Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Riverside: Con la fuerza del océano

Publicado

en

Una velada magnífica. Así de simple resulta definir lo que sucedió anoche en el Teatro Cariola, en el marco del debut en nuestro país de los polacos Riverside, evento que contó con el soporte de los nacionales Crisálida, quienes encajaron perfecto con el tenor del concierto.

Siempre las presentaciones que se agendan en Chile, con bandas cercanas al rock o metal progresivo, generan altas expectativas y esta no fue la excepción, ya que los europeos cuentan con la venia de la crítica y del público desde el trabajo que inició su carrera, “Out Of Myself” (2003), situación que se ha acrecentado exponencialmente a medida que han pasado estos años, encontrándose hoy dentro de lo más selecto de los artistas modernos que están por esos mismos confines.

17 Riverside @ Teatro Cariola 2015

Igual que en las memorables actuaciones que Steven Wilson entregó en mayo, el recinto de San Diego dispuso de asientos para los asistentes, algo que –a juicio de este redactor- está de más, considerando que nadie se aguantó mucho posado en las sillas, incluso durante los cuarenta minutos en que Crisálida desplegó lo mejor de su repertorio que, dicho sea de paso, fue presenciado por casi la totalidad de las personas que llegaron temprano, en una tarde matizada por leves precipitaciones que ambientaron aún más la jornada. Lo cierto es que la voz de Cinthia Santibáñez se perdió en cada canción, no por deficiencias en el sonido desde la mesa o del local, sino porque su registro, un tanto llano, queda en un segundo plano en comparación a las texturas deliciosas que crean el resto de los integrantes y no alcanza el protagonismo que, en teoría, debiese tener. En varios pasajes, tanto en canciones antiguas o de su último disco, “Terra Ancestral”, (2015), da la sensación que la vocalización sólo sigue la línea melódica creada por el resto de los instrumentos, en vez de alejarse y crear una nueva. Apreciaciones personales aparte, fue un acto soporte sólido, acorde con lo que acaecería unos momentos más tarde.

Apenas unos minutos pasados las 21:30 horas, y con el telón cerrado, suena fuerte la introducción que nos preparó para la primera entrega de la noche: “Lost (Why Should I Be Frightened By A Hat?)”, extraída de su sexta obra, apenas lanzada hace unos días, “Love, Fear And The Time Machine”. Canción tranquila, paciente, que logra una atmósfera “setentera” pero muy fresca, cautivando de inmediato a los presentes, quienes ya estaban ovacionando desde que se apagaron las luces antes de comenzar. Tras un breve saludo por parte de su vocalista-bajista, Mariusz Duda, llega “Feel Like Falling”, de su trabajo anterior, donde destaca la presencia de los arreglos electrónicos por parte del tecladista, que le dan el toque prog a una composición más dinámica que la previa y que enciende aún más los ánimos.

14 Riverside @ Teatro Cariola 2015

El comienzo calmo y meloso de “Hyperactive” se contrasta con el eclecticismo que le prosigue, donde los músicos demuestran una técnica exquisita y le guiñan un ojo al metal, provocando así uno de los puntos más álgidos de la noche, con una gran cantidad de personas poniéndose de pie y haciendo headbanging, lo que se replica en la ejecución enérgica por parte de la banda. Luego vuelven al lado más parsimonioso con “Conceiving You”, para luego dar paso a “02 Panic Room”, de su tercer LP “Rapid Eye Movement” (2007), canción que muestra una faceta más oscura y densa, cercana a lo que hacía Muse en sus orígenes o, más aún, como lo que hacía Porcupine Tree en algunas ocasiones, banda que a menudo surge a la hora de clasificar el arte de Riverside.

La única extracción de aquel EP que editaron en 2005 (“Voices In My Head”) fue “Acronym Love”, tema de corte clásico y nostálgico, con tonalidades melancólicas, que sumerge al Cariola en un aura llena de quietud  y paz; algo común en el rock progresivo y sus derivados, emulando y homenajeando lo hecho antes por grandes como Pink Floyd, sólo por nombrar alguno. Relativamente cercana a esta vibra recién propiciada, aparece una de las favorita de este redactor: “The Depth Of Self-Delusion”, proveniente de “Shrine Of New Generation Slaves” (2013), y el teatro corea un poco absorto, debido a que la presentación de los polacos, hasta ahora, es perfecta y emotiva, a causa del constante agradecimiento y del discurso que manifiesta todo el tiempo que pasó antes de que se concretara esta visita de Riverside, lo que provoca una ola de sentimientos disímiles entre sí, en cada uno de los que asistimos.

09 Riverside @ Teatro Cariola 2015

A estas alturas, acabamos de pasar la mitad del concierto, que tuvo una extensión de poco más de dos horas, momento preciso para mostrar otra pieza de su nuevo álbum, “Saturate Me”, que suena intensa, contemporánea, conjugando lo mejor de una manera más clásica de concebir la música con una perspectiva moderna, posicionando a este nuevo larga duración en un lugar de privilegio dentro del catálogo de la banda y del espectro mundial, en cuanto a rock y metal progresivo se refiere. “Egoist Hedonist” y “We Got Used To Us” conforman un bloque inolvidable, por el contraste que constituyen, donde la primera se sitúa dentro de lo más vigoroso y potente, con toques del “método Opeth”, mientras que la siguiente otra vez emula un mar sereno y acogedor, donde aparecen atisbos de la influencia que (de manera probable) ha ejercido Anathema en el enfoque de los oriundos de Polonia.

Discard Your Fear” también se desprende de lo más reciente y se alza como otro punto destacable, dentro de muchos, de esta sesión que se ve coronada por “Escalator Shrine”, previamente anunciada como la ejecución más larga del día, cuya esencia es un viaje por todas las vertientes que convergen en este caudal de emociones que comprende el océano sónico de Riverside. La banda se retira del escenario, para luego volver y soltar el encore a cargo de “The Same River” y “The Curtain Falls”, únicas dos canciones de su aclamado registro debut, “Out Of Myself”. La euforia es total y la ovación –algo que ocurrió todo el concierto- es más fuerte que nunca, lo que se traduce en el clímax, la catarsis misma, el instante que tanto el artista como la audiencia desea con ansias.

15 Riverside @ Teatro Cariola 2015

La velada calificó para inmortal, fácil. Desde Crisálida hasta el último acorde de Riverside, la gente acompañó y participó de forma activa en el desarrollo de un show de la más alta calidad. Todos quedamos más que conformes porque, a diferencia del resto de las fechas de la gira que ya han acontecido, acá tocaron más canciones, quizá por el hecho de que –como lo indicaron- otras agrupaciones les contaron que “Chile es el mejor público del mundo”. Si lo somos o no, es materia de otra discusión, aunque anoche la comunión que se creó confirme tal aseveración.

Setlist

  1. Lost (Why Should I Be Frightened By A Hat?)
  2. Feel Like Falling
  3. Hyperactive
  4. Conceiving You
  5. 02 Panic Room
  6. Acronym Love
  7. The Depth Of Self-Delusion
  8. Saturate Me
  9. Egoist Hedonist
  10. We Got Used To Us
  11. Discard Your Fear
  12. Escalator Shrine
  13. The Same River
  14. The Curtain Falls

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. metalliseba

    08-Sep-2015 en 3:25 pm

    Sólo rectificar que “The Depth Of Self-Delusion” es del disco “Shrine of the new generation slave” y no del “Second Life Syndrome” como dice la nota…

  2. vennart

    08-Sep-2015 en 3:32 pm

    The Depth of Self-Delusion es del Shrine of the New Generation Slave, si es de tus faavoritas deberías saberlo…

  3. Black

    08-Sep-2015 en 5:14 pm

    Sillas, sillas y mas sillas, estaban de sobra

Responder

En Vivo

Dream Theater: El sueño sigue vivo

Publicado

en

Dream Theater

En la que podría ser considerada como la gira más importante que ha realizado el quinteto estadounidense en los últimos años, Dream Theater aterrizó nuevamente en nuestro país para presentarse en un Movistar Arena a tablero vuelto. La promesa de la interpretación íntegra del disco “Metropolis Pt. 2: Scenes From A Memory” (1999), por lejos la placa más popular de su carrera, responsable de lanzarlos a la fama mundial y que se encuentra celebrando veinte años de vida, fue suficiente para atraer a los miles de fanáticos chilenos que estuvieron a punto de agotar todas las entradas disponibles en el recinto del Parque O’Higgins, formando una postal que recordó a la masiva convocatoria que lograron en su debut en la Pista Atlética el año 2005. Teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra Santiago, lo de Petrucci y compañía fue todo un logro. Y, para fortuna del respetable, el espectáculo estuvo a la altura.

Aunque el gran gancho del recital era la ejecución de su clásico álbum, el tour lleva el nombre del último trabajo de estudio del conjunto, “Distance Over Time”, lanzamiento que ocurrió este año y mantiene a los músicos vigentes, pese a no causar el mismo entusiasmo de épocas anteriores entre sus seguidores. Fue así como la primera parte de la maratónica jornada estuvo dedicada a repasar los mejores cortes del nuevo disco, ante la respuesta entusiasta del público, que, sin saber todas las letras, transmitía toda su energía al grupo. “Untethered Angel”, “Fall Into The Light”, “Barstool Warrior” y, para cerrar este tramo, la potentísima “Pale Blue Dot”, mostraron lo mejor de este Dream Theater 2019, además de rescatar dos canciones más antiguas: “In The Presence Of Enemies, Part I” y la celebrada “A Nightmare To Remember”. El escenario estaba listo para el momento más esperado de la noche.

Finalizado el interludio de quince minutos, las luces se volvieron a apagar y un video animado a modo de película nos introdujo a los personajes que protagonizan la odisea contada en “Metropolis Pt. 2: Scenes From A Memory”. La historia de un hombre atormentado por el alma en pena de una mujer asesinada en busca de justicia fue revisitada de manera apoteósica por los norteamericanos. Tocado de principio a fin y sin grandes interrupciones, el clásico de fines de los noventa llevó al éxtasis total al Movistar Arena. “Overture 1928” y “Strange Déjà Vu” dieron el potente inicio al viaje, con gente saltando e incluso mosheando al ritmo de los complicados patrones rítmicos de Dream Theater.

A veinte años de su nacimiento, cada una de las canciones de la placa siguen sonando tan frescas y creativas como antaño, y es un gusto comprobar que la banda no ha perdido un ápice en su poder de ejecución, realizando una más que destacable reproducción de las versiones de estudio. Incluso James LaBrie, quien en un momento de diálogo con el público pidió disculpas –se encontraba enfermo y no estaba en su mejor estado– cumplió con su tarea de forma impecable.

Petrucci, Myung, Rudess y Mangini, son unas verdaderas máquinas en sus instrumentos, aunque aquí se debe hacer una acotación: la ausencia de Mike Portnoy es un fantasma que todavía pena entre los fanáticos de la banda. El histriónico baterista no sólo era un as en los tarros, sino que tenía carisma e inyectaba de espíritu rockero a la performance del grupo, cualidad que Mangini simplemente no tiene. El tipo es lo más cercano a la perfección en su instrumento, al punto de llegar a parecer un robot. Es cierto que de vez en cuando interactúa con la fanaticada, pero durante gran parte de la noche sólo se limita a hacer su trabajo. Se echa de menos una “chasconeada” entre tanta técnica y seriedad, sobre todo cuando su batería es una de las más vistosas en el mundo del rock y el metal. Tampoco ayudó que anoche la mezcla dejara prácticamente silenciados los platillos del músico, problema que opacó en muchos pasajes la emoción de un show que exige perfección.

Superando el bache con la batería, todo funcionó perfecto y canciones como “Home”, “The Dance Of Eternity” y las emotivas “Through Her Eyes” y “The Spirit Carries On”, fueron grandes hitos de la velada, que bajó el telón con “Finally Free”, dando por cumplido el sueño de los fans acérrimos de Dream Theater. Pero todavía quedaba más, y finalmente “At Wit’s End” disparó el tiro de gracia, sellando tres horas de música que no dejó a nadie insatisfecho.

Los oriundos de Boston dieron una última gran reverencia al respetable y se retiraron despedidos por una ovación unánime. Al final de la noche los comentarios eran bastante similares entre sí, concordando que esta ha sido una de las presentaciones más espectaculares que ha dado la banda en Chile, y no están equivocados. En un año de grandes conciertos, el de Dream Theater se encumbra como uno de los más emocionantes, confirmando que el sueño sigue más que vivo.

Setlist

  1. Untethered Angel
  2. A Nightmare To Remember
  3. Fall Into The Light
  4. Barstool Warrior
  5. In The Presence Of Enemies, Part I
  6. Pale Blue Dot
  7. Regression
  8. Overture 1928
  9. Strange Déjà Vu
  10. Through My Words
  11. Fatal Tragedy
  12. Beyond This Life
  13. Through Her Eyes
  14. Home
  15. The Dance Of Eternity
  16. One Last Time
  17. The Spirit Carries On
  18. Finally Free
  19. At Wit’s End

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Marigold Marigold
DiscosHace 6 días

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 2 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 3 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: