Contáctanos

En Vivo

Robert Plant: El que sabe, sabe

Publicado

en

En el contexto de un festival cuyo público iba más por el pop que por el rock, al menos en materia de audiencias masivas, no se podía estar seguro de la recepción que tendría Robert Plant y sus Sensational Space Shifters en uno de los escenarios principales de la quinta edición de Lollapalooza Chile. Ya habíamos visto, horas antes, que un acto fundamental y muy festivalero como The Specials no tuvo un público masivo en ese mismo escenario, por eso los temores se hacían presentes al momento de la previa al show de Plant, en su tercera vez en nuestro país. Lo cierto es que el marco de público no se acercó a lo que fue Foster The People o los números electrónicos estelares, pero tampoco era algo exiguo, lo que permitía aventurar que al menos había algún sentido de respeto a la trayectoria de Plant, reconocido por sobre cualquier cosa por su labor siendo el frontman de Led Zeppelin. El gran lío era pensar en cómo sería recibido el actual sonido de don Robert, lleno de espíritu, sonidos del mundo y con el rock, aparentemente, relegado a un segundo plano.

ROBERT PLANT LOLLAPALOOZA CHILE 2015 03

Felizmente, no hubo que pensar en aquello, porque Plant demostró no sólo su experiencia plena en el escenario, sino que también su banda mostró que no por hacer música que funciona en diferentes sonidos del mundo, eso implicará que todo suene a cafetería o a algo tan etéreo como aburrido. El show de Lollapalooza fue rock, en su estado más mezclado, pero al mismo tiempo más atemporal. No sólo Plant fue un huracán interpretativo con su voz y sus movimientos atrayentes en escena, sino que también los Sensational Space Shifters tenían protagonismo propio, y valen ser destacados.

ROBERT PLANT LOLLAPALOOZA CHILE 2015 06

La batería de Dave Smith, dominando los ritmos de diferentes géneros sin perder lo fluido del sonido en ningún minuto, Juldeh Camara trayendo África a Chile, John Baggott –tecladista de Massive Attack- dominando desde atrás, Justin Adams en el bajo constante, y el guitarrista Liam “Skin” Tyson siendo protagonista de la felicidad y la música, al igual que Robert Plant. Es que el ex Led Zeppelin es generoso y, aunque es el centro del espectáculo, reconoce siempre a los grandes músicos que tiene alrededor, por lo que no teme a hacer que las canciones más reconocidas de LZ muten hacia otros rumbos sónicos, como pasó notoriamente con “Black Dog”, mucho más calmada, pero sin perder potencia.

ROBERT PLANT LOLLAPALOOZA CHILE 2015 01

Los ánimos de la gente estaban en alto por culpa del retraso de diez minutos con que salió Robert Plant. Claro, Kasabian terminó tres minutos por sobre la hora estipulada, pero luego la gente no encontraba tanta explicación y se impacientó. Quizás es esta ansiedad la que hizo que el público disfrutara tanto del show, que partió con la inmortal “Babe, I’m Gonna Leave You”, para luego dar paso a dos temas solistas de Plant: “Turn It Up” y “Rainbow” sonaban enormes y llenas de la intención de don Robert con este proyecto, que es generar mezclas sonoras únicas que logren transportar a los oyentes a otras dimensiones, y lo cierto es que lo logró durante todo el show.

ROBERT PLANT LOLLAPALOOZA CHILE 2015 05

La calidad de lo presentado, las canciones elegidas, el buen tino de mezclar clásicos de Led Zeppelin con covers o canciones propias, los colores que llegaban a los oídos de los asistentes, la misma recepción calurosa de la gente, hacían que “Black Dog” fuera disfrutada en su versión cercana a la world music tanto como hubiera sido en una versión rockera, o que tras un intermedio afro, “Little Maggie” fuera igual de hermosa que “Going To California”.

ROBERT PLANT LOLLAPALOOZA CHILE 2015 02

La gracia del espectáculo radicaba no en que la asistencia conociera y coreara todas las canciones, sino que en la posibilidad de que los ojos y orejas estuvieran abiertos a estas experiencias. Robert Plant sabe bien cómo desarrollar las cosas, y tiene una capacidad de hacer suyos todos los estilos en los que se ha metido. Con tanto oficio, y con tanto talento propio y de su banda en el escenario, era imposible que algo saliera mal. Incluso despachando grandiosos covers como el de “I Just Want To Make Love To You” de Etta James, la voz de Plant es clara como el agua, intensa como el huracán y cálida como el vapor, fluyendo sin parar, con movimientos de cadera incluidos, en medio de un escenario enorme y un público masivo que, no obstante, disfruta de un show que tiene tal candor, que se siente mucho más íntimo de lo que realmente es.

ROBERT PLANT LOLLAPALOOZA CHILE 2015 04

El final, con un tridente de Led Zeppelin, fue explosivo, y disipó las dudas que algunos pájaros de mal agüero tenían sobre Plant. Que el show sería aburrido, que sería lento, que sería demasiado volado para prender las almas y los cuerpos en Lollapalooza. Todo ello se quedó en predicción equivocada, felizmente, y lo que sí obtuvimos fue un show de alto vuelo, alta calidad y real. Y aunque los puristas digan que no, y que Jack White fue el mayor rock de Lollapalooza, en verdad Plant con su versión de “Rock & Roll” puso los puntos sobre las íes para dejar en claro que él es el que manda, el que tiene la experiencia de ser uno de los precursores del rock de verdad, y que ahora es capaz de lograr eso con lo que él mismo se proponga, porque es así. El que sabe, sabe.

Setlist

  1. Babe, I’m Gonna Leave You (original de Led Zeppelin)
  2. Turn It Up
  3. Rainbow
  4. Black Dog (original de Led Zeppelin)
  5. Intermedio Afro
  6. Little Maggie
  7. Going To California (original de Led Zeppelin)
  8. Watching You
  9. No Place To Go (original de Howlin’ Wolf)
  10. What Is And What Should Never Be… (original de Led Zeppelin)
  11. Fixin’ To Die (original de BukkaWhite)
  12. I Just Want To Make Love To You (original de Etta James)
  13. Whole Lotta Love / Who Do You Love (original de Led Zeppelin)
  14. Rock & Roll (original de Led Zeppelin)

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. consuelo

    17-Mar-2015 en 5:52 pm

    <3

    • consuelo

      17-Mar-2015 en 5:54 pm

      Lo mejor es ver gente arriba del escenario disfrutando lo que hacen… a Robert Plant le sobraba y lo transmitía con cada canción. Salí recargada de (como bien dice el review) rock de verdad

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: