de show.

    Lamentablemente tambien senti que cortaron el show por la poca respuesta del publico, mayoritariamente de Robert Plant, una pena, me falto por ejemplo door bell que sono en lollapalooza, pero no quita lo bueno de su show.

    Pdt: lo de los celulares fue awesome, yo iba a grabar muchas cosas, y por esa petición me contuve, y cuando sali del concierto lo agradeci, porque de una u otra forma jack white te hace participe de lo que estan haciendo en el escenario en todo momento, desde su obsesiva ambientacion con los colores y el orden, hasta su forma de rockear.

    • Claudio Tapia

      18-Mar-2015 en 2:19 am

      Tal como indica el setlist del review, es una canción de Anne Bredon que versionó Zeppelin en su debut discográfico, y también Joan Baez, entre otros.

  4. Martin

    18-Mar-2015 en 11:57 am

    Falto una mención al baterista de Jack White, realmente impactante como le pega ese loco, a cada rato rompía baquetas. soy de los que fuí por Plant, y Jack White lo encontré realmente impresionante, muy buen concierto.

Responder

En Vivo

Septicflesh + Fleshgod Apocalypse: Colosales

Publicado

en

Septicflesh

En todas las ocasiones en que la sangre ha reemplazado a la tinta y ha teñido las páginas de HumoNegro con el propósito de hablar acerca del death metal, ha sido un deber el reconocimiento de la trascendencia del género en la historia de la música extrema y de cómo su proliferación ha sido capaz de revitalizar de forma constante a gran parte del espectro. Tal vorágine se ha gestado durante más de tres décadas, período donde ha experimentado la manera en que, desde sus entrañas, la esencia indómita y vehemente que caracteriza al estilo ha mutado a través del tiempo, incorporando elementos y sobre todo nuevas perspectivas creativas, asesinas del letargo. En ese sentido, Septicflesh y Fleshgod Apocalypse, protagonistas de la velada en Club Blondie y debutantes en Chile, ostentan un prestigio que los ubica en la vanguardia del contexto, gracias propuestas cuyo hilo conductor no sólo se basa en perpetuar la escuela del “metal muerte”, sino también en la complejidad de la música clásica y sus arreglos.

En este lado del mundo ambas agrupaciones gozan de bastante de popularidad, y así quedó demostrado ayer con el contingente que desde temprano llenó las dependencias del recinto de calle Alameda, incluso al momento de Homicide, el acto soporte nacional, quienes en esta oportunidad, acorde al tenor de la jornada, exhibieron con mucho ímpetu y rigor parte de su último trabajo, “The Sosh Guar”, del año pasado, en treinta minutos que a grandes rasgos no tuvieron inconvenientes en la ecualización, y donde fueron bien recibidos por la concurrencia.

Puntuales a las 20:00 horas, los italianos de Fleshgod Apocalypse dieron inicio a sesenta minutos de actuación que rozaron la perfección, evidenciando desde “In Aeternum” –el primer tema como tal tras la introducción instrumental– la razones que los han llevado en apenas diez años de carrera a ser considerados un acto imprescindible en la escena actual, y uno de los más extremos y técnicos en los anales del death metal. La puesta en escena de la concepción híbrida del arte que practica la banda cautivó a la audiencia de inmediato, varios mostrándose atónitos e incrédulos ante la ejecución casi “robótica” (en el buen sentido de la palabra) de “Healing Through War” o “Cold As Perfection”, que, junto a la anterior, forman parte de su último disco, “King” (2016), dueño de la venia de la crítica y del público, y que compone mayoritariamente el repertorio del grupo en esta gira.

The Violation” sonó insana; el corte promocional de “Agony” (2011) es una de sus canciones más conocidas, y así lo demostró la gente que vibró con la velocidad sobrehumana que predomina no solo en esta composición, sino en el alma de Fleshgod Apocalypse. Durante todo el concierto fue posible oír con claridad los arreglos orquestales y también el acompañamiento de la soprano, como ocurrió en “Epilogue”, única pista extraída de “Labyrinth” (2013), donde se muestran sobresalientes, mientras que “Gravity” se acerca más a lo convencional propio del estilo, aunque sus detalles mantienen el entramado y su sofisticación.

Para cerrar su estreno en territorio nacional, “The Fool”, single de “King”, desplegó todas sus armas para convencer a los seguidores de su poder y para confirmar las alabanzas que el disco ha cosechado en el planeta. “The Egoism” y luego “Syphilis”, también de “King”, bajaron el telón ante una ovación que conmovió a los europeos, quienes prometieron volver al país y así impresionar una vez más a los seguidores, hasta el punto de dejarlos atónitos, tal como aconteció ayer.

Con la portada de su flamante “Codex Omega” (2017) de fondo, más algo de parafernalia alrededor del mismo álbum, Septicflesh ocupó sus posiciones y, tras saludar efusivamente a los presentes, se despacharon “War In Heaven”, canción que abre la genialidad del registro  “Titan” del año 2014 y que, junto a “Communion” (2008), “The Great Mass” y su disco más reciente, forman parte del renacer del conjunto griego que en el año 2003 se separó por casi un lustro, hasta que con aires renovados y maestría retomaron una carrera que, desde entonces, sólo ha conocido de halagos.

Se entiende, entonces, que el primer tercio de su presentación incluyera una pieza de cada ciclo de esta nueva etapa; “Communion” es una demostración de la máxima ferocidad que han alcanzado, mientras que “Pyramid God” y “Martyr” cuentan con una mayor cantidad de matices y texturas, sobre todo del metal más contemporáneo, que en la sumatoria han refrescado el espíritu de la banda, además de acercarlos a un público más joven.

Cabe recordar que Christos Antoniou, guitarrista y compositor de Septicflesh, tiene un postgrado en música clásica obtenido en la Escuela de Música de Londres, hecho que le ha permitido incorporar en la grabación de los discos tanto a la Orquesta Filarmónica de Praga como a su coro de niños, ampliando de forma exponencial el impacto de los arreglos orquestales compuestos por él en la música de los helénicos, algo que es sin dudas su principal fortaleza, de la mano con la ejecución meticulosa por parte de todos los integrantes, destacando a su baterista Kerim “Krimh” Lechner (ex Decapitated), quien se ubica con facilidad en el círculo de los mejores en su puesto, porque sus habilidades y su presencia en la mezcla en vivo son superlativas. Es así como el equilibrio entre la belleza de la música docta y la naturaleza violenta de la agrupación dan origen a un ser único en su especie, que en “Prototype” y “The Vampire From Nazareth” hizo gala de tales características y cautivó a los presentes, quienes desde Fleshgod Apocalypse ya se encontraban en trance, totalmente conectados con los artistas.

La canción más antigua tocada por Septicflesh anoche fue “Unbeliever”, proveniente de “Sumerian Demons” (2003) y fue la antesala a un remate a cargo de “Persepolis” y, la más coreada de la noche, “Anubis”, ambas del aclamado “Communion”, por lo tanto, es posible aseverar que aquel momento la gente se mostró aún más efusiva, provocando uno de los mosh pit más grande la tarde.

La historia griega de la deidad benefactora y creadora de la humanidad es aludida en “Prometheus”, corte que concluyó la presentación con los ánimos muy encendidos y con mucha euforia por parte todos los asistentes, satisfechos y conformes tras ser testigos de una jornada atípica, dadas las personalidades exóticas y, sobre todo, técnicas tanto de Septicflesh como de Fleshgod Apocalypse. Ambos prometieron volver al país y es de esperar que así sea, porque lo presenciado anoche fue sublime y ratificó la vigencia del metal extremo en estos días, en su vertiente más innovadora.

Setlist Fleshgod Apocalypse

  1. Marche Royale
  2. In Aeternum
  3. Healing Through War
  4. Cold As Perfection
  5. The Violation
  6. Prologue
  7. Epilogue
  8. Gravity
  9. The Fool
  10. The Egoism
  11. Syphilis

Setlist Septicflesh

  1. Dogma Of Prometheus Orchestral
  2. War In Heaven
  3. Communion
  4. Pyramid God
  5. Martyr
  6. Prototype
  7. The Vampire From Nazareth
  8. Portrait Of A Headless Man
  9. Unbeliever
  10. Persepolis
  11. Anubis
  12. Prometheus

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Deeper Understanding A Deeper Understanding
DiscosHace 42 mins.

The War On Drugs – “A Deeper Understanding”

Existe un encanto en las obsesiones, pero también esto configura enemigos internos que, en el caso de proyectos exitosos, son...

Colossus Colossus
DiscosHace 1 día

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: